TRADUCTOR-TRANSLATE

GILGAL- Cap. 2: EL LUGAR DE LA REFORMA, Thamo Naidoo









ADMINISTRADOR:
Esto llega por "casualidad" en estos momentos y es un 
buen homenaje a la Reforma de Lutero en su 500 aniversario.
Y es que hay casualidades muy casuales ...



Gilgal: Aplicación Espiritual 
Gilgal: El Génesis de los Nuevos Comienzos 
Gilgal: El Centro Estratégico de la Actividad Divina 
Gilgal: Lugar de Instrucción 
Gilgal: El Lugar de la Re-forma 
El Valle del Jordán: El Lugar de la Transición 
Entonces Yahweh dijo a Josué: «Hoy he quitado (énfasis 
agregado) de encima de vosotros el oprobio de Egipto». Por 
eso se llamó Gilgal aquel lugar, hasta hoy”. 
 (Josué 5:9) 

El nombre “Gilgal” no tiene etimología añadida a él. Sin 
embargo, hay consenso que el nombre significa “círculo o 
rueda33. La palabra podría también referirse 
a un “círculo de piedras”. Hay un matiz en la palabra 
cuya raíz es la misma que el verbo “rodar”, dando así 
surgimiento al significado “removió o quitó” 34. Es obvio 
que la diversidad del significado de “Gilgal” se extiende 
más allá de los límites de la interpretación literal. 

Es muy útil que los maestros bíblicos señalen que los 
nombres en las Escrituras son depósitos de reservas de 
verdad e información espiritual. “A través de la 
transposición de un nombre por pedirlo prestado, por 
sustitución y desviación, al investigador se le presenta un 
lugar más allá de las fronteras de su significado literal. 
Es acá que extraemos inmensas verdades de gran valor 
espiritual. A menudo, los nombres en las Escrituras son 
transformados de un sustantivo a una metáfora35. 
Ellos se convierten en las figuras retóricas a través de las
cuales una fuente fluye verdades espirituales y son 
comunicadas en conceptos humanos. La intención de 
ellas es llevar al estudiante de algo conocido a algo 
desconocido. 

El nombre Gilgal está embarazado de significado. 
Provee el foro para la disertación con la sabiduría y el 
consejo de la inspirada Palabra de Dios. Es un lugar 
espiritual significativo en la historia de Israel. La 
ubicación del encuentro divino de Josué es el resultado 
del campamento que se denomina Gilgal y de volverse 
un memorial para los israelitas hasta “este día”. Cuando 
tales encuentro únicos ocurren, los lugares en la vida 
son nombrados y renombrados, ya que ellos capturan y 
comunican los propósitos de Dios a través de esa 
experiencia. Esta realidad puede ser trazada a través del 
viaje de los padres patriarcales. El encuentro de ellos 
con su Dios en un punto y espacio específico en el 
tiempo provocaba que se diera un nombre (o un cambio 
de nombre) al lugar de su experiencia. Esos lugares 
finalmente se volvieron “lugares sagrados” en las 
experiencias religiosas de los judíos. 

 

Gilgal: Aplicación Espiritual 

En la Biblia, Gilgal es el nombre dado a varias ciudades 
de ubicación incierta. Sin embargo, la ubicación más 
importante era el campamento de Josué cerca del 
Jordán. Es conocido como el primer lugar de reposo de 
los israelitas después que cruzaron el río Jordán, el cual 
estaba situado en el borde este de la ciudad de Jericó. 
Es imposible adjudicar referencias bíblicas de Gilgal, a 
una sola ubicación. Hay al menos de dos a seis ciudades 
con el mismo nombre. De forma interesante, los 
estudios intentando determinar la localidad geográfica 
exacta de los varios lugares llamados “Gilgal” no pueden 
ser señalados de manera precisa y concluyente. Sin 
embargo, las referencias a las varias ubicaciones 
llamadas “Gilgal” claramente enfatizan el rol clave que 
estos lugares desempeñaron en los valores y actitudes 
de Israel. Sin duda, este tuvo un profundo impacto en la 
historia espiritual y natural de la nación. 

