TRADUCTOR-TRANSLATE

PRIMERA DE CORINTIOS – Cap. 3 (1): Leche y Carne, Dr. Stephen E. Jones


03/03/2017




1 Y yo, hermanos, no pude hablaros como a espirituales, sino como a carnales, como a niños en Cristo. 2 Os di a beber leche, y no alimento sólido; porque aún no erais capaces, ni sois capaces todavía, 3 porque aún sois carnales …

Aquí descubrimos la razón de que Pablo encontrara necesario disponer el fundamento de la verdad. Los creyentes en Corinto estaban ejerciendo los dones del Espíritu, como lo vemos en los capítulos posteriores, pero eran anímicos, no espirituales. Ellos no comprendían plenamente la diferencia, porque ellos no tenían suficiente inteligencia para saber cuando seguían los pasos del alma o del espíritu.

Este problema ha continuado hasta nuestros días. La gente piensa que ser espiritual es una cuestión de ejercicio de los dones espirituales. Si esos dones espirituales se utilizan correctamente, entonces, ciertamente, están siguiendo el ejemplo del espíritu que se basa en el Espíritu Santo. Pero cada don se utiliza sólo temporalmente, y luego los creyentes tienden a volver a la vida del alma con la que tienen tanta familiaridad.


La leche de la palabra
¿Qué enseñanzas constituían la "leche" que Pablo les había dado en los dieciocho meses que había pasado en Corinto? Hechos 18:5 dice que Pablo "comenzó a dedicar por completo a la predicación de la palabra, testificando solemnemente que Jesús era el Cristo". Los judíos necesitaban creer que Jesús era el Mesías prometido, pero muchos griegos se habían convertido de la idolatría (1 Corintios 12:2). Creer en Jesucristo es la palabra que los hombres deben creer con el fin de convertirse en bebés espirituales. Lo que sigue es la leche de la Palabra, diseñada para el crecimiento y el desarrollo.

Hace muchos años, en la primera iglesia en la que me llamaron para enseñar la Palabra en un estudio semanal de la Biblia, el predicador a menudo introducía su sermón diciendo: "Creo que deberíamos volver a la leche de la palabra", y yo gemía en mi interior. Todas las personas en la iglesia habían sido creyentes por muchos años, pero el predicador continuaba dispensando leche.

Sabemos por 1 Corintios 12-14 que Pablo ya había impartido los dones del Espíritu Santo. Estos, entonces, no eran la "carne" de la Palabra, sino "leche". En el capítulo 15 Pablo enumera otras enseñanzas que ya les había dado, incluyendo la historia de la muerte de Jesús en la Cruz, Su sepultura, Su resurrección, y cómo se apareció a más de quinientos hermanos y finalmente al propio Pablo en el camino de Damasco.

Algunos, sin embargo, cuestionaban la resurrección de los muertos (1 Corintios 15:12). La resurrección era únicamente un concepto hebreo, confirmado y desarrollado a través de la propia resurrección de Jesús. Pablo pudo haberse dirigido a los creyentes judíos que habían adoptado el punto de vista de los saduceos, que no creían en los ángeles ni en la resurrección (Hechos 23:8). Los saduceos habían sido influenciados por la filosofía griega.

La religión griega enseñaba la reencarnación, no la resurrección. Para los griegos, los hombres evolucionaban con cada reencarnación hasta que alcanzaban la perfección. En cada reencarnación, se decía que uno nacía como una nueva persona (o animal, si tenían un mal karma de su vida anterior). Al final, una persona perfeccionada moría e iba al Cielo, ya que se había liberado a sí mismo totalmente de la "carne mala".

Para un griego, la meta de la historia era separar el espíritu bueno de la materia mala. Su objetivo era establecer un gran divorcio entre el Cielo y la Tierra. El concepto hebreo, sin embargo, que constituyó la base del cristianismo, era fusionar el Cielo y la Tierra en un gran matrimonio. "Venga tu reino", Jesús oró en Mateo 6:10, "Hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo". Los griegos habrían orado, "Libera Tu Reino de esta Tierra mala, para que pueda establecerse solo Cielo".

