TRADUCTOR-TRANSLATE

VIDA ETERNA O REINO, Ministerio Tiempo de Victoria


Nos regocija grandemente saber que además de Watchman Nee y Witness Lee otros siervos de Dios estén recibiendo revelación para discernir la diferencia entre la Vida Eterna y el Reino. Todos los nacidos de nuevo tienen la imperdible vida eterna (si no no sería eterna) y estarán en la Nueva Jerusalén después del Milenio, pero de entre ellos solamente los vencedores tendrán la recompensa de gobernar con Cristo en el Reino Milenial. Les invitamos a escuchar el siguiente audio, que nos llegó por Rafael Restrepo de Mensaje de Paz.

tiempodevictoria@hotmail.com

DOS ASPECTOS DE CRISTO: ESENCIAL Y ECONÓMICO, Devocionales e-Manná


Los dos aspectos de Cristo: el esencial y el económico (1)

~~~~~ Versículos de la Biblia ~~~~~

Hechos 20:28  Por tanto, mirad por vosotros, y por todo el rebaño, en medio del cual es Espíritu Santos os ha puesto como los que vigilan, para pastorear la iglesia de dios, la cual Él ganó por Su propia sangre.

Mateo 1:20  Mientras consideraba esto, he aquí un ángel del Señor se le apareció en sueños y le dijo: José, hijo de David, no temas recibir a María tu mujer, porque lo engendrado en ella, del Espíritu Santo es.

Mateo 1:23  “He aquí, una virgen estará encinta y dará a luz un hijo; y llamarán su nombre Emanuel” (que traducido es: Dios con nosotros).

~~~~~ Palabras del ministerio ~~~~~

(Parte 1 de 2)

Hemos visto que el Señor Jesús murió en la cruz como Dios-hombre; tal vez algunos se pregunten qué sucedió en Marcos 15:34, donde dice: “Y a la hora novena Jesús clamó a gran voz, diciendo: Eloi, Eloi, ¿lamasabactani? que traducido es: Dios Mío, Dios Mío, ¿por qué me has desamparado?” Estas fueron las palabras que el Señor exclamó en el momento en que llevaba sobre sí nuestros pecados (1 P. 2:24), en el momento en que se hizo pecado por nosotros, tomando el lugar de los pecadores (1 P. 3:18). Esto significa que Dios lo juzgó como nuestro Sustituto a causa de nuestros pecados. A los ojos de Dios, Cristo fue hecho un gran pecador. Puesto que fue nuestro Sustituto y se hizo pecado por nosotros a los ojos de Dios, Dios lo juzgó e incluso lo abandonó.

El Señor Jesús fue concebido del Espíritu Santo, y nació de Dios y con Dios; es decir, que el Espíritu Santo constituía la esencia intrínseca de Su ser divino. Por tal razón, Dios no podía abandonarlo ni desampararlo esencialmente. No obstante, el Señor fue abandonado por Dios económicamente, cuando lo desamparó el Espíritu que había descendido sobre Él como poder económico, el cual lo había capacitado para cumplir Su ministerio. Con todo, la esencia de Dios permaneció en Su ser. Por tanto, el Señor Jesús murió en la cruz como Dios-hombre, y la sangre que derramó por nuestra redención era la de un Dios-hombre, y no meramente la sangre del hombre Jesús. Por consiguiente, podemos decir que la sangre con la cual Dios adquirió la iglesia, era la propia sangre de Dios. (c) 2013 Living Stream Ministry.


Los dos aspectos de Cristo: el esencial y el económico (2)

~~~~~ Versículos de la Biblia ~~~~~

Mateo 1:18  El origen de Jesucristo fue así: Estando desposada María su madre con José, antes de que se juntasen, se halló que estaba encinta por obra del Espíritu Santo.

Lucas 3:21-22  Aconteció que cuando todo el pueblo se bautizaba, también Jesús fue bautizado; y mientras Él oraba, el cielo se abrió, y descendió el Espíritu Santo sobre Él en forma corporal…

~~~~~ Palabras del ministerio ~~~~~

(Parte 2 de 2)

Según Mateo 1 y Lucas 1, el Señor Jesús fue concebido del Espíritu Santo. Después, para cumplir Su ministerio, Él fue ungido con el Espíritu Santo, el cual descendió sobre Él (Lc. 3.22). Es necesario que entendamos que antes de que el Espíritu que unge descendiera económicamente sobre el Señor Jesús, Él ya tenía, esencialmente, al Espíritu que engendra, el cual era Su esencia divina, una de las dos esencias de Su ser. Este Espíritu, el Espíritu que engendra e imparte la esencia divina, nunca se apartó de Él esencialmente. Incluso, mientras clamaba en la cruz: “Dios Mío, Dios Mío, ¿por qué me has desamparado?”, Él aún tenía al Espíritu que engendra. Entonces, ¿Quién lo desamparó? Fue el Espíritu que unge, mediante el cual se ofreció a Dios, quien lo desamparó económicamente. Después de que Dios aceptara a Cristo como ofrenda todo-inclusiva, el Espíritu que unge lo desamparó económicamente; sin embargo, el Espíritu que engendra aún estaba en Él esencialmente.

Por supuesto, esto no quiere decir que existan dos Espíritus Santos, sino más bien, que el Espíritu Santo, el cual es único, posee dos aspectos: el aspecto esencial y aspecto el económico. Debe impresionarnos el hecho de que mientras el Señor Jesús moría en la cruz por nuestros pecados, Dios estaba en Él esencialmente. (c) 2013 Living StreamMinistry.

~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~

Los versículos son tomados de la Santa Biblia, Versión Recobro. Las "Palabras del ministerio" provienen del Estudio-vida de Hechos, escrito por Witness Lee, capítulo 54. Ambos son publicados por Living Stream Ministry, Anaheim, CA.

