TRADUCTOR-TRANSLATE

PRIMERA DE CORINTIOS – Cap. 2 (2): Los papeles del espíritu y el alma, Dr. Stephen E. Jones


02/03/2017



En 1 Corintios 2:9,10 Pablo comienza a exponer la fuente de la revelación divina, diciendo:

9 Antes bien, como está escrito: "Cosas que ojo no vio, ni oído oyó, ni han subido en corazón de hombre, son las que Dios ha preparado para los que le aman". 10 Pero Dios nos las reveló a través del Espíritu; porque el Espíritu todo lo escudriña, aun lo profundo de Dios.

Pablo estaba citando de Isaías 64:4. Si nos fijamos en el pasaje de Isaías en su contexto, comenzando en el versículo 1, podemos ver lo que el profeta estaba diciendo.

1 ¡Oh, si rasgases los cielos, y descendieras, y a tu presencia se derritiesen los montes, 2 como prende el fuego en la enramada, fuego que hace hervir las aguas, para que hicieras notorio tu nombre a tus enemigos, y las naciones temblasen a tu presencia! 3 Cuando, haciendo cosas terribles cuales nunca esperábamos, descendiste, fluyeron los montes delante de ti. 4 Ni nunca oyeron, ni oídos percibieron, ni ojo ha visto, oh Dios, fuera de ti, que obra así en favor del que en él espera.

Isaías estaba mirando de nuevo al Monte Horeb bajo Moisés, cuando Dios rompió los Cielos, y descendió hasta Israel como el Fuego y la Palabra. El monte se estremeció en Su presencia, y Él hizo Su nombre (naturaleza) conocido. El profeta dice en el versículo 3 que Dios hizo lo inesperado. Dios les habló audiblemente.

Pero como sabemos por Éxodo 20:18-21, la gente tenía demasiado miedo de escuchar la voz de Dios a través de sus oídos físicos. El fuego divino ardiendo ante sus ojos los asustó. Así que se negaron a escuchar Su voz y enviaron a Moisés al monte para escuchar a Dios en su nombre.

En este contexto se escribió el versículo 4, que Pablo cita. Isaías dice que hay dos tipos de personas en este escenario. En primer lugar, están aquellos (la mayoría) que "no han escuchado ni percibido por el oído, ni han visto con el ojo". En otras palabras, la revelación de la verdad no podría ser conocida a través de sus oídos y ojos físicos. En segundo lugar, hay unos pocos que esperan en Él, los que se acercan a Él sin miedo a escuchar Su voz.

La diferencia entre estos dos grupos se explica por el apóstol Pablo en 1 Corintios 2:10,

10 Pero Dios nos las reveló por medio del Espíritu; porque el Espíritu todo lo escudriña, aun lo profundo de Dios.


Dos identidades en conflicto
Cuando Pablo desarrolla su enseñanza en el resto del capítulo, vemos que la mayoría de las personas no escuchan o ven, porque estas son las facultades del alma, más que del espíritu. El versículo 14 dice,

14 Pero el hombre natural [el hombre interior se llama en otros lugares del "hombre viejo"] no percibe las cosas que son del Espíritu de Dios, porque para él son locura, y no las puede entender, porque se han de discernir espiritualmente.

El hombre "natural" es literalmente el "hombre anímico" porque la palabra griega es psychikos, de psique, "alma". Hoy en día, la psicología es el estudio de la mente humana. Por lo tanto, el viejo hombre, que recibimos de Adán, que fue hecho un alma viviente, es el hombre anímico dentro de cada uno de nosotros. Es la identidad en la que todos hemos nacido, y que está equipada con una mente carnal.


Pablo dice que la mente humana, por lo que el alma piensa y razona, es incapaz de recibir o comprender la revelación de Dios. Los griegos dependían del alma para comprender la totalidad de sus filosofías. La mente griega, entonces, consideraba la sabiduría y la lógica divinas ser locura (moria), debido a que estaban pensando con la mente equivocada (la mente del alma en lugar de hacerlo con la mente del espíritu).

Los creyentes en Cristo son los que han sido engendrados por Su Padre celestial, por lo que tienen una ventaja. Los creyentes tienen un "hombre nuevo" dentro de ellos (Efesios 4:24 KJV), que la NASB llama "el nuevo yo". La palabra griega es anthropos, "hombre", pero se refiere a uno mismo, o la identidad. La propia identidad anímica posee la mente del primer Adán; la propia identidad espiritual tiene una mentalidad totalmente diferente de mente del espíritu o mente espiritual.

