TRADUCTOR-TRANSLATE

LA LENGUA DESCONOCIDA-Don de lenguas v/ cautiverio de la mente carnal (Cap. 13: Deuteronomio-Discurso 8-Leyes de la Tribulación), Dr. Stephen Jones




¡SENCILLAMENTE GENIAL!



Moisés describe las condiciones bajo el yugo de hierro en Deut. 28:49,50,

49 Yahweh traerá contra ti una nación de lejos, desde el extremo de la tierra, que vuele como el águila, una nación cuya lengua no entiendas, 50 una fiera de rostro, que no tendrá respeto al anciano, ni mostrará compasión del niño.

La primera cosa a tener en cuenta es que Dios toma el crédito por traer esta nación lejana para poner a Israel bajo el yugo de hierro. Por lo tanto, si Israel quisiera cambiar la situación, ellos tendrían que tratar con Dios, no con el mismo opresor. La razón de la cautividad era el deseo carnal de Israel de vivir bajo las leyes de los hombres, por lo que Dios les concede su deseo mostrándoles cómo las leyes de los hombres pueden ser opresivas.

Dios usó los cautiverios de yugo de hierro para distinguir al remanente de gracia de aquellos cuyos corazones se endurecieron. Y así Moisés también habla proféticamente de otro aspecto del yugo de hierro que es poco entendido; dice que el yugo de hierro se les impone por una nación cuya lengua no entiendas (Deut. 28:49).


Los ebrios de Efraín

En Isaías 28 se da una mayor comprensión de esta profecía. Este es el gran capítulo “pentecostal” del Antiguo Testamento, porque habla de la “lengua desconocida” y el propósito de Dios con este don.

Isaías 28:1 presenta la profecía diciendo: “¡Ay de la corona de soberbia de los ebrios de Efraín! Efraín estaba borracho con el vino de los dioses extranjeros, mientras que debería haber sido lleno del Espíritu. Pablo dice en Ef. 5:18,

18 Y no os embriaguéis con vino, en lo cual hay disolución, sino sed llenos del Espíritu.

El contraste y la comparación entre el vino y la llenura del Espíritu Santo es visto por todas partes en la Escritura. Lo vemos más claramente en Isaías 28. Los sacerdotes y profetas de Israel estaban tambaleándose y aturdidos por el excesivo “vino”, cuando deberían haber sido llenos del Espíritu (Isaías 28:7). Sus mesas estaban llenas de vómito, cuando sus bocas deberían haber estado llenas de la Palabra del Señor (Isaías 28:8).

El profeta pasa a decirnos que el pueblo no quiso oír la Palabra del Señor porque les fue dada en su propio idioma, y así dijo Dios en Isaías 28:11,

11 En efecto, Él hablará a este pueblo a través de tartamudos, y en una lengua extranjera.

En otras palabras, el pueblo no quiso oír la profecía en su propio idioma hebreo, así que Dios les habló en una lengua extranjera.


La señal de las lenguas bajo el Nuevo Pacto

El apóstol Pablo cita este versículo en 1 Cor. 14:21, diciendo:

21 En la ley está escrito: “En otras lenguas y con otros labios (extranjeros) hablaré a este pueblo, y aun así no me van a escuchar”, dice el Señor.

Pablo concluye,

22 De manera que las lenguas son por señal, no a los que creen, sino para los incrédulos; pero la profecía es una señal, no para los incrédulos, sino para los que creen.

Las lenguas son una señal dada a los incrédulos, mientras que la profecía es una señal para los creyentes.

¿De dónde Pablo sacó esta idea? La obtuvo a partir del ejemplo de Israel en Isaías 28. La mayoría de los hijos de Israel no creían la profecía de Isaías, cuando se mencionaba en su propio idioma hebreo. Eran “burladores” (Isaías 28:14). Así que Dios les dio la Palabra a través de los asirios, que hablaban en “una lengua extranjera”. Era una palabra de juicio divino, porque ordenó a los israelitas hacer las maletas y trasladarse a un país extranjero.

En otras palabras, si las personas no quieren o no pueden oír la Palabra de profecía en su propio idioma, Dios les hablará en una lengua desconocida. Por lo tanto, la profecía se da como una señal para los creyentes, mientras que las lenguas se dan como una señal para los incrédulos.

El don de lenguas es también una señal para la propia mente carnal de uno, que es incapaz de creer en la Palabra del Señor. La mente natural (anímica) no puede comprender las cosas del Espíritu, como Pablo nos dice en 1 Cor. 2:14,

14 Pero el hombre natural [del alma] no percibe las cosas que son del Espíritu de Dios; porque para él son locura, y no las puede entender, porque se han de discernir espiritualmente.

