TRADUCTOR-TRANSLATE

(FFI) JONÁS: PARTE 5, Dr. Stephen Jones



Fecha: 01/06/2017
Boletín No. 347


Después de la liberación de Jonás del gran pez, Dios lo llamó por segunda vez. Jonás 3: 1,2 dice,

1 Ahora la palabra de Yahweh vino a Jonás por segunda vez, diciendo: 2 “Levántate y ve a Nínive, la gran ciudad, y proclama en ella el pregón que voy a decir”.

Esto comienza la palabra que profetiza sobre la Segunda Obra de Cristo, que es relevante después de la resurrección y ascensión de Jesús. A nivel personal, se refiere directamente a la segunda paloma de Lev. 14:4 y al segundo cabro en Lev. 16:7, los primeros trayendo sanidad a nuestras almas muertas (mortales), y los segundos para eliminar el pecado que previamente había sido cubierto.

Sin embargo, esto también profetiza de la conversión de las naciones -las mismas naciones que se consideran ser los enemigos de Dios, las que ponen a Israel en cautiverio. Ayuda a definir el amor de Dios, como lo hizo Pablo en Romanos 5:8 y 10,

8 Mas Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros … 10 Porque si siendo enemigos, fuimos reconciliados con Dios por la muerte de su Hijo, mucho más, estando reconciliados, seremos salvos por su vida.

Este es el tipo de amor que es el fundamento de la Restauración de Todas las Cosas y la salvación de todos los hombres que Pablo expone más adelante en el capítulo (Romanos 5:15-20).


Mensaje de Jonás

Jonás 3:3,4 dice,

3 Y se levantó Jonás y fue a Nínive conforme a la palabra de Yahweh. Nínive era una ciudad grande en extremo, de un recorrido de tres días a pie. 4 Entonces comenzó Jonás a ir a través de la ciudad e hizo el recorrido de un día; y clamó y dijo, “en cuarenta días Nínive será destruida”.

Esto no quiere decir que Jonás tuvo tres días para ir desde Israel a Nínive (la Mosul moderna). En realidad, le habría tomado algunas semanas para caminar hasta tan lejos. Se dice que Nínive era tan grande que se necesitaban tres días para verlo todo, o tal vez para caminar alrededor de su perímetro.

El 26 de julio de 2014, después que ISIS tomó el control de la ciudad de Mosul, destruyeron las tumbas de Jonás y Daniel. Tres años más tarde, el gobierno iraquí recuperó Mosul en medio de mucha lucha destructiva en las calles. En cierto sentido, podríamos decir que Nínive fue destruida, como Jonás había predicho. Pero en 2017 fue recuperada, y su reconstrucción podría ser visto como un tipo de resurrección.

Es posible que la muerte y resurrección de Mosul sea una señal de la venida próxima de un moderno arrepentimiento y avivamiento mundial cuando el Espíritu de Dios se derrama sobre todas las naciones.


El arrepentimiento de Nínive

Jonás 3:5 dice,

5 Entonces los hombres de Nínive creyeron [aman] a Dios; y convocaron un ayuno y se vistieron de cilicio desde el mayor hasta el menor de ellos.

La gente tuvo fe en Dios, como lo demuestra el hecho de que creyeran en la palabra del profeta. La palabra aman es la misma palabra usada en Génesis 15:6 para describir la fe de Abraham en la promesa de Dios:

6 Entonces él creyó [aman] a Yahweh; y le fue contado por justicia.

La forma de arrepentimiento en Nínive se explica con mayor detalle en los próximos versículos. Jonás 3:6-9 dice,

6 Y llegó la noticia hasta el rey de Nínive, y se levantó de su trono, se despojó de su vestido, y se cubrió de saco y se sentó sobre ceniza. 7 E hizo proclamar y anunciar en Nínive, por decreto del rey y de sus nobles, diciendo: Hombres y bestias de carga, ganado mayor y menor, no prueben bocado; no se les dé alimento, ni beban agua; 8 sino cúbranse de saco hombres y animales, y clamen a Dios fuertemente; y conviértase cada uno de su mal camino, de la violencia que hay en sus manos. 9 ¿Quién sabe si se volverá y se arrepentirá Dios, y se apartará del ardor de su ira, y no pereceremos?

