TRADUCTOR-TRANSLATE

AMENAZAS DE JUICIO DE YAHWEH (Cap. 6-Deuteronomio-Discurso 10-Profecías Finales), Dr. Stephen Jones



La siguiente sección del Cántico de Moisés se encuentra en Deut. 32:22-25. Corresponde a "E2" en el paralelismo de escalones.

Dado que E y E2 son los paralelos en el centro del Cántico, podemos ver que Moisés quiso que nosotros entendamos que el mensaje central del Cántico era sobre Dios provocando a celos a Israel por medio del juicio divino. En otras palabras, Moisés profetizó que el pueblo de Israel se corrompería y provocaría a Dios a celos cometiendo adulterio espiritual con otros dioses; por lo que Dios a Su vez provocaría a Israel a celos, favoreciendo a otras naciones mientras expulsaba a Israel de Su casa.


Destruyendo el fundamento de la nación

Deut. 32:22-25 describe este juicio:

22 Porque el fuego se encendió en mi ira,
y arderá hasta la parte más baja del Seol,
y consumía la tierra y sus frutos,
y abrasará los cimientos de los montes.

En el lenguaje metafórico de la profecía, los montes son naciones o reinos. En este caso, Dios quiso destruir los fundamentos de la nación de Israel. El fundamento de la nación era, por supuesto, el Antiguo Pacto por la cual Israel se formó como nación en el Monte Horeb. Así como el Antiguo Pacto fue dado a Israel en medio de la presencia ardiente de Dios, así también el mismo fuego destruirá ese Pacto en favor de un Nuevo Pacto.


Las flechas de Dios usadas contra Israel

Deut. 32:23 continúa,

23 Y apilaré sobre ellos desgracias;
Usaré Mis flechas en ellos.

Esto tiene un doble significado que refleja juicio y misericordia. Las flechas literales eran parte de la guerra, usadas para matar, pero los hijos también se representaban como flechas en la aljaba de un hombre. El Salmo 127:3-5 dice,

3 He aquí que los hijos son un don de Yahweh; El fruto del vientre es una recompensa. 4 Como las flechas en la mano de un guerrero, así son los hijos de la juventud. 5 ¡ Cuán bendito es el hombre cuya aljaba está llena de ellas …

Si las flechas son "hijos", entonces las flechas de Dios son los hijos de Dios. Además, los maestros son llamados moreh, "arqueros", en Joel 2:23, porque se supone que "dan al blanco" mientras enseñan la verdad. Joel dice,

23 Regocijaos, hijos de Sion, y alegraos en Yahweh vuestro Dios; Porque Él os ha dado la lluvia temprana [moreh, "lluvia, arquero, maestro"] para vuestra vindicación, y Él ha derramado para vosotros la lluvia, la lluvia temprana y la lluvia tardía como antes.

La amplitud del significado de la palabra moreh indica que los maestros son equiparados a la lluvia del Espíritu Santo; quien es también el Espíritu de la Verdad, cuyo trabajo es llevarnos a toda la verdad. Esta verdad es transmitida por el maestro, que es como un arquero golpeando el blanco con sus flechas. Job 36:22 dice:

22 He aquí, Dios es exaltado en su poder; ¿Quién es Maestro [moreh] como Él?

Isaías 30:20 dice también:

20 Aunque Yahweh os ha dado pan de escasez y agua de opresión, Él, el Maestro [moréh], ya no esconderse, pero sus ojos contemplarán a tu Maestro [moréh].

Metafóricamente hablando, cuando un maestro dispara sus flechas, son palabras de verdad. Sin embargo, las flechas también pueden representar los hijos, porque aquellos que toman esa enseñanza de corazón se convierten en hijos espirituales del maestro. Vemos esto en declaraciones tales como los hijos de la luz, los hijos de la sabiduría, los hijos de Abraham, o incluso en ejemplos negativos como los hijos del diablo o los hijos de Belial.

Con esta perspectiva más amplia en mente, podemos mirar a Deut. 32:23 con mayor comprensión de sus implicaciones subyacentes. Cuando Dios usa Sus flechas sobre Israel, no es meramente para matar y destruir, sino también para reconstruir sobre los nuevos fundamentos de un Segundo Pacto. Dios envía a sus maestros a disparar flechas (hijos de Dios) en medio de ellos. Los hijos de Dios hablan lo que han aprendido de Su Maestro (arquero), y aunque sus flechas de verdad pueden herir el corazón, todo tiene un buen propósito. Su trabajo es preparar el camino para la lluvia del Espíritu Santo, que viene como un fuego limpiador, como un Abogado en la Corte Divina, y como el Espíritu de la Verdad.

