TRADUCTOR-TRANSLATE

SINCRONIZACIÓN PROFÉTICA, COMENTARIOS, God's Kingdom Ministries

Jul 12, 2017

Desperté esta mañana con una palabra sobre profecía.
Todo el mundo quiere saber lo que está sucediendo en el mundo que los rodea, y la gente está tratando de darle sentido. Aprendí hace muchos años (1970) que si usted puede ayudar a la gente a entender el mundo y hacia dónde se dirige, la gente responde. Quizás esto es porque hay tanto caos e incertidumbre, y la solución del "rapto" es inadecuada.
La profecía es más que un don del Espíritu. La profecía es primero saber lo que sucederá en el tiempo venidero y entender el propósito divino con esos eventos profetizados.
En segundo lugar, la profecía revela a menudo insinuaciones sobre la sincronizaciónNormalmente, el tiempo dado en la Escritura es bastante oscuro, excepto en los casos de profecía a corto plazo que se cumplió hace mucho tiempo. Pero la mayoría de las profecías bíblicas son de largo plazo, y la gente que oía la profecía por primera vez no necesitaba saber cuándo debía cumplirse. Sólo cuando esas profecías están listas para ser cumplidas, la generación que las verá cumplirse necesita saber y comprender lo que está sucediendo.
Por esta razón, una mayor revelación es necesaria en esas generaciones. Esta es también una buena razón por la cual Dios debe tener profetas en cada generación -especialmente en las generaciones que ven la transición de una edad a otraCreo que hoy somos una de esas generaciones. La revelación llega a todos los que tienen oídos para oír, pero Dios también levanta profetas de diversos tipos con revelaciones específicas, que puedan guiar a la gente a través de la turbulencia de los tiempos cambiantes.
En estos momentos, es importante no sólo saber qué está sucediendo, sino por quéPara saber por qué, uno debe saber cuándo sucederán las cosas. Para saber cuándo, uno debe conocer la Ley y los juicios de Dios mientras trata con las naciones, especialmente los días de fiesta, que revelan la estructura general de todo el tiempo profético.
Si usted sabe cuándo ocurrió un evento (u ocurrirá en el futuro), entonces sabrá por qué está sucediendo, si conoce la historia de los días festivos y sus significados proféticos. Cuando sabes por qué suceden los acontecimientos, entonces conoces los propósitos de Dios, que a menudo toman la forma de juicios divinos en la tierra, como se revela en Su Ley. Si usted sabe esto, entonces tiene alguna base para entender la mente de Dios y Sus caminos.
Conocer las maneras de Dios
Muchos creyentes hoy están más interesados ​​en ver milagros que en conocer la mente de Dios. Están más orientados a los actos de Dios que a conocer Sus caminos. Supongo que siempre ha sido así, porque parece ser parte de la naturaleza humana. El Salmo 103: 7 dice,
7 Hizo conocer sus caminos a Moisés, sus obras a los hijos de Israel.
Israel conoció los actos de Dios, pero Moisés conocía los caminos de DiosIsrael vio lo que Dios hizo, pero ellos tenían poca o ninguna comprensión, así que no sabían por qué. Permanecían confundidos la mayor parte del tiempo. Pero Dios le explicó las cosas a Moisés, que tenía oídos para oír. Así que Moisés entendió, lo que iba mucho más allá de saber o ver los actos de Dios.
Comprender el tiempo es una parte importante de entender los caminos de Dios. Cuando Dios juzga a las naciones, Él no las condena a un juicio abierto. El juicio está subordinado al tiempo, y es una función del tiempo, porque el juicio siempre se ajusta al crimen (pecado). Por lo tanto, un juez bíblico estaba obligado a ser capaz de calcular cuánto tiempo un pecador debía ser condenado a trabajar, si ese hombre no podía pagar la deuda contraída por su pecado. Aquellos que no tenían habilidades en la matemática simple no fueron llamados a ser jueces, porque eran incapaces de hacer un juicio justo.
Conocer los caminos de Dios requiere estudio. Los que no pueden estudiar nunca conocerán los caminos de Dios. Así que Salomón dice en Eclesiastés 12:12 KJV, "mucho estudio es un cansancio para la carne". Pero Pablo dice en 2 Timoteo 2:15 KJV, "estudia para mostrarte aprobado ante Dios, como obrero que no necesita ser avergonzado, dividiendo justamente  la palabra de la verdad".
El estudio de hecho cansa la carne, aunque ayuda cuando nos gusta aprender. La alegría de descubrir nuevas visiones en la mente de Dios es difícilmente igualada por otra cosa, al menos para mí. Pero esto no es sólo cuestión de leer libros. Incluso la Biblia misma es sólo un libro, a menos que el Espíritu Santo lo convierta en la Palabra. El Espíritu Santo es nuestro Maestro (Lucas 12:12Juan 14:26), no el libro en sí. El Espíritu Santo te puede enseñar con o sin un libro.
El valor de los libros es que usted tiene la oportunidad de aprender cosas que el Espíritu Santo ha enseñado a otrosDe hecho, la Biblia es el registro de la verdad revelada a los hombres inspirados del pasado. Una cosa que he aprendido bien es que Dios no revela todo a una sola personaPor esta razón, todos nos necesitamos unos a otros, porque si sabemos solamente lo que Dios nos ha dado a conocer a nosotros personalmente, nos faltará en muchas áreas. Debemos combinar lo que Dios nos ha mostrado con lo que Él ha dado a otrosAsí es como el Espíritu nos guía a "toda la verdad" (Juan 16:13).

