TRADUCTOR-TRANSLATE

CONDICIONES EN EL DESIERTO (Cap. 3: Deuteronomio-Discurso 9-Nuevo Pacto bajo Josué), Dr. Stephen E. Jones



Moisés continúa su discurso en Deut. 29:5,

5 Y yo os he traído cuarenta años por el desierto; vuestros vestidos no se han envejecido sobre vosotros, y vuestro calzado se ha envejecido sobre vuestro pie.

Es difícil saber si uno debe tomar esto en forma literal o metafóricamente. ¿Por qué los israelitas tienen una sola prenda de vestir y un par de sandalias, cuando salieron de Egipto? Si es así, entonces sería una necesidad práctica que no se desgastaran; pero también es posible que Moisés estaba utilizando términos metafóricos para indicar la provisión de Dios para ellos. En otras palabras, ninguno de ellos estuvo sin ropa o sandalias durante estos cuarenta años.

Desde un punto de vista profético, esto se aplica a la Iglesia en la Edad de Pentecostés. Desde esta perspectiva, las vestiduras de salvación (Isaías 61:10) y el calzado de la preparación del evangelio de la paz (Ef. 6:15) no se gastaron o desaparecieron. Estos dos elementos representan toda la armadura de Dios, que proporcionó a la Iglesia todo lo que era necesario para sostener la experiencia cristiana durante su viaje por el desierto. Son seleccionados para representar nuestra relación con Dios y nuestro caminar con Él.


No hay vino en el desierto

Moisés continúa en Deut. 29:6,

6 No habéis comido pan, ni bebisteis vino [yayin] ni sidra [shekar], para que supieseis que yo soy Yahweh vuestro Dios.

En el desierto, los israelitas tenían un estilo de vida nómada. Lo hicieron sin agricultura, ya que nunca podían estar seguros de cuando la columna de nube se movería a otra ubicación. Así que no tenían trigo o cebada para hacer pan, a menos que tal vez fueron capaces de obtenerlo de alguna de las caravanas o comerciantes.

Tampoco plantaron viñas para obtener vino. En cambio, fueron alimentados por el maná y bebieron de la roca que los seguía (1 Cor. 10:4). Moisés dice que los hijos de Israel no bebieron vino (yayin) ni sidra (shekar). La palabra hebrea yayin puede significar ya sea vino o jugo de uva fermentado. La palabra shekar significa jugo fermentado. Hablando proféticamente, el ejemplo de Israel indica que la Iglesia no debe beber el vino, o enseñanzas de Babilonia, sino comer el maná del Cielo (Juan 6:48-51), que es Cristo (como la Palabra de Dios). Jer. 51:7 dice:

7 Babilonia ha sido un cáliz de oro en la mano de Yahweh, que embriagó a toda la tierra. Las naciones han bebido su vino; por tanto, las naciones enloquecieron.

Rev. 14:8 habla de esta profecía, así, que nos dice que Babilonia ha hecho que todas las naciones beban del furor de su fornicación. En otras palabras, el vino de Babilonia se equipara con la inmoralidad (porneia, “fornicación”). No es de extrañar, entonces, que el objetivo de Misterio Babilonia sea promover la inmoralidad con el pretexto de la libertad sexual. Este es el estilo de vida principal de Babilonia que pone a la gente fuera de la Ley y “loca”, desde la perspectiva divina.

El vino también tiene una connotación positiva, ya que se utiliza como libación durante la Fiesta de los Tabernáculos (y otras ofrendas). En ese caso, se habla de él como “vino nuevo”, es decir, los primeros frutos de la cosecha de la uva y representa la plenitud del Espíritu. En ese contexto, Pablo dice en Ef. 5:18,

18 Y no os embriaguéis con vino [literal], en lo cual hay disolución, sino sed llenos del Espíritu.

El hecho de que los israelitas no tuvieran vino en el desierto estaba destinado a retratar el lado negativo del vino, no el positivo.


Sin agricultura ni tierras

El hecho de que los hijos de Israel no cultivaran nada durante su permanencia en el desierto implica que las leyes relativas a que la tierra descansará el séptimo año (sábado) no se aplicaron a ellos hasta que entraron en la Tierra Prometida. Por esta razón, Moisés dice en Lev. 25:2-4,

2 Habla a los hijos de Israel y diles: “Cuando entréis en la tierra que yo os doy, la tierra guardará reposo (sábado) para Yahweh. 3 Seis años sembrarás tu tierra, y seis años podarás tu viña y recogerás sus frutos, 4 pero el séptimo año la tierra tendrá un reposo, reposo para Yahweh; no sembrarás tu tierra ni podarás tu viña.

Sus días de reposo semanal, por supuesto, fueron establecidos por el maná que caía durante seis días y cesaba en el séptimo. Por lo tanto, mantuvieron su día de reposo semanal, pero no el reposo de la tierra en el séptimo año, excepto quizás en lo que se refiere a los siervos que trabajaban pagando una deuda.

