TRADUCTOR-TRANSLATE

ENFERMEDAD FÍSICA, MENTAL Y ESPIRITUAL (Cap. 7: Deuteronomio-Discurso 8-Leyes de la Tribulación), Dr. Stephen Jones


En Deut. 28:27-29 Moisés advierte de otra maldición de la Ley que había de venir sobre una nación desobediente.

27 Yahweh te herirá con la úlcera de Egipto y con tumores y con sarna, y con comezón, de los que no puedas ser curado. 28 Yahweh te herirá con locura, con ceguera y con el desconcierto del corazón; 29 y palparás al mediodía, como un ciego anda a tientas en la oscuridad, y no serás prosperado en tus caminos; sino que sólo serás oprimido y robado continuamente, y no habrá quien te salve.

Esta maldición tiene que ver con la mala salud, física, mental y espiritual. La primera condición que aparece es “úlcera” (He., Shechiyn). El Gesenius Lexicon la define como elefantiasis:

Que se utiliza de una especie endémica de la lepra negra en Egipto, llamada por los médicos la elefantiasis, la piel que está siendo cubierta de escamas negras y los pies hasta la hinchazón”.

Esta es la misma palabra que se usa de la plaga de “úlcera” que vino sobre el pueblo de Egipto en la sexta plaga. La mayoría de los traductores no estaban familiarizados con este término médico, por lo que lo tradujeron como “úlcera”. Pero debido a que el término aparece en los escritos de los escritores seculares antiguos, como Gesenius Lexicon nos dice, se ha identificado correctamente como elefantiasis, que se describe de la siguiente manera:

La elefantiasis (el-e-fan-TI-a-sis) es el resultado de una infección del gusano tropical llamado filariasis (fil-a-RY-a-sis). Cuando los mosquitos infectados transmiten el parásito Wuchereria bancrofti a las personas, el gusano bloquea el sistema linfático. El bloqueo causa hinchazón en las piernas u otras partes del cuerpo, por lo que estas partes del cuerpo aparecen grandes e hinchadas, o parecidas al elefante”.

También sabemos por el mismo artículo que …

La hinchazón de la elefantiasis por lo general no se produce hasta que una persona ha sido picada muchas veces por los mosquitos portadores de enfermedades y ha tenido años de exposición a los mosquitos infectados.”

Por lo tanto, es de interés que cuando la sexta plaga golpeó Egipto, Dios ya había estado enviando mosquitos infectados a Egipto desde hacía mucho tiempo con estos gusanos parásitos. El milagro no estaba en la enfermedad en sí, sino en el hecho de que golpeó a todos los egipcios, al mismo tiempo inmediatamente después de que Moisés tiró algunas “cenizas” (KJV) u “hollín” (NASB) al aire (Éxodo 9:8). Además, no afectó a los hijos de Israel.

La maldición de la desobediencia, sin embargo, era que los israelitas experimentarían esta enfermedad, o tal vez las enfermedades transmitidas por mosquitos similares en general. Lo más notable en Estados Unidos es el Virus del Nilo Occidental, que fue identificado por primera vez en Uganda en 1937 y fue visto por primera vez en la ciudad de Nueva York en 1999. El propio nombre lo relaciona con el río Nilo, en Egipto.

La maldición también dice “tumores” (He., ophel, “colina, montículo, tumor”), que no es una enfermedad específica, pero es un síntoma de muchos tipos de problemas de salud. También se enumeran la “sarna” (He., Garav, “picor, costra”) y “comezón” (He., Kheres , “rascar; calor; también sol”). Estas condiciones parecen ser irritantes en lugar de enfermedades mortales. Ellas hacen la vida difícil, y por lo que espiritualmente significan cosas en la vida que son irritantes, incluso en varias áreas de la vida. Moisés dice que estos irritantes no se irán, ya que son enfermedades de la que no podrás ser curado, sin el arrepentimiento.


