TRADUCTOR-TRANSLATE

(FFI) JONÁS, Parte 6ª y última: PREPARÁNDOSE PARA ENTRAR A LA TIERRA PROMETIDA Dr. Stephen Jones



Fecha: 07/02/2017
Boletín No. 348


Los hombres de Nínive se arrepintieron por la predicación de Jonás. El juicio sobre la ciudad fue evitado, y el profeta estaba enojado con Dios por salvar a sus enemigos.

Su cólera provenía de su orgullo que fue pinchado, porque él había puesto su reputación en juego. Se había predicho abiertamente la caída de Nínive en cuarenta días -un mensaje en el que, como un nacionalista de Israel, tomó un cierto placer, y luego su profecía pareció fallar. Sin duda, esto avergonzó a Jonás, porque ante los que no entienden los caminos de Dios, le hacía parecer ser un falso profeta.


Las profecías condicionales

Profecías suelen ser condicionales, incluso aunque la Escritura no utilice la palabra si. Las profecías de juicio pueden evitarse si las personas se arrepienten, a menos que la situación haya ido demasiado lejos para que el juicio pueda ser apartado.

Por ejemplo, cuando el rey Jeroboam estableció los becerros de oro poco después de la muerte de Salomón (1 Reyes 12:28-30), leemos en 1 Reyes 13:34,

34 Y este evento fue causa de pecado para la casa de Jeroboam, por lo que fue borrada y raída de sobre la faz de la tierra.

Una vez más, leemos en 1 Reyes 14:15,

15 porque Yahweh sacudirá a Israel al modo que la caña se agita en las aguas; y él arrancará a Israel de esta buena tierra que había dado a sus padres, y los esparcirá más allá del Éufrates, por cuanto han hecho imágenes de Asera (sus bosques), lo que provocó la ira de Yahweh. 16 Y él entregará a Israel por causa de los pecados de Jeroboam, que el había cometido, y con los cuales hizo pecar a Israel.

Sin embargo, incluso después de 200 años, el profeta Isaías entiende que Israel todavía podría evitar el desastre, si se arrepentía, porque dice en Isaías 1:18-20,

18 Venid ahora, y razonemos juntos”, dice Yahweh. “Si vuestros pecados fueren como la grana, serán blancos como la nieve; si fueren rojos como el carmesí, serán como la lana. 19 Si quisiereis y oyereis, comeréis el bien de la tierra; 20 Si no quisiereis y fuereis rebeldes, seréis consumidos a espada”. En verdad, la boca de Yahweh ha hablado.

Israel se negó a obedecer la Ley de Dios, por lo que poco tiempo después la nación fue destruida por los asirios de la ciudad de Nínive.

Un siglo más tarde, cuando llegó el momento del juicio divino para golpear la ciudad de Jerusalén y la nación de Judá, el profeta dice en Jer. 7:3,5, y 7,

3 Así ha dicho Yahweh de los ejércitos, el Dios de Israel: “enmendad vuestros caminos y vuestras obras, y yo os dejaré habitar en este lugar … 5 Porque si realmente mejoráis vuestros caminos y vuestras obras, si realmente practicáis la justicia entre uno uno y otro … 7 entonces yo os haré morar en este lugar, en la tierra que di a vuestros padres para siempre”.

Sin embargo, poco después, Dios le dijo al profeta que dejara de orar por Jerusalén y el pueblo de Judá, porque Él no respondería a esa oración. El veredicto había sido dictado en la Corte Divina. Jer. 7:14-16 dice,

14 Por lo tanto, yo haré con la casa sobre la cual es invocado mi nombre, en la que vosotros confiáis y al lugar que di a vosotros y a vuestros padres, como hice a Silo. 15 Y os echaré de mi presencia, como eché a todos vuestros hermanos, a toda la descendencia de Efraín. 16 En cuanto a ti, no ores por este pueblo, y no levantes clamor ni oración por ellos, y no intercedas ante mí; porque no te escucharé.

Parece ser que cuando el veredicto se pronunció en la Corte Divina, llegaron a un punto de no retorno. Pero aún así, todavía es posible orar por cosas menores en el contexto del juicio global. Jeremías no podía orar para preservar la ciudad y su templo, pero podía orar para que un menor número de personas murieran en el sitio. Por otra parte, vemos en Jer. 27:12,13 que si la gente se hubiera sometido al veredicto, podría habérseles dado un yugo de madera, en lugar de un yugo de hierro.

