TRADUCTOR-TRANSLATE

Primera Corintios 11 (1)- EL AMOR Y LA AUTORIDAD, Dr. Stephen Jones


01/06/ 2017



Pablo dice en 1 Corintios 11:1,

1 Sed imitadores de mí, así como yo lo soy de Cristo.

En otras palabras, Pablo dice, siga mi ejemplo en la medida en que siga el ejemplo de Cristo. ¿En qué manera? Pablo nos acaba de decir en el versículo anterior que “como también yo agrado a todos en todo, no buscando mi propio beneficio, sino el de los muchos. Fue el estándar de comportamiento de Pablo, basado en la Ley del Amor, hacer lo que era beneficioso para los demás, en lugar de buscar su propio bienestar o “ganancia” personal. Como veremos más adelante en 1 Corintios 13:5, el amor no busca lo suyo, es decir, su propio beneficio, ya que no es egoísta. Así que Pablo defendía que otros siguieran su ejemplo de mostrar amor hacia los demás.

1 Corintios 11:2 continúa,

2 Os alabo porque os acordáis de mí en todo, y os apegáis a las tradiciones (instrucciones), tal como os las entregué.

La palabra traducida “tradiciones” es de paradosis, que significa “el acto de dar más o renunciar, la entrega, o lo que se transmite por palabra o por escrito, un precepto o enseñanza”. Lo que se enseña o se transmite de una a otra puede ser verdadero o falso, bueno o malo. En este caso, por supuesto, Pablo había transmitido el precepto del amor, por el que los creyentes deben buscar ser útiles a otras personas. Pablo confiaba, por tanto, que los creyentes corintios habían mantenido firmemente este principio de amor que les había transmitido a ellos por sus enseñanzas.

Pablo entonces les dice que este principio de amor debe ser el principio operativo en la relación entre los creyentes de la iglesia. Así que pone en marcha una discusión sobre la autoridad en la iglesia, como se ilustra en el matrimonio. Este tema parece a primera vista una desviación del tema que nos ocupa, hasta 1 Corintios 11:18, cuando Pablo lo aplica específicamente al problema de las divisiones y facciones de la iglesia.

Por lo tanto, a medida que estudiamos la discusión de Pablo sobre la autoridad de hombres y mujeres a partir de los versículos 3-27, debemos tener en mente el propósito de Pablo en la conclusión del asunto.


La Jefatura de Cristo
Pablo comienza en 1 Corintios 11:3, diciendo:

3 Pero quiero que sepáis que Cristo es la cabeza de todo varón, y el varón es la cabeza de la mujer, y Dios la cabeza de Cristo.

Pablo no explica su declaración de apertura, hasta los versículos 8 y 9, pero podemos decir por ahora que Pablo se refería a la historia de la Creación en los primeros capítulos del Génesis. Adán fue creado primero, y la mujer se formó a partir de él un tiempo después (Génesis 2:21,22). Así que Adán era la “cabeza”, pero la mujer era la “costilla”, en representación de su cuerpo.

La historia en el Génesis se convirtió en el modelo para el último Adán, Cristo, que es el actual Jefe de un mayor cuerpo espiritual llamado la Iglesia. Cuando Jesús murió en la Cruz, la terminología hebrea dijo que en la muerte estaba “dormido”. Por lo tanto, cuando el soldado clavó su lanza en el costado de Jesús (Juan 19:34), sin saberlo, profetizó de la Iglesia siendo sacada del costado de Cristo, mientras que el último Adán estaba dormido. Esto, dice Pablo, establece el principio de la jefatura dentro del contexto del amor, porque así como Cristo estaba dispuesto a dar Su vida por la mujer, por lo que también debe estarlo cualquier persona que funciona en la posición de liderazgo, ya sea como esposo o como apóstol de un cuerpo de la iglesia.

Pablo a menudo ha sido vilipendiado por su supuesta enseñanza sobre que las mujeres deben someterse a sus maridos; pero, en realidad, Pablo fue uno de los primeros grandes maestros que liberó a las mujeres. En una época donde las mujeres eran a menudo muy reprimidas, Pablo enseñó que ante los ojos de Dios, no hay varón ni mujer; porque todos vosotros sois uno en Cristo Jesús (Gálatas 3:28). Esta enseñanza radical fue muy controvertida, sobre todo en el judaísmo, y eso le trajo mucha oposición de la facción judía.