La locura y el desconcierto

En el versículo 28 Moisés se vuelve a las condiciones mentales como la “locura” y el “desconcierto del corazón”. La palabra hebrea para “locura” es shiggayon, que tiene que ver con una “emoción impetuosa” o el fanatismo. Jer. 29:26 aplica esta palabra a los falsos profetas también, donde se dijo a Semaías,

26 Yahweh te ha puesto por sacerdote en lugar del sacerdote Joiada, para que haya oficiales en la casa de Yahweh, a cargo de todo hombre loco que se las eche de profeta, poniéndolo en el calabozo y en el cepo.

Parece, pues, que la maldición de la Ley sobre una nación desobediente no sólo trae la enfermedad mental, sino también falsos profetas.

La frase en la NASB, el desconcierto del corazón, viene de la palabra hebrea timmahown, que significa asombrado, atónito, o dejado preguntándose qué hacer o qué decir. Hay un elemento de incertidumbre y hasta temor en este estado. En otras palabras, la maldición de la Ley significa que una nación desobediente no sabrá qué hacer o dónde acudir. No sabrán la respuesta a su problema.

Esto lo vemos representado también en Zac. 12:4,

4 En ese día”, declara Yahweh “Voy a golpear a todo caballo y su jinete con desconcierto [timmahown] y con locura [shiggayon]. Pero velaré sobre la casa de Judá, mientras que golpeo todo caballo de los pueblos con ceguera [ivvaron].

El uso que el profeta hace de los tres términos que utiliza Moisés hace de esto un cumplimiento evidente de la maldición de la Ley. De hecho, este pasaje, junto con Deut. 28:28, son los únicos lugares donde esos tres términos se usan juntos. Zacarías lo aplica al caballo y jinete, que a menudo tenían connotaciones militares en esos días. En otras palabras, los caballos no sabrían qué hacer, y los jinetes serían golpeados con locura.


La confusión de las dos Jerusalén

También se puede aplicar a los profetas locos y a las personas confundidas que escuchan sus opiniones sesgadas de la escatología. De hecho, Zacarías es probablemente el mejor ejemplo de esto, porque él es tal vez el más confuso profeta de todos ellos. Profetizan de Judá y de Jerusalén, sin distinguir entre las dos Jerusalén o entre la Casa verdadera y la falsa de Judá. La mayoría son confundidos porque ni siquiera saben que la palabra hebrea para Jerusalén es un dual, Ierushalayim, que literalmente significa, “dos Jerusalén”.

El idioma hebreo tiene tanto plurales como duales. En hebreo una palabra masculina normalmente se hace plural mediante la adición de “im” al final de la palabra. Un dual agrega “ayim” al final y significa precisamente dos objetos.

En el caso de Ierushalayim, los profetas del Antiguo Testamento nunca distinguieron las dos ni trataron de explicar el uso del dual. Sólo al hacerlo en el Nuevo Testamento nos encontramos con que de hecho hay dos Jerusalén, la celestial y la otra terrenal (Gal. 4:25,26). Como regla general, cuando los profetas hablan de “Jerusalén” en un sentido negativo, profetizan acerca de la Jerusalén terrenal; cuando hablan en términos elogiosos acerca de Jerusalén siendo restaurada en los últimos días, se están refiriendo a la celestial (o “Nueva”) de Jerusalén.

La mayoría de los profetas hablan de una u otra en cada sección de la profecía, pero Zacarías se mueve casi a la perfección de una a la otra sin previo aviso. Esto hace de Zacarías uno de los profetas más difícil de entender, porque sus profecías requieren mayor discernimiento por parte del lector. Los que no saben acerca de las dos Jerusalén nunca serán capaces de interpretar correctamente a Zacarías.

En Zac. 12:2 la Palabra del Señor al profeta dice,

2 He aquí, voy a poner a Jerusalén por copa de vértigo (que hará temblar) para todos los pueblos alrededor; y cuando haya asedio contra Jerusalén, también lo habrá contra Judá.