12 Hablé también a Sedequías, rey de Judá, conforme a todas estas palabras diciendo: “¡Someted vuestros cuellos al yugo del rey de Babilonia, y servidle a él y a su pueblo, y vivid! 13 ¿Por qué moriréis, tú y tu pueblo, por la espada, el hambre y la peste, como Yahweh ha hablado de la nación que no sirva al rey de Babilonia?

En el siguiente capítulo, Jeremías fue llamado a caminar por la ciudad con un yugo de madera en el cuello para enviar su mensaje a la gente. Pero el profeta Ananías lo tomó y lo rompió, profetizando que el poder de Babilonia se rompería en dos años. Así Jer. 28:13 da además un veredicto:

13 Ve y habla a Hananías, diciendo: “Así dice Yahweh, 'Has roto yugos de madera, pero en su lugar harás yugos de hierro' ”.

A lo largo de todo esto, vemos la misericordia de Dios, porque incluso después de que se pronunció juicio, es posible disminuir sus efectos. Sólo tenemos que saber qué veredictos Dios ya ha decretado, para que nosotros no tratemos de revertir sus justos veredictos, como que muchos (en su ignorancia) intentan hacer.


El veredicto por el mal informe

Cuando los doce espías dieron su informe acerca de la tierra de Canaán, diez dieron un mal informe. La gente creyó el mal informe, y así el veredicto de Dios se dio en Num. 14: 33-35. Israel fue condenado a permanecer en el desierto por un total de cuarenta años. Algunas de las personas entonces, aparentaron a arrepentirse. Num. 14:40,41 dice:

40 Por la mañana, sin embargo, se levantaron temprano y se fueron a la cresta del monte, y dijeron: “Aquí estamos; aunque de hecho hemos pecado, pero vamos a ir hasta el lugar que Yahweh ha prometido”. 41 Pero Moisés dijo: “¿Por qué entonces, quebrantáis el mandamiento de Yahweh? Esto tampoco os saldrá bien.

El veredicto ya había sido pronunciado. Su única opción era arrepentirse mediante el sometimiento a Su veredicto. Pero en este caso, trataron de utilizar el arrepentimiento como una excusa para revocar el veredicto. No funcionó, porque los amalecitas los hirieron y los derrotaron, persiguiéndolos hasta Horma”. (Núm. 14:45).


El veredicto por desear un rey

Cuando Israel pidió un rey, Dios les dio a Saúl. A menudo Dios nos concede nuestros deseos con el fin de mostrarnos que nuestros deseos no son buenos para nosotros. Dios juzgó a Israel, dándoles a Saúl como rey. Una vez que se había dictado la sentencia, el pueblo quedó atrapado con él durante los próximos cuarenta años. Fue la misma cantidad de tiempo que se había dado a los israelitas en el desierto.


Jonás se enojó con Dios

Jonás 4:1,2 dice,

1 Pero a Jonás le disgustó eso enormemente, y se enojó. 2 Y oró a Yahweh y le dijo: “Por favor, Yahweh, ¿no es esto lo que yo decía cuando aún estaba en mi propio país? Por lo tanto, con el fin de evitarlo, huí a Tarsis, porque yo sabía que Tú eres un Dios clemente y compasivo, lento para la ira y grande en misericordia, y que te arrepientes del mal”.

Esta es la primera vez que se nos dice acerca de los motivos de Jonás para tratar de huir de Dios. Nos enteramos de que él tomó un barco hacia Tarsis, no porque tenía miedo del rey de Nínive, sino porque tenía miedo de que Dios pudiera cancelar el juicio si los ninivitas se arrepentían. Él conocía a Dios mejor que la mayoría de la gente. En un momento en que la gente pensaba que Dios era un tirano bastante duro, el profeta sabía que Él es “clemente y compasivo. ¡Si la gente hoy en día tuviera la misma revelación de la gracia de Dios! Pero aquí está el problema. Las personas quieren servir a un Dios severo, porque quieren que Él juzgue a sus enemigos con dureza. Pero ellos no tienen conocimiento, porque si esto fuera en verdad la naturaleza de Dios, entonces Él también sería duro con Israel.

