TRADUCTOR-TRANSLATE

LA BENDICIÓN DE JOSÉ (Cap. 16-Deuteronomio-Discurso 10-Profecías Finales), Dr. Stephen Jones



La bendición de Moisés sobre José incluye a Efraín y a Manasés, los dos hijos de José, que fueron hechas tribus completas de Israel. José recibió la doble porción a causa del Derecho de Nacimiento.

Jacob tenía apenas doce hijos, entre ellos José, y cuando los dos hijos de José recibieron posiciones completas como tribus distintas en Israel, entonces había trece tribus en total. Sin embargo, a Leví no se le dio una herencia territorial, por lo que la nación permaneció sólo con doce tribus (estados o provincias).


Bendiciones de recursos naturales

Moisés dice a José en Deut. 33:13-16,

13 Y de José dijo:
"Bienaventurada de Yahweh sea su tierra,
con las cosas elegidas del cielo, con el rocío,
y del abismo que está debajo,

14 y con los más escogidos frutos del sol,
y con lo que brota de la luna.

15 Y con las mejores cosas de los montes antiguos,
y con las cosas elegidas de los collados eternos,

16 y con las cosas elegidas de la tierra y su plenitud.
Y el favor de Aquel que habitó en la zarza.
Que venga sobre la cabeza de José,
y corone de la cabeza del distinguido [naziyr] entre sus hermanos.

Esta es una expansión de la bendición de Jacob en Génesis 49:25,26,

25 ... Y por el Todopoderoso que os bendice con las bendiciones del cielo arriba, las bendiciones de lo profundo debajo … 26 Las bendiciones de vuestro padre han sobrepasado las bendiciones de mis antepasados hasta el límite máximo de las colinas eternas; Que estén sobre la cabeza de José, y sobre la corona de la cabeza del distinguido [naziyr] entre sus hermanos.

José fue "distinguido" de sus hermanos. El término hebreo es naziyr, que significa "consagrado, separado, distinguido". Es también la palabra para nazareo, quien toma un voto especial (Números 6:13). José fue separado de sus hermanos después de que lo vendieron como un esclavo, pero mientras estuvo en Egipto, José también "se distinguió" por su posición de poder bajo Faraón.


José, el búfalo (toro salvaje)

Moisés continúa en Deut. 33:17,

17 Como el primogénito de su toro es su gloria,
y sus cuernos como los cuernos del búfalo;
Con ellos empujará a los pueblos, todos a la vez, hasta los confines de la tierra.
Tales son los diez mil de Efraín,
y tales son los millares de Manasés.

Los dos hijos de José fueron descritos como "los cuernos del búfalo (toro salvaje)". El "toro salvaje" que Moisés menciona se extinguió hace unos 2.000 años. Era un búfalo ligero, como un cruce entre un buey y un alce. Unas pocas décadas antes de que Cristo naciera, Julio César mató a uno mientras cazaba. Se han encontrado restos esqueléticos de bueyes salvajes, dándonos una buena idea de lo que parecían.


Http://en.wikipedia.org/wiki/Aurochs) 1

Efraín y Manasés debían usar sus cuernos para "empujar a los pueblos ... hasta los confines de la tierra". Esto se cumplió muchos años después, cuando las tribus de Israel fueron deportadas y dispersas por causa de los becerros de oro que Jeroboam había construido (1 Reyes 12:28-30,13:34). Jeroboam era de la tribu de Efraín, que era la tribu principal de la Casa de Israel durante el Reino Dividido. Así, por su pecado, Efraín empujó al pueblo hasta los confines de la Tierra.

Los dos cuernos del buey salvaje, entonces, tenían lados positivos y negativos en la profecía. El buey salvaje era una imagen de fuerza en la primera letra del alfabeto hebreo (alef = toro), pero Efraín también construyó y adoró becerros de oro. Su propia fuerza se convirtió en su caída, siendo la ocasión para la dispersión de Israel.

Tal vez Moisés se acordó de sus primeros días en la corte de Faraón, donde el toro (Apis) estaba entre los dioses de Egipto. En su sistema religioso, Hathor fue representado (a la izquierda) como un dios-madre que tenía cuernos como un toro. Lo mismo sucedía con su hijo Osiris, a la derecha:


   
Http://en.wikipedia.org/wiki/Hathor) Http://en.wikipedia.org/wiki/Osiris)

Es probable, entonces, que los faraones llevaran coronas ceremoniales con dos cuernos prominentes sobre ellos. El mismo José pudo haber recibido tal corona. Si es así, esto puede haber sido la ocasión de la profecía de doble filo de Moisés acerca de Efraín y Manasés siendo los dos cuernos del toro la corona de la cabeza de José.

Ciertamente, Moisés sabía que los israelitas pronto se corromperían (Deuteronomio 31:29) después de su muerte. Tal vez Dios le reveló cómo los cuernos de Apis profetizaban de la apostasía de Efraín, convirtiendo Betel, la "casa de Dios" de Jacob, en un centro de adoración para un becerro de oro (1 Reyes 12:29).


Ratios de población entre Efraín y Manasés

La proporción de población entre Efraín y Manasés también está profetizada de diez por uno. Se nos habla de los diez millares de Efraín, pero sólo los millares de Manasés. Moisés sólo clarificaba la anterior profecía de Jacob, que profetizaba sobre los hijos de José en el momento de su plena adopción de hijos, dándoles a cada uno una herencia completa como una tribu de Israel. En Génesis 48:19 Jacob dice que Manasés se convertiría en un gran pueblo, pero que su "hermano menor será mayor que él, y su descendencia se convertirá en una multitud de naciones".