Parece ser que algunos de los creyentes de Corinto no habían sido capaces de librarse de la influencia de su cultura griega. Todavía creían, según dijo Pablo en 1 Corintios 15:12, "que no hay resurrección de los muertos".

Pero la enseñanza acerca de la muerte y resurrección de Jesús, junto con nuestra propia resurrección, todavía formaban la leche de la Palabra. Pablo se encontró con tener que volver atrás y sentar las bases de nuevo, porque algunos de los creyentes eran todavía anímicos. Seguían pensando almáticamente, creyendo que el Evangelio (leche) era locura, sobre todo la enseñanza básica de la resurrección.


La carne
Hace muchos años, oí decir que se tarda unos diez años para que una persona pueda obtener una buena comprensión del Evangelio del Reino. En ese momento, yo lo cuestionaba, ya que había estado estudiando la idea del Reino durante unos tres años, y yo pensaba que lo entendía bastante bien. Pero ahora dudo si incluso diez años son suficientes. Realmente depende de la calidad y profundidad de la enseñanza. Descubrí que la "carne" de la enseñanza del Reino siempre se está desarrollando. Mis primeros maestros del Reino, de hecho, tenían poca comprensión de los asuntos más importantes de la Ley espiritual. Gran parte de lo que ahora enseño me fue impartido a mí por revelación directa.

La "carne" espiritual no es meramente doctrina de la Iglesia. De hecho, la doctrina de la Iglesia es en gran medida una mezcla de leche y estiércol (tradiciones de los hombres). La carne es rara vez en el menú espiritual en los seminarios o institutos bíblicos. La leche es el Evangelio de la Salvación; la carne es el Evangelio del Reino. Los seminarios no ofrecen cursos sobre el Evangelio del Reino. Así que el problema que Pablo enfrentaba en la iglesia de Corinto ha continuado hasta la actualidad. Los creyentes todavía están luchando con la leche, los elementos básicos del Evangelio. Se discuten las cosas que son indiscutibles, en gran parte porque no ven la Escritura de una manera holística, sino que se centran principalmente en el Nuevo Testamento.

Por ejemplo, llevan a la gente a aceptar a Cristo, a fin de ser salvos, pero saben poco sobre el significado de la salvación, aparte de que esto les va a asegurar un lugar en el Cielo algún día. Pocos saben cómo la fiesta de Pascua pone todas las bases de nuestra justificación por la fe en la sangre del Cordero. Pocos conocen la historia de Israel en el desierto y cómo se trata de una alegoría histórica, no sólo de cada jornada personal, sino también de la Iglesia en su conjunto en un nivel profético. Incluso menos entienden Pentecostés o Tabernáculos, por lo que viven sólo con la esperanza de ir al Cielo. Se centran sobre construir miembros de la iglesia y están poco dispuestos a construir el Reino de Dios aquí en la Tierra.

La carne de la Palabra es difícil de encontrar en la Iglesia de hoy. Lo que la gente piensa es la carne es lo que Pablo llama la leche. Por lo que debemos entender por la propia palabra de Pablo de que su carta a los Corintios no era acerca de la carne, sino de la leche.


La evidencia de la carnalidad
Pablo confesó que él no pudo entrar en la carne de la Palabra, porque los creyentes seguían siendo carnales. 1 Corintios 3:3,4 dice,

3 porque aún sois carnales; pues habiendo entre vosotros celos, contiendas y disensiones, ¿no sois carnales, y andáis según el modo humano? 4 Porque diciendo el uno: Yo ciertamente soy de Pablo; y el otro: Yo soy de Apolos, ¿no sois carnales?