Aun los escritos de los profetas, Amós y Oseas hacen 
referencia a Gilgal 36. Amós atribuye un significado 
espiritual a los nombres “Betel y Gilgal”. Es interesante 
notar que estos dos lugares también ponen de relieve de 
manera prominente el ministerio de Samuel y la 
instalación de Saúl como Rey 37. Betel, (casa de Dios) es 
probablemente una referencia a un lugar de encuentro 
divino. Es el lugar de revelación – el punto de acceso 
dentro de la esfera celestial. Acá en Betel, Jacob, el 
patriarca, encontró la tremenda presencia de Dios y 
también accedió a la revelación de la voluntad de Dios 
para sí mismo y su posteridad. El encuentro fue tan 
grande que él hizo un compromiso solemne de edificar a 
Dios una casa en la Tierra 38. Por esto, él quiso capturar 
este momento divino y llevar a otros a una experiencia 
similar. En la estimación de Jacob, Betel es la casa de
Dios y la entrada a la esfera celestial. Acá, él también 
recibió la revelación del Pacto al cual Dios había 
previamente entrado con sus ancestros. En Betel, las 
intenciones y los propósitos de Dios son claramente 
revelados. 

Así como Betel es rico en significado, también lo es 
Gilgal. 
están aludiendo al lugar de planificación, preparación 
(aunque a veces es el lugar donde el mal es diseñado y 
construido) e implementación estratégica. 
Esencialmente, Gilgal es ese lugar en el viaje espiritual 
de alguien donde se recibe clara instrucción para que el 
Reino de Dios pueda avanzar estratégica y 
significativamente en la tierra. Este es ese lugar de 
reflexión, meditación, y consagración para edificar de 
manera precisa. 

Mientras que no es el propósito de este libro presentar 
un estudio detallado de Gilgal, un breve estudio 
esclarecerá los principios deducidos de “Gilgal”. Como 
ya ha sido mencionado, la aplicación de estos principios 
puede guiar a la Iglesia a través de cualquier período 
difícil de transición. En un sentido espiritual, Gilgal es el 
campamento en el cual la Iglesia debe morar, antes de 
ser inaugurada dentro de la nueva estación.



Gilgal: El Génesis de los Nuevos Comienzos 

Gilgal es el lugar de campamento y reposo que significa 
la conclusión de un segmento en el viaje y marca el 
principio de un nuevo segmento del viaje. Su ruta ha 
alcanzado un pleno “círculo” u órbita marcando el final 
de una larga estación. Josué y su pueblo deben acampar 
en preparación para la próxima fase en el 
desenvolvimiento del Plan de Dios para sus vidas. Su 
campamento es un lugar de reposo constructivo. Acá, el 
pueblo de Dios no sólo reposó sino que fueron
reconfigurados” o “reprogramados” para poder ser 
alineados a las demandas de la nueva estación. 

 

Gilgal: El Centro Estratégico de la Actividad Divina 

Como se ha mencionado previamente, Gilgal no se 
refiere meramente a una ubicación geográfica sino que 
simbolizaba un lugar principal espiritual donde una 
nación estaba siendo estratégicamente desarrollada. En 
este lugar, los israelitas fueron posicionados, preparados 
y establecidos para el avance y cumplimiento del 
propósito divino en esa fase específica de su viaje. El 
significado de este lugar de Gilgal es evidenciado por el rol 
de influencia que este jugó en las vidas de los líderes como 
Josué, Saúl, David, Elías y Eliseo. En un sentido 
profético, representaba la fortaleza de Dios en la Tierra. 
El Ángel del Señor, el poder principal que supervisaba la 
actividad del Cielo sobre Israel, estaba estacionado en 
Gilgal: El ángel de Yahweh subió de Gilgal a Boquim, y dijo” 
(Jueces 2:1) 

Podría decirse que este versículo sugiere que Gilgal es el 
centro de comando del Señor. Desde este “lugar” el 
Señor “velaba” por la nación de Israel. Es evidente que
esta era la base de Josué desde la cual él lanzó sus 
expediciones militares. La mayoría de sus instrucciones 
de parte de Dios fueron recibidas en Gilgal. Aun su 
estrategia de conquista fue desarrollada y afinada acá. 
Este fue sin duda el centro neurálgico de la principal 
parte de sus campañas militares en Canaán. Aún el 
profeta Elías usaba Gilgal (cerca de Jericó) como su base 
central para el ministerio 39. Fue desde acá que él 
comenzó un viaje que finalmente lo introdujo en el 
Cielo. 
 

