TRADUCTOR-TRANSLATE

DONES ESPIRITUALES (2): PRUEBA DE LEALTAD - Primera Corintios 12 (2), Dr. Stephen Jones

14/06/2017



Pablo comienza sus comentarios sobre los dones espirituales en 1 Corintios 12:1-3,

1 Acerca de los dones espirituales, hermanos, no quiero que desconozcáis [seáis ignorantes o mal informados]. 2 Vosotros sabéis que cuando erais paganos, se os extraviaba, llevándoos como se os llevaba, a los ídolos vanos [mudos]. 3 Por tanto, yo os hago saber, que nadie que hable por el Espíritu de Dios dice: “Jesús es anatema”; y nadie puede decir: “Jesús es el Señor”, sino por el Espíritu Santo.

Esto parece indicar que la mayoría de la gente en la iglesia de Corinto no eran conversos del judaísmo, sino provenientes del paganismo. Muchos de ellos solían ir a buscar una palabra de los dioses. Tales profecías paganas se entrelazan en las historias de Heródoto, el padre de la historia. Una tal profecía, por ejemplo, se da en Las Historias, libro 8:

El oráculo fue como sigue:
Cuando uno de habla extranjera arroje un yugo de papiro sobre el mar,
Pensad a mantener las cabras balando lejos de Eubea.
Esta advertencia se ignoró; y el resultado fue un gran sufrimiento, entonces y después, en los problemas que se esperaban diariamente.

Uno de los más famosos templos donde los hombres buscaban palabras de sus dioses era el Oráculo de Delfos, que se encuentra al noroeste al otro lado del estrecho de Corinto. Por supuesto, la calidad de la respuesta tenía mucho que ver con el tamaño de la donación.

Pablo contrasta estos oráculos con el don profético en la Iglesia, en la que los creyentes podían recibir una palabra profética del Espíritu Santo. La primera vez traza un contraste entre los ídolos “mudos” y Dios, que en efecto nos habla. Parece ser que algunos habían preguntado a los oráculos paganos acerca de si Jesús era santo o maldito, y que habían recibido la respuesta de que “Jesús era anatema”.

Pablo desacredita tales profecías, diciendo, nadie que hable por el Espíritu de Dios dice: Jesús es anatema”. Por el contrario, si esos oráculos paganos hubieran respondido: “Jesús es el Señor”, entonces podría ser demostrado que era una palabra genuina del Espíritu Santo, en lugar de un espíritu impuro. En otras palabras, la línea de fondo de la prueba de autenticidad de Pablo era su lealtad a Cristo, que se basaba en el Primer Mandamiento: No tendrás otros dioses delante de mí (Deuteronomio 5:7).

Del mismo modo que una persona puede ser lleno con el Espíritu Santo, también podría ser poseído por un espíritu maligno. El principio esencial es que el espíritu busca un cuerpo con el fin de ganar autoridad en la Tierra. Desde que al hombre se le dio autoridad en Génesis 1:26, este ha sido el orden divino. El objetivo del Espíritu Santo es crear el Cielo en la tierra a través de la humanidad; el objetivo de los malos espíritus es crear el infierno en la Tierra, por así decirlo. Por lo tanto, cada lado tiene sus peculiares dones espirituales y manifestaciones.


El ejemplo de Saúl
Pablo no estaba tan preocupado con las profecías paganas, sino con la condición de la iglesia en sí. Su razón para escribir sobre estas cosas era corregir ciertos desequilibrios e instruir a aquellos que no entendían completamente la naturaleza y el uso de los dones y los ministerios espirituales. El problema en sí fue una suerte para nosotros, ya que si no hubieran existido este tipo de problemas, las generaciones futuras podrían haber sido privadas de tal instrucción.

Sin embargo, el mismo hecho de que la Iglesia de Corinto estaba teniendo estos problemas, muestra lo fácil que es, incluso para los creyentes, el mal uso de los dones o incluso permitir la entrada de un espíritu maligno. Por lo tanto, es útil mirar el ejemplo del rey Saúl, el rey pentecostal, que nos proporciona muchas advertencias en el Antiguo Testamento acerca de cómo no hay que ser.

En 1 Samuel 15:23, Saúl se dice que está en rebelión contra Dios en el asunto del rey Agag. En 1 Samuel 16, Dios envió a Samuel a la casa de Isaí para ungir un rey futuro. Él ungió a David, y leemos en 1 Samuel 16:13,14,

13 Y Samuel tomó el cuerno de aceite y lo ungió en medio de sus hermanos; y el Espíritu del Señor vino sobre David desde aquel día en adelante. Y Samuel se levantó y se fue a Ramá. 14 Ahora bien, el Espíritu de Yahweh se apartó de Saúl, y un espíritu malo de parte del Yahweh le atormentaba (aterrorizaba) [Ba'ath] él.

Este “espíritu malo de parte de Yahweh” era aparentemente un espíritu de temor, porque la palabra Baas significa, “aterrorizar, asustar”. La KJV traduce esta palabra más a menudo como “miedo”. A medida que avanza la historia, nos encontramos con que Saúl estaba temeroso de David más a menudo. En 1 Samuel 18:10-12, leemos,

10 Y aconteció que al día siguiente que un espíritu malo de parte de Dios tomó a Saúl, y él deliraba [naba, “profetizar”] en medio de la casa, mientras David tocaba el arpa con su mano, como de costumbre; y Saúl tenía la lanza en la mano. 11 Y arrojó Saúl la lanza, pues pensó: “Voy a clavar a David en la pared”. Pero David se escapó de su presencia en dos ocasiones. 12 Ahora Saúl temía a David, porque Yahweh estaba con él y se había apartado de Saúl.

