TRADUCTOR-TRANSLATE

EL AMOR NO DESHONRA A LOS DEMÁS [Primera Corintios 13 (9)], Dr. Stephen Jones



21/07/2017



Pablo dice en 1 Corintios 13:5, el amor "no hace nada indecoroso. Aquí Pablo usa la palabra aschemoneo, el negativo de schemon. Pablo es el único escritor del Nuevo Testamento que se utiliza este término ‘deforme, sin forma, indecente, indecoroso, deshonroso’. Y él lo usa solamente otra vez cuando él dice en 1 Corintios 7:36 en el contexto del tratamiento de un hombre a su hija soltera.

Esta palabra griega aschemoneo se usa en la traducción Septuaginta de Deuteronomio 25:3,

3 Se podrá dar cuarenta azotes en número, no infligirán más; Porque si le azotas con muchos azotes más que éstos, tu hermano será deshonrado [aschemoneo] delante de ti.

Esta es la única vez que la palabra aparece en la Ley, pero su forma adjetiva (aschemosune) se encuentra en Ezequiel 16:7,22, y 39, donde se describe a Israel como una mujer que se quedó desnuda y al descubierto”. Tal vez sea mejor traducida, "desnuda y deshonrada" o "indecente".

Pablo dice que el amor no actúa con vergüenza ni indecencia, sino que actúa de acuerdo con la Ley de Dios. A un hombre al que se le dan más de cuarenta azotes se dice que es "deshonrado" (Septuaginta) o "degradado" (NASB) a los ojos de la gente. Es ilegal despojar a la gente de toda dignidad o robarles su humanidad, aun cuando se les castigue por el pecado.

En pocas palabras, el amor no deshonra a los demás.


Deshonrando a los pecadores por exceso de castigo
La justicia divina limita el castigo, porque Dios es amor, y el amor no castiga demasiado a los pecadores. Castigar a los pecadores más allá de los límites de la Ley es una violación de la Ley del Amor, porque viola el mismo carácter de Dios. Por eso no hay castigo eterno en las Escrituras. Todo juicio por el pecado está limitado por cuarenta azotes (por delitos menores) o por la Ley del Jubileo (por delitos graves).

Se dice que el juicio es olam, un tiempo oculto, desconocido o no especificado, porque su longitud depende de la naturaleza del crimen. La raíz de olam es alam, que significa "esconderse". Sin embargo, sabemos que la Ley del Jubileo limitó las deudas (responsabilidad por el pecado) a un máximo de 49 años.

El equivalente del Nuevo Testamento es aioniano, que debe ser definido por el significado hebreo de olam. La palabra griega aionian viene de aion, "eón, o edad". La mayoría de las versiones traducen aionian como "eterno" o "perpetuo", pero esto es inexacto y de hecho viola la Ley del Amor.

Por ejemplo, Jesús dice en Mateo 25:46, "estos irán al castigo eterno" (NASB). La Biblia de las Américas traduce "castigo eterno". Pero la Nueva Traducción Literal de Young traduce Mateo 25:46 como "castigo durante la edad". La Biblia Enfatizada de Rotherham traduce la misma frase por, "corrección permanente".

La The Emphatic Diaglott de Benjamin Wilson se niega a entrar en el debate y lo deja como "aionian cortamiento". Al hacerlo, Wilson parece admitir que no significa eterno, pero tiene miedo de ofender a aquellos que insisten en traducir la palabra incorrectamente. Temía que los cristianos rechazaran su traducción y se negaran a usarla.

El punto es que cuando Pablo dice que "el amor no actúa de manera impropia (indebida, indecorosa, indecente, deshonrosa)", seguramente debe pensar en el mandato de la Ley contra el castigo excesivo de Deuteronomio 25:3, donde se usa el término aschemoneo. Después de todo, esta es una de las leyes que cuelgan de la Ley del Amor (Mateo 22:40). Todos los juicios de Dios dependen del amor, porque son rendidos por el Dios de amor.


El comportamiento homosexual no es ágape
Volviendo a la declaración de Pablo de que "el amor no actúa de manera impropia", la Septuaginta usa la misma palabra en su forma adjetiva en Ezequiel 23:29, diciendo: "Y la vergüenza de tu fornicación será expuesta". Pablo usa este adjetivo en Romanos 1:27, con respecto a las relaciones homosexuales, diciendo:

27 Y de la misma manera también los hombres abandonaron la función natural de la mujer y se encendieron en su deseo el uno hacia el otro, hombres con hombres cometiendo actos indecentes [aschemosus] y recibiendo en sus propias personas la debida penalidad de su error.

Por lo tanto, se dice que los actos homosexuales son "indecentes" o deformes, y en 1 Corintios 13:5 Pablo excluye tal comportamiento de su definición de ágape, es decir, del amor divino. Puede ser eros (atracción física) y, aunque ilegal, podría incluso elevarse al nivel de phileo (amor fraternal), pero nunca puede definirse como ágape.

Estas dos cuestiones, el exceso de castigo y la conducta homosexual, están claramente fuera de la definición de Pablo de ágape, porque son deformes, como la palabra implica. A muchos cristianos se les ha enseñado que Dios castiga excesivamente a los pecadores, lo cual deforma su concepto de ágape. Mientras tanto, el mundo sigue ahora una deformada definición de amor al incluir el comportamiento homosexual como su estándar de amor.


Sin embargo, a pesar de los entendimientos distorsionados del amor, el Dios del amor permanece sin cambios.

Etiquetas: Teaching Series
Categoría: Enseñanzas

Dr. Stephen Jones

No hay comentarios:

Publicar un comentario