Por favor visítenos enhttp://www.emanna.com/espanol

Dirija sus comentarios a:comment.sp@emanna.com

Los dos aspectos del Espíritu

~~~~~ Versículos de la Biblia ~~~~~

Lucas 3:21-23  Aconteció que cuando todo el pueblo se bautizaba, también Jesús fue bautizado; y mientras Él oraba, el cielo se abrió, y descendió el Espíritu Santo sobre Él en forma corporal, como paloma, y vino una voz del cielo que decía: Tú eres Mi Hijo, el Amado; en Ti me he complacido. Jesús mismo al comenzar Su ministerio era como de treinta años, hijo, según se creía, de José, hijo de Elí.

~~~~~ Palabras del ministerio ~~~~~

Después de que Juan el Bautista hubo bautizado al Señor Jesús, Dios el Padre envió Su Espíritu Santo sobre este hombre bautizado. Por lo tanto, el Espíritu de Dios descendió sobre un hombre a quien se le dio fin y se le sepultó con el fin de investirle del ministerio viviente para Dios.

La concepción de Jesús por el Espíritu Santo en 1:35, es el aspecto esencial y se relaciona con el ser divino, la persona divina, de Jesús. La esencia del elemento divino del Espíritu Santo en la concepción de Jesús es inmutable e inamovible. Sin embargo, aquí el descenso del Espíritu Santo sobre Jesús es el aspecto económico y se relaciona con el ministerio, la obra de Jesús. El poder del Espíritu Santo para el ministerio de Jesús le puede ser quitado (4:1, 14, 18; Mt. 12:28) según la naturaleza de la necesidad. Fue en esta forma económica que Dios desamparó a Jesús y lo dejó cuando El llevaba el pecado de los pecadores, al morir por ellos en la cruz (Mt.
27:46).

Por consiguiente, con el Señor Jesús existe la cuestión de Su persona y la cuestión de Su ministerio. Él tenía para Su persona, el Espíritu Santo como Su esencia intrínseca desde el momento de Su concepción. Por treinta años el Señor Jesús vivió en la tierra por medio del Espíritu Santo como la esencia intrínseca de Su persona. Después, a los treinta años de edad, apareció para obrar, para ministrar, para llevar a cabo Su cargo. El Señor Jesús necesitaba el Espíritu Santo de una manera más extensa para Su ministerio, no en el aspecto esencial sino en el aspecto económico. Después de que se bautizó, el Espíritu Santo descendió sobre Él, en forma corporal, como paloma. Así el Espíritu Santo descendió económicamente sobre el Señor para que se llevara a cabo la economía de Dios mediante el ministerio del Señor. (c) 2014 Living Stream Ministry.

~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~

Los versículos son tomados de la Santa Biblia, Versión Recobro. Las "Palabras del ministerio" provienen del Estudio-vida de Lucas, escrito por Witness Lee, capítulo 68-69. Ambos son publicados por Living Stream Ministry, Anaheim, CA.

Por favor visítenos enhttp://www.emanna.com/espanol


Dirija sus comentarios a:comment.sp@emanna.com

DIOS HABLA EN SERIO... David Wilkerson


DIOS HABLA EN SERIO

by David Wilkerson | November 29, 2013
¿Te expones a una fuerte predicación que amorosamente descubre tu pecado? Si es así, ¿permites que esa palabra te convenza de pecado? o ¿regresas a tu pecado sin dolor en absoluto?
Si estás rechazando las advertencias de la restricción del Espíritu Santo, desobedeciendo a Dios una y otra vez, sin ningún tipo de dolor de corazón, entonces estás siendo reclutado para la secta del Anticristo. El diablo está, silenciosamente, iniciándote en su “misterio de iniquidad", y cuando el prometedor y milagroso Anticristo venga, ¡serás barrido por sus mentiras y entregado a un engaño!
Escucha lo que Pablo dice sobre los creyentes transigentes, que ceden su principios y rehúsan amar y obedecer la Santa Palabra de Dios: "A fin de que sean condenados todos los que no creyeron a la verdad, sino que se complacieron en la injusticia" (2 Tesalonicenses 2:12).
Aquí están los resultados ominosos de no creer ni actuar en la verdad de Dios:
  1. El corazón se endurece por el engaño del pecado.
  2. Satanás obra en el corazón que se endureció por justificarse a sí mismo, por lo que se le aligera de todo temor a la sanción.
  3. El creyente llega a ser cegado por la mentira que dice que no hay paga del pecado, ni día del juicio y que puede salirse libre con su placer lujurioso.
  4. El creyente cae presa de doctrinas de demonios, pensando que lo malo es bueno y lo bueno es malo.
  5. Eventualmente se aleja tanto de Cristo y de la verdad, que se vuelve ciego a quién es el Anticristo, y acaba por servirle y adorarle como a un dios
  6. En el Día del Juicio, Dios le dirá a tal persona: "¡Apártate de mí, hacedor de maldad!”
Amado, no tiene por qué ser así para ninguno de nosotros. Dios ha hecho una promesa de pacto de eliminar todo engaño de nosotros y darnos la victoria sobre el pecado, a través del poder de la cruz de Cristo. Todo lo que pide es que le declaremos la guerra a nuestro pecado, diciendo: "No voy a hacer la paz con este hábito. Me niego a mantenerlo. Líbrame, Padre, por Tu Espíritu". Cuando Él escucha esta oración, enviará tal poder del Espíritu Santo y gloria desde el cielo, ¡que el diablo no va a tener ni una oportunidad!

Ora ahora mismo para que Dios implante en ti una gran reverencia por Su Palabra. Pídele que te ayude a ser disciplinado en tu lectura de las Escrituras y pide al Espíritu que te ayude a tomar en serio lo que lees y ¡cree que Dios habla en serio!
 

EL ORIGEN DEL NOMBRE "JESÚS" - Jim Staley - Passion For Truth.


NOTA DEL ADMINISTRADOR:
No compartimos con los hermanos mesiánicos su tendencia y prácticas judaizantes, pero apreciamos su luz para entender los cuadros o tipos veterotestamentarios.

