TRADUCTOR-TRANSLATE

ENCONTRAR UN LUGAR DE REPOSO-Ceguera y Temor (Cap. 17: Deuteronomio-Discurso 8-Leyes de la Tribulación), Dr. Stephen Jones




Moisés dice que la nación desobediente sería expulsada de la Tierra y serviría a otros dioses. Luego continúa en Deut. 28:65,

65 Y ni aún entre esas naciones no hallarás reposo, y no habrá ningún lugar de descanso para la planta de tu pie; sino que allí Yahweh te dará un corazón temeroso, desfallecimiento de ojos, y tristeza de alma.

La idea de reposo se ve a lo largo de toda la Escritura. La palabra hebrea usada es manowach, que significa “un lugar de descanso”. Aparece siete veces en la Escritura, como para sugerir un sábado (Shabat).


La paloma de Noé halló descanso

La palabra se usa por primera vez en Génesis 8:9, donde la paloma fue enviada fuera del arca, pero no halló lugar de reposo para la planta de su pie.

La paloma fue enviada tres veces en el relato, profetizando de tres momentos históricos cuando el Espíritu Santo sería enviado a la Tierra. La primera sería en el Monte Sinaí, cuando Dios descendió sobre el monte como fuego para capacitar a la gente durante la Edad de la Pascua. La segunda sería en el Aposento Alto en Jerusalén en Hechos 2, que era una unción mayor para capacitar a la gente para evangelizar durante la edad Pentecostal. La tercera está por venir; vendrá con la mayor unción de todas para proporcionar la capacitación para el trabajo durante la Era de Tabernáculos.

La primera paloma, sin embargo, no encontró ningún remanente. Esto prefigura el día en que Dios vino como el fuego y habló los Diez Mandamientos a la gente. Las personas entonces se negaron a acercarse a Dios para escuchar el resto de la Ley (Éxodo 20:18-21). Por lo tanto, la “paloma” no encontró lugar de reposo.


Sansón no encuentra reposo

Esta situación también está profetizada en la historia de Manoa (He., Manowach, “lugar de reposo”). era el padre de Sansón (Jueces 13:2). Sansón fue juez en Israel, cuyas acciones más famosas fueron historias proféticas de la Pascua y Pentecostés, pero no de Tabernáculos. Para representar la fiesta de la Pascua, mató un león (Jueces 14:5,6), y de su cadáver salió miel (Jueces 14:8). El león muerto, primeramente profetizó en Génesis 49:9-12, habla de Cristo como el León de la tribu de Judá, que tendría que morir para llevarnos a la tierra que fluye leche y miel, es decir, al Reino de Dios.

Más tarde, Sansón usó este incidente para formar un acertijo en su fiesta de bodas. Jueces 14:14 dice: Del devorador salió comida, y del fuerte salió dulzura. Sus amigos filisteos no pudieron averiguar el enigma del león y la miel, porque los filisteos representan la mente carnal, que no puede entender cómo la muerte del Mesías podría alimentar al mundo o iluminarlos sobre el Reino de Dios. Los siete días de la fiesta de bodas (Jueces 14:12) representan los siete días de los Panes sin Levadura, que siempre comenzaban en la Pascua.

Irónicamente, sus amigos filisteos finalmente descubrieron el significado de la adivinanza de una manera anárquica. Amenazaron a la novia, diciéndole, Induce a tu marido, para que nos declare el enigma, no sea que tú y la casa de tu padre seáis quemados con fuego (Jueces 14:15). Por lo tanto recibieron su recompensa, por así decirlo, “las vestiduras de salvación” (Isaías 61:10), pero Sansón mató más filisteos y tomó sus vestidos, para dárselos a sus amigos sin-Ley; por lo que representan a los que reciben la salvación y viven de una manera anárquica y por eso, como dice Pablo, son salvados aunque así como por fuego (1 Cor. 3:15).

A continuación, Jueces 15 presenta una historia pentecostal, porque fue siete semanas más tarde en el momento de la cosecha de trigo (Jueces 15:1). El pan de trigo era la ofrenda de primicias dada a Dios en Pentecostés, conocida en Éxodo 34:22 como “la Fiesta de las Semanas”. Sansón incendió el trigo con las zorras, profetizando de las lenguas de fuego que descenderían sobre los discípulos en el Cenáculo (Hechos 2:3).

Por lo tanto, Sansón no era sólo un juez en Israel, sino que también era un profeta de la Iglesia bajo la Pascua y Pentecostés. Como su representante, fue incapaz de establecer a la nación libre de la dominación filistea. A pesar de que trilló a los filisteos en más de una ocasión, al final, sus ojos fueron cegados por su amor a las mujeres filisteas (la mente carnal). Al final se cegaron sus ojos físicos, y se vio obligado a servir a los filisteos (Jueces 16:21).