Así como el propósito de Dios en Deut. 32:21 era provocar a Israel a celos por medio del juicio divino, así también en el versículo 23 el propósito de Sus flechas era traer al Espíritu Santo para conducirlos a toda verdad. En ambos casos, el resultado final fue positivo, aunque los medios hasta el final fueran una expresión de la "ira" de Dios.


Quemando los fundamentos con fuego

Los dos lados del juicio divino -el mal temporal que conduce al bien permanente, se ve también en el “fuego” en el versículo 22, Porque fuego se ha encendido en mi ira … y abrasará los cimientos de los montes”.

En Deut. 33:2, KJV, leemos de la "Ley de Fuego" que Dios dio a Israel cuando se manifestó en el Monte en medio del fuego. El fuego se representa como el carácter de Dios, expresado en Su Ley, pero la Ley también trae el juicio divino como un medio para un fin. Es a través de los juicios de Dios sobre toda carne que los corazones de los hombres se vuelven, ya sea por el Bautismo de Fuego o por el Lago de Fuego.

Por lo tanto, incluso en medio de las terribles predicciones de Moisés sobre el juicio divino, hay una promesa subyacente, porque el Nuevo Pacto depende solamente del juramento de Dios y de Su habilidad para cumplir ese juramento. El Antiguo Pacto sólo podía resultar en juicio, a causa de la incapacidad de Israel para cumplir con el pacto del Éxodo; pero el Nuevo Pacto sólo puede resultar en bendición, a causa de la capacidad de Dios para cumplir el juramento del Segundo Pacto.


Destruir por la hambruna

Moisés continúa su canción en Deut. 32:24,25,

24 Consumidos serán de hambre [ra'ab, “escasez, hambre”], y devorados de fiebre ardiente
y de peste
(destrucción) amarga;
Y los dientes de las bestias enviaré sobre ellos,
con el veneno de serpientes que se arrastran en el polvo.

Trece hambrunas se mencionan en la Escritura. Trece es el número de rebelión o depravación. Dios envía la escasez y el hambre como un juicio por la rebelión del hombre contra Su derecho a gobernar. Pero Amós 8:11,12 profetiza que en los postreros días una especie diferente de hambre sería enviada sobre el pueblo:

11 He aquí vienen días, dice Yahweh el Señor, cuando yo enviaré hambre sobre la tierra, no hambre de pan ni sed de agua, sino más bien oír las palabras de Yahweh. 12 El pueblo se tambaleará de mar a mar, y desde el norte hasta el oriente; irán de aquí para allá a buscar la palabra de Yahweh, pero no la encontrarán".

El profeta nos muestra el tipo de hambre que se ve hoy. Mientras estamos en medio de una abundancia de comida física, hay una escasez de alimentos espirituales. De hecho, tenemos una abundancia de Biblias, especialmente en los países occidentales, pero leer la Biblia no es lo mismo que oír la Palabra. Muchos leen la Biblia, pero a menos que sean autorizados por el Espíritu para escuchar la Palabra, reciben sólo calorías ignorantes.

Cuando interpretamos a Moisés a través de los ojos del profeta Amós, vemos que parte del juicio divino sobre Israel es que Dios retiraría el Espíritu de la Verdad para que los hombres ya no tuvieran un entendimiento claro de la Palabra. Los cristianos irían a sus iglesias, pero la palabra de Dios no sería enseñada con claridad real.

Sin embargo, como vemos en el versículo anterior, Dios seguiría enviando a sus arqueros para disparar "flechas". En otras palabras, si los hombres desean acabar con el hambre de oír la Palabra, tendrán que oírla de los hijos de Dios. Si se niegan, esta hambruna continuará afectándolos.

Un ejemplo profético de esto se nos da en la historia de José. Cuando llegó el hambre, todos los hombres tuvieron que ir a Egipto a comprar grano de José. José fue un tipo de Cristo en Su Segunda Venida, y por lo tanto esta es una profecía del hambre de hoy de oír la Palabra. Dios usó el hambre para llevar a los hermanos de José a Egipto a comprar comida de José. José mismo autorizó la venta de grano a ellos, pero él no llenó personalmente sus sacos con el grano. Los siervos de José hicieron ese trabajo, porque representaban a los hijos de Dios.