EL ESPÍRITU DE ANARQUÍA by David Wilkerson | World Challenge


EL ESPÍRITU DE ANARQUÍA

by David Wilkerson | November 26, 2013
“Porque ya está en acción el misterio de la iniquidad” (2 Tesalonicenses 2:7).
La palabra griega que Pablo usa para “iniquidad” en este pasaje, significa literalmente, "anarquía". Por lo tanto, es un misterio de anarquía, lo que significa que multitudes van a actuar sin restricción o ley.
Sin embargo, esta anarquía no es simplemente una rebelión contra el gobierno del hombre. No se trata de una rebelión contra la autoridad civil o cometer robo, violación o asesinato. Estas cosas sí provocan la ira de Dios, pero el misterio de iniquidad es mucho más profundo. Es un rechazo total de la verdad que está en Cristo, un rechazo a la Santa Palabra de Dios y ¡es una rebelión contra las restricciones de la Escritura!
Este espíritu de anarquía está muy extendido en nuestro país hoy en día. Es el poder detrás de la ley que busca eliminar a Dios de nuestra sociedad y es el mismo espíritu que Satanás utilizó para engañar a Eva cuando le dijo, en pocas palabras: "Dios es suave, Él no te castigará por desobedecer. Tú puedes comer el fruto y satisfacer tu lujuria ¡y no tendrás que pagar por ello!"
Hoy Satanás está usando esta misma mentira para convencer a las masas de creyentes de que pueden disfrutar de sus pecados sin pagar ninguna penalidad. Se trata de una artimaña demoníaca para pervertir el Evangelio de la gracia de Cristo y convertirlo en un mensaje de libertinaje. Trágicamente, muchos cristianos tibios están sucumbiendo a este espíritu de anarquía.
Pablo dice que el Anticristo llegará al poder porque la gente estará cegada y engañada por su propio pecado: "…por obra de Satanás, con gran poder y señales y prodigios mentirosos, y con todo engaño de iniquidad para los que se pierden, por cuanto no recibieron el amor de la verdad para ser salvos" (2 Tesalonicenses 2:9-10).
Satanás engañará a las masas de personas, convenciéndolas de una sutil pero poderosa mentira, como convenció a Eva: "¡Dios no castiga por el pecado!"
Pablo dice que este engaño vendrá "con todo engaño…por cuanto no recibieron el amor de la verdad para ser salvos" (versículo 10). Luego añade: "Por esto [motivo] Dios les envía un poder engañoso, para que crean la mentira" (versículo 11).

El apóstol dice: "Aquellos que se niegan a obedecer o respetar la Palabra de Dios caerán bajo el poder engañoso. Al principio le sonreirán a su pecado y lo justificarán. Pero pronto buscarán activamente un mensaje de gracia fácil. Inventarán una gracia que es mucho más de lo que Dios pretendió. Su gracia nunca conduce al libertinaje, siempre lleva al arrepentimiento".
  
EL ESPÍRITU DE ANARQUÍA by David Wilkerson | World Challenge

EL DIOS QUE SE REVELA EN EL NUEVO TESTAMENTO, Devocionales e-Manná


El Dios que se revela en el Nuevo Testamento

~~~~~ Versículos de la Biblia ~~~~~

1 Timoteo 3:16  E indiscutiblemente, grande es el misterio de la piedad: Él fue manifestado en la carne…

Juan 20:28  Entonces Tomás respondió y le dijo: ¡Señor mío, y Dios mío!

1 Timoteo 2:5  Porque hay un solo Dios, y un solo Mediador entre Dios y los hombres, Cristo Jesús hombre.

~~~~~ Palabras del ministerio ~~~~~

Algunos cristianos tienen un concepto de Dios muy semejante al de los judíos. Según el pensamiento judío, Dios es Dios y en Él no existe el elemento humano. Pero según la Biblia, el Dios del Antiguo Testamento vino a ser el Dios que se revela en el Nuevo Testamento. En el Antiguo Testamento, Dios era solamente Dios, sin el elemento humano, pero en el Nuevo Testamento, tenemos al Dios-hombre. Fue mediante la encarnación que el Dios del Antiguo Testamento se vistió de la naturaleza humana y llegó a ser el Dios-hombre. Como tal, Él fue Dios manifestado en la carne (1 Ti. 3:16).

Él llegó a ser Dios-hombre al ser concebido en el vientre de una virgen humana y nacer de ella. De este modo, el elemento humano se añadió al elemento divino. Sin embargo, esto no implica que el Salvador, por ser un Dios-hombre, contenga dos personas. No, nuestro Salvador es una sola persona, la cual posee dos naturalezas: la divina y la humana. Aunque no podamos entenderlo, este es un hecho revelado en la Biblia.

Nuestro Salvador es el Dios real y el hombre verdadero, y que en la encarnación no se perdieron la naturaleza divina ni la humana. Antes bien, afirmamos que aunque estas dos naturalezas se mezclaron para producir al Dios-hombre, de ningún modo formaron una tercera naturaleza, sino que ambas naturalezas permanecieron intactas. Creemos firmemente, basados en las Escrituras, que nuestro Salvador derramó Su sangre por nuestra redención y que murió en la cruz como Dios-hombre. (c) 2013 Living Stream Ministry.

~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~

Los versículos son tomados de la Santa Biblia, Versión Recobro. Las "Palabras del ministerio" provienen del Estudio-vida de Hechos, escrito por Witness Lee, capítulo 54. Ambos son publicados por Living Stream Ministry, Anaheim, CA.

Por favor visítenos enhttp://www.emanna.com/espanol

Dirija sus comentarios a:comment.sp@emanna.com

Película: THE FRONTIER BOYS (2012)....Circunstancias que Cambian


La historia de cuatro chicos de secundaria que juegan baloncesto y cuya amistad se ven amenazados tras un tiroteo en un coche que deja a uno de ellos en estado de coma y a otro con un secreto que marcara sus vidas.


GOBIERNO MUNDIAL


SINOPSIS:

El complot urdido desde hace 300 años por la élite financiera para apoderarse del mundo está llegando a su fase final: el Gobierno Mundial privado y plutocrático. Pero no será fácil: la globalización ha fracasado, el capitalismo ha caducado, el petróleo barato tiene los días contados y la humanidad está a punto de vivir convulsiones inimaginables durante la próxima década.