En general, la gente quiere que Dios sea cariñoso con ellos, pero duro con sus enemigos. El doble estándar parece bueno para ellos. Pero Dios es imparcial en Sus juicios y en Su gracia. Debido a que Dios es amor (1 Juan 4:8), es imparcial en Su amor hacia todos. Por esta razón, insiste en que amemos a nuestro prójimo como a nosotros mismos (Lev. 19:18), y que amemos a los extranjeros como a nosotros mismos, así (Lev 19:34).

El problema de Jonás no era que él entendiera mal el amor de Dios, sino que no compartía el mismo amor que Dios tenía por Nínive. El amor de Jonás era parcial; el de Dios era imparcial. De hecho, Jonás estaba tan molesto por esto que se quería morir. Jonás 4:3 dice,

3 Ahora pues, oh Yahweh, por favor toma mi vida de mí, porque la muerte es mejor para mí que la vida”.


El llamamiento de Abraham

Abraham fue llamado a ser una bendición para todas las familias de la Tierra (Génesis 12: 3). A la gente de hoy le encanta citar la primera parte del versículo, mientras se olvida la última mitad.

3 Y bendeciré a los que te bendigan, y al que te maldiga, maldeciré, y en ti todas las familias de la tierra serán bendecidas.

Pedro, el nacionalista judío, ignoró la primera parte de este versículo en Hechos 3:25,26, diciendo en el día de Pentecostés,

25 Vosotros sois los hijos de los profetas, y del pacto que Dios hizo con nuestros padres, diciendo a Abraham: “ Y en tu simiente todas las familias de la tierra serán bendecidas”. 26 En primer lugar, Dios resucitó a su Hijo para vosotros, y lo envió para bendeciros, haciendo que cada uno se convierta de su maldad.

El llamado de Abraham, que Jesús vino a cumplir, era bendecir a todas las familias de la Tierra. Bendijo a Judá primero, pero no exclusivamente. Pedro entonces define lo que significa ser una bendición. Bendecir significa convertir a la gente de sus malos caminos.

Si Jonás hubiera entendido el llamado de Abraham, se habría regocijado con la oportunidad de ser una bendición para la gente de Nínive. A menudo me pregunto qué habría ocurrido si Jonás hubiera deseado cumplir el llamado de Abraham. Si se hubiera quedado en Nínive, podría haber hecho algo más que hacer que las personas se arrepintieran; podría haberles enseñado los caminos de Dios. Hubiera podido discipularlos. ¡Él podría haber cambiado a Asiria haciéndola amiga de Israel!


La celebración de Tabernáculos de Jonás arruinada

Pero esto es más que una historia de nacionalismo estrecho contra el interés de Dios por todas las naciones; es una profecía de reconciliación universal, de la conversión de los enemigos de Dios. Es también la historia de los creyentes que están en desacuerdo con el plan de Dios de salvar a toda la humanidad. Así Jonás 4:4 dice,

4 Y Yahweh dijo: “¿Tienes buenas razones para estar enojado?”

Para decirlo de otra manera, Dios pregunta a Jonás: “¿Es justificable tu enojo?” Dios estaba realmente dudando de la sabiduría y el amor de Jonás. Parece que Jonás no respondió. Jonás 4:5 dice,

5 Entonces Jonás salió de la ciudad y se sentó al este de la misma. Allí hizo una cabaña [sucá, “stand”] para sí mismo y se sentó debajo de ella a la sombra hasta que pudo ver lo que sucedería en la ciudad.

Proféticamente hablando, el profeta celebró Sucot, la Fiesta de las Cabañas, o Tabernáculos. Dios entonces le ayudó en esto designando a una planta para darle sombra que le protegiera del sol. Jonás 4:6 dice,

6 Entonces el Yahweh Dios designó una planta [Kekayon, “calabaza”], que creció crecido sobre Jonás para hacer una sombra sobre su cabeza y librarle de su malestar. Y Jonás estaba muy feliz por la planta.