Se describe un asedio contra Jerusalén, que la mayoría de los maestros asumen es la Vieja Jerusalén. Pero este es un sitio en el que Dios defiende a Jerusalén (Zac. 12:8). Esto es totalmente diferente del sitio en Isaías 29:2,3, donde se dice que Dios está del lado de los que sitian Jerusalén; de hecho, Dios es el que pone sitio a Jerusalén. El hecho es que hay dos Jerusalén, y cada una estará en estado de sitio en su propia manera. La Nueva Jerusalén está actualmente en estado de sitio por el sistema babilónico que ha controlado las naciones del mundo durante muchos años; por lo tanto, vemos la persecución de los cristianos y la eliminación de Cristo de la vida pública, del gobierno, de los tribunales y del sistema educativo. Pero también hay otro sitio, esta vez de la Vieja Jerusalén, en el que dicha ciudad es destruida a causa de la profecía en Isaías 29:5,6 y otra vez en Jer. 19:11.

Zacarías profetiza desconcierto sobre los caballos y la ceguera sobre los jinetes. Muchos de los profetas hoy en día son jinetes ciegos, porque están ciegos al concepto de las dos Jerusalén. Por lo tanto, no disciernen lo que Zacarías está profetizando, porque lo aplican mal, pensando que Dios salvará a la Vieja Jerusalén. Están ciegos a la profecía de Pablo en Gal. 4:25-30, donde Pablo nos dice que el Antiguo Pacto es Agar y corresponde a la Jerusalén terrenal. Agar y sus hijos carnales no pueden heredar el reino, porque ellos no son los elegidos. Al final, deben ser “echados” (Gal. 4:30), junto con la Jerusalén terrenal, para que “Isaac”, el hijo de la Jerusalén celestial, pueda heredar todas las cosas.

No la comprensión esta profecía es una de las fuentes principales de aturdimiento entre "los caballos" que los profetas fanáticos o locos montan.

Esta condición se debe al hecho de que estamos bajo la maldición de la Ley por la desobediencia, y por lo tanto estamos experimentando lo que Moisés profetizó en la Ley.


Ceguera

Deut. 28:29 dice que iremos a tientas a mediodía como si fuera medianoche. Debido a que los ciegos son vulnerables a ser robados, por lo que también estas personas serán oprimidas y robadas continuamente. La ceguera es la fuente de esta calamidad económica. Debido a que la Iglesia estaba ciega, los babilonios fueron capaces de establecer un gobierno secreto conocido como “Misterio Babilonia”. Su función principal era robar a la gente continuamente y oprimirlos económicamente a través del Banco de la Reserva Federal, sin que ellos supieran que los estaban robando.

Isaías tiene mucho que decir acerca de esta ceguera. Dios siempre toma el crédito por el cegamiento de sus ojos, y por esta razón Él también es la fuente de curación. En cierto sentido, las personas fueron cegadas como una consecuencia natural del juicio divino a causa de su continua violación de la Ley. Pero en un nivel más profundo, Dios ciega los ojos de su pueblo por razones compasivas.

El patrón profético original de la ceguera se encuentra en Gen. 27:1, donde Isaac estaba ciego. Isaac era el hijo que Abraham dedicado a Dios en el altar en Génesis 22:9. Eso le hizo siervo de Dios, que más tarde se convirtió en sirviente ciego. El tema del siervo de Dios ciego forma una gran parte de la profecía de Isaías, especialmente Isaías 42:18-20.