El alma quiere estar en sumisión a los hombres; el espíritu quiere estar sometido al Espíritu Santo. Los hombres anímicos pertenecen a una denominación. Los hombres espirituales pertenecen a Jesucristo. En los días de Pablo los hombres pertenecían a ciertas escuelas de filosofía. "Soy un estoico", decía uno. "Soy de Platón", decía otro. "Soy de Epicuro", o "soy un sofista", decían otros. Cada uno discutía sobre la naturaleza de la verdadera sabiduría, y cada uno, luchando celosamente, argumentaba desde la lógica que había aprendido en su propia escuela de filosofía.

La lógica griega, originaria del alma, producía celos, contiendas y división. Cuando esto apareció en la iglesia de Corinto, Pablo lo reconoció de inmediato, porque él también había estudiado la filosofía griega y mostró que en un tiempo había sido un epicúreo. Sin duda, en esos días aprendió cómo discutir y debatir la lógica del epicureísmo en oposición al platonismo y el estoicismo. Su primera carta a los Corintios contiende principalmente contra los sofistas, como vemos en 1 Corintios 6:12-14 y de nuevo en 1 Corintios 10:22-24, donde instala mini debates con los sofistas. Explicaré esto más en el momento apropiado.

Pablo contrasta el principio espiritual de la unidad con el principio anímico de contiendas y debates. La unidad se basa en la espiritual Ley del Amor. Los hombres anímicos, sin embargo, establecen debates, tratando de lograr la unidad por la distensión y el argumento carnal. A medida que la Iglesia avanzó a través de los siglos, su carnalidad se hizo cada vez más evidente a medida que el amor fue sacrificado en el altar de la unidad de la Iglesia. Los obispos se reunieron para determinar ciertos credos y para hacer cumplir su aceptación universal por la violencia y la fuerza.


Los celos y las contiendas
Pablo contrasta también los celos de Dios con los celos de los hombres. La palabra griega traducida como "celos" en 1 Corintios 3:3 es zelos, una palabra usada por muchos autores clásicos, entre ellos Platón y Aristóteles. La palabra tiene sus raíces en la filosofía griega, y Pablo lo sabía bien. Pero Pablo había vuelto a un punto de vista hebreo, por primera vez con el aprendizaje a los pies de Gamaliel, y más tarde por sentarse a los pies de Jesús en Arabia (Monte Horeb). Los celos de Dios son Su amor apasionado, que le lleva a cambiar el corazón de Su esposa infiel y traerla de vuelta a la unidad con Él mismo.

El camino de la verdadera unidad, desde una perspectiva hebrea, no es para esclavizar o encarcelar a su esposa infiel hasta que sea apaleada hasta la sumisión. Tal aplicación de la Ley no funciona en el largo plazo. El miedo puede celebrar un matrimonio, pero tal matrimonio deja a Dios insatisfecho. Quiere ganarse su corazón, no encarcelarla para impedirla salir corriendo.

El debate es la lucha verbal. Los griegos eran buenos en eso, porque era una forma de vida entre los filósofos. Pero Dios no está interesado en un debate anímico, sino en una revelación espiritual de la Verdad. En teoría, si todo el mundo estuviera realmente guiado por el espíritu y sujeto al Espíritu Santo, habría unidad. El problema, sin embargo, es que los ojos de los hombres están cegados por la perspectiva de la Antigua Alianza e interpretaciones (carnales) de la Palabra. Esto se ve en el tercer capítulo de Pablo de la segunda carta a los Corintios.


El velo debe ser retirado con el fin de abrir los ojos espirituales de la gente para ver la verdad. La unidad, entonces, sólo se consigue cuando se quita el velo del Pacto Antiguo. Sólo entonces podemos contemplar plenamente la gloria de Dios en la faz de Jesucristo, con lo que se libera de la ceguera al alma.

Etiquetas: Serie Enseñanza
Categoría: Enseñanzas

Dr. Stephen Jones
http://www.gods-kingdom-ministries.net/daily-weblogs/2017/03-2017/first-corinthians-3-milk-and-meat/

No hay comentarios:

Publicar un comentario