La Iglesia en la Edad de Pentecostés también ha estado en el desierto, mientras que el Reino está aún sin territorio. La diferencia es que los israelitas fueron agrupados juntos como un pueblo, mientras que la gente del Reino en virtud de Pentecostés se ha dispersado.

Por otra parte, Israel bajo Moisés ya no estaba sujeta a la servidumbre en Egipto, pero la gente del Reino desde los tiempos de Cristo han trabajado bajo la sucesión de imperios bestia hasta la actualidad. Así que el Reino ha estado sin territorio a lo largo del tiempo en que a los imperios bestia se les dio dominio. Esto va a cambiar, sin embargo, cuando el Reino de la Piedra rompa la imagen y luego crezca hasta llenar toda la Tierra (Dan. 2:35).

Durante la permanencia en el desierto, la Iglesia bajo Pentecostés no ha sido considerada responsable por no cumplir los años o jubileos de descanso. Dado que la autoridad y la responsabilidad van en la misma medida, los imperios bestia llevan la responsabilidad general por negarse a reconocer a Jesucristo y a cumplir con la Ley Divina. De hecho, esta es la razón por la que Dios, ha derrotado a cada uno de ellos en su propio turno lo largo de los siglos.

Aún así, los individuos gozaron de un cierto nivel de libertad, incluso mientras estaban en cautiverio. Dentro de esos parámetros, los hombres son responsables ante Dios de aprender las Leyes del Reino, para aprender la obediencia, y para ser guiados por el Espíritu. Cada uno es responsable de hacer lo que el Espíritu le dice a él, cuando su conciencia es iluminada por la revelación divina.


La herencia de la Filiación

Moisés continúa en Deut. 29 7-9,

7 Cuando llegaron al lugar, Sehón rey de Hesbón y Og, rey de Basán, salieron a nuestro encuentro para la batalla, pero los derrotamos; 8 y tomamos su tierra y la dimos en herencia a los rubenitas, a los gaditas ya la media tribu de Manasés. 9 Así que guarda las palabras de este pacto para hacerlas, para que seas prosperado en todo lo que hagas.

Moisés ya había hablado de estas batallas en su primer discurso (Dt. 2:32; 3:1), dando a la historia del éxodo. Esta tierra estaba al este del río Jordán, que se extiende al norte hasta el monte Hermón (Deut. 3:8). A pesar de que la tierra no era parte adecuada de Canaán, se le dio a tres de las tribus de Israel. Debido a que Dios había dado a Israel la victoria, Moisés implica que esta es la razón por que Israel debía “guardar las palabras de este pacto”.

Esto también prefigura nuestro propio tiempo, porque nosotros también estamos al final de los cuarenta jubileos en el desierto. Este es el momento en que los gigantes, representados por Sehón y Og, han de ser derribados. Es hora de recuperar el monte Hermón, el Monte de la Filiación. Monte Hermón es también conocido como el Monte Sión (Deut. 4:48). Es el lugar donde Jesús se transfiguró (Mat. 17:1,2) en la montaña cerca de Cesarea de Filipo (Mateo 16:13).

De acuerdo con fuentes antiguas, esta montaña era originalmente el lugar de los hechos de Génesis 6:4 que produjo los “gigantes”. Como expliqué en el Discurso 1 de esta serie de Deuteronomio, éstos teniendo hijos con las “hijas de los hombres” se llamaron ‘hijos de Dios’.

Sospecho que esto fuera el nombre de su organización y no debe ser tomado como una representación exacta de lo que eran. Llegaron hasta el monte Hermón para tratar de cumplir la profecía que de alguna manera sabían. Sin embargo, lo hicieron de manera ilegal, y por lo que establecieron un movimiento de falsa Filiación.

En el Monte Sión del Nuevo Testamento se convierte en el símbolo de la Nueva Jerusalén, como vemos en Hebreos 12:22,

22 Pero vosotros habéis llegado al monte de Sión [griego: Sion] y a la ciudad del Dios vivo, la Jerusalén celestial, y a miríadas de ángeles.

Este es el monte Sión de Deut. 4:48, donde se identifica como el monte Hermón.


Israel venció a los gigantes y ocupó la tierra hasta el Monte Hermón, o Monte Sión, al final de sus cuarenta años en el desierto. Creo que esto presagia acontecimientos de hoy, cuando los vencedores derrotarán a los descendientes de aquellos gigantes que escaparon hace mucho tiempo. Los “hijos de Dios” falsificados deben ser desplazados por los verdaderos hijos de Dios que han sido lo suficientemente pacientes para esperar el tiempo señalado y alcanzar la Filiación de la manera lícita.

http://www.gods-kingdom-ministries.net/teachings/books/deuteronomy-the-second-law-speech-9/chapter-3-wilderness-conditions/

No hay comentarios:

Publicar un comentario