Este decreto oficial del rey de Asiria en su capital de Nínive profetiza de lo que va a pasar en la Tierra durante el Derramamiento Final del Espíritu Santo, que convertirá todas las naciones a Jesucristo.

ISIS trató de luchar contra Jonás, que es un profeta tipo de de Jesús, pero su derrota es segura. Lo más que pueden hacer es destruir una tumba vacía y por lo tanto profetiza del final de la misma muerte. El siguiente paso, cuando se vuelvan de la violencia, que está en sus manos, será para que la gente vea al Cristo vivo en su Segunda Manifestación.

La proclamación de arrepentimiento vino de arriba hacia abajo. Incluso el rey se vistió de cilicio y se sentó en “las cenizas”. El Comentario de la Biblia Wycliffe dice de esto,

“El cilicio era considerado como un símbolo de humildad y dependencia total de Dios. Era un paño grueso y feo no apto para el uso normal”.

La ropa también representaba una naturaleza. Esto se remonta al Jardín del Edén, cuando a Adán y Eva se les dio ropa de pieles (Gn 3:21) para significar su naturaleza carnal. Pero el cilicio era su forma de admitir que su naturaleza era tosca y fea a los ojos de Dios y de todos los hombres, y por extensión que se estaban arrepintiendo de esta condición.

También era común sentarse en “polvo y ceniza” (aphar y ephar) para indicar arrepentimiento. Es bien sabido que el hombre fue hecho del polvo de la tierra y que todos los hombres volverían al polvo en la muerte. El polvo se asociaba con la muerte, por lo que el Salmo 22:15 dice: Tú me has puesto en el polvo de la muerte.

Abraham mismo dijo en Génesis 18:27, “soy polvo y ceniza”. Job 42:6 dice me arrepiento en polvo y ceniza. Debido a que las dos palabras hebreas, aphar y ephar, eran similares, los términos eran a menudo Unidos entre sí.

Nadie podía conocer los corazones de las personas individuales de Nínive, por supuesto, pero desde un punto de vista profético, las acciones de Nínive y Asiria en su conjunto representan los enemigos de Dios arrepintiéndose cuando escuchan la palabra de Cristo en Su Segunda Obra. Es importante entender esto en momentos en los que parece como si todo el mundo está en peligro de destrucción. El peligro es real, pero debido a que el libro de Jonás profetiza de un arrepentimiento en todo el mundo, se nos asegura que el mundo no será destruido; sino que, en cambio, el Espíritu será derramado, el mundo se arrepentirá, y al final, todo será puesto bajo los pies de Cristo (Salmo 8:6; Hebreos 2:8; 1 Cor. 15:27,28).


Las bestias arrepentidas

En el decreto del rey, hasta los animales, vacas y ovejas debían para ser cubiertas con saco y ceniza, y debían a arrepentirse. Esto puede parecer un decreto extraño, pero es otra profecía de que incluso los sistemas bestia serán sometidos y se volverán de sus malos caminos. El león, el oso, el leopardo, y la bestia de hierro dentada de Daniel 7 serán todos domesticados, por decirlo así, sometidos bajo los pies de Jesucristo, y pasarán a formar parte de Su Reino, porque se les darán nuevas naturalezas. Isaías 11:6-9 dice,

6 Y el lobo habitará con el cordero, y el leopardo se echará con el cabrito, y el becerro y el león y la bestia doméstica andarán juntos; y un niño pequeño los conducirá. 7 También la vaca y el oso pastarán; sus crías se echarán juntas; y el león comerá paja como el buey. 8 Y el niño de pecho jugará sobre la cueva de la cobra, y el recién destetado extenderá su mano sobre la guarida de la víbora. 9 No harán mal ni dañarán en todo mi santo monte, porque la tierra será llena del conocimiento de Yahweh, como las aguas cubren el mar.

Las naciones bestia de Daniel 7 fueron identificadas como animales con el fin de mostrar su naturaleza depredadora. Cualquier nación que quiere “comerse” a otras naciones, para aumentar el tamaño de su imperio, es una nación-bestia. Una nación que pone el interés propio (“patriotismo”) por encima de los intereses de Dios, que gobierna todas las naciones con justicia igual para todos, es una nación-bestia.

