TRADUCTOR-TRANSLATE

DIVERSIDAD DE DONES (6) – Lenguas (lashón, safah) - Primera Corintios 12 (8), Dr. Stephen Jones

21/06/2017



Los dos últimos de los nueve dones del Espíritu se enumeran en la última parte de 1 Corintios 12:10, “a otro, diversos géneros de lenguas [glossa], y a otro, interpretación de lenguas”. Poder entender el propósito del Don de Lenguas nos obliga a estudiar su origen en la historia de la Torre de Babel del Antiguo Testamento, donde se originaron diversas lenguas. Como veremos, el don espiritual de lenguas fue diseñado para proporcionar la solución al problema en la Torre de Babel. La confusión de lenguas en Babel dividió a la gente; el Don de Lenguas, cuando se utiliza correctamente, une a la gente.

La palabra griega que significa “lengua” es glossa, que significa lengua o la lengua de la boca de la persona. Esta palabra griega parece tener dos equivalentes hebreas: lashón y safah.

La palabra hebrea lashón viene de la palabra raíz lashan, “calumniar, acusar, o lamer (con la lengua). La palabra también se utiliza en un sentido positivo, pero la idea de la calumnia y la acusación parece ser inherente a la propia palabra. Así lashón es vista de forma negativa en Salmo 140:11,

11 el hombre calumniador (deslenguado) [lashown ish, “hombre de lengua”] no se establecerá en la tierra; el mal pueden cazar al hombre violento para derribarle.

La segunda palabra, usada en la historia de la Torre de Babel, es safa, “labios, lengua, habla, borde, frontera”. Su palabra raíz significa “raspar (sacar o juntar), barrer, destruir, consumir”. La idea subyacente parece ser que se dividen en montones separados mediante la creación de fronteras entre cada pila. Esto es lo que Dios hizo cuando confundió las lenguas de las personas.

En la genealogía de Jafet, leemos en Génesis 10:5,

5 De éstos se poblaron las costas, cada uno según su lenguaje [lashón], conforme a sus familias, en sus naciones.

Este versículo se anticipó a la historia traduce lashón como glosa, la misma palabra que Pablo usa cuando habla de “lenguas”. La misma prestación se encuentra en Génesis 10:20 y 31. Por lo tanto, tenemos razones para definir glosa de acuerdo con la definición hebrea de lashón.

Sin embargo, en Génesis 11 nos encontramos con que la palabra hebrea traducida como “lengua” es safa, no lashón. Dios dijo en Génesis 11:7,

7 Ahora, pues, descendamos, y confundamos allí su lengua [safa], que ninguno entienda el habla de su compañero.

Aquí la Septuaginta traduce safa como glosa. Dios dividió a la gente por el lenguaje, y esto trajo división, al parecer, haciendo que se acusaran o calumniaran entre sí. En otras palabras, Dios hizo algunos divinos raspados para separar a la gente y para poner fronteras o bordes entre las familias. Por lo tanto, las “lenguas” manifiestan división entre las familias y las naciones de la Tierra. Cuando no “entienden el lenguaje del otro”, la implicación es que comenzaron a acusarse y calumniarse entre sí, de modo que ya no estaban de acuerdo o en unidad.

Como he dicho antes, el Don de Lenguas fue diseñado para superar el problema de las lenguas en la Torre de Babel. El Don de Lenguas, por definición, trajo la Palabra de Dios, la verdad, la cual iba a ser el factor de unidad en la Iglesia. Así, en las últimas palabras de David, 2 Samuel 23:2 dice:

2 El Espíritu de Yahweh ha hablado por mí, y su palabra ha estado en mi lengua [lashón].

David escribió de nuevo en Salmo 15:3,

3 Él no calumnia con su lengua [lashón], ni hace mal a su prójimo, ni toma reproche contra su amigo.

Así vemos que las lenguas y el Don de Lenguas, se van a utilizar para transmitir la Palabra de Dios, no la calumnia. Desafortunadamente, incluso la Palabra de Dios puede dividir al pueblo, porque es una espada de doble filo; pero en este caso, la Palabra de Dios divide a los creyentes de los incrédulos, así como une a los creyentes mismos.


Pablo dirá mucho más sobre el Don de Lenguas en 1 Corintios 14, por lo que no dice nada más al respecto en este momento. Pero estos antecedentes nos proporcionarán una mayor comprensión cuando estudiamos más adelante. Como veremos más adelante, Pablo cita al profeta Isaías, del Antiguo Testamento, al exponer el propósito de las lenguas. Mientras que las lenguas pueden ser un don del Nuevo Testamento, su origen, sus raíces, están claramente en el Antiguo Testamento.

Etiquetas: Serie Enseñanza
Categoría: Enseñanzas

Dr. Stephen Jones

No hay comentarios:

Publicar un comentario