Efraín fue así colocado delante de Manasés para recibir el Derecho de Primogenitura de José junto con el nombre de Israel. Efraín significa "doble fecundidad", que profetiza el Mandato de Fecundidad que era inherente al Derecho de Nacimiento desde que este Mandato fue dado en Génesis 1:28. José era la "rama fructífera" (Génesis 49:22), y Efraín llevó esta vocación de Filiación también.

En el primer censo de Moisés en Números 2, leemos que los hombres de Efraín (de edades de 20-50) fueron 40.500 (Números 2:19), y Manasés 32.200 (Números 2:21).

Cuando el segundo censo se tomó, cuarenta años más tarde, Efraín había disminuido a 32.500 (Números 26:37), mientras que Manasés había aumentado a 52.700 (Números 26:34). Así que cuando Israel cruzó el Jordán, Manasés superaba en número a Efraín. Es obvio, entonces, que la profecía de Moisés todavía no se había cumplido en ese tiempo.


Profecía geográfica

En años posteriores la profecía se cumplió en dos niveles. En el nivel terrenal, los israelitas abandonaron Asiria y emigraron a los vastos bosques de Europa (incluyendo el oeste de Rusia). La misma geografía profetizaba, porque las diez tribus se convirtieron en diez naciones en Europa, con Gran Bretaña a la "cabeza". Gran Bretaña, en mi opinión, representa al mismo Jacob.

José fue entonces "separado" de sus hermanos en América del Norte. A medida que pasaba el tiempo, la tierra de José se dividió en dos naciones hermanas, Canadá y Estados Unidos, con una diferencia de diez a uno en la población.


El Mandato de Fecundidad

En un nivel superior, Efraín y Manasés con sus nombres profetizaban de las cosas celestiales. Efraín, "doble fecundidad", es más que una cuestión de población; se trata de los Hijos de Dios. Cuando Dios dijo en Génesis 1:28 que "fructificad y multiplicaos", su intención no era multiplicar los hijos de la carne, sino los Hijos de Dios. Uno debe tener hijos carnales para convertirlos en Hijos, pero los hijos carnales no son la meta. La intención divina es transformarlos a Su imagen (Génesis 1:26).

Esta es la promesa subyacente y la razón por la que el llamado de Efraín fue preferido sobre el de Manasés. La promesa de Dios fue que Efraín se convertiría en "una multitud de naciones", que también era la promesa dada a Abraham. En los escritos de Pablo vemos esto explicado, no meramente como hijos biológicos de Abraham, sino en la definición metafórica usada con tanta frecuencia en la lengua hebrea. Así, Pablo dice en Gal. 3:26-29,

26 Porque todos sois hijos de Dios por la fe en Cristo Jesús … 29 Y si pertenecéis a Cristo, seréis hijos de Abraham, herederos según la promesa.

Pablo entendía que Abraham fue llamado a bendecir a todas las naciones (Génesis 12:3), y que las naciones mismas podían convertirse en "hijos" de Abraham por la fe (Gálatas 3: 7,14). Los judíos -e incluso los judíos cristianos- no estaban de acuerdo con Pablo, deseando conservar una distinción de clase entre judíos y no judíos. El muro divisorio del templo había arraigado en su propia cultura esta división, dando a los hombres judíos el privilegio de acercarse más a Dios en el templo que a los no judíos y las mujeres. Este muro divisorio nunca fue mandado por Dios, ni en el Tabernáculo de Moisés ni en el Templo de Salomón, ni en el Segundo Templo de Esdras y Zorobabel. Fue una tradición de los hombres que Cristo abolió (Efesios 2:14-16), junto con todas las demás tradiciones de los hombres.

Por lo tanto, la promesa a Abraham fue transmitida a Isaac, Jacob y Efraín. Era la promesa de la Filiación, y Pablo dice que viene a través de la fe en Jesucristo cuando somos formados a Su imagen y semejanza desde el interior y no a través de la biología.


La profecía de Manasés

Mientras tanto, la promesa dada a Manasés profetiza la manera en que la profecía de Efraín estaba por venir. Manasés tiene que ver con el “olvido” (Génesis 41:51). Cuando José le puso el nombre lo explicó de dos maneras: (1) olvidar todos mis problemas; (2) olvidar la casa de mi padre. Tampoco es el objetivo, pero ambos arrojan luz sobre el camino hacia la meta.

Cuando los israelitas se dispersaron entre las naciones, olvidaron la casa de su padre. Se olvidaron de quiénes eran y se convirtieron en "ovejas perdidas". En segundo lugar, del lado positivo, iban a olvidar todos sus problemas. ¿Qué problema? Obviamente, se refiere al problema de José cuando fue vendido como esclavo. Por extensión es también "el problema de Jacob" (Jeremías 30:7, KJV), porque el segundo problema de Jacob fue cuando fue separado de José, presumiendo que estaba muerto.


El tiempo de la Angustia de Jacob, de la cual he escrito muchas veces, es el tiempo completo en que las diez tribus perdidas de Israel fueron ovejas perdidas, olvidadas por la mayoría de la gente y presuntamente muertas, como se profetizó en Ezequiel 34. Se perdieron en parte debido a sus cambios de nombre, pero también porque los hombres han presumido que los judíos son esas diez tribus perdidas. Pero llegará el día en que se conozca la verdad, y entonces la profecía de Manasés terminará. Ese será también el tiempo para que la profecía de la Filiación de Efraín emerja en la Tierra. Esta mayor profecía traerá fecundidad a la Tierra en muchos niveles, siendo la mayor la Manifestación de los Hijos de Dios.

http://www.gods-kingdom-ministries.net/teachings/books/deuteronomy-the-second-law-speech-10/chapter-16-josephs-blessing/



No hay comentarios:

Publicar un comentario