TRADUCTOR-TRANSLATE

LA BENDICIÓN DE BENJAMÍN (Cap. 15-Deuteronomio-Discurso 15-Profecías Finales), Dr. Stephen Jones



Moisés a continuación bendice a Benjamín en Deut. 33:12,

12 De Benjamín dijo:
"Que el amado de Yahweh habitará confiado cerca de él,
lo cubrirá siempre,
y entre sus hombros morará".

Benjamín era el hermano menor de José. Cuando José nació, le pusieron un nombre que profetizara que un segundo hijo nacería de Raquel, porque José quiere decir "El añadirá". Génesis 30:24 dice:

24 Y ella le llamó José, diciendo: "Que Yahweh me añada otro hijo".

En este caso, José era un tipo de Cristo, y Benjamín, por lo tanto, representaba a los hijos de Dios que vendrían después de Él. Por lo tanto, Benjamín significa "hijo de mi mano derecha". Benjamín es así llamado por Moisés "el amado de Yahweh, imaginándolo como un niño que se aferra al cuello de su padre cuando está en sus brazos.


Benoni y Benjamín

Benjamín tenía dos nombres, porque su madre lo llamó Ben-oni, "hijo de mi dolor", mientras que su padre lo nombró Ben-yamin, "hijo de mi mano derecha" (Génesis 35:18). Ambos nombres resultaron ser proféticos, pues describen las Dos Obras de Cristo. Jesús vino primero como "un hombre de dolores y familiarizado con el dolor" (Isaías 53:3). Pero después, subió al trono del Cielo, donde está sentado a la diestra de Dios (Hebreos 1:3). Los hijos de Dios también están llamados a experimentar la "tristeza" de la intercesión, como Cristo, porque todos estamos llamados a entrar en Su muerte, para que también podamos entrar en Su vida de resurrección. La intercesión resulta en autoridad espiritual, por la cual podemos estar sentados con Él en lugares celestiales (Efesios 2:6). En otras palabras, Raquel profetizó que. para que reinemos con Cristo como Benjamín, primero debemos ser Benoni.

Leemos en Génesis 35:18-20 que Raquel murió en el parto, así que Benjamín creció sin su madre natural. Sin duda Bilha, la sirvienta de Raquel, fue la única madre que conoció. Tal vez sea significativo, entonces, que el nombre de Bilha significa "turbada". La palabra raíz es el verbo, balah, "aterrorizar, asustar, molestar".


Benjamín conecta Judá con Israel

Parece probable que la imagen de un niño asustado que se aferra al cuello de su padre es lo que Moisés tenía en mente mientras bendecía a Benjamín en Deut. 33:12. Esto también profetizaba de la ubicación de la asignación de Benjamín como tribu en la tierra de Canaán, porque la tribu estaba situada en el "cuello" entre Judá y Efraín.

Después de la muerte de Salomón, cuando las diez tribus se unieron para formar la casa de Israel, Benjamín estaba situado entre Judá e Israel en su totalidad. Judá era la "cabeza", mientras que Israel era el "cuerpo". Judá tenía el rey, mientras que Israel era el reino. Benjamín era el cuello que unía a los dos, porque la tribu permaneció leal a Judá, pero era un hermano de José (es decir, Efraín y Manasés).

El territorio de Benjamín se extendía a 25 millas de Jericó, al este, a Bet-horón, al oeste, y a 12 millas de Betel, al norte, hasta Jerusalén, al sur. Su frontera sur con Judá era el valle de Ben-hinnom (o gehenna), que estaba situado justo fuera de Jerusalén. Según Josué 18:28, el territorio de Benjamín incluía la ciudad de Jerusalén misma, aunque permaneció inconquistada hasta el tiempo de David. Cuando David la conquistó, se convirtió en "la ciudad de David" y así, mientras técnicamente era una ciudad de Benjamín, en términos prácticos era una ciudad de Judá.

La lealtad de Benjamín a Judá durante la época del Reino dividido aseguró que el estatus de Jerusalén no fuera disputado, ya que las distinciones tribales dieron paso a una identidad nacional más amplia.


Benjamín fue una lámpara para Judá

Cuando el profeta Ahíjas profetizó sobre el Reino dividido a causa de los pecados de Salomón, dice en 1 Reyes 11:35,36,

35 Pero yo tomaré el reino de la mano de su hijo [Salomón], y te daré [a Jeroboam, un efraimita], hasta diez tribus. 36 Pero a su hijo daré a una tribu, para que mi siervo David tenga siempre delante de mí una lámpara en Jerusalén, ciudad en la que he escogido para poner mi nombre.

Benjamín era la "lámpara" de Dios para Jerusalén por el hecho de que Dios había escogido poner Su nombre allí. Por supuesto, en años posteriores, Su nombre fue removido de Jerusalén, como también había sido removido antes de Silo (en Efraín), como nos dice el profeta en Jer. 7:12-15. Cuando la gloria de Dios salió del templo en Ezequiel 11:23, finalmente regresó sobre la gente de la Nueva Jerusalén el día de Pentecostés en Hechos 2. Después de eso, Dios escogió hacernos su templo y poner su nombre en nuestras frentes (Apocalipsis 22:4).

Por lo tanto, la "lámpara" cambió del antiguo templo en Jerusalén a un nuevo templo hecho de piedras vivas. Benjamín se convirtió así en una lámpara para iluminar el camino para la Iglesia. Es interesante, entonces, que los discípulos de Jesús, a excepción de Judas, fueran de Galilea. Galilea era el lugar donde la tribu de Benjamín se había establecido después del cautiverio babilónico. Vemos esto en el censo registrado en Neh. 11:31-35, que muestra las ciudades al norte de Jerusalén donde Benjamín se estableció. Entonces los discípulos de Jesús representaron a la tribu de Benjamín y se convirtieron en la lámpara de Judá, es decir, para los verdaderos representantes de Judá, los que siguieron al Rey, el Hijo de David. Aquellos que llegaron a ser conocidos como cristianos y la Iglesia, aunque sin tierra y exiliados, eran en realidad la nación de Judá, que incluía a la tribu de Benjamín.