Éste libro pretende servir de brújula, orientar al lector para que entienda el complejo mundo en que vivimos y encuentre la salida del laberinto apocalíptico en el que ya estamos instalados. Nos descubre la verdadera identidad de los amos del mundo, el poder en la sombra, su idiosincrasia y su ideología. Nos desvela sus planes secretos, minuciosamente trazados para instaurar un Nuevo Orden Mundial totalitario. Nos enseña la manera de sobrevivir a la Gran Depresión que se avecina. Pero sobre todo nos quitará la venda de los ojos, mostrándonos con una lógica contundente la verdadera cara del poder.

Aderezado con divertidas anécdotas, cuenta con rigor y todo lujo de detalles la conspiración mundial y el perfil de sus protagonistas: personajes como Rockefeller, Rothschild o la Reina Isabel II; grupos secretos como la Mesa Redonda de Cecil Rhodes, el Club de los 300, Skull and Bones, el Club de los Bohemios, los Illuminati; organizaciones “discretas” como el CFR, el Club Bilderberg, la Comisión Trilateral o el Club de Roma; corrientes políticas como la Sociedad Fabiana; centros de control social como el Instituto Tavistock o la Corporación Rand; instituciones como la Reserva Federal, el Banco Mundial, el FMI, el BIS y la ONU.

Nos desvela el papel que juegan las corporaciones multinacionales, las agencias de inteligencia y los grandes medios de comunicación. Por último, analiza los entresijos de la nueva economía, el sistema monetario, la banca fraccionaria, los riesgos del dinero fiat imaginario, la burbuja crediticia y su relación con el petrodólar; nos demuestra que el actual sistema financiero conduce inexorablemente al colapso y la hecatombe social; expone las causas y consecuencias de la crisis ecológica y energética y analiza las posibles alternativas que nos permitirán vislumbrar un horizonte de paz, seguridad y sostenibilidad. 
Enric Durán, autor del prólogo de "GOBIERNO MUNDIAL":

"Si en 2005, cuando empecé mi acción ante los bancos, hubiera tenido información desde el 2012 como para saber cuál iba a ser el estado del mundo siete años después, hubiera seguido exactamente con mi mismo plan, aunque seguramente me habría costado bastante menos entender el funcionamiento del sistema bancario y ser más eficaz en la denuncia que acompañó la difusión pública de la misma en septiembre del 2008. 

Aunque llevaba ya unos cuantos años implicado en movimientos de resistencia global, mi conocimiento del poder oligárquico en el planeta fue muy parcial hasta el momento en que empecé a pedir los préstamos y mi cabeza no paró de buscar respuestas y generar nuevas preguntas. Con ello, los años 2006 y 2007, fueron de grandes descubrimientos en mi concepción del mundo. Leí casi todo lo que sobre el Club Bildeberg, la Trilateral y otras organizaciones secretas se había escrito en castellano hasta entonces, conocí la primera edición del video “El Dinero es deuda” que me dediqué a difundir, y tanto era la emoción que me leí en inglés, pese a las dificultades con la lengua, el libro “Web of debt” donde conocí más en detalle la historia mundial del sistema bancario. 

Ahora, aquellos tecnócratas financieros de los que apenas hace un lustro conocía su existencia en los libros de Bilderberg, estan dominando las políticas que afectan nuestras vidas de una forma tan evidente que genera una ineludible sensación de irrealidad. Son capaces de tumbar gobiernos en cosa de unos días. Colocan a dedo a presidentes de países que se hacen llamar democráticos. Se cargan sistemas sanitarios, mientras sin ninguna vergüenza, dedican recursos a salvar bancos demasiado grandes para caer. 

¿Qué pretenden? ¿Hasta dónde quieren llegar? Seguro que este libro de Esteban Cabal, sobre el Gobierno Mundial, nos puede ayudar a salir de muchas dudas, pero al mismo tiempo nos hará reforzar la importancia de nuevas preguntas. 

¿Qué estrategias seguir ante esos poderes financieros globales? Desde ya hace bastantes años, he creído en el valor de la autoorganización de las comunidades y de los pueblos. En la generación de autonomia, de autogestión, de capacidad de empoderamiento. En 2010 iniciamos la primera de las Cooperativas Integrales; prácticas como está se estan replicando alrededor del mundo con este nombre o con otros que pretenden lo mismo".

  
“No tengamos la inocencia o ingenuidad de creer todo lo que nos dicen; Tenemos que ser críticos. No tenemos la democracia, tenemos la Plutocracia, el poder de los ricos. El poder real lo tiene el dinero, las multinacionales”.
José Saramago 

“En la tierra hay suficiente para satisfacer las necesidades de todos, pero no tanto como para satisfacer la avaricia de algunos”. 
Mahatma Gandhi 

“El corazón del hombre es lo que debe hacerse rico, no sus arcas”.
Cicerón
 
Daniel Estulin en su página web: “Recomiendo el libro. Es un buen repaso a todos los temas de actualidad”.

Michael Ellner escribió: “Míranos, todo está al revés. Todo está patas arriba. Los médicos destruyen la salud. Los abogados destruyen la justicia. Las universidades destruyen el conocimiento. Los gobiernos destruyen la libertad. Los medios de comunicación destruyen la información. Y la religión destruye la espiritualidad”.

El gran poeta español León Felipe decía: “yo no sé muchas cosas, es verdad. Digo tan sólo lo que he visto. Y he visto: que la cuna del hombre la mecen con cuentos, que los gritos de angustia del hombre los ahogan con cuentos, que el llanto del hombre lo taponan con cuentos, que los huesos del hombre los entierran con cuentos, y que el miedo del hombre... ha inventado todos los cuentos”.