El punto es que este hijo de Manoa nunca encontró un lugar de descanso, ni tampoco llevó a Israel a ese lugar de descanso. Hay tres pasos para entrar en el reposo de Dios: la Pascua, Pentecostés y Tabernáculos. La historia de Sansón muestra cómo las dos primeras fiestas permiten a la Iglesia entrar solamente en un reposo parcial. El reposo completo está reservado para la Fiesta de los Tabernáculos, pero la historia de Sansón termina con ninguna manifestación de la última gran fiesta.


El Arca busca un lugar de descanso

Otro tema bíblico que ilustra este principio se ve en los movimientos del Arca de la Alianza. Leemos en Num. 10:33,

33 Así partieron del monte de Yahweh camino de tres días, con el arca del pacto de Yahweh en camino delante de ellos durante tres días, a buscar un lugar de reposo [menuwchah] para ellos.

El arca descansó primero de manera parcial en Silo (Josué 18:1). Este no era un verdadero “descanso”, ya que estuvo en una tienda o tabernáculo, durante su tiempo en Silo. Para encontrar un verdadero “lugar de descanso”, que tuvo que ser colocada en un templo donde no tendría que ser trasladada de nuevo.

Unos siglos más tarde, Dios abandonó a Silo (Salmo 78:60) a causa de la desobediencia de Elí y sus hijos. El arca permaneció en viviendas temporales durante más de ochenta años en todo el reino de Saúl. En los primeros años del rey David, llevó el Arca a Jerusalén, pero no se le permitió construir un templo. En su lugar, fue llevado al “tabernáculo (tienda) de David” (Amós 9:11; Hechos 15:16).

El Arca finalmente llegó a su lugar de reposo en el templo de Salomón en Jerusalén (1 Reyes 8:6). Sin embargo, esto también era sólo un tipo y sombra temporal y carnal de un lugar de reposo mayor aún por venir. Así que vemos por la historia que cuando Jerusalén pasó de ser la “Ciudad de la Paz” a ser “la ciudad de sangres” (Ezequiel 24:6), la gloria de Dios se apartó de nuevo (Ezequiel 11:23).

El lugar de reposo final de la gloria de Dios, representada por el Arca de la Alianza, se encuentra en un templo hecho de piedras vivas (1 Pedro 2:5; 1 Cor. 3:16). Este verdadero templo está construido sobre la piedra angular de Jesucristo y el fundamento de los apóstoles y profetas (Ef. 2:20-22). Somos las piedras de este templo, y por eso estamos siendo moldeados a la imagen de Cristo, para que todos encajemos perfectamente como “un hombre nuevo”.

Este trabajo de preparación de las piedras vivas sólo puede ser completado en un nivel histórico en el que todas las “piedras” individuales se hayan completado. Por lo tanto, este lugar de reposo final para la presencia de Dios está en curso hasta la Segunda Venida de Cristo. Sólo la unción de Tabernáculos puede terminar este trabajo en nosotros.


Problemas de corazón y de los ojos

En Deut. 28:65 Moisés también nos dice que mientras Israel estaba bajo el cautiverio de yugo de hierro a las personas se les daría “un corazón temeroso”. La palabra hebrea es raggaz, que es de la raíz ragaz, “ser movido, perturbado”. Es la misma palabra usada en 2 Sam. 7:10, donde Dios prometió a Israel una Tierra en la que ya no serían movidos, o perturbados. Moisés usa esta palabra para describir la condición del corazón de la gente. Es más que una condición de miedo; es también una falta de reposo.

Moisés también dice que Israel experimentaría desfallecimiento de ojos. En otras palabras, Dios se comprometió a cegar los ojos de las personas mientras estaban en cautiverio. Esto explicaría su culto a otros dioses, así como su incapacidad para encontrar su camino de regreso a la Vieja Tierra (Oseas 2:6; Heb. 11:15).

Pero Dios tenía otros planes para ellos. Físicamente hablando, los hijos de Israel se convertirían en demasiado numerosos para la Vieja Tierra (Oseas 1:10) y necesitarían el lugar más grande profetizado al rey David (2 Sam. 7:10). Del mismo modo, como Hebreos 11:16 señala, también necesitaban ser cortados de la Vieja Tierra con el fin de buscar el país y la ciudad celestial que Abraham buscaba. Este es el “lugar de reposo” que los corazones deben encontrar con el fin de dejar de “temblar”.

Isaías 42:18-20 muestra que Dios de hecho había cegado Israel.

18 ¡Sordos oíd, y vosotros ciegos, mirad para ver! 19 ¿Quién es ciego, sino mi siervo, y sordo como el mensajero a quien envío? ¿Quién es tan ciego como mi escogido y ciego como el siervo de Yahweh, 20 que ve muchas cosas y no advierte, que abre los oídos y no oye?

