TRADUCTOR-TRANSLATE

CONDICIONES LÍCITAS PARA LA REUNIÓN DE ISRAEL (Un poco de colirio para el Sionismo), (Cap. 8: Deuteronomio-Discurso 9-Nuevo Pacto bajo Josué), Dr. Stephen Jones



En Deuteronomio 30 Moisés habla de la cautividad de Israel en el extranjero como si fuera una conclusión inevitable, a pesar de que vivió 700 años antes de que esto fuera a pasar. Él conocía los corazones de la gente, porque les había observado ya cuarenta años. Eso es tiempo más que suficiente para llegar a conocer a la gente. Y así, cuando les recordó la Ley en esta serie de discursos, sabía muy bien que, independientemente de las buenas intenciones de esa generación, llegaría el día cuando el pacto Éxodo sería un fracaso, debido a su desobediencia.

Se asegura así el cautiverio. Deut. 30:1 dice:

1 Por lo tanto, sucederá que cuando todas estas cosas hayan venido sobre ti, la bendición y la maldición que he puesto delante de ti, y las recuerdes en todas las naciones donde Yahweh tu Dios te haya desterrado,

Moisés no dice si esta posibilidad pudiera o no suceder, sino “cuando”. Este es el resultado final del Pacto de Éxodo, que dependía de la capacidad de las personas para cumplir su promesa. Pero Moisés profetiza tanto de la bendición” como de “la maldición que había de venir sobre ellos. La sólo maldición podría venir a través del Pacto de Éxodo, mientras que la bendición podría venir solamente a través del Pacto de Deuteronomio.


La necesidad de arrepentimiento

El concepto hebreo de arrepentimiento se expresa como girar o volver a Dios. Por esta razón, cuando los profetas hablan de Israel regresando a su propia tierra”, no significa necesariamente un movimiento físico de un lugar a otro. De hecho, el factor más importante es el arrepentimiento. En los versículos 2 y 3 Moisés habla del cumplimiento del pacto Deuteronomio y del juramento que Dios había jurado para que fueran Su pueblo:

2 y que te vuelvas a Yahweh tu Dios y le obedezcas con todo el corazón y el alma conforme a todo lo que yo te mando hoy, tú y tus hijos, 3 entonces Yahweh tu Dios hará volver a tus cautivos, y tendrá misericordia de ti, y volverá a recogerte de entre todos los pueblos en que Yahweh tu Dios te haya dispersado.

La seguridad de Moisés de que el voto de la gente se rompería se iguala a su confianza en la capacidad de Dios para hacer volver los corazones de la gente, de modo que el Nuevo Pacto podría ser implementado. Esto debía ser un proceso de dos pasos. El primero era que la gente se volviera a Yahweh. El segundo era que Dios te restaurará de su cautiverio.

Este orden de los acontecimientos se afirma de nuevo también en Lev. 26:40-42,

40 Y confesarán su iniquidad y la iniquidad de sus antepasados, por las infidelidades que cometieron contra mí, y también porque procedieron con hostilidad contra mí, 41 que también yo procedí con hostilidad contra ellos para llevarlos a la tierra de sus enemigos, y entonces su corazón incircunciso se humillará, y reconocerán sus iniquidades, 42 entonces me acordaré de mi pacto con Jacob, y asimismo de mi pacto con Isaac, y también de mi pacto con Abraham me acordaré, y haré memoria de la tierra.


En la Ley, girarse o volverse al Señor significa arrepentirse de su hostilidad contra el Señor (Jesucristo). No todos son abiertamente hostiles a Él, pero si echan a un lado la Ley y la sustituyen por las tradiciones de los hombres, para poder continuar en el pecado, son legalmente enemigos de Dios.

Levítico 26 y Deuteronomio 30 están de acuerdo en que este tipo de “enemigos” no serán restaurados de su cautiverio hasta que confiesen su maldad y estén de acuerdo en que después de todo Dios tenía razón. Las tradiciones de los hombres estaban equivocadas. El pecado es malo. Deben adoptar la mente de Cristo en esta materia. Ellos deben ponerse de acuerdo con Él para adoptar la manera de pensar de Dios y su cultura, en lugar de tratar de hacer que Dios se adapte a nuestro modo de vida preferido.


El Estado Judío actual fundado sin arrepentimiento

Hace un siglo, los maestros cristianos entendían esto. A pesar de que creían erróneamente que los judíos eran israelitas y sobre esa base estaban destinados a volver a la “Tierra Santa”, creían que los judíos volverían como un pueblo arrepentido. Ellos creían que los judíos volverían personas como cristianas. Sin embargo, cuando esta conversión no tuvo lugar antes de 1948 (cuando el estado judío fue fundado), cayeron rápidamente de este requisito bíblico en su enseñanza.