Continua aquí:

LOS DOS LADOS DEL HADES


El Hades

El Hades - Wayne Partain 

www.waynepartain.com/Sermones/s2708.html

      Hades. Literalmente, lo invisible (o el mundo invisible). Corresponde al vocablo hebreo Seol, y significa la morada de los espíritus sin cuerpo. La muerte recoge el cuerpo, y el Hades recoge el espíritu. La palabra “castellana”, Hades, es la misma palabra griega, hades; es decir, la palabra no está traducida, sino solamente transliterada (las letras griegas representadas por las letras castellanas). No está traducida porque no hay palabra castellana (ni inglesa) que sea su equivalente. La palabra aparece en los siguientes textos:
      Mateo 11:23, “Y tú, Capernaum, que eres levantada hasta el cielo, hasta el Hades serás abatida; } porque si en Sodoma {Gén. 19. 24-28.} se hubieran hecho los milagros que han sido hechos en ti, habría permanecido hasta el día de hoy”. Luc. 10:15 es texto paralelo, “Y tú, Capernaum, que hasta los cielos eres levantada, hasta el Hades serás abatida”.
          1. Este lenguaje es muy semejante al lenguaje de Isa. 14. 13-15, “Tú que decías en tu corazón: Subiré al cielo; en lo alto, junto a las estrellas de Dios, levantaré mi trono, y en el monte del testimonio me sentaré, a los lados del norte;  14  sobre las alturas de las nubes subiré, y seré semejante al Altísimo.  15  Mas tú derribado eres hasta el Seol, a los lados del abismo.
          2. Los comentaristas Lenski y Hendriksen afirman que el Hades equivale al infierno. Al comentar sobre la palabra Hades en Mat. 11:23 Lenski dice, “Aquí ‘hades’, el lugar invisible es sin lugar a dudas lo opuesto al ‘cielo’ y de esa manera tiene que significar infierno. Aquí ‘hades’ no es traducción de ‘seol’”. Esta es otra conclusión arbitraria (afirmación sin prueba) de Lenski. Hendriksen hace lo mismo: “Aquí, como probablemente en todo lugar en los Evangelios, pero no en todo lugar del Nuevo Testamento, Hades significa ‘infierno’”.
          3. Los dos comentaristas se refieren al contraste (en Mat. 11:23; Luc. 10:15) entre el hades y el cielo, como si Isaías y Cristo hablaran del cielo como el eterno hogar celestial, lo opuesto del infierno. Este es el problema con la interpretación de Lenski, Hendriksen y otros sobre la palabra hades; por esta razón se desvían y entienden mal la palabra. Es muy obvio que lo que Jesús dice acerca de Capernaum se basa en Isa. 14:13-15 sobre la caída de Babilonia, pues son casi idénticas. Desde luego, los que no se arrepienten descenderán al infierno, pero muchas ciudades se habían “exaltado al cielo” en su prosperidad temporal y poder (Babilonia), pero serían humillados, porque pronto serían destruidos por sus enemigos y arrastrados por la muerte al Hades. Al hablar del “cielo” Isaías y Cristo no dicen que Babilonia y Capernaúm querían “ir al cielo” (al eterno hogar celestial), sino que simplemente querían ser exaltados en sumo grado en el sentido mundano.
      Mateo 16:18, “Y yo también te digo, que tú eres Pedro, {Gr.[ Petros.]} y sobre esta roca {Gr. [petra.]} edificaré mi iglesia; y las puertas del Hades no prevalecerán contra ella”.  “La expresión Puertas del Hades es una expresión oriental para indicar la corte, trono, poder y dignidad del reino infernal. Hades es contemplado como una ciudad poderosa, con puertas formidables y ceñosas” (Word Studies por M. Vincent). El rey Ezequías dijo, Isa. 38, “10  Yo dije: A la mitad de mis días iré a las puertas del Seol; privado soy del resto de mis años”. Cristo, sin embargo, venció la muerte y el Hades.  Hech. 2, “24  al cual Dios levantó, sueltos los dolores de la muerte, por cuanto era imposible que fuese retenido por ella … 27  Porque no dejarás mi alma en el Hades,  Ni permitirás que tu Santo vea corrupción”. Aunque Cristo murió no se quedó en el Hades, “por cuanto era imposible que fuese retenido por ella”, sino que resucitó y estableció su iglesia. Además, cuando El venga la segunda vez levantará a todos los muertos y después del juicio final, llevará al cielo a todos los redimidos. Recuérdese que Cristo tiene las llaves del Hades. Apoc. 1, “18 Y tengo las llaves de la muerte y del Hades”. Con razón, pues, las fuerzas del Hades no podrían prevalecer sobre su iglesia.  La iglesia de Cristo es el reino de Cristo, Mat. 16:18,19. Dice Dan. 2, “44  Y en los días de estos reyes el Dios del cielo levantará un reino que no será jamás destruido, ni será el reino dejado a otro pueblo”. También Heb. 12, “28 Así que, recibiendo nosotros un reino inconmovible, tengamos gratitud, y mediante ella sirvamos a Dios agradándole con temor y reverencia”.
      Hay una teoría humana que afirma que este texto quiere decir que el alma que ha sido resucitada por Cristo no puede ser retenida por el Hades; es decir, que al morir los salvos no van al Hades, sino directamente al cielo. (Este punto será examinado a fondo en este estudio más abajo).
      Lucas 16:23, “Y en el Hades alzó sus ojos, estando en tormentos, y vio de lejos a Abraham, y a Lázaro en su seno”.
          1. Todos están de acuerdo que al morir los perdidos van al Hades, pero la controversia tiene que ver con la cuestión de si los salvos también van al Hades; es decir, ¿es el Hades la morada de todos los muertos o es la morada de solamente los perdidos? Algunos afirman que el Hades es la morada de solamente los perdidos, pero no hay texto alguno que enseñe o implique tal doctrina.
          2. Ya hemos visto que Mat. 11:23 no se puede usar para probar tal doctrina.
      Hechos 2:27-31, “Porque no dejarás mi alma en el Hades,  Ni permitirás que tu Santo vea corrupción … David … habló de la resurrección de Cristo, que su alma no fue dejada en el Hades, ni su carne vio corrupción”.
          1. Cuando Cristo murió fue al Hades, pero “su alma no fue dejada en el Hades” porque resucitó de entre los muertos. Este texto muestra claramente que el Hades no es la morada de solamente los perdidos, pero dicen algunos que sí lo era después de la resurrección de Cristo. (Sólo afirman esta doctrina, porque no la pueden probar).
