TRADUCTOR-TRANSLATE

ISRAEL OBJETO HORROR, PROVERBIO Y ESCARNIO (Cap. 9: Deuteronomio-Discurso 8-Leyes de la Tribulación), Dr. Stephen Jones





En Deut. 28:35 Moisés continúa su discurso, diciendo:

35 Yahweh te herirá en las rodillas y las piernas de una maligna sarna, de la que no podrás ser sanado, desde la planta de su pie hasta la coronilla de la cabeza.

Esto reafirma lo que Moisés ya había dicho en el versículo 27 acerca de “la úlcera de Egipto”. Ya hemos identificado las “úlceras” como elefantiasis, que es una enfermedad transmitida por mosquitos, que bloquea los ganglios linfáticos y causa hinchazón de las piernas.


Israel y su rey

Moisés entonces comienza a profetizar la cautividad de Israel a las naciones extranjeras, que, por supuesto, vino a pasar unos 700 años más tarde.

36 Yahweh te llevará a ti y a tu rey, a quien pondrás sobre ti, a una nación que ni tú ni tus padres habéis conocido, y allí servirás a otros dioses, de madera y piedra. 37 Y serás un horror, proverbio y escarnio entre todos los pueblos donde Yahweh os llevará.

Moisés nunca pierde de vista el hecho de que Israel debía tener un rey en algún momento de su futuro. Entendía que el rey vendría de la tribu de Judá, pero no hace ningún intento de darles un rey durante su tiempo de vida. Incluso cuando estaba a punto de morir, nombró a Josué como su sucesor. Josué era de Efraín, no de Judá. Aunque Moisés nunca nos dice la razón por la que aún no podían tener un rey, entendemos que era debido al pecado de Judá en Génesis 38, lo que provocó un retraso de diez generaciones. David fue la décima generación de Judá.

Este retraso en dar a Israel un rey ajusta perfectamente en el Plan Divino, porque Josué, de Efraín, era un tipo de Cristo en Su Segunda Venida. Cuando Jesús (Yahshua o Josué o Joshua) vino la primera vez, vino como el León de la tribu de Judá, para morir como la profecía había dicho en Génesis 49:10-12. Este tema del “muerto león” se presenta de nuevo a nosotros en la historia de Sansón, donde vemos que del león muerto salió miel, el fruto de la tierra prometida. (Véase Jueces 14:8,14).

La Segunda Venida de Cristo se identifica como una obra José, del que su manto se sumerge en la sangre (Génesis 37:31; Ap 19:13). El hijo de José, Efraín, era el titular principal de la primogenitura (Génesis 48:14), por lo que la Segunda Venida de Cristo es a través de Josué, el Efraimita, que se demuestra que es el que nos lleva a la Tierra Prometida.

Moisés nos dice que cuando Israel estuviera siendo gobernada por reyes, serían llevados en cautiverio a un país extranjero. Él sabía, por tanto, que las maldiciones de la Ley se aplicarían plenamente a Israel. Estas maldiciones de la Ley, entonces, no eran meras amenazas; eran profecías de lo que estaba por venir.


La desolación de Judá

En ese venidero cautiverio, Israel iba a servir a otros dioses, de madera y piedra. Por lo tanto, cuando contemplamos las llamadas “diez tribus perdidas de Israel”, una de sus señas de identidad iba a ser su culto a los ídolos. Esto también les distingue de Judá, que no se había perdido, aunque también fueron en cautiverio. Judá (los judíos) también salieron de su idolatría quitando los ídolos de madera y piedra, incluso hasta nuestros días. Esto por sí solo demuestra que no son la casa de Israel, cuyo destino es revelado por los profetas.

Moisés también dice que Israel sería convertido en un horror, proverbio y escarnio”. La palabra hebrea traducida como “horror” es shammah “desolación, pérdida, asombro”. La raíz de la palabra es shamam, que es la palabra utilizada dos veces en Daniel 9:27,

27 Y él hará un pacto firme con muchos por una semana, pero a la mitad de la semana pondrá fin al sacrificio y la ofrenda (oblación); en el ala del templo estará la abominación desoladora [shamam], hasta que una destrucción completa que está determinado se derrame sobre el desolador [shamam].