En otras palabras, cuestionaron las Escrituras o asumieron que su interpretación de la Escritura era incorrecta, aunque la Biblia es lo suficientemente claro para que todos lo vean claramente. Se debería haber cuestionado si el sionismo era verdaderamente la restauración de la Casa de Israel que fue profetizado en las Escrituras.

Una corriente del Judaísmo incluso en la actualidad enseña que el sionismo es “herejía”.

El sionismo no es sólo una violación de la Ley y los Profetas, sino que también es una violación del judaísmo en sí, como una multitud de rabinos judíos han dicho.

De hecho, hay muchos movimientos judíos, grupos y organizaciones cuya ideología en relación con el sionismo y el llamado 'Estado de Israel' es el de la posición no adulterada de la Torá, de que cualquier forma de sionismo es una herejía y que la existencia del denominado 'Estado de Israel' es ilegítima.

Nadie ha tenido que crear ningún antagonismo entre nuestra Torá y el sionismo, porque existe antagonismo en virtud de la esencia del judaísmo en sí, que no puede tolerar la herejía del sionismo.

El sionismo es erróneo desde el punto de vista de la Torá, no porque muchos de sus adherentes sean laxos en la práctica o incluso anti-religiosos, sino porque sus principios fundamentales entran en conflicto con la Torá”.

Estoy de acuerdo completamente. El sionismo está fundamentalmente en conflicto con la Torá (la Ley). Los líderes de la Iglesia rara vez hablan de esto, y por esta razón la mayoría de los cristianos no son conscientes de que el sionismo es “herejía”, para la mayoría de los judíos. Hay muchos que retroceden con horror cuando se enteran de que no soy un partidario del sionismo, ni creo que el Estado Sionista sea el cumplimiento de las profecías bíblicas de la restauración de Israel. Algunos piensan que Dios me maldecirá por atreverme a enseñar esto. Ellos no entienden que en este caso particular, estoy de acuerdo con la mayoría de los judíos del mundo -que no son sionistas.

La Ley de Dios deja claro que la cautividad a los extranjeros sólo terminará después de que las personas se arrepienten y confiesan su pecado.


Salvación mundana y materialista

En otro artículo, el judaísmo va más allá, mostrando por qué el sionismo es herético:

PRIMERO- Debido a que esto es diametralmente opuesto y totalmente contradictorio con la verdadera esencia y el fundamento de la gente de Israel, como [es] explicado anteriormente. Debido a que el único momento en que al pueblo de Israel, en que [literalmente] se le permitió tener un estado hace dos mil años, fue cuando la Gloria del Creador estaba sobre nosotros. Y del mismo modo será en el futuro cuando, una vez más se revele la gloria del Creador, y todo el mundo le sirva. Entonces Él mismo (sin ningún esfuerzo humano o fuerza de las armas) nos concederá un reino fundado el Servicio Divino.

Sin embargo, un estado verbal, difuso, [literalmente, 'mundano'], al igual que los poseídos por otros pueblos, es contradictorio con la verdadera esencia del pueblo de Israel. El que llama a esto 'la salvación de Israel' muestra que niega la esencia del pueblo de Israel, y la ha sustituido por otra naturaleza, una naturaleza mundana materialista, y por lo tanto pone delante de ellos una 'salvación' mundana materialista. Y los medios para lograr esta 'salvación' también son mundanos y materialistas, es decir, organizar la tierra y el ejército”.

Estoy de acuerdo con la mayor parte de este análisis y sólo me diferencio en algunos detalles. El sionismo conquistó Palestina por la violencia y la fuerza, usando tácticas terroristas y destruyendo sus pueblos, para forzar a las personas a abandonar sus granjas. El judaísmo tradicional repudia tales tácticas, habiendo aprendido de la guerra romana que esta no era la manera de hacerlo. Pero el sionismo moderno volvió de nuevo a su naturaleza violenta anterior, que resistía a la nación que Dios había levantado para juzgarles por los pecados de sus padres.


La Gloria de Dios

En el artículo anterior, se dice que el judaísmo creía que la Gloria del Creador todavía estaba sobre ellos hace dos mil años y sólo se fue cuando el templo fue destruido por los romanos en el año 70 dC. En realidad, los dejó más de 600 años antes, como se indica en Ezequiel 10:18; 11:23 justo antes de que los ejércitos babilonios destruyeron el templo de Salomón en el 586 aC. El Arca de la Alianza también desapareció, por lo que cuando se completó el segundo templo, se colocó una piedra en el Lugar Santísimo, donde el Arca debería haber estado. La gloria de Dios no volvió a ella. Por lo tanto, la Gloria de Dios no estaba presente en el segundo templo.