          2. Luc. 23:43, “Entonces Jesús le dijo: De cierto te digo que hoy estarás conmigo en el paraíso”. Cuando Cristo murió fue al paraíso, pero también fue al Hades; por lo tanto, la conclusión clara es que en el Hades hay un lugar de reposo llamado paraíso.
          3. Obviamente el paraíso corresponde al “seno de Abraham” (Luc. 16:23).
          4. Por lo tanto, es lógico concluir que el Hades tiene dos compartimentos: un lugar para los perdidos y otro lugar para los salvos.
          5. 2 Pedro 2:4 suple el nombre del compartimiento de los perdidos: “Porque si Dios no perdonó a los ángeles que pecaron, sino que arrojándolos al infierno los entregó a prisiones de oscuridad, para ser reservados al juicio”. La palabra “infierno” en este texto no viene de la palabra GEENNA que en el resto del Nuevo Testamento se traduce “infierno”, sino de TÁRTARO. El lugar donde los ángeles que pecaron son guardados en “prisiones de oscuridad, para ser reservados al juicio” corresponde al lugar de sufrimiento mencionado llamado Hades en Luc. 16:23.
      Apocalipsis 1: “17  Cuando le vi, caí como muerto a sus pies. Y él puso su diestra sobre mí, diciéndome: No temas; yo soy el primero y el último; {Isa. 44. 6; 48. 12; Apoc. 2. 8; 22. 13.}  18  y el que vivo, y estuve muerto; mas he aquí que vivo por los siglos de los siglos, amén. Y tengo las llaves de la muerte y del Hades”. La palabra llaves se usa figuradamente para indicar poder y autoridad (compárese Mat. 16:19). Cristo tiene poder y autoridad sobre la muerte y sobre el Hades.
      Apocalipsis 6:8, “Miré, y he aquí un caballo amarillo, y el que lo montaba tenía por nombre Muerte, y el Hades le seguía”. La muerte recoge los cuerpos, y le sigue el Hades que recoge los espíritus.
      Apocalipsis 20:13, 14, “Y el mar entregó los muertos que había en él; y la muerte y el Hades entregaron los muertos que había en ellos; y fueron juzgados cada uno según sus obras.  14  Y la muerte y el Hades fueron lanzados al lago de fuego. Esta es la muerte segunda”. La muerte y el Hades han recogido los muertos, pero los entregarán para el juicio final. El Hades siempre acompaña la muerte. “El postrer enemigo que será destruido es la muerte” (1 Cor. 15:26) y junto con ella su compañero el Hades. En el día final después de entregar a todos los que han recogido serán figuradamente “lanzados al lago de fuego”, porque ya no existirá este fenómeno. Ya no habrá muerte y los espíritus, reunidos con cuerpos incorruptibles, no estarán en el Hades, sino en el cielo con Dios o en el tormento con Satanás. La muerte y el Hades son compañeros íntimos y el destino de la muerte es el destino de ambos.
      Este texto presenta un problema enorme para los que enseñan que el Hades equivale al infierno (GEENNA), porque sin lugar a dudas el “lago de fuego” es el infierno. Entonces ¿cómo puede el Hades (infierno) ser lanzado al infierno?
Uno de los problemas principales: No se acepta que el significado del Hades ha cambiado
      En algunas versiones el vocablo Hades se ha traducido infierno (hell en inglés), porque cuando salieron esas versiones estas palabras (infierno, hell) significaban la morada de los muertos, pero en la actualidad esta traducción es incorrecta y sólo causa confusión. Cristo mismo estuvo en el hades (Hech. 2:27, 31), pero desde luego no estuvo en el infierno.       
      Hay algo de confusión sobre el uso de esta palabra en el “Diccionario expositivo” del Sr. W. E. Vine. El dice  que Hades es “la región de los espíritus de los muertos perdidos (pero incluyendo los de los muertos bienaventurados en los tiempos anteriores a la Ascensión de Cristo)”. El Sr. Vine implica que después de ascender Cristo, el Hades ya no era la región de los espíritus de los muertos bienaventurados (los que mueren en Cristo). ¿Quiere decir que al morir van directamente al cielo? Si está afirmando esto, ¿por qué, al definir la palabra cielo, dice que “Ha de ser la morada eterna de los santos en la gloria de la resurrección, 2 Co 5:1”. Si ya lo es, ¿por qué decir “ha de ser”? (Véase el comentario sobre este texto en la conclusión de este estudio).
      Al hablar así estos dos comentaristas (y otros) siguen la corriente de aceptar lo que la palabra “ha llegado” a significar en nuestros tiempos sin apegarse a su significado en el tiempo de Cristo y los apóstoles.
      El significado de algunos términos cambia a través de los siglos. Los términos examinados en este estudio (Seol, Hades, infierno, hell) no significan ahora exactamente lo que originalmente significaban. Algunos sacan conclusiones erróneas porque a través de las edades algunas palabras inglesas y castellanas han ido evolucionando según la teología prevaleciente. Estas palabras que estamos estudiando son ejemplos de esto. Por ejemplo, en las versiones antiguas la palabra Seol se traduce hell (inglés) e infierno (castellano), pero aun estas palabras, que ahora claramente se refieren al castigo eterno, originalmente traducían correctamente las palabras Seol y Hades. Según el New World Dictionary  la palabra hell viene de “Hel, la diosa del otro mundo … la base de la palabra HELAN que significa cubrir o esconder … 1. Biblia, el lugar donde están los espíritus: identificada con SEOL Y HADES”. Larousse da varias definiciones de la palabra infierno. Entre ellas son éstas: “Lat.Infernus … inferior … Estancia de las almas … Limbo o seno de Abrahán donde esperaban los justos”.
