TRADUCTOR-TRANSLATE

VIVIR CON MIEDO - Volver a Egipto (Cap. 18: Deuteronomio-Discurso 8-Leyes de la Tribulación), Dr. Stephen Jones




Las maldiciones por la desobediencia alcanzan su clímax en Deut. 28:66-68,

66 y tendrás tu vida como pendiente de un hilo delante de ti, y estarás con miedo de noche y de día, y no tendrás seguridad de tu vida. 67 Por la mañana dirás: ¡Quién diera que fuese la tarde!; y a la tarde dirás: ¡Quién diera que fuese la mañana!, por el miedo de tu corazón con que estarás amedrentado, y por lo que verán tus ojos.

Moisés dijo al pueblo que cuando Dios impusiera el yugo de hierro sobre ellos, la nación sería destruida, muchas personas serían asesinadas, y muchas serían deportadas a otras tierras, ya sea como esclavos o reubicados como cautivos en otras partes del mundo. En el momento de la guerra y el asedio, nadie podía saber a ciencia cierta quién iba a vivir o morir. El mundo de todos está al revés en tiempos turbulentos, y el miedo se convierte en la emoción predominante en casi todas las personas.

En momentos como ese, la fe es lo único que puede sostener a la gente. El mero pensamiento positivo es insuficiente. La fe viene por el oír (Rom. 10:17), que es también obediencia. Sema significa tanto oír como obedecer. Por lo tanto, la fe se manifiesta como la obediencia, que trae las bendiciones de Dios. En un momento de sitio, donde Dios ha decretado que la nación debe estar bajo un yugo de hierro a causa de la desobediencia nacional, el remanente de gracia son los que realmente sirven a Dios en obediencia a Su voz. Por lo tanto, tienen el derecho de esperar la protección de Dios, incluso en tiempo de juicio divino.


El sello de protección

Leemos en Ezequiel 9:4 que Dios sella un remanente para protegerlos en esos momentos. El remanente se somete al juicio divino y está dispuesto a ir en cautiverio. Daniel fue un ejemplo de esto, pues fue llevado a Babilonia algunos años antes de la destrucción de Jerusalén. Jeremías, también, fue tratado bien por los babilonios e incluso se le permitió viajar a donde quisiera, porque obedeció a la Palabra del Señor.


7 Y los muertos caerán en medio de ti, y sabréis que yo soy Yahweh. 8 Sin embargo, dejaré un remanente, porque tendréis algunos que escaparán del cuchillo entre las naciones cuando seáis esparcidos por las tierras.

En Ezequiel 5, al profeta se le dijo que se cortara el cabello y lo dividiera en tres montones. Una montón debía ser quemado, otro sería picado por una espada, y el otro se dispersaría al viento. Esto profetizó los diferentes destinos de la gente de Jerusalén (Ezequiel 5:5). Sin embargo, a Ezequiel también se le dijo que reservara unos cuantos cabellos para representar al remanente:

3 Toma también de ellos unos pocos en número y los atarás en el vuelo de tu manto. 4 Y de nuevo tomarás algunos de ellos, y los echarás en el fuego, y los quemarás en el fuego; y de allí el fuego se extenderá a toda la casa de Israel.

Aquí el remanente es separado del cuerpo principal de Israel y colocado en el manto del profeta, que representa a Dios en esta imagen verbal. Están protegidos por Dios, porque han sido “dedicados” a Dios de acuerdo a la Ley de Devoción. Dedicarse legalmente significa ser colocado bajo la propiedad y la autoridad directa de Dios.

Algunos de estos devotos también son arrojados al fuego. Esto ilustra el hecho de que muchos de los remanentes son perseguidos por el cuerpo principal de la gente, a pesar de que están bajo la protección personal de Dios. Esto no quiere decir que Dios no puede hacer nada para protegerlos, sino más bien que Dios los envía a una muerte segura por una razón muy específica: al quemarse de ellos él fuego se extenderá a toda la casa de Israel.