Saúl era un tipo de la Iglesia bajo Pentecostés, mientras que David era un tipo de vencedor. Esta historia, entonces, profetiza cómo la Iglesia tendría miedo de los vencedores y los perseguiría. Al igual que Saúl temía que David tratara de derrocarlo y tomara su trono, así también la iglesia ha tenido miedo de que los vencedores tomaran el trono al final. Consideran a los vencedores a ser tan desleales a la Iglesia como la Iglesia lo es Cristo. Tanto Saúl, como (y especialmente) la iglesia romana durante siglos, creían que estaban llamados a gobernar para siempre. Sin embargo, su miedo y sus intentos de matar a sus rivales demuestra que sabían en lo profundo de sus corazones que la unción había pasado a otro. Por esta razón, han recurrido a la violencia, tratando de conservar el poder por cualquier método carnal que sentían fuera necesario.

Esta sospecha y miedo están todavía con nosotros hoy en día, incluso aunque la Iglesia ya no sea capaz de quemar a la gente en la hoguera. Los diversos “cazadores de herejes” todavía acusan injustamente sin estudiar atentamente los problemas, y hasta en nuestros días creen que los “herejes” no merecen ser tratados con amor o incluso la bondad básica.

Es de interés señalar que en la historia de Saúl, la Escritura menciona el espíritu malo de Dios precisamente siete veces, una para cada una de las siete iglesias en Apocalipsis 2 y 3.
  1. 1 Samuel 16:14, un espíritu malo de parte de Yahweh le aterrorizaba.
    2.
    1 Samuel 16:15, He aquí ahora, un espíritu malo de parte de Yahweh te está aterrorizando.
    3.
    1 Samuel 16:16 cuando el espíritu malo de Dios está en ti.
    4, 5.
    1 Samuel 16:23 (dos veces), cuando el espíritu malo de parte de Dios vino a Saúl ... y el espíritu malo se apartaba de él.
    6.
    1 Samuel 18:10, el espíritu malo de parte de Dios tomó a Saúl.
    7.
    1 Samuel 19:9, Y había un espíritu malo de parte de Yahweh sobre Saúl.
En cada caso, se dice que este espíritu es de Dios o de parte de Yahweh, excepto en la segunda parte de 1 Samuel 16:23, donde no era necesario repetirlo en el mismo versículo. Está claro que Samuel atribuye este espíritu maligno a Dios mismo, al igual que vemos en la historia del rey Acab, que llama al profeta Micaías para profetizar la palabra del Señor. Acab quería hacer la guerra a Siria, y sus profetas todos le decían “sube a Ramot de Galaad y será prosperado” (1 Reyes 22:12).

Micaías, sin embargo, le dijo que vio a Dios enviando al espíritu de mentira en boca de los profetas de Acab (1 Reyes 22:22,23). La profecía de Miqueas resultó ser correcta. Por lo tanto, una vez más, se dice que un espíritu maligno fue enviado por Dios mismo a esos profetas, cuya lealtad era primero en el rey y sólo secundariamente a Dios mismo. (Este es el problema de la lealtad a la denominación donde los hombres son fieles a los hombres primero y en segundo lugar a Dios).

Pablo mismo escribió en 2 Tesalonicenses 2:11 que a los hombres que siguen al inicuo se les enviará un poder engañoso (NASB), o un poder de ilusión (The Emphatic Diaglot), o gran engaño (KJV). Tal vez Pablo estaba pensando en la historia de Acab y Miqueas cuando escribió esta advertencia a la Iglesia.

En todo caso, la historia de Saúl y el espíritu malo parece decirnos que Saúl pensaba que era guiado por el Espíritu Santo de Dios -y, desde luego, ese fue el caso al principio, cuando el Espíritu de Dios vino sobre él y profetizó (1 Samuel 10:10); pero una vez que se convirtió en rebelde y sin-Ley (inicuo, anárquico), Dios quitó el Espíritu Santo de él y lo sustituyó por un espíritu maligno. Este espíritu maligno resonaba el corazón sin-Ley de Saúl, por lo que no se dio cuenta de que ahora era un espíritu diferente que operaba en su vida. ¡Todo lo que le importaba era que se trataba de un espíritu departe de Dios! Esa es la ilusión de todos los sin-Ley.


Variedades de dones y ministerios
Pablo continúa en 1 Corintios 12:4-6, diciendo:

4 Ahora bien, hay diversidad de dones, pero un mismo Espíritu. 5 Y hay diversidad de ministerios [o servicios], y el mismo Señor. 6 Y hay diversidad de operaciones [o funcionamientos], pero el mismo Dios el que hace todas las cosas en todos.


Este es un resumen de los temas que Pablo estaba a punto de discutir en breve. La diversidad de dones se discute por primera vez en 1 Corintios 12:7-11. La “diversidad de ministerios se discute a continuación en 1 Corintios 12:27-31. La diversidad de operaciones (es decir, las diferentes maneras en que Dios obra dentro de la gente) se discuten finalmente, comenzando con el “capítulo del amor”, el capítulo 13, y en el capítulo 14.

Etiquetas: Serie Enseñanza
Categoría: Enseñanzas

Dr. Stephen Jones

No hay comentarios:

Publicar un comentario