La única manera de entender realmente la tesis de Pablo en este capítulo es comprender los dos "yo" que los creyentes tienen dentro de sí mismos. Pablo no estaba hablando de dos individuos diferentes. Él no estaba tratando de comparar a un hombre carnal con un hombre religioso de la asamblea de Corinto: él estaba hablando del conflicto interno entre dos identidades propias dentro de la misma persona. Estos dos "yo" son competidores en una "guerra" interna que se describe plenamente en Romanos 7:14-25. El viejo hombre (alma) nos manda a servir a la Ley del
Pecado, violando así la Ley Divina, mientras que el nuevo hombre (espíritu) sirve a la Ley de Dios (Romanos 7:22,25).

La intención de la carne se presenta como si fuera espiritual, pero en realidad es carnal. La intención de la carne nos hace pecar, porque viene de Adán, el pecador original. La mente espiritual, sin embargo, no es carnal, ya que viene de lo que ha sido engendrado por Dios. Una representación literal de 1 Juan 3:9 dice: "Ninguno que es nacido de Dios practica el pecado, porque la simiente de Dios permanece en él; y no puede pecar, porque es nacido de Dios".

Juan dice además que "el pecado es infracción" (1 Juan 3:4). Por lo tanto, cada vez que la palabra "pecado" se utiliza en la Escritura, debemos entender la palabra en su definición bíblica. Los que afirman que La ley ha sido echada fuera o abolida están escuchando la intención de la carne, ya que pretende ser espiritual. Los que creen al apóstol Pablo estarán de acuerdo con él cuando dice en Romanos 7:14, "sabemos que la ley es espiritual". Una vez más, él dice en Romanos 3:31,

31 Luego, ¿invalidamos la ley por la fe? ¡De ningún modo! Por el contrario, confirmamos la ley.

Él honra aún más la Ley en Romanos 7:12, diciendo:

12 De manera que la ley es santa, y el mandamiento santo, justo y bueno.

La Ley no es mala, como algunos han enseñado. Tampoco la Ley fue dada por el diablo, como algunos han tratado de decirme en el pasado. La ley es espiritual, no carnal. Aunque la ley sin duda puede ser entendida en la carne (a través de los ojos del Pacto Antiguo), la Ley misma es la revelación de Dios, y sólo puede entenderse a través del espíritu.


El espíritu del hombre y el Espíritu de Dios, es la distinción entre el Espíritu de Dios y el espíritu del hombre. La incomprensión de la NASB es evidente cuando pone en mayúscula la palabra "Espíritu" en 1 Corintios 2:10,

10 Pero Dios nos las reveló por medio del Espíritu; porque el Espíritu todo lo escudriña, aun lo profundo de Dios.

La NASB (y otros traductores) hacen a Pablo dice que Dios revela la verdad a través del Espíritu Santo y que el Espíritu Santo escudriña las cosas profundas de Dios. Pero el Espíritu Santo ya conoce las cosas profundas de Dios y no tiene que buscar este tipo de cosas. Es el espíritu humano, que se ha convertido en el nuevo "yo" que es nacido de Dios, el que "todo lo escudriña", en su intento de conocer la mente de Dios y Su Plan. El espíritu del hombre inquiere del Espíritu de Dios. Así que Pablo distingue entre los dos espíritus en el siguiente versículo. 1 Corintios 2:11 dice,

11 Porque ¿quién de los hombres sabe las cosas del hombre, sino el espíritu del hombre que está en él? Así tampoco nadie conoce los pensamientos de Dios sino el Espíritu de Dios.

Dios revela todas las cosas a través del espíritu del hombre, ya que es el punto de contacto entre el Cielo y la Tierra. El espíritu es la fuente de la revelación y del conocimiento divinos. Es el único que puede recibir tal revelación sin rechazarla como necedad (moria). El alma, por el contrario, es una necia (morón), aunque piense de sí misma ser, tanto espiritual como intelectualmente, iluminada.

Esta es la nueva Escuela de Revelación de Pablo, configurada, por así decirlo, para competir con las escuelas filosóficas de Atenas y Corinto. Por lo tanto, en 1 Corintios 2:10 pneuma no debe ser traducido como "Espíritu", sino como "espíritu". El papel del Espíritu Santo es revelarnos la verdad a través del espíritu humano. Si somos guiados por el espíritu, que a su vez está en unión con el Espíritu Santo, entonces no cumpliremos con los deseos de la carne, ni pecaremos.

Partiremos del ejemplo de Israel en el Monte Horeb, porque vamos a ser capaces de acercarnos a Él sin temor. Ya no vamos a insistir en que un predicador suba al monte para escuchar la voz de Dios y que nos diga lo que le dijo. Nosotros no tenemos ningún deseo de establecer otro sistema denominacional en sumisión a los hombres, como la iglesia de Corinto estaba en peligro de hacer. Si todos tenemos la capacidad de recibir revelación de Dios a través del espíritu, entonces las diferencias en la Iglesia podrán ser resueltas en amor, poniendo fin a todas las divisiones.