Gilgal: Lugar de Instrucción 

Un excelente ejemplo de Gilgal siendo un lugar de 
instrucción es el de la triste historia del levantamiento y 
caída del Rey Saúl del poder. Después que Samuel lo 
ungió como rey sobre Israel, él fue instruido por el 
Profeta para ir inmediatamente a Gilgal y esperar allí por 
siete días, para más instrucciones concernientes a los 
detalles de su mandato y función como rey sobre Israel. 
El tiempo establecido de instrucción fue siete días 40. La 
palabra hebrea para “tiempo establecido” (Hebreo 
moed or moadah) se refiere a una cita o reunión 41. A 
menudo, designa un tiempo determinado o lugar de 
reunión sin ninguna consideración para el propósito 
presente 42. En otras palabras, la cita era más importante 
que la necesidad de abordar prematuramente las 
necesidades de la nación, sin importar cuán urgentes 
ellas pudieran ser. 

El tiempo establecido por Samuel fue el tiempo cuando 
Saúl iba a encontrarse con Dios y recibir su asignación 
como rey sobre los israelitas. Aparentemente, él no 
prestó atención a la instrucción y sólo fue a Gilgal dos 
años después de que derrotó a los amonitas.43 Fue sólo 
después de la amenaza de una invasión filistea que Saúl 
observó la cita del “día siete” en Gilgal, pero para ese 
entonces era demasiado tarde. Él no siguió el proceso 
que lo hubiera guiado al trono. En realidad, él tomó un 
desvío al trono sin atravesar el período de reforma y 
reconstrucción de Gilgal. Desafortunadamente, su lugar 
de instrucción se volvió el lugar de destrucción. Acá, él 
fue destronado como rey sobre Israel. Desde ese 
tiempo en adelante, Saúl relocalizó su base de Gilgal a 
Gabaa 44. Las Escrituras no registran ninguna otra visita 
de Saúl a Gilgal. 

La insensibilidad de Saúl en guardar la cita divina puede 
ser una lección para la Iglesia hoy. Él nos enseña que no 
importa cuál pueda ser el mandato de una nueva 
estación en Dios o la urgencia en diseminarla, no puede 
haber una activación de la tarea divina sin que la Iglesia 
primero vaya a “Gilgal”. Acá la Iglesia debe esperar 
(siete días) hasta que la Iglesia comprenda la extensión 
de la revelación de Dios para esa nueva estación. No 
importa cuál sea el propósito o su urgencia, el período 
de recibir pacientemente la instrucción siempre debe 
preceder a cualquier diseminación apresurada del 
mandato.

Es lamentable que tantos ministerios estén 
apresuradamente administrando el mensaje de la nueva 
estación sin comprender de manera plena el mandato 
de la estación. A menos que el mensaje sea firmemente 
encarnado en la vida de un individuo o de un pueblo, no 
puede ser comunicadoel mensaje debe primero 
volverse carne y morar entre el pueblo antes de que 
pueda ser proclamado a las naciones. El mensaje y el 
mensajero deben volverse uno. Podemos todos 
aprender una lección de las leyes de la naturaleza que 
no puede haber nacimiento de algo sin embarazo. 

 

Gilgal: El Lugar de la Re-forma 

Gilgal es un lugar de re-forma. No puede haber una 
entrada a la próxima estación sin que el pueblo de Dios 
llegue a un lugar de reconstrucción. Acá, ellos están 
estratégicamente posicionados y preparados para las 
demandas de una nueva estación. La desobediencia, por 
rechazar reconocer el principio(s) de Gilgal, puede 
resultar en ministerios que queden ociosos o obsoletos a 
los propósitos de Dios para esa estación. Aún David 
experimentó el proceso de reforma en Gilgal. El Rey 
David tomó refugio en Gilgal de su hijo usurpador 
Absalón 45. Fue el punto más crudo en su vida y parecía 
como que su función como rey de Israel terminaba. La 
tribu de Judá se encontró con él en Gilgal y el proceso 
fue puesto en su lugar para la recuperación del reino. 
Acá, ellos establecieron una estrategia para el re-
establecimiento del reino desde Absalón y la restitución 
de David como el rey sobre la nación. 

