TRADUCTOR-TRANSLATE

LA BENDICIÓN Y LA MALDICIÓN (Cap. 3 de Deuteronomio-Discurso 8-Leyes de la Tribulación), Dr. Stephen Jones




La declaración conjunta entre Moisés y los ancianos de las tribus de Israel da instrucciones para hacer un voto después de entrar en la tierra de Canaán. Leemos en Deut. 27:11-13,

11 Moisés también acusó a la gente en ese día, diciendo: 12 Al cruzar el Jordán, éstos estarán sobre el monte Gerizim para bendecir al pueblo: Simeón, Leví, Judá, Isacar, José y Benjamín. 13 Y para la maldición, éstos estarán sobre el monte Ebal: Rubén, Gad, Aser, Zabulón, Dan y Neftalí.

La Escritura no nos da el texto exacto de este mandamiento, sólo nos dice que esto es lo que mandó Moisés a Israel hacer en el futuro, después de asegurar su lugar en la tierra de Canaán.


El significado del monte Gerizim

En primer lugar, veamos el significado de monte Gerizim. Gerizim es plural para Garaz, “cortar”. ¿Por qué Dios escogió Gerizim, y por qué fue una bendición para ser “cortada”? La pregunta es, ¿cortada de qué?

La clave, creo, se ve cuando desglosamos el significado preciso de Garaz. La palabra está escrita en hebreo:

gimel (camello, significando el orgullo)
Resh (cabeza)
zain (arma).

El “arma” es la Espada del Espíritu, que se utiliza para cortar la cabeza de orgullo. Ese parece ser el bien de la obediencia, porque el orgullo es la raíz de la maldad. La Ley fue dada para enseñarnos humildad y obediencia con el fin de cortar la cabeza de orgullo.

También hay otro punto de vista en nuestra aproximación al significado de esta palabra. Si tomamos gimel y resh como letras de una sola palabra, se deletrea ger (Strong 1616). Que significa “extranjero, extraño, o invitado”. En este caso, se referiría a cortar el contacto con los dioses de los extranjeros con el fin de servir al Dios de Israel.

En los últimos años, muchos adoptaron la actitud de superioridad racial, intelectual y espiritual sobre las otras naciones. Tal punto de vista no puede ser apoyado por nuestra visión del monte Gerizim, porque se nos dice que muchos extranjeros estaban presentes cuando las bendiciones y maldiciones de la Ley se leyeron. Josué 8:33 lista “al extranjero [ger], así como al nativo” que fueron llamados a dar testimonio diciendo “Amén, Amén”.

En otras palabras, Israel no estaba siendo cortada de aquellos que no son israelitas pero que habían depositado su fe en el Dios de Israel. En su lugar, habían renunciado a los dioses de sus padres y se habían convertido al Dios de Israel, disfrutando de la ciudadanía plena con la misma responsabilidad de ser obedientes a la Ley. De hecho, Josué 8:35  concluye diciendo:

35 No hubo palabra alguna de todo cuanto mandó Moisés, que Josué no hiciese leer delante de toda la asamblea de Israel con las mujeres y los más pequeños y los extranjeros que vivían entre ellos.

La Ley nunca fue dada exclusivamente a los descendientes físicos de Israel. La Ley es la norma moral de la mente de Dios, que define la plena estatura de Jesucristo (Efesios 4:13). Toda la humanidad cumplirá con esta norma, pues todos son parte de la Creación de Dios. Esto se profetizó, también, por el hecho de que fue Joshua-Josué (Yahshua, Jesús) quien leyó esta Ley y cumplió todo lo que Moisés había mandado. Por lo tanto, cuando el verdadero Yahshua apareció, corrigió las opiniones de los hombres mediante el tratamiento a los extranjeros con el mismo respeto y amor.


El significado del Monte Ebal

Ebal es un nombre hebreo que significa “piedra, monte pelado, calva”. Significa un lugar que no tiene “nada” en él, ya que estaba desprovisto de árboles y otras señales de vida. Gesenius Lexicon en su explicación también le da el significado, “vacío de hojas”.