Cuando Dios pronuncia el juicio sobre una nación, acto seguido, envía un profeta o uno del remanente a ellos con el fin de permitir a la nación la oportunidad de obtener misericordia. Tal es el carácter misericordioso de Dios. Por ejemplo, cuando David pecó, Dios envió a Natán a él con una historia acerca de un hombre rico que tomó la única oveja de su vecino pobre con el fin de alimentar a su huésped (2 Samuel 12:1-6). La airada respuesta de David ajustó el nivel de su propio juicio, porque él mismo era el “rico” (2 Sam. 12:7).

David, por supuesto, no puso a Natán a muerte por su insolencia, pues a pesar de su pecado, David era un hombre conforme al corazón de Dios. La mayor parte del tiempo, sin embargo, los profetas y el remanente de gracia son juzgados y asesinados por los líderes religiosos. Sus perseguidores no se dan cuenta de que están perdiendo su última oportunidad para ser misericordiosos para que ellos mismos alcancen misericordia de Dios (Mat. 5:7).

Y así, no se puede suponer que la propia fe y obediencia evitarán la muerte. Dios ha llamado a muchos a ser mártires con el fin de que Dios puede dar la oportunidad de extender la misericordia a los que están en peligro de juicio inminente. El remanente de gracia sabe, sin embargo, que están en las manos de Dios, y que si se les mata, sin duda será para bien, en la medida en que al Plan Divino se refiere.

De hecho, hay otro fuego que su muerte causará. Ellos reciben el Bautismo de Fuego de Dios, que inicia un movimiento del Espíritu Santo en la nación. Este es el lado positivo del “fuego” que brota de la muerte del remanente.

La fe del remanente vencedor anula el miedo omnipresente que se apodera de la nación, o incluso de la Iglesia, en tiempos de guerra.


Volviendo a Egipto

Moisés concluye en Deut. 28:68,

68 Y Yahweh te hará volver a Egipto en navíos por el camino del cual te dijo, “¡Nunca más volverás!” Y allí os ofrecerán en venta a vuestros enemigos como esclavos y esclavas, pero no habrá comprador.

Cuando Dios sacó a Israel de Egipto, Él los rescató del cautiverio y la esclavitud. Moisés nos dice que Dios prometió a Israel, “¡Nunca más volverás!” Y sin embargo, nos encontramos con que un cautiverio yugo de hierro significa que “Yahweh te hará volver a Egipto. ¿Es esto una contradicción? De ningún modo. En primer lugar, la palabra “nunca” en la NASB es la palabra hebrea lo que significa “no”. Debería traducirse: “No volverás otra vez.

En segundo lugar, esta promesa estaba condicionada a su obediencia. Todas las bendiciones de Dios en el Antiguo Pacto estaban condicionadas a la obediencia. Deuteronomio 28 lo deja muy claro. Es sólo bajo el Nuevo Pacto que se cumplen las promesas de Dios, por virtud de Él mismo; Dios toma la iniciativa y engendra a Cristo en nosotros. Lo que es nacido de Dios no peca (1 Juan 3:9, traducción literal). El hombre de la nueva creación dentro de nosotros es tan incapaz de pecado como Jesucristo lo era y lo es. Por lo tanto, no hay manera de que Cristo en usted pueda ser llevado de vuelta a la casa de la servidumbre del pecado. Ni está el hombre de la nueva creación “bajo la Ley”, porque la Ley sólo puede juzgar a los pecadores. (El término “bajo la Ley” significa bajo la sentencia-acusación de la Ley a causa del pecado).

Pero a la nación desobediente (parafraseando la declaración de Moisés), el Señor los llevaría de vuelta a la casa de servidumbre como cargamento, a pesar de que Dios había dicho que esto no ocurriría si la gente continuaba obedeciéndole. De hecho, como muchos van como esclavos abría exceso de oferta para los compradores; saturando el mercado, y los esclavos permanecerían sin vender incluso a precios de ganga.