Secretos del tiempo
Primero comencé a aprender acerca del tiempo en la década de 1970. Esos estudios tenían un valor limitado, pero me hicieron saber que muchos eventos históricos modernos estaban vinculados por ciclos de tiempo bíblicos conocidosEn los años ochenta, aprendí de otros cómo los juicios de Dios podían verse en la guerra espiritual y en los tiempos de intercesiónEsto agregó nuevas características a mi comprensión del tiempo.
Luego, en 1991, oí las enseñanzas de Lalo Cadona, que llevó el estudio del tiempo a un nuevo nivel. Su padre, en 1946, había descubierto los principios del Tiempo Maldito (414 años), Tiempo Juzgado (434 años) y Tiempo Bendito (490 años). Su hijo (Lalo) llevó esa comprensión a un nuevo nivel en la década de 1980, y cuando lo escuché enseñar, reconocí que esto era algo que necesitaba aprender a fondo.
Así que en abril de 1991, fui a su casa y pasé una semana con él, tomando copiosas notas para estar seguro de que entendía todo lo que estaba diciendo. Luego volví a casa (a Arkansas) y pasé las siguientes seis semanas en la biblioteca de Arkansas State University en Jonesboro, Arkansas. Leí docenas de libros de historia para ver si podía verificar la línea de tiempo profética de Lalo Cadona.
Después de seis semanas, terminé mi estudio. Encontré tres claras discrepancias en la línea de tiempo histórica de Lalo Cadona, pero mis estudios también demostraron sus principios básicos. Una vez que aclaré sus errores históricos, encontré muchos más ejemplos de ciclos de Tiempo Maldito que él había conocido. Sólo conocía uno de esos ciclos -desde Adán hasta el diluvio, 1656 años (414x4) - y por lo tanto estaba discapacitado por esto. Era notable que hubiera descubierto tanto con tan poco.
Entonces comencé a descubrir que yo mismo había pasado por algunos ciclos de Tiempo Maldito en años anteriores. Es entonces cuando llegué a entender el propósito de Dios para mis propios tiempos de tribulación. También aprendí que Tiempo Maldito es en realidad un período de graciaLas "maldiciones" de Dios son juicios, pero están diseñadas para dar un período de gracia para que los hombres tengan tiempo de arrepentirse antes de que el juicio sea llevado a cabo. ¿Por qué? Porque Dios es amor, y Sus juicios son correctivos en naturaleza.
Lo vi en los ejemplos de mi propia vida, donde había pasado por ciclos de Tiempo Maldito. Me echaron abajo, pero no fui destruido. Cada vez, Dios me trajo al lugar del arrepentimiento.
Entonces vi los ejemplos bíblicos del Tiempo Maldito en esa misma luz. Esta fue una clave importante en la comprensión de la mente de Dios en lo que respecta a Sus juicios. También vi que el Tiempo Maldito no se impone a las personas por cada pecado, ni siquiera por los pecados realmente malos. Este ciclo se centra principalmente en llamadosEl Tiempo Maldito se impone cuando una persona está tratando de cumplir un llamado que no es el suyo, o si una persona NO está en su llamado cuando debería estarlo.
Parece que el Tiempo Maldito es la manera de Dios de traer a Su pueblo a sus llamamientos. Pero Dios también usa esto en un sentido negativo, como vemos con Ismael, hijo de Agar, la egipcia. Él fue traído a este mundo para ser la semilla escogida de Abraham, pero no tenía ese llamado, como Abraham aprendió 13 años más tarde. La madre de Ismael era Agar, la hija de Faraón (a través de una concubina), como aprendemos por el libro de Jaser. Así que Ismael mismo era nieto del Faraón y por ello representaba a Egipto. Ismael estaba en un llamado que no era el suyo. Él podría haber renunciado a él, pero él y su madre contendieron con Isaac y Sara por el honor de ser el "elegido". Él no se dio cuenta de que su demanda al estado de "elegido", le puso, no sólo él sino también a Egipto, bajo Tiempo Maldito. Por lo tanto, Egipto fue destruido 414 años más tarde cuando Israel dejó Egipto en el tiempo de Moisés.
El punto es que así como Lalo Cadona llevó la revelación de su padre a un nuevo nivel, así lo hice yo también con la revelación de Lalo. Todos construimos sobre la revelación de otros con lo que el Espíritu Santo nos revela.

Frustraciones del tiempo profético
La revelación es progresiva, aumentando a medida que nos acercamos al cumplimiento de una profecía del pasado. Si nos esforzamos demasiado para ver el futuro, tendemos a desarrollar fatiga visual. He encontrado que hay un tiempo para cada revelación, y si logramos extraer algo antes de su tiempo, usualmente no funciona contra nosotros, porque nunca podemos obtener más que una imagen distorsionada o incompleta. Es mejor trabajar con Dios en asuntos de revelación y entender que algunas cosas están mejor guardadas en secreto, por ahora.
Siempre hay problemas con aquellos que tratan de fechar el regreso de Cristo. Esto sucedió en el año 1000 dC y de nuevo en 1844, 1917, 1948, 1967, 1988, 2000, etc. Todas esas fechas eran importantes de otras maneras, pero no eran el momento para el regreso de Cristo. Dios está haciendo muchas cosas en la Tierra. El regreso de Cristo no es lo único que hay que vigilar. Los problemas vienen cuando hacemos suposiciones acerca de fechas importantes que vemos venir. Los supuestos nunca se basan en una imagen completa, por lo que siempre hay algo de sorpresa cuando llega el evento real. Esto puede dejar a la gente frustrada y avergonzada.
Saber el momento es como tener una estufa con la que preparar su comida espiritual. La estufa es muy útil, pero también puede quemarle, si no tiene cuidado. Aquellos que han sido quemados pueden deshacerse de su estufa, pero es mucho mejor aprender a usarla correctamente.
Categoría: Enseñanzas

Dr. Stephen Jones

No hay comentarios:

Publicar un comentario