Si desglosamos el nombre en el significado básico de sus letras, vemos que se escribe:

ain (ojo, viendo o que se manifiesta)
yod (trabajo o hecho)
beth (casa u hogar)
lamed (aguijón de buey, autoridad)

De este modo, se transmite la idea de ver la obra de la casa de autoridad.

El significado es claro, sin embargo, si combinamos las dos últimas letras, beth y lamed, porque esto se deletrea bal o Baal. En otras palabras, el Monte Ebal transmite la idea de ver o manifestar las obras de Baal. También hay otra palabra hebrea, bal, que significa “fracaso”, lo que implica “nada”. (Ver Strong # 1077) Las obras dedicadas a dioses falsos (baales) son “nada”, porque son “vacías de hojas” y fallan en producir vida.

Este es el lugar de la maldición de la Ley. La Ley busca la fecundidad, pero sólo encuentra una roca desnuda sin ningún signo de vida. A la inversa, podemos decir que cuando los hombres son continuamente infieles y rebeldes a la Ley, sus obras son nada, porque son inútiles y sólo producen la muerte. Estas obras son juzgadas por "la maldición de la Ley".


Las seis tribus en el monte Gerizim

Las seis tribus llamadas a pronunciar las bendiciones de la obediencia fueron:

Simeón ( “oír; obedecer”)
Leví ( “carpintero”)
Judá ( “alabanza”)
Isacar ( “contratar, hay una recompensa o premio”)
José ( “que va a añadir”)
Benjamín ( “hijo de mi mano derecha”)

¿Por qué se eligieron estas tribus pronunciar la bendición desde el monte Gerizim? Puede tener que ver con el significado profético de sus nombres, ya que si los encadenamos juntos, se puede leer algo como esto:

Oír y obedecer (la ley), unido con la alabanza, será recompensado, porque él se sumará (bendición) haciendo de él un hijo de mi mano derecha.

En otras palabras, mientras que la fe resulta en la justificación, la obediencia resulta en la filiación. Tenga en cuenta que la Pascua requiere fe; Pentecostés requiere obediencia; y Tabernáculos requiere un acuerdo con el carácter de Cristo y Su Plan. La recompensa es recibir plena autoridad de los hijos de Dios para ejercer el Mandato de Dominio en la Tierra.


Las seis tribus en el Monte Ebal

Las seis tribus llamadas para advertir de las maldiciones de la ley son:

Rubén (“He aquí, un hijo”)
Gad (“una tropa; invadido; tener la victoria”)
Aser (“feliz; bendito”)
Zabulón (“vivienda; morada”)
Dan (“juez”)
Neftalí (“mi lucha”)

A primera vista, parece extraño que Rubén se colocara a la cabeza en el monte Ebal, porque uno pensaría que iba a aparecer en las bendiciones de la Filiación en el Gerizim. Sin embargo, recuerde que aunque era el hijo mayor, perdió la Primogenitura por profanar el lecho de su padre (1 Cr. 5:1). Por lo tanto, que se posiciona como una advertencia para las maldiciones de la desobediencia.

En segundo lugar, ¿por qué Gad está en este grupo, ya que su nombre significa tener victoria? ¿Hay victoria en la maldición de la Ley?

En tercer lugar, cabe preguntarse por qué Aser se enumera aquí, porque su nombre indica bendición. ¿Puede la maldición de la ley ser una bendición?

Las aparentes contradicciones se resuelven sólo cuando comprendemos la naturaleza de la maldición de la Ley y la naturaleza de los juicios de Dios. Dios es amor, y Él nos juzga de acuerdo con Su naturaleza. Como Padre, Sus juicios (“maldiciones de la Ley”) son remediadores y correctivos, y no están destinados a ser destructivos a largo plazo.

Aunque los juicios a Israel hicieron cada vez más severos hasta que la nación fue finalmente destruida, la muerte de la propia nación debía acabar en la resurrección (Ezequiel 37:12). Pablo nos dice en 1 Cor. 15:54, la muerte ha sido devorada en la victoria. La muerte no tiene la última palabra en la materia. Además de esto, hemos demostrado en el libro 7 de esta serie que la pena de muerte se basa en la Ley de la Devoción, por la que el culpable se coloca bajo la autoridad directa de Jesucristo, el Juez de la Corte. Este es el factor misericordia en medio del juicio, porque Jesucristo es capaz de obrar todas las cosas para su bien y para convertir sus corazones por medio de juicio, de modo que puedan ser salvados.