Esto no elimina la necesidad de la comunión, por supuesto, porque a ningún hombre se le da toda la revelación de la verdad. Todos debemos tratar de conocer lo que Dios ha revelado a los demás, y estamos obligados a compartir nuestra propia revelación con otros también. De esta manera, toda revelación se puede probar y discernir. Nuestra verdad es así refinada por el fuego y se hace más completa con la revelación de los demás.


Buscando revelación de otro espíritu

12 Y nosotros hemos recibido, no el espíritu del mundo, sino el Espíritu que proviene de Dios, para que conozcamos las cosas que nos han sido dadas gratuitamente por Dios, 1 las cuales cosas tampoco hablamos con palabras enseñadas por sabiduría humana, sino con las que enseña el Espíritu, acomodando lo espiritual a lo espiritual (combinando pensamientos espirituales con palabras espirituales).

Aquí Pablo contrasta el espíritu del mundo con el Espíritu de Dios. Él ya no está hablando del espíritu interior, porque no está contrastando con el alma. El espíritu del mundo es un espíritu maligno, que intenta influir en nosotros haciéndonos buscar el conocimiento divino de un espíritu que no sea el Espíritu Santo. El espíritu humano que ha sido engendrado por Dios sabe la diferencia, pero si una persona, incluso un creyente, busca revelación del espíritu del mundo, es sin duda el alma la que hace esto.

Es evidente que la educación mundana es necesaria, porque todos debemos entrenar nuestras almas para hablar y para aprender a leer y escribir. El problema viene cuando tratamos de conocer a Dios mediante la búsqueda de la llamada "revelación" del espíritu del mundo, es decir, de falsos espíritus.

La última parte del versículo 13 se entiende incorrectamente, creo, por los traductores de la NASB. La Diaglotón Emphatic capta el sentido mejor, diciendo: "acomodando cosas espirituales a personas espirituales". En otras palabras, Pablo estaba recordando a los creyentes de Corinto que habían sido enseñados por el Espíritu de Dios, que se estaba desarrollando o desplegando cosas espirituales para sus espíritus humanos.


Apreciación espiritual
Pablo concluye en 1 Corintios 2: 14-16,

14 Pero el hombre natural [el alma] no percibe las cosas que son del Espíritu de Dios; porque para él son locura, y no las puede entender, porque se han de discernir espiritualmente [anakrino]. 15 Pero el que es espiritual [el hombre nuevo] juzga todas las cosas, mas él no es juzgado por nadie. 16 Porque ¿quién conoció la mente del Señor, para que pueda instruirle? Pero nosotros tenemos la mente de Cristo.

La mente del alma, es decir, la intención de la carne, es incapaz de aceptar la revelación divina directamente del Espíritu de Dios. Tal revelación es mera "locura". La revelación genuina debe ser "discernida espiritualmente". La palabra griega que se usa es anakrino, "examinar, juzgar, investigar, interrogar; tamizar a través de una serie de cosas con el fin de distinguir".

En otras palabras, el espíritu del hombre (no el alma) debe examinar la revelación del Espíritu Santo, porque es el único "hombre" capaz de dar sentido a la misma. El alma la llama mera necedad y supercherías.

El espíritu del hombre tiene la capacidad de entender todas las cosas, sin embargo, este mismo espíritu, no puede apreciarse por cualquier hombre (anímico). Los griegos, obviamente, no comprendían el espíritu, porque ellos lo confundían con el alma.

Pablo concluye con una referencia a Isaías 40:14, que dice:

14 ¿A quién pidió consejo y quién le dio a entender? Y quien le enseñó en el camino de la justicia y le enseñó conocimiento, y le informó de la senda de la prudencia?

En otras palabras, Dios no necesita consejero para ayudarle a entender la verdad o el conocimiento. Pero debido a que nosotros tenemos la mente de Cristo, estamos en contacto con la fuente perfecta de toda la verdad reveladora. Tal conocimiento de las verdades espirituales debe ser obtenido a través del hombre espiritual interno de uno, no por el hombre anímico.


Si entendemos esta verdad fundamental, entonces estaremos en una mejor posición para reconocer y distinguir el alma y el espíritu, y cómo funciona cada mente y los resultados de cada forma de pensar. El alma nos lleva a la guerra contra la Ley de Dios; el espíritu nos lleva a estar de acuerdo con la Ley (Romanos 7:22).

Etiquetas: Serie Enseñanza
Categoría: Enseñanzas

Dr. Stephen Jones

No hay comentarios:

Publicar un comentario