TRADUCTOR-TRANSLATE

DIVERSIDAD DE DONES (7): INTERPRETACIÓN DE LENGUAS [Primera Corintios 12 (9)], Dr, Stephen Jones

22/06/2017



El noveno y último don espiritual que Pablo enumera es y a otro, interpretación de lenguas (1 Corintios 12:10).

Tenga en cuenta que estos son los dones espirituales, no el simple ingenio del alma como algunos creen. Si una persona aprende otro idioma, el alma es iluminada. Pero los Dones de Lenguas e Interpretación con algo que viene a través del espíritu de uno, no a través de la propia alma. Así que Pablo dijo en 1 Corintios 14:13,14,

13 Así que, el que habla en lengua extraña, pida poder interpretarla. 14 Porque si yo oro en lengua desconocida, mi espíritu ora, pero mi mente [del alma] queda sin fruto.

Cualquier persona puede utilizar la mente del alma para formular palabras en la oración. Tal oración es comprensible, porque el alma ora en su lenguaje familiar; pero la oración que viene de espíritu de uno deja a la mente del alma “estéril”; es decir, sin entender. La oración de la mente espiritual de uno no pasa por la mente del alma. La clave está en saber el origen de esa oración (del alma o del espíritu).


¿Qué ocurrió después de veinte años?
En el día de Pentecostés en Hechos 2:3-8, los originales 120 discípulos en el Aposento Alto comenzaron a hablar en otras lenguas, según el Espíritu les daba que hablasen. Las personas oyentes estaban atónitos de lo que hablaban, diciendo: ¿Cómo es que cada uno de nosotros les oímos en nuestra lengua en la que hemos nacido?”

Había por lo menos 17 idiomas diferentes ese día, enumerados en Hechos 2:9-11. Todos ellos eran lenguas terrenales conocidas que fueron claramente entendidas por los asistentes a la Fiesta de Pentecostés en Jerusalén. El Don de Interpretación no fue necesario ese día, ni hay ninguna indicación de que este don se le diera a nadie.

Pero veinte años después, la situación era muy diferente. La interpretación de lenguas era necesaria, aunque no siempre, por lo menos una parte del tiempo. ¿Que pasó? Este cambio representó una progresión a algo mayor o una degeneración a causa de algún defecto en los creyentes? Pablo no responde de manera directa, pero sí nos dice en 1 Corintios 14:18, Doy gracias a Dios que hablo en lenguas más que todos vosotros. Él no da ninguna indicación de que las lenguas desconocidas son malas de ninguna manera. ¿Qué pasó desde el día de Pentecostés que afectó a Pablo tanto como a cualquier otro creyente.

Además, Pablo confesó que oraba con su alma, así como con su espíritu. 1 Corintios 14:15 dice: “Oraré con el espíritu, pero oraré también con el entendimiento (mente). El espíritu de Pablo tenía una mente (o conciencia), pero aquí Pablo se refería a la mente de su alma. Si uno no entiende la diferencia entre el alma y el espíritu y que ambos tienen su propia mente, entonces esa persona tiene que volver a estudiar el segundo capítulo de la carta de Pablo. Sin tales antecedentes, los capítulos 12 y 14 no se pueden entender correctamente.


Las lenguas y la profecía
Como veremos más adelante en nuestro estudio de 1 Corintios 14, Pablo reconoce esta distinción en su discusión sobre la diferencia entre las lenguas y la profecía. La profecía viene en la lengua propia de uno (comprensible) y es esencialmente lo que ocurrió en el día de Pentecostés. Las lenguas se han convertido casi en sinónimo de lenguas desconocidos que necesitan interpretación para ser comprensibles. Por lo tanto, las lenguas, con interpretación son el equivalente a la profecía.

En el día de Pentecostés, el Espíritu Santo crea una nueva situación en la que el Don de Lenguas se normalizó en la Iglesia. Veinte años más tarde, hubo una nueva normalidad, en la que las lenguas requirieron interpretación para ser el equivalente de las lenguas que se hablaron en el día de Pentecostés. La mayor preocupación de Pablo era que las personas permanecieran en oscuridad, al no tener conocimiento de lo que el Espíritu estaba diciendo a la Iglesia.

Como veremos más adelante, esta fue también la gran preocupación de Isaías, que profetizó de las lenguas y nos mostró la diferencia entre las lenguas y la profecía. Pero 1 Corintios 12:7-10 fue sólo la introducción de Pablo a los nueve dones del Espíritu. Antes de exponer de ellos con mayor detalle, regresó a su conocido tema de la división y la unidad en la Iglesia.


Muchas partes del conjunto

11 Pero uno y el mismo Espíritu efectúa todas estas cosas, repartiendo a cada uno en particular como él quiere. 12 Porque así como el cuerpo es uno, y tiene muchos miembros [partes], y todos los miembros del cuerpo, siendo muchos, son un solo cuerpo, así también Cristo.

Pablo nos dice en primer lugar que estos son dones que se dan por el Espíritu como él quiere. En segundo lugar, estos dones son distribuidos entre la gente. No se debe esperar que todos tengan el mismo don o dones. El punto de Pablo es que Dios ha distribuido estos dones con el fin de permitir a los miembros del cuerpo de Cristo trabajar juntos en unidad. Ya que era normal que los creyentes tuvieran un número limitado de dones, Dios se aseguró de que todos nos necesitáramos unos a otros. Sólo si todos los dones operaban dentro del cuerpo podría esperarse poder satisfacer todas las necesidades espirituales que pudieran surgir.