Y así, si hilvanamos los nombres de esas seis tribus, vemos no sólo un mensaje aterrador de temor y maldición, sino un mensaje de esperanza en medio del juicio divino:

He aquí, un hijo, victorioso y bendecido, en una morada segura de descanso en presencia del juicio divino y la lucha (contra el anciano).

De una manera muy real, todos los aspirantes a Hijos de Dios pueden dar fe de este testigo en el monte Ebal. ¿No tenemos todos que luchar como Jacob luchó, para entrar en el reposo de Dios? Cuando Jacob se sobrepuso el viejo hombre carnal que había sido un impostor y suplantador, se le dio un nuevo nombre, Israel, para reflejar su nueva naturaleza y su mayor comprensión de la soberanía de Dios.

En otras palabras, el propósito de la maldición de la Ley es llevar la corrección cuando Dios juzga al viejo hombre dentro de nosotros. Ese viejo hombre es finalmente crucificado con Cristo, para que seamos justificados y ya no seamos esclavos del pecado (Rom. 6:6).

Tal es la verdadera naturaleza de las maldiciones y juicios de Dios sobre el hombre de pecado. Sus maldiciones no son para hacer que pierda el 99% de la humanidad, sino para traer juicio sobre todo pecado para que el mundo sea salvo por él (Juan 3:17).


La maldición y la bendición

Moisés dice que después de que las tribus (o líderes tribales representantes) se habían reunido en las dos montañas, cada lado debía decir amén para ratificar las maldiciones por la desobediencia y las bendiciones por la obediencia. La serie de maldiciones debían ser ratificadas primero por las seis tribus en el monte Ebal; entonces, las otras seis tribus debían a ratificar las bendiciones del Monte Gerizim. Moisés nos dice en Deut. 27:14,15,

14 Los levitas hablarán a continuación, responderán y dirán a todos los hombres de Israel en alta voz, 15 “Maldito el hombre que hace un ídolo o una imagen de fundición, abominación a Yahweh, obra de las manos de artesanos, y la erige en secreto”. Y todo el pueblo responderá y dirá: ‘Amén’.

Se trata de una reformulación del Primer y Segundo Mandamientos que se encuentran en Deut. 5:7-10.

16 Maldito el que deshonre a su padre o a su madre”. Y todo el pueblo dirá: “Amén”.

Esto reafirma el quinto mandamiento (Deut. 5:16).

17 Maldito el que mueve el lindero de su vecino”. Y todo el pueblo dirá: “Amén”.

Esto reafirma la Ley en Deut. 19:14, pero es parte del octavo mandamiento, No robarás (Deut. 5:19). Mover un lindero era robar la tierra de un vecino.

18 Maldito el que engaña a una persona ciega en el camino”. Y todo el pueblo dirá: “Amén”.

Esto agranda la Ley de Lev. 19:14, que dice:

14 No maldecirás al sordo, ni colocarás una piedra de tropiezo delante del ciego, sino que tendrás temor de su Dios; Yo soy el Señor.

En otras palabras, no poner un tropiezo delante del ciego era sólo una muestra de la mente de Dios en estos asuntos. Hay muchos hoy en día que están espiritualmente ciegos y sordos. No debemos utilizar cualquier verdad doctrinal como un obstáculo, ni debemos de inducirles a error con una mentira. Muchos han utilizado la verdad como un arma para amenazar a los ciegos y los sordos, a pesar de que no son capaces de curar a sus propias ceguera y sordera. Nuestra táctica debe ser enfrentarlos con la verdad y orar para que Dios los sane, en Éxodo 4:11 Dios dice,

11 ... ¿Quién dio la boca al hombre? ¿O quién lo hace mudo o sordo, con vista o ciego? No soy yo, Yahweh?

El profeta Isaías nos dice que Dios cegó los ojos de Israel (Isaías 29:10), de la misma manera que Él cegó a Isaac (Génesis 27:1), que era su siervo consagrado. Dios tenía un propósito al hacer esto, porque tenía la intención de levantar a testigos ciegos para testificar de Él. Así Isaías habla de Israel en 42:18, 19,

18 Sordos, oíd, y vosotros, ciegos, mirad para ver. 19 ¿Quién es ciego, sino mi siervo? ¿Quién es sordo, como mi mensajero que envié? ¿Quién es ciego como mi escogido, y ciego como el siervo de Yahweh?

