TRADUCTOR-TRANSLATE

LA BENDICIÓN DE DAN (Cap. 18-Deuteronomio-Discurso 10-Profecías Finales), Dr. Stephen Jones





La bendición de Moisés a la tribu de Dan es muy diferente de la bendición de Jacob. En Deut. 33:22, leemos de la bendición de Moisés,

22 Y de Dan dijo:
Dan es el cachorro de un león
que salta desde Basán.

Esto parece decir muy poco, y tal vez los hombres de Dan quedaron decepcionados al escuchar esta corta "bendición". Algunos siglos antes, la bendición de Jacob sobre Dan fue más larga y se refería al significado de su nombre ("juez"). Leemos en Génesis 49:16-18,

16 Dan juzgará a su pueblo
como a una de las tribus de Israel.

17 Dan será una serpiente en el camino,
víbora junto a la senda,
que muerde los talones del caballo,
para que su jinete caiga hacia atrás.

18 Por tu salvación [Yahshua] espero, oh Yahweh"

Así que Moisés imagina a Dan como un león joven saltando, mientras que Jacob lo representa como una serpiente mordiendo los talones del caballo. Pero antes de examinar esta distinción, concentrémonos en Dan como juez.


Cómo Dan fue nombrado

Dan nació de la sierva de Raquel, Bilha. Raquel le puso su nombre en Génesis 30:6,

6 Entonces Raquel dijo: “Dios me ha reivindicado [??? ‘din’], y de hecho ha oído mi voz y me ha dado un hijo”. Por lo tanto llamó su nombre Dan [??].

Raquel creía que Dios le había hecho la justicia que le era debida. Juzgar no es necesariamente condenar, pues en cualquier disputa el juicio verdadero reivindica (o justifica) al inocente y condena al culpable, en cualquier juicio que la Ley provea. Dan fue llamado "juez" para reflejar los sentimientos de reivindicación de Raquel, no su condena.

Raquel habló de Dan como si fuera su propio hijo, porque Bilha era la sierva de Raquel y había dado a luz un hijo por parte de Raquel. Legalmente Dan era hijo de Raquel, como vemos en el versículo 3,

3 Y ella dijo: aquí está mi sierva Bilha, entra a ella, y dará a luz sobre mis rodillas rodillas, para que por ella yo también tenga hijos.

Los danitas parecían destinados a ser los jueces en Israel, pero este llamado fue para Leví como parte de su deber administrativo. Sin embargo, Dan produjo al menos un juez: Sansón, que era de una familia danita (Jueces 13:2).


Sansón el nazareo

Tal vez esto fue debido al hecho de que Sansón era también nazareo (Jueces 13:5). En años posteriores, los nazareos fueron tratados como levitas, ya que se les permitió el acceso al Lugar Santo que normalmente estaba reservado sólo para los levitas.

Así también a Santiago, el hermano de Jesús y autor de la epístola, se le dio acceso al Lugar Santo en el templo, pues como Sansón, él también era nazareo. El obispo Eusebio escribió esto en el siglo IV,

"El control de la Iglesia pasó a los apóstoles, junto con el hermano del Señor Santiago, a quien todos, desde el tiempo del Señor hasta el nuestro, han llamado el Justo", porque había muchos Santiago, pero éste era santo desde su nacimiento; no bebía vino ni licor embriagador y no comía comida animal; no llegó ninguna navaja cerca de su cabeza; no se frotó con aceite, y no tomó baños [es decir, en los baños públicos]. A él solo se le permitió entrar en el Lugar Santo, porque sus vestidos no eran de lana, sino de lino. Solía entrar solo en el Santuario, y a menudo se encontraba de rodillas implorando perdón por el pueblo, de modo que sus rodillas se endurecían como las de un camello ... " (Eccl. Hist., II, xxiii).

Y así, como Santiago, Sansón era un nazareo. Desde un punto de vista profético, ambos eran como levitas y juzgaban al pueblo. El martirio de Santiago en el 62 dC trajo juicio sobre Jerusalén, pero Sansón "juzgó a Israel veinte años" (Jueces 16:31). El juicio de Sansón justificó a Israel, pero trajo condena a los filisteos.


La apostasía de Dan

Jacob hizo mención de Dan como un juez de Israel en Génesis 49:16, pero parece que esto fue un juicio positivo sólo con Sansón. La principal manera en que Dan juzgó a Israel fue negativa, porque la tribu de Dan fue un líder en la apostasía de Israel. Esto se debió en gran medida a su proximidad a Tiro y Sidón en el norte, donde fueron influenciados por la adoración de Baal.