Esta no era una planta ordinaria. El Kekayon es la planta del aceite de ricino. Lleva el nombre de la raíz kaya, “vomitar”. Me dieron aceite de ricino cuando niño para combatir gusanos y parásitos en las Filipinas. No creo que yo lo haya recibido sin vómitos. Por lo tanto, Stephen Jonás (Jones, el autor, es Jonás) entiende eso.

Pero ¿por qué Dios daría una planta de este tipo para dar sombra a Jonás en su sucá (cabaña)? Creo que fue la medicina de Dios para combatir los gusanos espirituales en su vientre (su ser más interno, o el corazón). No todo estaba bien en el corazón de Jonás, a pesar de que era un profeta y oía de Dios. Estar enojado con Dios por Su misericordia y gracia no es una condición saludable.

Este problema se acentuó en Jonás 4:7,

7 Pero Dios preparó un gusano [towla] cuando llegó el amanecer del día siguiente, y atacó la planta y se secó.

¿Por qué Dios bendeciría a Jonás con una planta de sombra y luego mandaría un gusano, para destruirla? ¿No sería para revelar la condición espiritual malsana de Jonás, así como la solución al problema?

Un towla es un gusano “especialmente uno que nace de la putrefacción”, según el Gesenius Lexicon Hebreo-caldeo. La raíz de la palabra es Yala, “pronunciar algo precipitadamente”. Obviamente, Jonás estaba siendo advertido de no ser imprudente en su respuesta a la pregunta de Dios. En este punto, Jonás no había dicho nada, pero Dios ha escuchado las palabras de su corazón. Un gusano también era metafórico de un hombre despreciado o débil.

El mismo Lexicon también nos dice que tola significa “escarlata”. Se traduce “carmesí” en Isaías 1:18, si fueren rojos como el carmesí [towla], serán como la lana.

Así que este no era un gusano ordinario. El texto hebreo lo llama un towla, que es un gusano del que se extraía el tinte carmesí en la antigüedad. Según el libro de Henry Morris, Base Bíblica para la Ciencia Moderna, página 73,

Cuando la hembra de la especie del gusano escarlata estaba lista para dar a luz a su cría, ella pega su cuerpo al tronco de un árbol, fijándose a sí misma con firmeza y de forma tan permanente que nunca volvería a salir de nuevo. Los huevos depositados por debajo de su cuerpo quedaban protegidos hasta tanto las larvas eclosionaran y fueran capaces de entrar en su propio ciclo de vida. Cuando moría la madre, el líquido carmesí teñía su cuerpo y la madera que lo rodeaba. De los cadáveres de estos gusanos hembras escarlata, se extraían los tintes comerciales de color escarlata en la antigüedad.

Esto nos dice que el gusano en la historia de Jonás tiñó la cabaña de rojo, dando su vida para dar a luz a sus crías. ¿No es esta una imagen perfecta de Cristo, que dio Su vida para traer muchos hijos a la gloria? El Salmo 22:6 profetiza de Jesucristo en Su muerte en la Cruz, diciendo, "Soy un gusano [Heb. Towla] y no hombre; Oprobio de los hombres, y despreciado del pueblo". Cuando Jesús murió, manchó con Su sangre la Cruz, así como el carmesí del gusano manchó el tronco de la calabaza en los días de Jonás.

Por lo tanto, Dios envió la planta del vómito para mostrar cómo Jonás estaba cómodo con su propio vómito. Entonces envió el gusano carmesí para mostrar cómo enviaría al Mesías para curar su condición insalubre. Por desgracia, el profeta tuvo que volver a la Pascua, porque su Fiesta de Sucot fue cancelada.

Esto sugiere que los que no están de acuerdo con el Plan de Dios de salvar a Sus enemigos no son todavía elegibles para celebrar la fiesta de los Tabernáculos.

Jonás 4:8 dice,

8 Y aconteció que cuando salió el sol Dios designó un recio viento solano, y el sol hirió la cabeza de Jonás para que se debilitase y le pidió con toda su alma morir, diciendo: “La muerte es mejor para mí que la vida”.

Un viento del este significa juicio desde el este, tal vez de la propia Nínive, que estaba al “este”. Parece que Jonás era un tipo de Israel siendo juzgado por su mala actitud y por estar en desacuerdo con el Plan Divino de conciliar Sus enemigos.