Isaías vio a estos israelitas ciegos llevados en cautiverio por los asirios. Se convirtieron en las llamadas “diez tribus perdidas”, porque estaban demasiado ciegos para encontrar el camino para volver a la Vieja Tierra. Dios los cegó para que heredarían mejores promesas al final después de que sanara sus ojos y oídos. La ceguera también afectó a Judá, pero su llamado y su destino son algo diferente, como he mostrado en otros escritos.

Moisés continúa en Deut. 27:19,

19 Maldito el que distorsiona la justicia debida al extranjero, al huérfano, y la viuda.” Y todo el pueblo dirá: “Amén”.

La preocupación de Dios se expresó anteriormente en Deut. 10:16-19,

16 Circuncidad, pues, el prepucio de vuestro corazón, y y no endurezcáis más vuestra cerviz. 17 Porque Yahweh vuestro Dios es Dios de dioses y Señor de señores, grande, fuerte, y Dios temible que no hace acepción de personas, ni toma cohecho. 18 Que hace justicia al huérfano y a la viuda, y muestra su amor al extranjero dándole pan y vestido. 19 Así que mostrad vuestro amor al extranjero, porque extranjeros fuisteis en la tierra de Egipto.

Num. 15:16 dice que tenía que haber una sola ley para todas las personas que vivieran en su reino, y no debía haber ninguna parcialidad en la aplicación de la Ley. Así que en Deuteronomio 27 vemos la maldición de Dios puesta sobre aquellos que distorsionan la justicia, y Dios dice que es “por el extranjero, el huérfano, y la viuda”. Moisés continúa en Deut. 27:20,

20 Maldito el que se echare con la mujer de su padre, por cuanto descubrió el regazo de su padre”. Y todo el pueblo dirá: “Amén”.

Este es un ejemplo de muchas leyes que prohíben el incesto, que se registran en Levítico 18. El ejemplo aquí es de Lev. 18:8,

8 No descubrirás la desnudez de la mujer de tu padre; es la desnudez de tu padre.

Moisés da la siguiente maldición en Deut. 27:21,

21 Maldito el que se acueste con cualquier animal”. Y todo el pueblo dirá: “Amén”.

La bestialidad estaba prohibida en Éxodo 22:19, que dice:

19 El que cohabita con un animal, será condenado a muerte.

Una versión más larga de esto se encuentra en Lev. 18:23, que dice:

23 Ni con ningún animal tendréis ayuntamiento amancillándoos con él, ni mujer alguna se pondrá delante de animal para ayuntarse con él; es una perversión.

Mientras que hay personas hoy que abogan por la legalización de tal bestialidad, dicha actividad trae la maldición de Dios, que lo llama una perversión. Así que, independientemente de cómo los hombres pueden legalizar tal pecado de acuerdo a las ideas humanas de “libertad”, Dios lo llama perversión.

Moisés continúa en Deut. 27:22,

22 Maldito el que se acueste con su hermana, la hija de su padre o de su madre”. Y todo el pueblo dirá: “Amén”.

Esto se refiere de nuevo a otra Ley del Incesto en Lev. 18:9,11,

9 La desnudez de tu hermana, sea hija de tu padre o hija de tu madre, nacida en casa o nacida fuera, su desnudez no deberás descubrir … 11 La desnudez de la hija de la mujer de tu padre, engendrada de tu padre, tu hermana es, no descubrirás su desnudez.

En aquellos días los hombres a menudo tenían múltiples esposas, algunas de ellas viudas con hijos de un matrimonio anterior. Dios tuvo cuidado de especificar todos los tipos de hermanos, para que los hombres no fueran capaces de legalizar algunas formas de incesto, no tomando las palabras de Moisés al pie de la letra y con una aplicación escasa.