      En su comentario sobre Mat. 11:23, dice el comentarista James A. Broadus: “La palabra griega Hades, que etimológicamente significa ‘la (tierra) no vista’, ‘el (mundo) invisible’, en conformidad con su uso clásico, y con el de la palabra hebrea Sheol, se emplea en la Septuaginta y en el N. T., para denotar el receptáculo de los espíritus de los muertos, sin hacer referencia a las diferencias de condición entre los buenos y los malos (énfasis agregado) … Con la palabra ‘infierno’ se traducían antes Sheol y Hades, porque originalmente significaba un (lugar) oculto o escondido. Pero ha llegado a asociarse tan exclusivamente con la idea de tormento que la Versión Revisada la emplea solamente para traducir Gehenna y usa Hades siempre que ese término ocurre en el N. T. … Hades se emplea en algunos pasajes del N. T. donde la conexión no sugiere la idea ni de felicidad ni de miseria – es sencillamente la mansión de los finados (Hech. 2:27, 31) (énfasis agregado)”.
      Compárese la palabra bautismo. Nuestras versiones no traducen la palabra según su significado original porque “ha llegado” a significar otras cosas (aspersión, rociamiento, etc.); por lo tanto, no la traducen, sino que simplemente la transliteran (dejando la palabra griega con letras castellanas). Sucede lo mismo en inglés con la palabra baptism.
      En su comentario sobre Mat. 16:18, el comentarista Broadus dice lo siguiente: “La palabra Hades denota el mundo invisible, la morada de los finados. La palabra hebrea Sheol tiene substancialmente la misma significación. Tal era también el sentido original de la palabra inglesa hell, el lugar escondido o invisible, la cual era por lo mismo, en inglés primitivo, una traducción correcta de Hades y Sheol. Pero ha llegado a denotar exclusivamente el lugar de tormento, así como otras muchas palabras han llegado a limitarse al sentido malo, y ahora no traduce sino Gehenna y Hades tiene que usarse en el N. T. … Ni Hades ni Sheol denota alguna vez distintamente el lugar de tormento (énfasis agregado)”. Estos comentarios tienen sentido porque aun los diccionarios confirman el sentido original de infierno y hell. Es obvio que a través de los años los teólogos y comentaristas han corrompido estas palabras para que ya no signifiquen lo que originalmente significaban.
      El problema, sin embargo, no tiene que ver simplemente con el significado de estas dos palabras claves (infierno, hell), sino con la confusión creada con respecto al Seol y Hades; es decir, de que “han llegado” a significar infierno o hell en el sentido de Geenna y, en base a esto, se ha formulado la doctrina errónea de que los que mueren en Cristo no pueden ir al Hades porque es lugar exclusivamente de tormento (equivalente al infierno). Según esta doctrina calvinista (Calvino, Institutio ii, 16. 8-12), cuando Cristo fue librado del Hades, El “libró” también a todos los justos que estaban en el Hades para que fueran al cielo, y desde entonces todos los que mueren en Cristo van directamente al cielo. (La palabra libró se escribe entre comillas, porque es un concepto erróneo. Los que están en el paraíso no necesitan ser “librados” como si estuvieran en tormento).
¿Por qué enseñan algunos que el Hades es el infierno?
      Esta enseñanza también ha causado confusión, aun en la iglesia de Cristo, pues se enseña que cuando Jesús salió del Hades, El “libró” a todos los justos del Hades y los llevó al cielo, y que el Hades es lugar solamente de tormento.
      1. He leído un tratado que dice que las almas en el Hades están “bajo el imperio de la muerte”, que antes de salir Jesús del Hades todos los justos estaban en el Hades, bajo el dominio de la muerte, esto es, en “la muerte espiritual” y, por eso, separados de Dios. Esta doctrina es falsa. El único dominio que la muerte tiene es sobre el cuerpo, porque cuando el hombre muere su espíritu vuelve a Dios (Ecl. 12:7). Los justos, estando con Dios, no están “bajo el imperio de la muerte” y no están en ningún sentido separados de Dios (solamente están separados de su cuerpo). ¿Estaba Cristo en “la muerte espiritual”, separado de Dios, cuando fue al Hades? Al morir dijo (Luc. 23:46), “Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu”; es decir, al morir estaba con el Padre. Fil. 1:23,  “teniendo deseo de partir y estar con Cristo, lo cual es muchísimo mejor”. ¿Sería muchísimo mejor estar “bajo el imperio de la muerte” y “separado de Dios”? Cuando el hombre justo muere, su alma o espíritu vuelve a Dios (Ecl. 12:7), está con Cristo (Fil. 1:23) y tiene su morada en el paraíso (seno de Abraham), el lugar de reposo en el Hades (la morada de todos los espíritus sin cuerpo).
      2. Según la teoría falsa que niega que los justos van al Hades, Cristo estuvo en el Hades en las mismas condiciones de Abraham, eso es, separado de Dios y esperando que El lo sacara de allí (de la muerte), y se pregunta, ¿será justo que Dios ponga en libertad a Cristo al tercer día, y que los otros que han esperado por miles de años tengan que continuar allí? ¡Imagínese! ¿Cristo estaba en las garras de la muerte espiritual? La muerte espiritual es separación del favor de Dios. ¿Puede usted creer que después de sufrir tanto, Cristo estaba en la muerte espiritual, separado del favor del Padre durante el tiempo que su cuerpo estuvo en el sepulcro y su alma en el Hades? ¡Increíble!
      3. Dice esta  teoría falsa que todos los fieles que estaban con Cristo en el Hades fueron llevados por El al Padre.
¿En qué se basa la doctrina de que los que mueren en Cristo no van al Hades, sino que van directamente al cielo?
      1. Fil. 1, “23  Porque de ambas cosas estoy puesto en estrecho, teniendo deseo de partir y estar con Cristo, lo cual es muchísimo mejor”. En base a este texto se argumenta que al morir Pablo estaría con Cristo y puesto que Cristo está en el cielo, Pablo también estaría en el cielo. Recuérdese, sin embargo, que Dios está en todo lugar. Véase el Sal. 139, “7  ¿A dónde me iré de tu Espíritu?  ¿Y a dónde huiré de tu presencia?  8  Si subiere a los cielos, allí estás tú;  Y si en el Seol hiciere mi estrado, he aquí, allí tú estás”. El Seol o el Hades es la región o esfera de los espíritus sin cuerpo. Ecl. 12:7 enseña que el espíritu vuelve a Dios que lo dio. Todo espíritu vuelve a Dios, porque El es el Padre de los espíritus (Heb. 12:9). Algunos creen que los perdidos van al Hades y que los salvos van directamente al cielo, pero este texto dice que el espíritu (de todos) vuelve a Dios. Por lo tanto, es muy cierto que cuando Pablo murió fue con Cristo, pero eso no es prueba de que fue directamente al cielo. ¿Cristo no está en el paraíso con los que mueren en El?