Aún así, este viento abrasador del este, y el sol cayendo a plomo sobre su cabeza, no hicieron que Jonás se arrepintiera. Dios entonces le preguntó sobre su enojo por la planta en Jonás 4:9,

9 Entonces dijo Dios a Jonás: “¿Tienes buenas razones para estar enojado por la planta?” Y él dijo: “Tengo buenas razones para estar enojado, hasta la muerte”.

Estas son las últimas palabras de Jonás en el relato bíblico. Termina sin ninguna solución, lo que sugiere que Israel, a quien representaba Jonás, permanecería enojada con Dios. Esto implicó que Israel tendría que ser juzgado por el “viento del este”, es decir, por Nínive. Incluso profetizó que estaría enojado hasta la muerte. Por lo tanto Israel como nación iba a morir, y la gente sería dispersa por todas las naciones.


La lección final de Dios

Jonás 4:10,11 concluye,

10 Entonces Yahweh dijo, “Tú has tenido compasión de la calabacera por la que no trabaste, y que no hiciste crecer, que en espacio de una noche creció y en el espacio de otra noche murió. 11 Y ¿no debería Yo tener compasión de Nínive, la gran ciudad en la que hay más de ciento veinte mil personas que no conocen la diferencia entre su mano derecha y la izquierda, y muchos animales?”

El versículo 6 dice que Jonás estaba muy feliz por la planta”, pero no por la gracia y la misericordia de Dios. Podemos ver esto en al menos dos formas. En primer lugar, él estaba contento con la planta de la que formó su sucá (es decir, la Fiesta de Sucot). Tenía un deseo de recibir el cuerpo glorificado a través de la Fiesta de los Tabernáculos, pero, por desgracia, también estaba contento de revolcarse en su propio vómito.

Era egoísta, ya que estaba más interesado en su propia comodidad que en el bienestar de Nínive. Amaba a Israel, pero no a Asiria. Esto lo descalificó y destruyó sus sueños de que se cumpliera para él Tabernáculos. Todavía necesitaba volver a la Pascua y aprender el verdadero alcance de la obra que Jesús estaba aún por hacer en la Cruz por el pecado del mundo (1 Juan 2:2).

No podemos estar enojados con Dios y al mismo tiempo estar de acuerdo con Él. Tabernáculos se trata de un acuerdo, y es para un pueblo AMÉN, no para aquellos que tienen un corazón amargado.


El Número 120

En el versículo final, descubrimos que Nínive tenía una población de 120.000. El número 120, como se usa en la Biblia, siempre se asocia con el derramamiento del Espíritu Santo. La altura de porche templo de Salomón era de 120 codos (2 Cron. 3:4). Había 120 trompetistas y cantantes unánimes cuando el Espíritu Santo entró en el templo de Salomón (2 Cron. 5:12). Había 120 discípulos en el Aposento Alto en el día de Pentecostés, cuando el Espíritu fue derramado sobre la Iglesia (Hechos 1:15).

En la profecía a largo plazo, hemos visto 120 Jubileos desde Adán, y ahora nos encontramos en el 121º Ciclo de Jubileo (1986/87 – 2036/37). Creo que el Gran Derramamiento del Espíritu de los Últimos Tiempos se producirá durante este ciclo de Jubileo.

La vida de Moisés fue un esbozo de la historia que lleva a nuestro tiempo actual. Murió a la edad de 120 (Deut. 34:7), después de haber pasado sus primeros 40 años en Egipto. Luego fue llamado de Egipto y pasó el segundo ciclo de capacitación de 40 años para el servicio divino en el desierto. Finalmente, fue llamado a liberar a Israel de la casa de servidumbre. Sus últimos 40 años se gastaron conduciendo a Israel a la Tierra Prometida.


Así también los primeros 40 jubileos de la historia nos lleva a Abraham, los cuarenta jubileos segundos nos llevan a Cristo, que nos sacó de la casa de servidumbre. En el tercer ciclo de cuarenta jubileos, Cristo ha llevado a la Iglesia a través de Su propio desierto, con el fin de llevarnos a la Tierra Prometida en el momento actual.

http://www.gods-kingdom-ministries.net/teachings/ffi-newsletter/ffi-2017/07-01-2017-jonah-part-6/

No hay comentarios:

Publicar un comentario