Del mismo modo, cuando estudiamos el Evangelio de Lucas, que en esencia nos presenta la perspectiva de Pablo, a las mujeres se les dieron posiciones destacadas. Por cada hombre a que se le dio honor, una mujer se le dio honor también, señalando cómo Dios había honrado a ambos con la revelación divina, el llamado y el propósito. Hoy en día gran parte de esto pasa desapercibido, pero en el siglo I, sin duda sorprendió a muchos y muchas frentes estaban fruncidas, mientras que las mujeres sonreían detrás de sus velos. Pero Pablo consideró necesario abordar la cuestión de los velos, no porque él deseaba reprimir a las mujeres, sino porque sus enseñanzas de liberación habían causado un problema en los que aplicaron sus principios fuera del contexto del amor. En otras palabras, Pablo trató de restablecer el equilibrio y la moderación, basado en el principio del amor. Pablo ya había establecido el principio de que no iba a usar su libertad para destruir la conciencia de los demás que no compartían su punto de vista.

El Prof. Charles Erdman escribe,

Fue la mucha enseñanza de Pablo de la igualdad lo que había conducido a la especial dificultad en Corinto. Esta enseñanza había sido mal interpretada por ciertas mujeres cristianas en el sentido de que en adelante eran independientes de sus maridos y, por lo tanto, desafiando una costumbre aceptada tanto por los judíos como por los cristianos, echaron a un lado sus velos y aparecieron así en las asambleas públicas. El velo había sido considerado por ellas como un símbolo de la dependencia y la sumisión. Dejarlo a un lado era una declaración de que su nueva condición en Cristo terminaba su antigua relación con sus maridos y las dejaba completamente libres e independientes en relación con ellos, como si no hubieran tomado los votos matrimoniales”. (Primera Epístola de Pablo a los Corintios, página 97).

El autocontrol de Pablo en comer lo sacrificado a los ídolos no debe tomarse en el sentido de que estaba poniendo a otros creyentes en esclavitud legalista, porque eso sólo sería perpetuar una visión que Pablo creía que era incorrecta. Pablo estaba tratando de cambiar la doctrina habitual, pero quería hacerlo de una manera amorosa. Así también, hay que ver sus declaraciones con respecto a hombres y mujeres. La costumbre había dictado desde hace tiempo que las mujeres estaban subordinadas a los hombres, y el velo de las mujeres era una costumbre que testificaba en silencio que estaban bajo autoridad.


La autoridad y la igualdad
Estar bajo la autoridad no es un indicador de desigualdad, excepto, por supuesto, en la mente de las personas imperfectas. Jesús mismo, dice Pablo, se sujetará al que le sujetó todas las cosas a Él (1 Corintios 15:28), aunque es igual en esencia a Dios (Filipenses 2:6). Jesús no sintió vergüenza ni represión subordinando todo lo que hacía y decía a la voluntad de Su Padre. Sin embargo, esto era debido a su unidad de pensamiento y propósito. El resto de nosotros, en este mundo de relaciones imperfectas, puede a menudo sentirse oprimidos y descontentos, no por la propia autoridad, sino debido a su mal uso y debido a las distintas creencias y opiniones.

La enseñanza de Pablo sobre este tema nos lleva de vuelta a los orígenes del hombre y a la autoridad terrenal, como está registrada en el libro de Génesis. La autoridad de un marido sobre su esposa, dice, se basa en el hecho de que “el hombre no procede de la mujer, sino la mujer del hombre (1 Corintios 11:8). Se refería al hecho de que la mujer fue sacada del hombre como un segundo paso en la Creación (Génesis 2:22,23). Por otro lado, Pablo se apresura a equilibrar esto recordando a la iglesia que el hombre tiene su nacimiento a través de la mujer (1 Corintios 11:12). Por lo tanto, tanto los hombres como las mujeres provienen el uno del otro de diferentes maneras, por lo que no son independientes el uno del otro. Su punto es que los hombres no deben abusar de su autoridad, y no deben considerar a su esposa como su esclava.