El Plan Divino, entonces, fue diseñado para combatir el espíritu de sectarismo-denominacionalismo, ya que en donde la gente no tenía dones tenían que depender de un solo líder para satisfacer todas sus necesidades. El espíritu de denominacionalismo, visto por primera vez en los días de Moisés en el primer Pentecostés en el Monte Horeb, trató de resolver el problema de la falta de unidad mediante la sumisión a un solo hombre. En un sistema de este tipo, las personas dependen de un hombre para tener todos los dones espirituales.

Pero Pablo muestra que los dones fueron distribuidos entre las personas mismas. Aunque Pablo fue el apóstol de la Iglesia de Corinto en particular, no era un líder denominacional. Se reconoció la importancia de los dones espirituales se distribuye entre la gente, en lugar de concentrar todos los dones en un líder. Por lo tanto, cada vez que se está manifestando un don espiritual, el mismo apóstol, junto con todos los demás, se deben someter a la palabra o la operación del Espíritu.

La unidad no requiere de todo el mundo se someta a un hombre (que no sea el mismo Jesucristo). Tampoco se hace la unidad suponiendo que todos sean iguales, o tengan el mismo don o dones espirituales, o incluso de que todos ellos comparten la misma comprensión. La unidad es una cuestión de trabajar juntos, compartiendo juntos y ayudándose unos a otros por discernir lo que es anímico y lo que es espiritual. Por encima de todo, como dice Pablo en el capítulo 13, la unidad se basa en el amor, no en la uniformidad.


Muchas partes del cuerpo

13 Porque por un solo Espíritu hemos sido todos bautizados en un cuerpo, sean judíos o griegos, sean esclavos o libres, y a todos se nos dio a beber de un mismo Espíritu.

Las distinciones étnicas y de clase son abolidas en Cristo. La pared que dividía en el templo, que separaba a judíos de griegos, ha sido destruido en Cristo. Más adelante en este capítulo, Pablo trata con la división entre hombres y mujeres, que también fue representada en la pared divisoria del templo en Jerusalén.

El bautismo también era el mismo para todos sean esclavos o libres. Convertirse en un creyente en Cristo borra las diferencias de clase que los hombres habían impuesto en la sociedad. El cristianismo en el primer siglo fue el gran emancipador de los esclavos, tratando a todos los hombres y mujeres como iguales en Cristo. Con la Iglesia, Dios estaba formando una nueva nación con un nuevo orden social, una nueva cultura, una nueva forma de pensar, que iba en contra de las órdenes existentes de los hombres.


14 … el cuerpo no es un solo miembro, sino muchos. 15 Si el pie dijera: “Como no soy mano, no soy parte del cuerpo”, ¿por esa razón no sería del cuerpo? 16 Y si el oído dijera: “Porque no soy ojo, no soy parte del cuerpo”, ¿por esa razón no sería del cuerpo?

La ilustración de Pablo se presenta en el contexto de los dones espirituales. Las manos, los pies, los ojos, los oídos y todas las partes tienen sus dones naturales y efectos únicos en un cuerpo. Si un hombre es ciego, los oídos y las manos pueden complementar las necesidades del hombre, en cierta medida, pero no pueden sustituir a los ojos en verdad. Si un hombre no tiene pies, todavía podría caminar sobre sus manos, pero sus manos no puede sustituir realmente a sus pies. Todas las partes del cuerpo son importantes en sus propias formas. Lo mismo sucede con las partes del cuerpo de Cristo, por lo que nadie debe sentirse excluido por no tener el don que se dé a otro.


17 Si todo el cuerpo fuese ojo, ¿dónde estaría el oído? Si todo fuese oído, ¿dónde estaría el olfato? 18 Pero ahora Dios ha colocado los miembros cada uno de ellos, en el cuerpo, como él quiso.

Una vez más, Pablo enfatiza el hecho de que los dones se dan de acuerdo a la voluntad de Dios como él quiso, (griego: thelo). Hay lugar para desear los mejores dones, como Pablo admite en 1 Corintios 12:31, pero hay que recordar que estos son dones que se dan, no cosas que han de ser demandadas o tomadas sin permiso.


19 Y si todos fueran un solo miembro, ¿dónde estaría el cuerpo? 20 Pero ahora son muchos los miembros, pero un solo cuerpo.


La analogía de Pablo es que el cuerpo de todos está compuesto de muchas partes, todas las cuales tienen funciones únicas. Cada parte trabaja con las otras partes del cuerpo, permitiendo que el cuerpo en su conjunto funcione correctamente y para satisfacer sus necesidades. La principal preocupación de Pablo era que cada parte del cuerpo debía reconocer la importancia de las otras partes del cuerpo. Si cualquier parte del cuerpo estaba funcionando mal, Pablo quería ser un sanador, no un cirujano.

Etiquetas: Serie Enseñanza
Categoría: Enseñanzas

Dr. Stephen Jones

No hay comentarios:

Publicar un comentario