 

El Valle del Jordán: El Lugar de la Transición 

El significado espiritual de Gilgal es luego acentuado por 
nuestro entendimiento del Valle de Jordán. Gilgal es el 
lugar justo más allá del Río Jordán. Sin cruzar el Jordán, 
uno no puede llegar a un lugar llamado Gilgal. En un 
sentido simbólico, el Río Jordán es el lugar de la 
transición. No puede haber ninguna reforma sin 
atravesar las aguas de la transición. 

Las aguas turbias de la transición son un período de seria 
preparación para el futuro incierto. En tal lugar, una 
vieja estación termina y es enterrada, y una nueva 
estación nace. Con respecto a esto, Moisés (en el Río 
Jordán) hace uso de la Ley para preparar y condicionar al 
pueblo para el viaje delante de ellos. En el Jordán, las 
Escrituras fueron interpretadas y enseñadas a través de 
los anteojos de su inminente destino profético. Esos 
aspectos en la Palabra de Dios, que no pueden haber 
sido vistos en el viaje de alguien a través del desierto, 
fueron descubiertos a través de las lentes proféticos de 
la revelación divina. Acá, el enfoque del pueblo fue 
ajustado y alineado a la voluntad divina. Ellos fueron 
mental y espiritualmente preparados para un nuevo 
líder, las demandas de un nuevo mandato y los desafíos 
del nuevo paisaje que estaba delante de ellos. 

Juan el Bautista también usó el Valle del Jordán como un 
lugar para preparar al pueblo de Israel para la transición 
y para el advenimiento de la vida. Acá, él se volvió uno 
de las más poderosas voces clamando en el desierto 
para que el pueblo se preparara para una visitación de Dios. 
Él también dirigió al pueblo para una nueva estructura de 
liderazgo que debía suplantar el sistema existente. 
Esencialmente, él preparó a la nación para lo desconocido 
y para Aquel que cumplirá todas las cosas. 

No puede haber transición sin una nueva mentalidad o cambio 
de paradigma. En el Jordán, las mentalidades y 
perspectivas fueron cambiadas. La mentalidad de 
desierto dio lugar a la mentalidad urbana. Las mentes 
de los israelitas fueron reconfiguradas y el programa que 
una vez gobernaba el patrón de pensamiento de ellos 
fue alterado. La vista de ellos estaba puesta para ver el 
futuro y así hacer las preparaciones necesarias para ese 
futuro en su contexto presente. 

La transición no es sólo un tiempo de iluminación 
espiritual, sino que es también un tiempo oscuro 
y difícil. En tal lugar, uno tiene que soltar lo familiar por 
lo desconocido. El valle del Jordán es el lugar más bajo
en la tierra, y por medio de cruzar el Jordán inundado 
uno está probablemente descendiendo al punto más 
bajo en la vida de alguien. En un sentido, retrata 
gráficamente un cuadro de todo en la vida y ministerio 
de alguien que ha andado mal o que está andando mal. 
Este es el lugar de muerte, el lugar donde los viejos 
sistemas religiosos mueren y los paradigmas de un 
orden previo son desmantelados. 

En años recientes, la Iglesia ha estado atravesando un 
período de transición. Cuando la transición es 
implementada, hay posibilidad de que el liderazgo 
cambie. Moisés comprendió que la transición es 
precedida por la muerte de las viejas mentalidades y, en 
muchos respectos, la necesidad de cambio de liderazgo. 

Cuando él entendió que su ministerio estaba 
acercándose a un final, él, con gracia, preparó a su pueblo 
para recibir a Josué como el nuevo líder. Él les enseñó a 
aceptar los cambios que debían acontecer sin dejar el 
camino del Señor. Él probablemente comprendió que el 
nuevo plan de Dios era la continuidad del viejo y 
sabiamente usó las Escrituras para revelar el plan en 
continuidad de Dios para sus vidas. 