Al final, el Reino de la Piedra crecerá hasta llenar toda la Tierra (Dan. 2:35). Esa nación (o “montaña”) se convertirá en la luz del mundo, y la gente de muchas naciones caminarán a su luz para aprender la Ley del Señor (Isaías 2:2-4). Por lo tanto, van a aprender a tomar la naturaleza de Cristo y echarán fuera la tela de saco de la naturaleza humana, que es la causa de la guerra. En ese día, no alzará espada nación contra nación, y nunca se adiestrarán más para la guerra (Isaías 2:4).

Conquistar por la guerra será una cosa del pasado. El Reino de Dios vencerá por amor, no por la guerra. Esto se profetizó inadvertidamente por el rey de Nínive.


Se evitó la calamidad


10 Y vio Dios sus obras, que se convirtieron de su mal camino, entonces Dios se arrepintió del mal que había declarado que traería sobre ellos. Y él no lo hizo.

Muchas personas creen que el mundo terminará en una catástrofe horrible. Incluso a los cristianos les es difícil creer que la ira de Dios puede y va a ser evitada. Sólo ven el aumento de la maldad y no tienen confianza en que Dios enviará Su Espíritu Santo para evitar la calamidad. Sin embargo, esta es la historia de la Segunda Obra de Cristo como se muestra en el segundo llamamiento de Jonás. La simple verdad es la siguiente: El mundo se salvará en la Segunda Obra de Cristo con la venida de Jonás (Cristo). Como Jonás, la Iglesia ha sido reacia a hablar la Palabra a los enemigos de Dios, pensando que los enemigos están destinados a la destrucción. Pero Dios tiene un plan diferente, uno que está de acuerdo con Su amor por toda Su Creación.

Esto no significa que la amenaza de destrucción sea irreal. Sin duda, es real. El aumento del nivel de la maldad en el mundo exige la justicia de la Ley Divina. Sólo un verdadero arrepentimiento puede (y lo hará) apartar el juicio destructivo.


El derramamiento del Espíritu Santo

La verdadera pregunta es si en verdad Dios enviará Su Espíritu, y si eso se traducirá o no en el arrepentimiento de los malvados. En mi opinión, esto si ocurrirá, porque Dios ha prometido que Él hará que esto suceda por el poder de Su propia voluntad.

Joel 2:28 dice,

28 Y será que después de esto derramaré mi Espíritu sobre toda la humanidad (toda carne); y sus hijos y sus hijas profetizarán, vuestros ancianos soñarán sueños, y vuestros jóvenes verán visiones. 29 Y también sobre los siervos y siervas derramaré mi Espíritu en aquellos días.

Esto ocurrió en una pequeña escala en el día de Pentecostés, como Pedro nos dice en Hechos 2:16-21. Tiene un mayor cumplimiento hoy, ya que si los últimos días comenzaron en Pentecostés, hoy estamos viviendo más aún en los últimos días. La profecía de Joel aún no se ha agotado, porque Su Espíritu aún no se ha derramado sobre toda la humanidad.

De hecho, no será hasta el Juicio del Gran Trono Blanco que el Espíritu de Dios será derramado sobre toda la humanidad. Sólo entonces toda rodilla y toda lengua jurarán lealtad a Él (Isaías 45:23). Sólo entonces, Pablo dice, toda lengua confesará que Jesucristo es Señor, para gloria de Dios Padre (Fil. 3:11).

En 1 Cor. 12:3 Pablo dice: nadie puede decir que Jesús es el Señor, sino por el Espíritu Santo. Por lo tanto, cuando toda lengua confiese que Jesucristo es el Señor, lo hará por el Espíritu Santo” que será cuando la profecía de Joel se haya cumplido. Cuando el Espíritu sea derramado sobre toda la humanidad, entonces, toda rodilla se doblará y toda lengua confesará y declarará lealtad a Jesucristo, para gloria de Dios Padre.

