TRADUCTOR-TRANSLATE

LAS LANGOSTAS DE MISTERIO BABILONIA NOS ROBAN NUESTROS PROPIOS HIJOS (Esclavitud a Misterio Babilonia), Dr. Stephen Jones



No poseer a nuestros propios hijos

Moisés continúa en Deut. 28:41,42,

41 Engendrarás hijos e hijas, pero no serán para ti, 
porque irán en cautiverio.

Este versículo parece estar fuera de lugar, pero cuando entendemos que las langostas se envían como ejércitos extranjeros de Dios para vencer a las personas y ponerlas en esclavitud, entonces el versículo 41 tiene mucho sentido. Estos ejércitos esclavizan a nuestros hijos e hijas, también. Les esclavizan como parte de la fuerza de trabajo, pero también en su educación en los caminos de Babilonia.

Del mismo modo, cabe señalar que el gobierno creó Licencias de Matrimonio, no tanto para regular el matrimonio en sí, sino más bien para convertirse en un tercer padre en el matrimonio. Así es como los “Servicios Sociales” del gobierno son capaces de quitar los hijos a sus padres, de acuerdo con su definición de “abuso infantil”. Si bien es cierto que muchos niños son abusados, también hay muchos ejemplos de los abusos del gobierno. Poco a poco, se están moviendo hacia un tiempo en el que puedan reclamar por completo a todos los niños y declarar que la enseñanza cristiana es “abuso infantil”.

El gobierno de Babilonia también ha creado los Certificados de Nacimiento, que son papeles comerciales enviados al Departamento de Comercio para registrar esclavos. La huella del bebé, como una huella digital, sirve como su firma, y al niño se le da un número de esclavo. Estos documentos se negocian luego entre los súper ricos y la “élite” de Babilonia, porque cada bebé tiene un valor comercial, en base a su futuro trabajo y producción. De esta manera, compran y venden los “cuerpos y las vidas (almas) de los hombres” (Rev. 18:13, The Emphatic Diaglot).

Los babilonios han refinado su sistema de esclavitud hasta el punto que los padres ya no son dueños de sus propios hijos, porque ellos son llevados al cautiverio casi tan pronto como nacen. La primacía de la unidad familiar tan valorada en virtud de la ley bíblica, junto con la Ley divina, se han desechado y los niños ahora son propiedad de los amos babilónicos.

42 La langosta [tselatsel, “murmullo, zumbido; sonido repetitivo”] consumirá todos tus árboles y el fruto de tu tierra.

Hay varias palabras traducidas como “langosta” en la Escritura. En Deut. 28:38 la palabra usada es arbeh, “enjambre de langostas”. El foco está puesto sobre el gran número. En el versículo 42 la palabra es tselatsel, que es una palabra que se centra en el sonido repetitivo que hacen.


Y así, mientras Moisés utiliza una palabra diferente para describir las langostas de Babilonia, él está empleando de nuevo el lenguaje metafórico de la profecía para describir cómo los opresores vienen a poseer todos tus árboles y el fruto de tu tierra. Los árboles son hombres (Deut. 20:19), y los hombres están hechos del polvo de la Tierra (Gen. 2: 7). Las palabras de Moisés, entonces, abarcan más que simples árboles y frutos literales; e incluyen a todas las personas y su trabajo.