La mayoría de los líderes tienen temor de lo nuevo 
porque piensan que es una gran despreocupación y 
rechazo de lo viejo. Esta no es necesariamente una 
correcta percepción para adoptar. El paso por el valle 
del Jordán, el lugar de la transición, es realmente no sólo 
el lugar donde una nueva visión comienza, sino que es la 
continuación de la visión eterna en una nueva forma. El 
plan predestinado de Dios para la Iglesia nunca ha 
cambiado, sino que Su modus operandi está siempre
cambiando. Es importante recordar que Dios edifica generacionalmente”. Esta es la razón por la cual a Él se 
lo refiere como al Dios de Abraham, Isaac y Jacob. El 
liderazgo de Moisés es elogiado en que él no sólo edificó 
para las futuras generaciones de Israel sino que él 
reconoció el tiempo cuando su ministerio debía ser 
sucedido por Josué. Como consecuencia, en el tiempo
apropiado, él le entregó con gracia las riendas del 
liderazgo a él.

Los líderes deben discernir cuándo su estación en el 
programa divino termina y cuándo deben entregar las 
riendas de responsabilidad a sus sucesores. Aún David, 
un hombre conforme al corazón de Dios”, llega a un 
lugar en su vida cuando él pierde “calor” y debe 
apostólicamente instalar a Salomón en el trono. 

Actualmente, hay muchas iglesias en el Valle del Jordán.
Hay un revuelo de las “águilas en el nido” y un
desesperado clamor por cambio. Los Profetas han 
declarado la mente de Dios para esta estación y han 
alentado a la Iglesia a hacer la necesaria transición en 
preparación para una posesión literal de las promesas 
divinas. Si la gente, las Iglesias, y los líderes no cambian
en consecuencia, serán relegados a un lugar de total
insignificancia en el progresivo plan de Dios en la tierra e
inevitablemente morirán en el desierto de la esterilidad.

El lugar, inmediatamente después de navegar por una 
transición difícil es Gilgal. Se podría decir que Gilgal se 
refiere a ese lugar espiritual en el peregrinaje del pueblo 
de Dios que ha completado un “círculo completo” u órbita” en su viaje. En la historia de Israel, su viaje 
comenzó con setenta personas que partieron de la Tierra 
de Canaán durante un tiempo de hambre. Ellos vivieron 
en Egipto por más de cuatrocientos años. Ahora ellos 
estaban regresando al lugar de su partida. En Gilgal, 
ellos fueron divinamente re-posicionados y re-alineados
antes de ser lanzados a una nueva estación en su 
peregrinaje. 

Gilgal no es meramente un lugar de reposo sino un lugar 
de reestructuración –un lugar de re-forma (volver a 
formar). Simboliza un lugar sensible y serio en la vida y 
experiencia de un pueblo, ministerio o nación en la 
Tierra. Este es un lugar, en el espíritu, donde un pueblo 
debe acampar en preparación para la próxima fase en el 
plan revelador de Dios para sus vidas. Una estación ha 
concluido y una nueva está por comenzar. Dios está 
colocando nuevas demandas sobre Su pueblo. Acá, el 
proceso de reconfiguración debe ocurrir.

---------------------------------------------------------------
33 Josué 4:19; 5:9 

34 Pictorial Encyclopedia of the Bible Vol.2 Tenney, M.C. Pág.725 

35 Interpreting the Prophetic Word (Interpretando la Palabra Profética), Van 
Gemeren, W.A. Pág.74 

36 Amós 4:4; Oseas 4:15; 9:15; 12:11 

37 1a Samuel 10; 11; 12; 13 

38 Génesis 28:10 en adelante 

39 2a Reyes 2:1; 4:38 

40 1a Samuel 10:8 

41 1a Samuel 13:8 

42 S. Zodhiates, ref. 4150, pág. 1626

43 1a Samuel 11:14-15 

44 1a Samuel 13:15 

45 2ª Samuel 19:15 

No hay comentarios:

Publicar un comentario