A causa de la ceguera de Isaac, Jacob fue capaz de engañar a su padre para que le diera el Derecho de Nacimiento-Primogenitura. Esto provocó una situación judicial por la cual Jacob tendría que devolver la Primogenitura a Esaú en algún momento de la historia, con el fin de hacer justicia a Esaú y también para permitir que el plan de Dios procediera de manera legal. Esto es lo que ocurrió en 1948, como ya he explicado en mi libro, La Lucha por el Derecho de Nacimiento-Primogenitura (en castellano: http://josemariaarmesto.blogspot.com.es/2014/08/libro-la-lucha-por-el-derecho-de.html). Los representantes de Jacob, los británicos, estaban en el control de Palestina desde 1917, pero en 1948 se vieron obligados a dar la Tierra a los judíos sionistas, que eran los representantes modernos de Esaú-Edom.

Esto no se entiende bien porque la mayoría de los cristianos no son conscientes de que los descendientes de la Esaú fueron absorbidos por la judería en el 126 a 125 antes de Cristo. El historiador del primer siglo, Josefo, da una explicación completa de esta historia, concluyendo con la afirmación acerca de Edom o Idumea, “que de aquí en adelante no eran otra cosa que judíos” (Antigüedades de los Judíos, XIII, IX,1). Por lo tanto, las profecías dadas a Edom también se transfirieron a la comunidad judía y deben encontrar su plenitud allí, junto con otras profecías.

Los británicos, por el contrario, son descendientes de la casa de Israel. Incluso el término, Brit-ish, es una palabra hebrea compuesta que significa “Hombre del Pacto”. Su bandera se llama Unión Jack, y Jack es una versión abreviada de Jacob. Por lo tanto, “Jacob” dio la tierra a los herederos de Esaú-Edom en 1948, y los sionistas llamaron a su nueva nación Israel. Israel es el nombre de Primogenitura, lo que indica que el Derecho de Primogenitura fue devuelto a los herederos de Esaú en 1948 con el fin de permitir que el pleno propósito de Dios procediera de manera legal.

Nada de esto podría haber sucedido aparte de la ceguera que Dios había puesto sobre los británicos y sobre todo el pueblo de Dios en general, con la excepción del remanente, como explica Pablo en Rom. 11: 5-7.

Dios hizo esto con el fin de dar a Esaú la justicia que se le debía por la manera ilegal de Jacob de obtener el Derecho de Primogenitura en Génesis 27. En segundo lugar, Dios cegó los ojos de sus servidores con el fin de reducir su responsabilidad por sus acciones. En tercer lugar, Dios cegó los ojos de sus servidores con el fin de ponerlos en libertad, de acuerdo con la Ley en Éxodo 21:26. Estos temas los he explicado con mayor detalle en más de un libro. Los mejores para estudiar son La Lucha por el derecho de Nacimiento (en castellano: http://josemariaarmesto.blogspot.com.es/2014/08/libro-la-lucha-por-el-derecho-de.html) y ¿Quién es un Judío? (en castellano: http://josemariaarmesto.blogspot.com.es/2015/05/folleto-quien-es-un-judio-dr-stephen-e.html).

El punto a recordar en este estudio es que la maldición de la Ley exigía que Dios impusiera la ceguera sobre los israelitas desobedientes. Esto es de hecho una maldición, pero también es una bendición, ya que reduce la responsabilidad por sus acciones. Más importante, sin embargo, los profetas muestran que esta ceguera es parte del Plan Divino, que permite a Dios dar justicia a Esaú sin que el mundo sea consciente de lo que está sucediendo.


En otras palabras, se está cumpliendo la profecía, pero no como la mayoría de la gente piensa. El factor de desconcierto juega un papel más importante en esto que lo que el desconcertado se da cuenta, y los profetas están locos, ya que profetizan cosas que no entienden. Al final, sin embargo, todo se aclarará, y luego los hombres se maravillarán de que Dios fuera lo suficientemente soberano para cumplir con Su Palabra sin las ayudas de carne (metiendo sus manos para ayudar a Dios a conseguir Sus fines).

http://www.gods-kingdom-ministries.net/teachings/books/deuteronomy-the-second-law-speech-8/chapter-7-physical-mental-and-spiritual-disease/

No hay comentarios:

Publicar un comentario