Sin embargo, es cierto que, bíblicamente hablando, el “Estado” (es decir, el Reino) sólo es posible cuando está presente la Gloria de Dios. Esa gloria fue vista por última vez en el Monte de los Olivos (Ezequiel 11:23), ya que partió de Jerusalén, y permaneció allí hasta que Jesucristo ascendió desde ese lugar (Hechos 1:12), llevándose la gloria de vuelta al Cielo con Él. La Gloria regresó diez días más tarde en el día de Pentecostés (Hechos 2:1-4). Pero en lugar de llenar el templo de Herodes, llenó un nuevo templo compuesto de creyentes en Cristo (1 Cor. 3:16).

El judaísmo no reconoce la validez del acontecimiento de Pentecostés en Hechos 2, ya que no reconocen a Jesús como el Cristo. Creen que la Gloria regresará al judaísmo habitual, en lugar de a los seguidores de Jesucristo. Así que aquí es donde nos diferenciamos en nuestra opinión de su cumplimiento.

En mi opinión, la gloria ya ha vuelto y ha continuado siendo derramada desde Pentecostés. Esto continuará hasta que la plenitud del Espíritu se derrama a través del cumplimiento de la Fiesta de los Tabernáculos. Pentecostés fue suficiente para preparar un pueblo para ser Su templo, que alberga Su gloria, pero Tabernáculos es necesario para reclamar la Tierra. Este es el principal requisito previo para que el “Estado” se constituya, que conocemos como el Reino de la Piedra de Dan. 2:35. Pero primero la Piedra debe golpear la imagen de Babilonia en sus pies. Esto está sucediendo hoy en día, ya que el tiempo de Babilonia para gobernar la Tierra se ha completado.

También estoy de acuerdo con la posición de la corriente principal del judaísmo cuando dice que el Estado verdadero o Reino no se establecerá de manera mundana y materialista, con ejércitos que utilizan la fuerza de las armas. La Gloria de Dios en Sí misma es la fuerza que permitirá que el Reino de Dios emerja en la Tierra, con territorio (tierra) como las naciones.


La violencia de Edom y la hostilidad de Judá

El sionismo es algo totalmente diferente. En mi opinión, es un estado edomita, no es ciertamente “Israel”. Sus raíces están en la promesa de Isaac a Esaú (Edom) después de que Jacob obtuvo la bendición por engaño. Edom fue absorbido por el judaísmo en el 126 antes de Cristo, y los sionistas son ahora la parte de Edom dentro de los judíos del mundo, en que se está cumpliendo la promesa a Edom. Pero Edom tiene un espíritu de violencia y fuerza (Ezequiel 35:6) que los motiva a tratar de cumplir la profecía por la fuerza carnal. Al final, ellos fallarán, como dice la Escritura (Ezequiel 35:7).

Los sionistas llegaron a la Vieja Tierra sin arrepentirse de su “hostilidad” contra Yahweh -que es Jesucristo. Aunque algunas personas de hecho se han arrepentido, el “Estado” en sí sigue siendo hostil al Mediador del Nuevo Pacto. Siguen adhiriéndose al Antiguo Pacto, que es en realidad el Pacto de Éxodo, a pesar de que es imposible para ellos recibir las promesas de Dios por el poder de la carne. No han cumplido los requisitos para la restauración de Israel bajo el Nuevo Pacto.

Nos queda, pues, una de las dos opciones: o Moisés y los profetas estaban equivocados, o el estado sionista no es el Israel de la Escritura.

En mi opinión, como se establece en mi libro, La Lucha por el Derecho de Nacimiento (http://josemariaarmesto.blogspot.com.es/2014/08/libro-la-lucha-por-el-derecho-de.html) el estado sionista será destruido, y Jerusalén (la “esclava” de Gal. 4:30) será echada fuera. Sólo hay una manera de volver a Dios, y que es a través de Jesucristo. Nadie tiene que emigrar a la Tierra Vieja, o incluso a una nueva Tierra por el Reino de Dios ha soplado más allá de esas fronteras limitadas y ahora está a punto de llenar toda la Tierra.


Cuando la gloria de Dios emerja más allá de las fronteras de nuestros templos corporales, la verdad será validada y confirmada a vista de todos. El mayor tiempo de evangelismo mundial comenzará entonces, no dirigido por 144.000 evangelistas judíos, como los hombres han enseñado, sino por los vencedores que albergan la plenitud de Su presencia. Estos vencedores estarán compuestos de toda tribu, lengua, pueblo y nación (Apocalipsis 5: 9).

http://www.gods-kingdom-ministries.net/teachings/books/deuteronomy-the-second-law-speech-9/chapter-8-lawful-terms-for-israels-regathering/

No hay comentarios:

Publicar un comentario