La declaración de Moisés predice una gran cantidad de esclavos. Mirando a través de los ojos del Nuevo Pacto, no es difícil ver que todos los que permanecen bajo el Antiguo Pacto están “en Egipto”, es decir, en la casa de servidumbre. Egipto es un tipo del mundo que trabaja en la esclavitud del pecado (ilegalidad). Es sólo a través del Nuevo Pacto que el Espíritu Santo puede engendrar a Cristo en cualquier hombre, escapando de este modo del juicio que viene sobre el “hombre viejo” (Rom. 6:6). El viejo hombre es la identidad de aquellos que son de la familia del hombre viejo Adán.

Cuando Jesucristo vino en Su Primera Venida como el Mediador del Nuevo Pacto, muchos no podían desprenderse del Antiguo Pacto, porque ellos todavía tenían confianza en su capacidad para agradar a Dios a través de sus obras. No se dieron cuenta de que al rechazar a Cristo, rechazaron a quien lo envió. Ellos trajeron juicio sobre sí mismos, y cuarenta años más tarde Jerusalén y el templo fueron destruidos.

En esa destrucción, muchos fueron asesinados, y otros fueron vendidos como esclavos en Egipto y en otros lugares. Josefo nos dice en Las Guerras de los Judíos, IX, 3,

Ahora se recogió el número de los que fueron llevados cautivos durante toda esta guerra como noventa y siete mil; como el número de los que perecieron durante todo el asedio, era un millón cien mil ...”

Se habla más de los que fueron vendidos como esclavos en Las guerras de los Judíos, IX, 2,

Así que este Fronto mató a todos los que habían sido sediciosos y ladrones, que fueron acusados de uno en otro; pero de los hombres jóvenes, escogió los más altos y hermosos, y los reservó para el triunfo [desfile en Roma]; y en cuanto al resto de la multitud que tenían por encima de diecisiete años de edad, los puso en esclavitud y los envió a las minas de Egipto”.

Tal fue el juicio del yugo de hierro que vino sobre Judá y Jerusalén en el primer siglo. El judaísmo se sorprendió de que Dios les pusiera el yugo de hierro y permitiera que el templo fuera destruido. Ellos no entendían la Ley, ni tampoco creían las palabras de Jeremías y Daniel sobre el envío de Roma, el reino de hierro. Sin embargo, los cristianos de Jerusalén comprendieron, porque salieron de la ciudad durante una pausa en los combates y así se salvaron.

--------

Esto concluye el discurso final de Moisés que fue apoyado y ratificado por los ancianos de Israel. Todo este discurso es la culminación de la propia Ley, y también profetizaba la destrucción total de Israel y de Judá que estaba aún por llegar.

En Éxodo 19:8 el pueblo había prometido obediencia a Dios bajo el Antiguo Pacto. A pesar de que sus intenciones eran buenas, eran incapaces de comprender el hecho de que su carne no podía cumplir su promesa. Dios hizo provisión para el arrepentimiento, así por la Ley de Sacrificios y por la restitución a todas las víctimas de injusticia, pero con el tiempo la gente también se negó a arrepentirse.

El fracaso de la carne para ser obediente se convirtió en la causa del juicio divino de acuerdo con la Ley de la Tribulación en Deuteronomio 28. La destrucción final de Israel y de Judá se profetizó incluso antes de entrar en la Tierra de Canaán. Moisés ciertamente entendió esto, como veremos en sus profecías posteriores, pero es igualmente cierto que algunos de los otros israelitas pudieron concebir tal resultado.


En el siguiente libro, exponiendo Deuteronomio 29-31, se nos da la solución divina. Deuteronomio 29 expone un Segundo Pacto, el juramento de Dios, por el cual las promesas no pueden fallar. Al igual que la promesa incondicional a Abraham, este juramento divino establece el Nuevo Pacto, por el cual se asegura el éxito final del Reino. Esta sección termina con la puesta en marcha de Josué el Efraimita, que es el tipo de Jesucristo en Su Segunda Venida.

http://www.gods-kingdom-ministries.net/teachings/books/deuteronomy-the-second-law-speech-8/chapter-18-living-in-fear/

No hay comentarios:

Publicar un comentario