Se trata de la Restauración de Todas las Cosas, que los espíritus de los profetas han predicho desde el principio (Hechos 3:21). Vendrá por medio de Uno que Moisés previó, porque Hechos 3:22 dice,

22 Moisés dijo: “Yahweh Dios os levantará un profeta como yo de entre vuestros hermanos; a Él daréis atención en todo lo que os diga.

En virtud de las obligaciones del Pacto Antiguo, este es un mandamiento para que todos le presten atención a Él. Pero bajo la promesa del Nuevo Pacto, esto es una profecía de que todos deberán prestar atención en todo lo que os dijere.

Esta es la buena noticia de la promesa del Nuevo Pacto, que Dios nos ha dado por un juramento a Abraham, Isaac y Jacob. Él se ha comprometido a hacer que suceda, y si alguno no recibe el Espíritu Santo, entonces Dios no habrá cumplido Su promesa. Hebreos 2:8 dice que todavía no vemos que todas las cosas le sean sujetas, pero sabemos que es sólo cuestión de tiempo antes de que se cumplan todas las promesas de Dios.


¿Cuál es la promesa de Dios?

La promesa a Abraham, Isaac y Jacob es que bendecirá a todas las naciones (Génesis 12:3). Pedro interpreta esto en Hechos 3:25, 26 en el sentido de que Dios hará que todos los hombres se arrepientan, para que puedan reconciliarse con él.

25 Vosotros sois los hijos de los profetas, y del pacto que Dios hizo con nuestros padres, diciendo a Abraham: Y en tu simiente serán benditas todas las familias de la tierra. 26 Dios ha resucitado a su Siervo, en primer lugar para vosotros; y lo ha enviado para bendeciros, haciendo que cada uno se convierta de sus maldades.

Él no dice que Dios se limitará a dar a cada uno la oportunidad de convertirse por su propia voluntad. No, está escrito que Dios mismo convertirá a todos de sus malos caminos. Él se ha obligado a hacerlo a través de la Nueva Alianza, como lo prometió en Deut. 29:12-15.

12 para que entres en el pacto con Yahweh tu Dios, y en su juramento, que Yahweh tu Dios hace hoy contigo, 13 con el fin de establecerte hoy como su pueblo y que El sea tu Dios, del mismo modo que os habló, y como lo juró a tus padres Abraham, Isaac y Jacob. 14 Ahora, no solamente con vosotros estoy haciendo este pacto y este juramento, 15 sino también con los que están aquí hoy con nosotros en la presencia de Yahweh nuestro Dios, y con los que no están aquí hoy con nosotros.

El juramento de Dios a Israel en el tiempo de Moisés se limitó a afirmar Su juramento que antes hizo a Abraham, Isaac y Jacob, que bendeciría todas las familias de la Tierra. Por lo tanto, el juramento incluía no sólo los que estaban presentes en los días de Moisés, sino también a aquellos que no estaban presentes.

Eso incluye a todos: presentes y no presentes. No se quede fuera nadie. Dios no estaba prometiendo dar a todos los hombres la oportunidad de arrepentirse, sino de hacer que se arrepientan. De hecho, sabemos que a lo largo de la historia, sólo a una pequeña parte de la humanidad se le ha dado la oportunidad de arrepentirse durante su vida. Hasta hace pocos años, muy pocos, han incluso oído el nombre de Jesús.

Así que esto no podía cumplirse de este lado de la tumba. El juramento de Dios, entonces, tendrá que cumplirse en el Juicio del Gran Trono Blanco, cuando todos los hombres sean llamados a Su presencia, y donde toda rodilla se inclinará ante Él. Cuando toda lengua jure lealtad a Él y confiese que Él es el Señor por la inspiración del Espíritu Santo, entonces y sólo entonces se cumplirá el juramento de Dios.

Aunque relativamente pocos cristianos hoy en día creen que Dios es capaz de lograr esto, debido a la resistencia de la voluntad del hombre, creo que las promesas de Dios se cumplirán. Fue la creencia de Abraham en la promesa de Dios lo que le fue contado por justicia (Génesis 15:6; Rom. 4:20-22).


¿Es Dios capaz?