Sería difícil encontrar a otro hombre en esos días que se atreviera a hablar en contra de la costumbre en tal manera. Porque sugerir cualquier forma de igualdad entre hombres y mujeres era radical en aquellos días, debido a que la iluminación de la enseñanza del Nuevo Pacto era nueva. El propio Antiguo Pacto fue una forma de esclavitud espiritual, representada por Agar, la esclava (Gálatas 4:23). El pensamiento del Antiguo Pacto formó la base de la cultura en el judaísmo y de todo el mundo en diversas formas. Afectó prácticamente a todas las relaciones gubernamentales, incluyendo el matrimonio.

Pablo recibió su revelación del Nuevo Pacto durante su estancia en el Monte Sinaí en Arabia, poco después de su conversión. Pablo no consultó inmediatamente con carne y sangre (Gálatas 1:16,17), pero fue al mismo lugar donde Moisés recibió su revelación del Antiguo Pacto casi 1500 años antes. La luz que recibió no fue más allá de lo que los otros apóstoles habían recibido en gran parte debido a que recibieron la mayor parte de su formación antes de la Cruz y antes de que la luz de Pentecostés hubiera sido impartida. Jesús ciertamente emancipó las mujeres durante Su ministerio, pero esto en realidad no se convirtió en una revelación para los apóstoles hasta más tarde, cuando llegaron a verlo en términos del Nuevo Pacto.

En el estudio de la historia del Génesis, vemos en la historia general del primer capítulo, donde se da la orden de la Creación, que Dios creó “varón y hembra” al final del sexto día. Génesis 1:27 no hace ningún intento de dar los detalles que se ven en el segundo capítulo. El segundo capítulo se agranda en el primero, que nos dice que el hombre fue creado primero, y luego la mujer fue sacada de él más tarde. Esta es la base de la apelación principal de Pablo en 1 Corintios 11 en el establecimiento de la autoridad del hombre. En segundo lugar, el propósito de Dios en la creación de la mujer para unaayuda idónea para él (Génesis 2:20). Su igualdad de sustancia se ve en el hecho de que la mujer fue sacada del hombre y en el estado en Génesis 2:23, Esto es ahora hueso de mis huesos y carne de mi carne. Su unidad se ve en la siguiente versículo, porque el hombre se unirá a su mujer y serán “una sola carne”.

Esta unidad original se puede comparar a la unidad entre el Padre y el Hijo. No había ningún conflicto, ya que ambos estaban bajo Dios y conocían perfectamente Su voluntad. No había diferencias de opinión, y no había problemas de “conciencia” que pudieran dividirlos. Por lo tanto, en el flujo de la carta de Pablo, podemos ver cómo las cosas habían cambiado desde que había existido esta unidad original. En los días de Pablo, había muchos problemas de conciencia, que no podían ser resueltos por la autoridad terrenal. Sólo Dios mismo podría resolver estos problemas de conciencia, incluso porque el apóstol Pablo carecía de la singular autoridad de dictar a los demás apóstoles lo que creer y enseñar.

Por último, no es sino hasta Génesis 3:16, en el curso del juicio divino por el pecado, que Dios le dice a la mujer: tu deseo será para tu marido, y él te dominará. La implicación es que el pecado había creado división, aunque todavía no aparente, y que la división requeriría autoridad para ser implementada en términos de la propia voluntad imponiéndose sobre otro. El pecado ha traído discernimiento imperfecto, por lo que la voluntad de Dios ya no puede ser conocida completamente. Con el surgimiento de voluntades competidoras y opiniones divergentes, la autoridad tomó una mayor importancia desde el punto de vista de la aplicación práctica.

Por desgracia, dar la autoridad hombre no necesariamente le da la capacidad de ser justo en sus puntos de vista. La propia autoridad no confería una mayor comprensión de la mente de Dios. Por lo tanto, desde los albores del tiempo, la autoridad se ha utilizado de manera egoísta, y las mujeres a menudo han sido relegadas a la posición de sirvientas y esclavas.


Pablo, sin embargo, haciendo hincapié en el principio del amor en todas las cosas, busca corregir tales prácticas en todos los ámbitos de la vida. Cuando la autoridad se implementa con el amor de Dios, y cuando ambos cónyuges disciernen la voluntad de Dios, entonces es posible volver a la unidad original que fue vista antes de la entrada del pecado. Esto es lo que llamo una relación matrimonial de Nuevo Pacto.

Etiquetas: Serie Enseñanza
Categoría: Enseñanzas

Dr. Stephen Jones