Y así vemos cómo la bendición de Moisés sobre Benjamín se cumplió en años posteriores. Así como Benjamín se aferró al cuello de su padre como un niño, y así como la tribu de Benjamín se aferró a la casa de David durante el Reino Dividido, así también los discípulos galileos se aferraron al Hijo de David. Permanecieron leales al Rey, aunque muchos otros lo rechazaron y fueron expulsados de la tribu y la nación (desde la perspectiva de Dios).

Hablando desde la perspectiva divina, Pablo nos dice en Rom. 2:28,29 quién es y quién NO es de la nación de Judá.

28 Porque no es judío (iudéos, judaíta), el que lo es exteriormente; ni la circuncisión es la exterior en la carne. 29 Sino que es un judío el que lo es interiormente; y la circuncisión es la del corazón, por el Espíritu, no por la letra; y su alabanza [Judá significa "alabanza"] no viene de los hombres, sino de Dios.

En otras palabras, uno no puede reclamar descendencia carnal externa de Judá o Benjamín para ser considerado un miembro de la tribu o nación. Uno debe ser un seguidor del legítimo Heredero al trono, Jesucristo. Tampoco se puede reclamar el Antiguo Pacto con su señal de la circuncisión carnal como prueba de ciudadanía. Jesucristo es el Mediador de un Nuevo Pacto, y su señal es la circuncisión del corazón. Esta es ahora la única base de la ciudadanía del Reino, porque la gloria se ha alejado de la vieja ciudad y ahora descansa sobre un nuevo templo (Efesios 2:19-22) en la Nueva Jerusalén.

Sin embargo, los discípulos de Cristo, viniendo de Galilea-Benjamín, formaron el puente entre los dos pactos, iluminando el camino para que los hombres vean su camino hacia el Rey y Su Reino.

La persecución que siguió (Hechos 8:1) dispersó a los cristianos al exilio en tierras extranjeras. Los perseguidores no tenían derecho a seguir llamándose judíos, porque a los ojos de Dios habían perdido sus derechos de ciudadanía según la Ley y desde entonces, fueron usurpadores del trono de Cristo y del título "judío" (es decir, judaíta). Sin embargo, las otras naciones, sin conocer la mente de Dios, continuaron creyendo que los usurpadores eran la autoridad legal de Judea (o Judá), y así siguieron reconociéndolos como judíos.

Con los verdaderos herederos en el exilio, el Reino permaneció sin límites territoriales hasta que la Piedra surja para llenar toda la Tierra (Dan 2:35).

Mientras tanto, durante este conflicto, Moisés pronuncia una bendición sobre Benjamín, que ahora se aplica al "hijo cuando su Padre en el Cielo los sostiene en Su Brazos, y cuando se aferran a su cuello”.

Moisés dice: "El amado de Yahweh habitará confiado cerca de él". Dios concederá a Su pueblo seguridad en medio de la persecución, porque no somos solamente Benjamín sino también Benoni.


El lobo voraz

Una última palabra se debe decir sobre Benjamín. Cuando Jacob bendijo a sus hijos, dijo de Benjamín en Génesis 49:27,

27 Benjamín es un lobo hambriento;
por la mañana devora la presa,
y en la tarde reparte el botín.

Esta extraña profecía puede ser interpretada negativamente o positivamente. Ser comparado con un lobo evoca el pensamiento de lobos vestidos de ovejas (Mateo 7:15) o como lobos entre las ovejas (Hechos 20:29). Este lado negativo de Benjamín aparece en la historia del rey Saúl, que persiguió a David, el vencedor. La coronación de Saúl en el día de la cosecha del trigo (1 Sam. 12:17) lo convierte en un tipo de Iglesia en la Era Pentecostal, y así habla de su persecución de los vencedores.

En el lado positivo, Benjamín se describe como teniendo hambre de la carne de la Palabra de Dios. Tal vez Jacob notó que Benjamín tenía un apetito y amaba la carne, y esto pudo haber sido la manera de Dios de revelar la profecía. Heb. 5:11-14 critica a los creyentes que permanecen en el antiguo camino del judaísmo, tratando de añadir Cristo al judaísmo. Él dice que tales personas son "tardos para oír" (vs. 11). Deben dejar la leche de la Palabra y comer alimentos sólidos, o carne (vs. 14).

Es una característica de los vencedores tener un amor por la Palabra y tienen oídos para escuchar. En otras palabras, reconocen la verdad cuando la oyen. Como David, están dispuestos a seguir a Cristo aunque les cueste todo.

La Era Pentecostal (entre las dos venidas de Cristo) es una época dominada por Saúl, que pertenecía a la tribu de Benjamín. Vemos, pues, que esto tiene un lado positivo y otro negativo. Habla de la opresión de Saúl, que persiguió a David como un lobo devora a las ovejas. Pero también habla de la verdadera luz de la Palabra que viene a través de los vencedores, aquellos que son como un "lobo hambriento" cuando se trata de comer la Palabra de Dios.


Seamos entonces lobos voraces para devorar la Palabra, y evitemos perseguir a los vencedores como lobos entre las ovejas.

http://www.gods-kingdom-ministries.net/teachings/books/deuteronomy-the-second-law-speech-10/chapter-15-benjamins-blessing/

No hay comentarios:

Publicar un comentario