La promesa de Dios es salvar a toda la humanidad, restaurar todas las naciones, y poner todas las cosas bajo los pies de Jesús. ¿Realmente lo creemos? ¿O creemos que Él es capaz de salvar solamente una pequeña porción de la humanidad, la cual llevará al Cielo y luego se quemará la Tierra, que Él creó?

El evangelio es la buena noticia del éxito de Dios, no las malas noticias de su fracaso en cumplir Su promesa. Enviar a Jesucristo a la Tierra era sólo una parte de la promesa. Sobre todo, Jesús fue el enviado a poner en práctica la promesa de la salvación de todos los hombres (1 Tim. 4:10). Pero si Jesús en realidad no salva a todos los hombres, y entonces fracasó en Su misión.

Pero no creo que Su misión fracasará. Jonás lo demuestra. A pesar de que el profeta era reacio a hablar la Palabra, Dios se encargó de que su “libre albedrío” fuera invalidado. La sabiduría de Dios encontró una manera de terminar la obra, para que fuéramos bendecidos con esta profecía.

Por lo tanto, sabemos el final de la historia. No importa lo improbable que parezca en la superficie. Ni siquiera depende de la voluntad -o la falta de voluntad- de la Iglesia en lo que se refiere a la Gran Comisión. No depende de los votos de obediencia del hombre del Pacto Antiguo, sin embargo, sinceros y bien intencionados. Esto sólo depende de la capacidad de Dios para mantener Su palabra, y de si Su voluntad fuera menos potente que la voluntad opuesta del hombre, entonces no debería haber hecho un voto que Él no podría mantener.

Pero estamos seguros de que es poderoso, porque cuando parecía que Dios era incapaz de mantener Su promesa de llevar a Israel a la Tierra Prometida, Moisés desafió a Dios en este mismo punto. Moisés dijo a Dios en Num. 14:15,16,

15 Ahora bien, si Tú haces matar a este pueblo como un solo hombre, entonces las naciones que han oído de tu fama dirán: 16 Porque Yahweh no pudo introducir a este pueblo a la tierra que les había prometido con juramento, por eso los mató en el desierto .

¿Cuál fue la respuesta de Dios? Num. 14:21 dice,

21 Pero de hecho, vivo yo, que toda la tierra será llena de la gloria del Señor.

En otras palabras, ¡si alguien piensa que Dios era incapaz de llevar a Israel a la Tierra Prometida a causa de la fuerza de oposición de su voluntad, piense de nuevo! No sólo va Dios a cumplir Su promesa a Israel, sino que también llenará toda la Tierra con Su gloria!

Si Dios pudo cumplir Su juramento a un pueblo rebelde llamado Israel, ¿no podrá Él cumplir con Su juramento de hacer a todos los hombres Su pueblo y de ser Su Dios? ¿Es Dios verdaderamente capaz de esto? ¿O vamos a verlo a Él en el Gran Trono Blanco levantando las manos, diciendo: “Realmente traté. Les di todas las oportunidades, pero no me hicieron caso. Mis intenciones eran buenas, pero no he podido volver sus corazones. Su libre voluntad era demasiado fuerte para mí. Soy un caballero, pero el diablo no lo es; por lo que les hizo pecar, y no pude detenerlo”?

No, Dios no es tan débil. Aunque dio potestad a la humanidad, Él nunca les dio Su soberanía. La autoridad del hombre nunca ha estado a la altura de la potencia de Dios. Por esta razón, Dios no ha dudado en hacer esas promesas, porque Él sabe que tiene el poder para cumplirlas a pesar de la oposición.

Por esta razón, habló por los profetas desde el principio del tiempo, que nos dicen cómo la historia va a terminar. Recuerdo a un ministro local que escribió en uno de sus libros que Dios no conoce todas las cosas, porque los acontecimientos dependen de las acciones de los hombres que aún no han sido determinadas. Pero Dios no es tan limitado, ni ha sido tan imprudente como para idear un plan que permitiría a la historia desarrollarse fuera de control. Si lo hubiera hecho, este mundo sería de hecho un lugar temible para vivir.

http://www.gods-kingdom-ministries.net/teachings/ffi-newsletter/ffi-2017/06-01-2017-jonah-part-5/

No hay comentarios:

Publicar un comentario