El territorio original asignado a Dan estaba en el llano de los filisteos, que no fue conquistado hasta el tiempo de David. Así que después que las otras tribus se habían establecido en la tierra que se les había dado, no encontraron tiempo para ayudar a la tribu de Dan a tomar su territorio asignado. Entonces los danitas decidieron ir hacia el norte para encontrar un lugar donde instalarse. Viendo la ciudad de Lais, que estaba al norte de Israel en la base del monte Hermón, conquistaron la ciudad y se establecieron allí (Jueces 18:27). Los versículos 29 y 30 dicen,

29 Y llamaron el nombre de la ciudad de Dan, según el nombre de Dan, su padre, que había nacido en Israel; sin embargo, el nombre de la ciudad antes era Lais. 30 Y los hijos de Dan pusieron para sí la imagen esculpida …

La imagen esculpida en este caso fue una que fue construida por el sacerdote que habían contratado (Jueces 18:3,4). Así establecieron su propio sacerdocio y centro de culto religioso en oposición al centro de Silo donde se había establecido el Tabernáculo. En aquellos días la distancia era un factor mucho mayor de lo que es hoy en día, y la tribu de Dan estaba en gran parte aislada en el extremo norte.

De hecho, la tribu de Dan pronto se identificó con Tiro y Sidón más que con Israel. Dos siglos más tarde, cuando Israel estaba en cautiverio a los cananeos (Jueces 4:2), Débora escribió en su canción, "¿por qué Dan se quedó junto a las naves?" (Jueces 5:17). En otras palabras, ¿por qué la tribu de Dan no trató de ayudar a los israelitas en su momento de necesidad? La respuesta estaba en el hecho de que la tribu de Dan había conquistado su pequeño territorio cerca del Monte Hermón y había comenzado a colonizar el Mediterráneo con el pueblo de Tiro y Sidón.

Dondequiera que iban, nombraron lugares como su padre Dan, como lo habían hecho con Lais. Y así los ríos que exploraron fueron llamados Danubio y el río Don. Otros nombres de lugares también pueden derivarse de Dan, incluyendo Danmark (o Dinamarca, tal como aparece en inglés).

Cuando las diez tribus de Israel se separaron de Judá, formando su propio reino, el nuevo rey, Jeroboam, puso dos becerros de oro como la religión nacional de Israel. Uno fue colocado en Betel, el otro en Dan (1 Reyes 12:28,29). Esto aseguró la eventual destrucción de Israel a manos de los asirios, pues Dios trajo juicio sobre la nación después de darles 210 años para arrepentirse.

Así podemos ver que la tribu de Dan trajo juicio sobre Israel por su idolatría. Su nombre se cumplió de una manera negativa, en lugar de tener un significado positivo.


Dan la serpiente

Volviendo a la bendición de Jacob en Génesis 49, comparó a Dan con "una serpiente junta al camino", que "muerde los talones del caballo", y hace que el jinete sea arrojado a tierra. Jacob dijo entonces en Génesis 49:18, "Por tu salvación [Yeshua] espero, Yahweh". Esto profetizaba que Yahshua-Jesús es la solución a Dan que derriba al caballo y al jinete.

La palabra hebrea para "caballo" es sus (???), que es también la raíz del nombre griego Iesus, o Jesús. Jah-sus es literalmente "El Caballo de Yah", así llamado porque el caballo era el símbolo de salvación o liberación. El nombre hebreo de Jesús era Yahshua, "Salvación", pero Jah-sus (o Yah-sus) llevaba el mismo significado de una manera más simbólica.

Entonces Jacob vio a Dan como una serpiente que bloqueaba el camino del caballo, pero esperaba a Yahshua, la "salvación" que vendría. De hecho, después de que Moisés describió a Dan como una serpiente, casi podemos oírlo suspirar: "Apenas puedo esperar la aparición de Tu Yahshua, Yahweh". Cristo es más tarde representado como el jinete del caballo blanco en Apocalipsis 19:11,

11 Y vi el cielo abierto; y he aquí, un caballo blanco, y el que se sentó en él se llama Fiel y Verdadero; y en justicia juzga y hace guerra.

Cuando el Juez Justo venga a juzgar la Tierra, entonces la espera de Jacob terminará. Donde Dan fracasó como juez a causa de su idolatría, Jesucristo tendrá éxito como Juez Justo. Al final, la naturaleza serpentina de Dan no pudo impedir que el caballo blanco viniera.


Dan el león saltador

Pero ¿qué pasa con la metáfora que Moisés usa para imaginar a Dan? Él representa a Dan como un león joven saltando desde Basán (Deuteronomio 33:22). No se dan más explicaciones. Esto no es una bendición ni una maldición. Jacob describió a Judá de la misma manera en Génesis 49:9, pero en ese caso representó a Jesucristo como el León de la tribu de Judá.

Cuando Moisés usó la misma descripción para Dan, ¿estaba sugiriendo un león falso? Si es así, su así llamada "bendición" se equipararía a la profecía de Jacob a Dan en Génesis 49, ya que incluso cuando Dan era una serpiente tratando de derrocar al Caballo de Jah, también estaba tratando de reemplazar a Cristo como el león. La idolatría de Dan ciertamente cumplió esto, porque un ídolo es un falso dios que los hombres adoran en lugar del verdadero Dios.