Así que en Deut. 28:37 vemos una profecía de lo que Daniel 9:27 expone con mayor detalle. Esto, a su vez, nos lleva a la aplicación de la profecía de Jerusalén en Mat. 24:15, Marcos 13:14, y en Lucas 21:20. Aquí Jesús profetizó del día en que Jerusalén sería destruida y vaciada por un ejército extranjero. Jesús estaba hablando de Jerusalén cuando dijo en Mat. 23:38,

38 ¡He aquí, que vuestra casa os es dejada desierta!

La Iglesia Primitiva prestó atención a esta advertencia, y cuando vieron al ejército romano que rodeaba Jerusalén, huyeron a Pella, una ciudad en Perea (Eusebio, Historia Eclesiástica, III, 5).


La desolación de Israel

Una mayor desolación había ocurrido un siglo antes con la Casa de Israel. Dios levantó a los asirios para capturar Samaria, la capital de Israel, y deportar a los israelitas que sobrevivieron a la zona cerca del Mar Caspio (2 Reyes 17:6,18,23). Esta expulsión “desoló” o vació la tierra de Israel.


La desolación de Jerusalén

En menor escala también se desoló la ciudad de Jerusalén, junto con su templo. Una segunda revuelta judía en el año 132, conocida como la revuelta Barcokebas, resultó en un decreto que prohibió a los judíos romanos a poner un pie en la ciudad. El Profesor H. Graetz escribe en su Historia de los Judíos, vol. II, página 422,

En la puerta del sur [de Jerusalén] que lleva a Belén, la cabeza de un cerdo fue erigida en medio relieve, como una molestia especial para los Judíos, y les estaba prohibido bajo pena de muerte pasar dentro del muro exterior de esta ciudad”.

Parece, pues, que la “desolación” tiene más que ver con el vaciado de la ciudad de los judíos que en ella vivían, en lugar de ser totalmente desolada de todos los hombres. La imagen de los cerdos en la puerta sur simboliza la “abominación” en la misma profecía, porque una de las palabras hebreas para abominación es piggul (Concordancia Strong # 6292), de la que deriva la palabra inglesa para “cerdo” . Significa literalmente “apestar".

Así que cuando Moisés dice en Deut. 28:37 que una de las maldiciones de la Ley era que Israel sería un “horror” a todas las naciones, esta profecía tiene muchas implicaciones. Se desprende de la profecía de Moisés que la causa de este ‘terror’ o ‘desolación’ era el desorden persistente de Israel. Las abominaciones de Israel, y después de Judá, fueron la causa de los escombro y el vaciado.

La palabra representa que sus abominaciones huelen tan mal que todo el mundo se dispersa, y la Tierra se vacía rápidamente. Por supuesto, Dios usó a los ejércitos extranjeros para lograr esto, pero en ninguna parte se da a entender que los ejércitos extranjeros tenían la culpa, o que ellos fueron los que proporcionaron la abominación apestosa que trajo esta desolación.


La oración de Salomón

Moisés también dice que Israel se convertiría en un proverbio y escarnio para todas las naciones. Salomón dijo lo mismo en su oración de dedicación en 1 Reyes 9:6-8,

6 Mas si obstinadamente os apartáis de mí vosotros y vuestros hijos, y no guardáis mis mandamientos y mis estatutos que yo he puesto delante de vosotros, sino que os vais a servir a dioses ajenos, y los adoráis; 7 yo cortaré a Israel de sobre la faz de la tierra que les he entregado; y esta casa que he santificado a mi nombre, yo la echaré de delante de mí, e Israel será por proverbio y refrán a todos los pueblos; 8 y esta casa, que estaba en estima, cualquiera que pase por ella se asombrará, y se burlará, y dirá: ¿Por qué ha hecho así Yahweh a esta tierra y a esta casa?

En el idioma hebreo, esto es una cita directa de Deut. 28:37. Salomón, obviamente, conocía la advertencia de Moisés y las maldiciones de la Ley que vendrían sobre Israel a causa de su ilegalidad. Un proverbio (He., mashal) es una forma de decir las cosas que proporciona algo de sabiduría. Un sinónimo (He., shenena) es una palabra afilada o aguda diciendo que es “cortante”. Así las naciones recibirán la sabiduría mediante la observación de cómo Dios trata a las naciones sin Ley y también serán fuertemente advertidas acerca de no seguir el ejemplo de Israel.


http://www.gods-kingdom-ministries.net/teachings/books/deuteronomy-the-second-law-speech-8/chapter-9-israel-the-horror-proverb-and-taunt/