Moisés continúa en Deut. 27:23,

23 Maldito el que se acuesta con su suegra”. Y todo el pueblo dirá: “Amén”.

Esto se expresa a la inversa en Lev. 18:15, que dice:

15 No descubrirás la desnudez de tu nuera; mujer es de tu hijo, no descubrirás su desnudez.

Por lo que un hombre no puede estar con su suegra, pero tampoco puede un hombre acostarse con su nuera. Incluso si no están directamente relacionados por sangre, es incesto bíblico.

Moisés continúa en Deut. 27:24,

24 Maldito el que golpea [Heb., Nakah] a su vecino en secreto”. Y todo el pueblo dirá: “Amén”.

La intención de este versículo es poner una maldición sobre los que quieran atacar a su vecino con la intención de matarle o hacerle daño corporal. El hecho de que tal acto podría hacerse “en secreto”, muestra que la intención es probablemente cometer asesinato sin ser atrapados. Esto reiteraba el sexto mandamiento. Una ley paralela se encuentra en Éxodo 21:12,

12 El que hiere al hombre, y éste muere, ciertamente se le dará muerte.

Moisés continúa en Deut. 27:25,

25 Maldito el que acepta un soborno para herir con él a una persona inocente”. Y todo el pueblo dirá: “Amén”.

Esto también se legisló en las instrucciones de Moisés sobre la verdadera justicia en Éxodo 23:8,

8 Y no tomarás soborno, porque el soborno ciega a los lúcidos y pervierte las palabras de los justos.

El soborno es endémico en la mayoría de países entre los funcionarios del gobierno. Muchos buscan posiciones de autoridad con el fin de convertirse en ricos a través de sobornos. Cada vez que a alguien se le da autoridad para decidir el destino de los demás, o para decidir quién obtiene un privilegio o licencia para hacer negocios, hay peligro de soborno. En muchos países esto se ha convertido en una forma aceptada de vida, e incluso los cristianos carnales han participado en ello.

El Reino de Dios prohíbe tales sobornos. Aquellos que son llamados a gobernar con Cristo en el Reino de Dios serán aquellos que viven en un estándar más alto. Si demuestran ser indignos en esta vida, serán excluidos de las posiciones de autoridad en el siglo venidero.

Moisés resume las maldiciones en Deut. 27:26,

26 Maldito el que no confirme [quwm, “crecer; representar, establecer, ejecutar”] las palabras de esta ley haciéndolas”. Y todo el pueblo dirá: ‘Amén’.

Esto puso fin a las instrucciones para las seis tribus que iban a estar en el Monte Ebal unos años más tarde. Aunque sólo seis tribus dijeron “amén”, estando de acuerdo con las maldiciones de la Ley por la desobediencia, su acuerdo aplicaba a todas las tribus. Todos eran igualmente responsables de amar a su prójimo como a sí mismos.


Aplicación al Nuevo Pacto

Todos los ciudadanos del Reino son responsables ante la Ley de Dios. Incluso aquellos cuyos pecados (violaciones de la Ley) han sido perdonados, no tienen el derecho de continuar en pecado para que la gracia abunde (Rom. 6:1). Los que lo hagan tendrán que rendir cuentas a Dios cuando Él discipline a sus hijos con el fin de escribir la Ley en sus corazones.

Por otro lado, recordemos que la Ley nunca fue dada a salvar a la humanidad, ya que no se permite a absolver a los culpables (Éxodo 23:7); estaba destinada a establecer el carácter de Dios como el estándar justo. Sin embargo, debido a que todos pecaron (Rom. 3:23), todos estaban bajo la maldición de la Ley y tenían en necesidad de un Salvador que les diera la gracia.

Por lo tanto, Cristo ha venido a pagar la pena completa que la Ley exigía por el pecado del mundo. La Ley es, pues, satisfecha, y la Corte nos justifica en razón del pago que Cristo hizo en la Cruz. Nuestra fe en Él, es decir, en Su obra en nuestro nombre, es lo único que nos puede justificar. Si nuestro llamamiento para la justificación se basara en cualquiera de nuestras propias obras, nuestra propia justicia, nuestra propia capacidad de guardar la Ley, entonces perderemos nuestro caso en la Corte Divina. Apelamos, o por la gracia dada a través del pago de Cristo por nuestro pecado, o apelamos por la salvación, alegando el cumplimiento total de los votos en el monte Ebal.