La mente carnal es el “hombre viejo” en Rom. 6:6, que hemos heredado de Adán. Esto hombre viejo puede ser muy religioso, pero no puede comprender las cosas espirituales. Su inclinación religiosa hace que se malinterpreten las Leyes de Dios, que son espirituales (Rom. 7:14) y las convierte en “tradiciones de los hombres”. Pablo también dice que esta misma mente carnal realmente está en guerra con Dios (Rom. 7:23) a causa de su desacuerdo e incredulidad.

Por lo tanto, a la mente incrédula, carnal, Dios la habla en lengua extraña, a fin de ponerla en cautiverio. Pablo dice en 2 Cor. 10:4,5,

4 porque las armas de nuestra milicia no son carnales, sino poderosas en Dios para la destrucción de fortalezas. 5 Derribando argumentos y toda altivez que se levanta contra el conocimiento de Dios, y poniendo todo pensamiento en cautiverio a la obediencia de Cristo.

Cuando la mente carnal es juzgada por la Ley de Dios, es puesta en cautiverio, de manera que la nueva creación del hombre, que tiene la mente de Cristo, pueda gobernar en la vida del creyente.


La profecía es un don mayor

Una vez que entendemos las revelaciones fundamentales de Moisés e Isaías, podemos ver mejor cómo Pablo las aplica en su carta a los Corintios. También podemos entender mejor por qué la profecía es superior a las lenguas, como dice Pablo en 1 Cor. 14:5,

5 Yo quisiera que todos vosotros hablaseis en lenguas, pero aún más que profetizarais, y mayor es el que profetiza que el que habla en lenguas, a no ser que las interprete para que la iglesia reciba edificación.

Así como habría sido mejor para los hijos de Israel “escuchar” la profecía de Isaías, en lugar de esperar a que los asirios les hablaran la Palabra del Señor en una lengua desconocida, también es mejor profetizar en un idioma conocido que recibir la Palabra en una lengua desconocida. Pablo explica también cómo la interpretación puede superar la barrera del idioma. Sin embargo, la implicación es que la mente carnal es el “infiel” dentro de nosotros mismos. Por lo tanto, todos los pensamientos de la mente carnal deben ser llevados a la cautividad.


Por lo tanto, el don de lenguas es una de las maldiciones de la ley. Esto no quiere decir que las lenguas sean una cosa mala; de hecho, se trata de un don espiritual. Al igual que todas las “maldiciones de Dios” están diseñadas para disciplinar y corregir al incrédulo con el fin de llevar a todos los hombres a un acuerdo con la mente de Dios. Moisés dice que las lenguas es uno de los signos del yugo de hierro. Isaías expande en esta idea, aplicándola a los asirios que fueron llamados a llevar a los israelitas incrédulos en cautiverio. 

Pablo la aplica a nosotros personalmente, lo que demuestra que la mente incrédula carnal, debe ser llevada a un cautiverio de hierro yugo a través del don de lenguas, hasta que seamos capaces de escuchar la voz de Dios en nuestra propia lengua.


NOTA DEL ADMINISTRADOR:

Damos testimonio por nuestra experiencia de que esto es así. Antes de cruzar el Jordán orábamos mucho en lenguas; después este don ya no fue necesario, prácticamente casi nunca; pues el hombre viejo con su mente carnal quedó atrás, sepultado en el Jordán. Es por ello que las personas en el desierto de Pentecostés deberían orar mucho en lenguas y no tanto en su idioma natural, para negar su mente carnal y llevar sus pensamientos, razonamientos y altiveces cautivos en obediencia a Cristo. En la tierra prometida de Tabernáculos todos los dones pasan a un segundo término en favor del amor, que es la señal de la madurez. Incluso la oración vocal en lengua conocida cede más y más en favor del silencio de la oración mística, contemplativa, o de quietud y del asentimiento o acuerdo con Dios en gozoso contentamiento.

1Cor. 13:8 El amor no caduca jamás; pero las profecías caerán en desuso, y cesarán las lenguas, y el conocimiento actual quedará fuera de uso. 9 Porque en parte conocemos, y en parte profetizamos; 10 mas cuando venga lo perfecto, entonces lo que es en parte quedará fuera de uso. 11 Cuando yo era niño, hablaba como niño, pensaba como niño, razonaba como niño; mas cuando me hice hombre, dejé a un lado lo que era de niño. 12 Pues ahora vemos mediante espejo, borrosamente; mas entonces veremos cara a cara. Ahora conozco en parte; pero entonces conoceré tan cabalmente como soy conocido. 13 Y ahora, permanecen la fe, la esperanza y el amor, estos tres; pero el mayor de ellos es el amor.


http://www.gods-kingdom-ministries.net/teachings/books/deuteronomy-the-second-law-speech-8/chapter-13-the-unknown-tongue/