Destrucción por los dientes de las bestias

Moisés dice también en el versículo 24, "y los dientes de las bestias les enviaré". Así, Moisés predijo los "imperios bestiales" que iban a devorar a Israel y a Judá. Daniel 7 habla de cuatro bestias específicas: un león, un oso, un leopardo, y una bestia extraña con grandes dientes de hierro. Estos se interpretan como Babilonia, Persia, Grecia y Roma. Y así vemos que cuando Dios expulsó a Su pueblo, ellos fueron "comidos" por estas bestias, como Moisés profetizó.


Destrucción por veneno

Moisés también dice en el Deut. 32:24 que Dios juzgará a Israel "con el veneno de serpientes que se arrastran por del polvo". La palabra hebrea para "veneno" que Moisés usa es chemah, que significa "calor, ira ardiente, indignación, tóxico y veneno".

La palabra tiene varias capas de significado. Primero, está conectada con el "fuego" y la "ira" de Dios en los versículos anteriores. Pero también está conectada con el veneno tóxico de serpientes, arañas u otras criaturas del polvo. Esto probablemente está destinado a llevarnos de regreso a la serpiente en el Jardín que fue condenada a arrastrarse y a comer polvo en Génesis 3:14,

14 Y Yahweh Dios dijo a la serpiente: Por cuanto hiciste esto, maldita eres más que todo ganado, y más que todos los animales del campo; sobre tu vientre andarás, y polvo comerás todos los días de tu vida".

Puesto que el hombre está hecho del polvo de la tierra (Génesis 2:7), a la serpiente le fue dada la carne del hombre para comer. Por lo tanto, cuando Israel estaba en rebelión y bajo el juicio divino, la serpiente fue enviada a "comer" su carne (mente carnal). Vemos de esto que cuando el hombre desea continuamente hacer las obras de la carne en lugar de oír y obedecer la Palabra de Dios, Dios los vuelca en sus propios caminos, para que aprendan por dura experiencia el fruto de la desobediencia.

Así también dice el Apóstol en Rom. 1:22-25,

22 Profesando ser sabios, se hicieron necios, 23 y cambiaron la gloria del Dios incorruptible por una imagen en forma de hombre corruptible y de pájaros, de animales cuadrúpedos y de criaturas rastreadoras. 24 Por lo tanto, Dios los entregó en las concupiscencias de sus corazones a la impureza, para que sus cuerpos fueran deshonrados entre ellos. 25 Porque ellos intercambiaron la verdad de Dios por mentira, y adoraron y sirvieron a la criatura más que al Creador, que es bendito para siempre. Amén.

Cuando los hombres se rebelan continuamente contra Dios y Su ley, Dios finalmente les permite vivir en ese estilo de vida alternativo y comer de sus frutos amargos. La mente carnal piensa que la Ley de Dios es opresiva, pero Dios les muestra que son sus propios caminos carnales los que son los verdaderos opresores.


El juicio es correctivo

Pero afortunadamente, tal juicio divino está destinado a mostrarnos que dejar de lado Su Ley sólo conduce a una vida de muerte y destrucción. Jer. 2:19 dice,

19 Tu propia maldad te corregirá, y tus apostasías te reprenderán; Conoce, pues, y ve que es malo y amargo abandonar a Yahweh tu Dios, y el temor de mí no está en ti", declara Dios, Yahweh de los ejércitos.

Moisés concluye esta sección (E2) en Deut. 32:25,

25 Por fuera la espada desolará,
Y dentro de las casas el terror
Tanto al joven como a la virgen,
Al niño de pecho como al hombre de pelo cano.


El juicio divino no es sólo externo, sino interno. Israel sin duda experimentó el horror de la guerra y la destrucción, pero el miedo o "terror" también formaba parte del juicio. Cuando Dios permite que los hombres sean juzgados por sus propios caminos perversos, viven por temor, más que por amor. Los imperios bestiales, gobernados por las leyes de los hombres, gobiernan por el miedo, mientras que el rey Jesús gobierna por el amor. Desafortunadamente, porque todos somos parte de una comunidad o nación colectiva, todos quedan afectados, hombres y mujeres, lactantes y ancianos.

http://www.gods-kingdom-ministries.net/teachings/books/deuteronomy-the-second-law-speech-10/chapter-6-yahwehs-threats-of-judgment/

No hay comentarios:

Publicar un comentario