Esta fue también la opción de que Pablo dio a la iglesia de los Gálatas; que estaban siendo empujados en ambas direcciones. O bien creían el mensaje de Pablo de la justificación por la fe en Cristo, o creían a los judaizantes de los judíos cristianos, que enseñaban que los hombres deben estar bajo el Antiguo Pacto con el fin de ser salvados.

El principal problema era acerca de la circuncisión. La señal de la Antigua Alianza era la circuncisión física; la señal de la Nueva Alianza era la circuncisión del corazón. Sea cual fuera la señal uno tomara para sí, reflejaba su fe en uno de esos pactos.

Pablo, por lo tanto, escribió en Gal. 3:9-14,

9 Así que, los que son de fe son bendecidos con Abraham, el creyente [“fiel”]. 10 Porque todos los que son de las obras de la ley están bajo maldición; porque está escrito [en Deut. 27:26], Maldito todo aquel que no permaneciere en todas las cosas escritas en el libro de la ley, para llevarlas a cabo”.

Esta es la maldición final de la Ley que acabamos de estudiar. Pablo estaba diciendo a los Gálatas que si ellos se adherían al Antiguo Pacto, cumpliendo con las exigencias de los cristianos de Jerusalén, quedaban obligados por ese Pacto a ser salvados por su propia obediencia perfecta. Esto sería bueno si fuera posible ser salvado por la propia capacidad de ser obedientes. Sin embargo, este método no funcionará, Pablo insiste, porque todos han pecado, y nadie puede pagar la pena completa por su propio pecado. Por lo tanto, Pablo dice en Gal. 3:11,

11 Y que nadie es justificado por la ley ante Dios es evidente; porque, “El justo vivirá por la fe” [citado de Hab. 2:4].

En otras palabras, incluso bajo el Antiguo Pacto, los hombres solo se podían justificar por la fe. El profeta Habacuc era un profeta del Antiguo Pacto que abogaba por el Nuevo Pacto. Incluso en aquellos días los hombres eran justificados por la fe, y la obediencia era una consecuencia derivada de su justificación. Pablo continúa en Gal. 3:12,

12 Sin embargo, la ley no es (no se funda en) de la fe; por el contrario, “el que hace estas cosas vivirá por ellas” [Lev.18:5].

El “Método de la Ley” para la justificación no es el mismo que el “Método de la Fe”. El Método de la Ley dice que a los que cumplen la Ley perfectamente se les dará vida inmortal. Esto es muy diferente del Método de la Fe, que dice que a los que tienen fe en el sacrificio de Cristo (en pago por el pecado) se les dará vida inmortal. Gal. 3:13,14 dice:

13 Cristo nos redimió de la maldición de la ley, hecho por nosotros maldición, porque escrito está [en Deut. 21:23]: “Maldito todo el que es colgado en un madero”. 14 Con el fin de que en Cristo Jesús la bendición de Abraham alcanzase a los gentiles [ethnos, “naciones”], para que recibiésemos la promesa del Espíritu a través de la fe.

Debido a que “todos pecaron”, todos han sido condenados a muerte por la Ley. Cristo vino a morir en nuestro lugar, tomando la maldición de la Ley sobre Sí mismo con el fin de darnos la vida. Fue muerto en un árbol (la Cruz) con el fin de que recibiésemos la bendición de Abraham. En otras palabras, la única manera en que el pacto de Abraham podría cumplirse, el cual era extender las bendiciones a todas las familias de la Tierra, era que Cristo tenía que morir por el pecado del mundo.


Es importante saber que hemos sido liberados de la maldición de la Ley; es decir, la sentencia condenatoria de la Ley que fue impuesta sobre nosotros por causa del pecado. Esto no significa que la Ley fue dejada de lado. Si Dios hubiera eliminado la Ley a fin de salvarnos, Jesús no habría tenido que morir para pagar su sentencia; pero en cambio, Dios confirmó la Ley al enviar a Su Hijo para pagar su sentencia. De este modo, Él confirmó la norma justa de la Ley y Su propia santidad.

http://www.gods-kingdom-ministries.net/teachings/books/deuteronomy-the-second-law-speech-8/chapter-3-blessing-and-cursing/