Isaías vivió para ver la destrucción de Samaria y la deportación de la Casa de Israel. Se escapó a Jerusalén, la capital de Judá, y vivió allí cuando los asirios también pusieron sitio a Judá, y registra esta historia en los capítulos 38 y 39.

Isaías pasa a profetizar de Cristo, que vendría para abrir los ojos ciegos, para sacar de la cárcel a los presos, y a los que habitan en la oscuridad de casas de prisión (Isaías 42:7). Todos los milagros de Jesús en el Nuevo Testamento, especialmente cuando sanó a los ciegos, representan lo que todavía va a hacer con Israel y con todo el mundo. Cuando el Espíritu de Dios se derrame, la ceguera se romperá, Misterio Babilonia ya no será un “misterio”, se romperá el poder de la oscuridad, y la enorme tarea de enseñar la Palabra de Dios al mundo comenzará a gran escala.

El apóstol Pablo, también, habla de Israel, diciendo en Rom. 11:25 endurecimiento en parte (KJV) ha ocurrido a Israel hasta que la plenitud de las naciones sean traídas. Si bien muchos han aplicado esto exclusivamente a los judíos, Pablo habla de todas las tribus de Israel, la mayoría de las cuales habían sido llevadas por los asirios ocho siglos antes. Para un estudio más en profundidad de la enseñanza de Pablo sobre este tema, consulte el Volumen 2 de La Epístola de Pablo a los Santos en Roma (en castellano: http://josemariaarmesto.blogspot.com.es/2015/03/epistola-de-pablo-los-santos-en-roma.html).


Un alma desesperada

Por último, en Deut. 28:65 Moisés dice que la nación desobediente tendría tristeza de alma. La palabra traducida como “desesperación” viene del hebreo, dehavone, que significa “derretirse, languidecer, entristecerse”. Se describe mejor como un estado de depresión y una sensación de desesperanza.

Ezequiel 37:11 expresa la condición de Israel en su visión del valle de los huesos secos:

1 Entonces El me dijo: “Hijo de hombre, todos estos huesos son la casa de Israel; he aquí, ellos dicen: Nuestros huesos se han secado, y nuestra esperanza ha perecido. Estamos completamente aislados' ”.

Cuando una nación muere, y sus huesos permanecen dispersos y se secan durante muchos años, la situación parece sin esperanza. El largo cautiverio de Israel bajo el yugo de hierro ciertamente parecía desesperado. Pero Dios muestra al profeta que Él de hecho pondrá los huesos de nuevo juntos y luego pondrá la carne en los huesos. Él exhala en ellos el aliento de vida y levanta la nación de entre los muertos.

Dice, además, que en aquel tiempo, Israel y Judá serán reunidos bajo la autoridad de “David”, es decir, Jesucristo (Ezequiel 37:22,24). Esto está de acuerdo con Oseas 1:11,

11 Y los hijos de Judá y los hijos de Israel se juntarán, y ellos nombrarán un solo jefe, y subirán de la tierra, porque grande será el día de Jezreel.

En otras palabras, la reunión de Israel se produce bajo la autoridad de Jesucristo. El estado actual conocido en el mundo como Israel no se ha reunificado bajo Jesucristo, sino bajo las Naciones Unidas. Tampoco esa nación se había reunido con las tribus de Israel que habían sido deportadas por los asirios. Fue puramente una reunión judía, siguiendo un conjunto diferente de las profecías, que he discutido en detalle en mi libro, La Lucha por el derecho de Nacimiento (Primogenitura) (en castellano: http://josemariaarmesto.blogspot.com.es/2014/08/libro-la-lucha-por-el-derecho-de.html).

El cumplimiento real de la reunión de Israel sólo puede ocurrir cuando Cristo es reconocido como el legítimo heredero y el Rey. En este recogimiento, la gente de otras naciones también se unirán a Israel (Isaías 56:8), porque aceptan a Jesucristo y vienen bajo el Nuevo Pacto que Él medió.


Por lo tanto, la desesperación, la depresión y la desesperanza de los israelitas perdidos ha sido reemplazada por nuestra esperanza en Cristo, que es la resurrección de los muertos (1 Cor. 15:16-19) y la redención de nuestro cuerpo (Romanos 8:23-25). Esta bendición de Israel no es exclusiva de ellos, sino que se extiende a todo el mundo, porque Abraham fue llamado a ser una bendición para todas las familias de la Tierra.

http://www.gods-kingdom-ministries.net/teachings/books/deuteronomy-the-second-law-speech-8/chapter-17-finding-a-resting-place/

No hay comentarios:

Publicar un comentario