Así que ni Jacob ni Moisés tienen ninguna bendición real para la tribu de Dan.


¿Se borró Dan?

Se ha observado también que la tribu de Dan parece haber sido omitida de la lista de las doce tribus en Apocalipsis 7 cuando estaban siendo selladas. En su lugar, Leví es añadida a la lista para compensar la omisión de Dan (Apocalipsis 7:7). Hay muchas explicaciones posibles para esto, que los comentaristas han expuesto, pero la mayoría parece atribuirlo a la idolatría de Dan. Deut. 29:18-21 parece apoyar esta conclusión, ya que después de hablar de los "ídolos de madera, piedra, plata y oro" de Israel en el versículo 17, Moisés entonces dice:

18 para que no haya entre vosotros un hombre, ni una mujer, ni una familia, ni una tribu cuyo corazón se aparte de servir a Yahweh nuestro Dios, para ir y servir a los dioses de esas naciones … 20 ... Yahweh borrará su nombre de debajo del cielo.

Moisés sabía que el pueblo iba a descender a la idolatría y a la corrupción después de su muerte. Eventualmente, el nombre de Israel fue realmente borrado, porque esta fue la razón por la que las "ovejas perdidas de la casa de Israel" se perdieron. Su nombre fue olvidado, porque fueron llamados por otros nombres. Dios les quitó el nombre de Israel, porque no reflejaban fielmente su carácter. En eso Dan pareció tomar la iniciativa como la primera tribu a renunciar formalmente al Dios de Israel y el Tabernáculo en Silo, esta tribu llevó a todo Israel al juicio divino. Pero no sólo Dan, sino las diez tribus que perdieron sus nombres por el juicio. Dan fue excluido de la lista en Apocalipsis 7, porque como el líder en idolatría, representaba a todos los israelitas idólatras que habían perdido sus nombres.

Esto debe ser visto en el contexto más amplio del Plan Divino, por el cual Dios tenía la intención de restaurar a Israel bajo la dirección de Jesucristo, como se profetiza en Oseas 1:11. Los israelitas se divorciaron de Dios (Jer. 3:8) y se hicieron como todas las otras "mujeres" (naciones) en el mundo. El pacto matrimonial, conocido por nosotros como el Antiguo Pacto, terminó en divorcio; pero, como sabemos, Dios proveyó un Nuevo Pacto para Israel y Judá (Jeremías 31:31) por el cual ellos serían salvos. Este Nuevo Pacto no era exclusivamente de ellos (Isaías 56:8), porque el camino estaba abierto para todos los hombres.

Ningún hombre puede venir al Padre sino por la fe en Jesucristo, independientemente de la genealogía. Por lo tanto, cuando las bendiciones de Dios sean dispensadas a todas las naciones por la "simiente de Abraham", los hombres de cada nación, lengua y tribu serán bendecidos según su fe. El juicio sobre Israel, entonces, y la abolición del Antiguo Pacto, restablecieron el Nuevo Pacto que había sido prometido anteriormente a Abraham, y que posteriormente fue ratificado por la sangre de Jesucristo.

El Nuevo Pacto, como hemos visto en nuestro estudio de Deuteronomio 29, fue dado a todos los hombres y basado en el voto de Dios de convertir los corazones de todos los hombres a Él. La tribu de Dan estaba presente para presenciar ese voto, y ciertamente se aplicaba a ellos, así como a las otras tribus. ¿Debemos creer, entonces, que la tribu de Dan presentó un problema demasiado grande para que Dios pudiera manejarlo? ¿Es Dios incapaz de cumplir su voto con los danitas? No lo creo.

Todos se volverán a Dios en algún momento, incluyendo a la tribu de Dan. Sin embargo, no serán salvos por su genealogía de Jacob, sino de la misma manera en que todos los hombres son salvos. Por lo tanto, al dar a los hombres el don de la fe, y al volverse a Cristo, se establece una relación de pacto con ellos. Unos pocos entran en tal relación durante su vida, y el resto lo hará en la edad por venir.


Me parece que Dan se ha convertido en una metáfora para todo el Israel en la carne. Todos sus nombres fueron borrados en ese sentido, debido a su idolatría, y ahora la única manera de restablecer una relación de pacto con Dios es por la fe en Jesucristo. El voto de Dios nos asegura que Él traerá a todos los hombres a una relación como ésta tarde o temprano, pero el nuevo nombre que Él está dando a Su pueblo ya no está basado en la genealogía de la carne.

http://www.gods-kingdom-ministries.net/teachings/books/deuteronomy-the-second-law-speech-10/chapter-18-dans-blessing/

No hay comentarios:

Publicar un comentario