      Todos están de acuerdo que antes de salir Jesús del Hades estaban allí Abraham, Isaac, Jacob, etc. ¿No estaba Dios con ellos? De la misma manera Dios (Cristo) está con los que mueren fieles. Por lo tanto, Fil. 1:23 no prueba que Pablo fue directamente al cielo.
      2. 2 Cor. 12, “Conozco a un hombre en Cristo, que hace catorce años (si en el cuerpo, no lo sé; si fuera del cuerpo, no lo sé; Dios lo sabe) fue arrebatado hasta el tercer cielo.  3  Y conozco al tal hombre (si en el cuerpo, o fuera del cuerpo, no lo sé; Dios lo sabe),  4  que fue arrebatado al paraíso, donde oyó palabras inefables que no le es dado al hombre expresar”. No conviene hacer ningún argumento basado en este texto, porque ni el mismo Pablo sabía dónde estaba. Posiblemente estaba en el cuerpo y, por eso, no podía haber ido al cielo: 1 Cor. 15, “50 la carne y la sangre no pueden heredar el reino de Dios, ni la corrupción hereda la incorrupción”. En este texto Pablo mismo dice que no podemos ir al cielo en este cuerpo físico. Además, aunque no estuviera en el cuerpo, la Biblia no explica lo que es “el tercer cielo”. Puesto que la palabra paraíso se refiere al lugar donde Jesús y el ladrón fueron (Luc. 23:43) y que al mismo tiempo Jesús estaba en el Hades (Hech. 2:37, 31), entonces no es correcto decir que la palabra paraíso significa solamente el hogar eterno en el cielo.
      3. Apoc. 2, “7 Al que venciere, le daré a comer del árbol de la vida, el cual está en medio del paraíso de Dios”. Aquí obviamente el paraíso equivale al cielo pero, como se ve en el punto anterior, esta palabra no se usa solamente del cielo, sino también del lugar de reposo en el Hades.
Considérense los siguientes textos que refutan tal doctrina:
      1. Jn. 20, “17 .. aún no he subido a mi Padre”. Jesús dijo esto después de resucitar de entre los muertos; es decir, después de salir Jesús del Hades no fue inmediatamente al cielo. Más bien, estaba aquí en la tierra unos cuarenta días. Si El “libró” a todos los justos del Hades cuando El salió de allí, ¿dónde estaban éstos durante los cuarenta días? ¿acaso ellos fueron al cielo antes de ascender Jesús? No hay texto alguno que afirme tal cosa. Tales ideas que se basan en conclusiones erróneas acerca del significado del Hades sólo causan confusión.
      2.  Hech. 2, “33  Así que, exaltado por la diestra de Dios, y habiendo recibido del Padre la promesa del Espíritu Santo, ha derramado esto que vosotros veis y oís.  34  Porque David no subió a los cielos; pero él mismo dice:  Dijo el Señor a mi Señor:  Siéntate a mi diestra,  35  Hasta que ponga a tus enemigos por estrado de tus pies”. Pedro cita el Salmo 110:1 y explica que David no habló de sí mismo, sino del “Hijo de David” (el Mesías). Desde luego, David no hubiera llamado “Señor” a ningún descendiente excepto a Cristo. David murió, fue sepultado, y dice Pedro, “su sepulcro está con nosotros hasta el día de hoy”; es decir, David no había resucitado y no había ido al cielo. Por eso, no habla de sí mismo.
      Cristo, sin embargo, sí resucitó de entre los muertos y sí ascendió al cielo (Hech. 1:9-11). En cuanto a David, diez días después de la ascensión de Cristo, precisamente en el día de Pentecostés Pedro dice que David no subió al cielo. ¿Por qué no? Si Cristo hubiera abierto las puertas del Hades para “librar” a todos los justos cuando El mismo salió, ¿por qué dejó a David en el Hades? Si no “libró” a David, no “libró” a nadie. Si se argumenta que Pedro dice que David no subió al cielo cuando murió (pero que sí subió al cielo cuando Jesús resucitó o ascendió), obsérvese que Pedro cita Sal. 110:1 que habla del tiempo cuándo Cristo se sentó a la diestra de Dios; es decir, David es el que habla en este texto, pero no él, sino Cristo subió al cielo para sentarse a la diestra de Dios.
      Si en realidad Cristo hubiera “librado” a David y todos los justos del Hades cuando El resucitó o ascendió, obviamente Pedro no habría hablado de esta manera, explícitamente diciendo que “David no subió a los cielos”.
      3. 1 Cor. 15, “51  He aquí, os digo un misterio: No todos dormiremos; pero todos seremos transformados,  52  en un momento, en un abrir y cerrar de ojos, a la final trompeta; porque se tocará la trompeta, y los muertos serán resucitados incorruptibles, y nosotros seremos transformados. 53  Porque es necesario que esto corruptible se vista de incorrupción, y esto mortal se vista de inmortalidad”. La Biblia enseña claramente que esta transformación ha de ocurrir cuando Jesús venga la segunda vez; entonces los que van al cielo serán incorruptibles e inmortales. Entran con sus cuerpos espirituales o celestiales (1 Cor. 15:44). Si los que mueren en Cristo van directamente al cielo, no tienen cuerpos espirituales, pero la Biblia no habla de redimidos en el cielo sin cuerpos celestiales.
      4. 2 Cor. 5, “4  Porque asimismo los que estamos en este tabernáculo gemimos con angustia; porque no quisiéramos ser desnudados, sino revestidos, para que lo mortal sea absorbido por la vida”, pero si los que mueren en Cristo van directamente al cielo, están desnudos, porque todavía no tienen sus cuerpos celestiales (1 Cor. 15:44). Serán revestidos cuando resuciten. Es otro fenómeno del que no leemos en la Escrituras. ¡No leemos de redimidos desnudos en el cielo!
Al Estudio Anterior: El infierno: Sufrimiento que no termina - Mateo 25:46
Al Siguiente Estudio: El Fin Del Mundo