TRADUCTOR-TRANSLATE

PRIMERA DE CORINTIOS 3 (5): Pertenecemos a Cristo, Dr. Stephen E. Jones

09/03/2017



En 1 Corintios 3:18,19 Pablo dice:

18 Nadie se engañe a sí mismo. Si alguno entre vosotros se cree sabio en este siglo, hágase necio para que llegue a ser sabio. 19 Porque la sabiduría de este mundo es necedad ante Dios …

Aquí Pablo comienza a concluir su discusión acerca de la sabiduría del mundo y la sabiduría de Dios que comenzó en 1 Corintios 1:19-25. Esto demuestra que los tres primeros capítulos de su carta forman un paquete completo.

En resumen, Pablo afirma que la sabiduría de Dios es locura para los filósofos de la sabiduría del mundo, así como la sabiduría del mundo es necedad para Dios. En primer lugar en la lista de la necedad está la práctica de dividir a las escuelas de sabiduría, cada uno con los estudiantes que siguen las enseñanzas de los hombres, en lugar de las de Dios. Esta división sólo conduce al confesionalismo, siguiendo el patrón de las escuelas filosóficas griegas.

La raíz del problema, dice Pablo, es que los hombres están entrenados para pensar de acuerdo con la lógica y la razón del alma. La sabiduría del mundo es del alma; la sabiduría de Dios es del espíritu. Cuando los creyentes escuchan la voz de los hombres (es decir, de sus almas), hacen lo que Israel hizo cuando exigió un hombre como su rey. Dios dice: "a mí me han desechado para que no reine sobre ellos" (1 Samuel 8:7).

Desde un punto de vista bíblico, este es el problema clave de Pentecostés que debe ser superado. De hecho, el bautismo del Espíritu Santo (y Fuego) fue diseñado para dar al espíritu del hombre el acceso al Espíritu Santo con el fin de escuchar la voz de Dios y mantener a Cristo como Su Rey. Fue diseñado para impartir el nivel de discernimiento, para que los creyentes pudieran saber la diferencia entre oír y escuchar a los hombres y a Dios.

Cuando los creyentes están en sumisión al hombre, sus almas están siguiendo a las almas de sus líderes. Cuando los creyentes están en sumisión a Dios (es decir, al Espíritu Santo), sus espíritus están siguiendo los espíritus de los líderes que escuchan y hablan lo que el Espíritu dice a la Iglesia. Pablo dice que la evidencia primaria del líder del alma es cuando los hombres confiesan que pertenecen a Pablo, Pedro, o Apolos, en lugar de a Cristo. Pablo quería que nadie escuchara la voz de su alma, sino que escucharan sólo la voz de su espíritu, en la medida que repetía lo que había oído del Espíritu Santo. De esta manera, construimos el templo de Dios, no los templos de los hombres. Construimos el Reino de Dios, no los reinos de los hombres. Construimos las denominaciones de iglesias, no la Iglesia. Al final, nuestro trabajo será puesto a prueba por el fuego de Dios en el Gran Trono Blanco, así como el mismo fuego del Espíritu prueba nuestros corazones hoy. Las obras anímicas serán quemadas; las obras espirituales perdurarán. Lo que los hombres hicieron en obediencia a los hombres será consumido; lo que los hombres hicieron en obediencia a Dios sobrevivirá.

Cada creyente es un templo de Dios, dice Pablo. Cada uno está habitado por la presencia de Dios y tiene la capacidad para oír Su voz. Nuestro principal problema es el discernimiento. A menudo somos incapaces de discernir y distinguir las dos voces, una del alma y otra del espíritu. Habiendo nacido de padres terrenales que, como Adán, somos "almas vivientes", estamos acostumbrados a oír la voz del alma interior, que es a la vez mortal y carnal. Debemos ser formados para escuchar la voz interior de nuestro espíritu, porque el único que tiene la capacidad de discernir y valorar las cosas espirituales y la sabiduría de Dios.


Apoyo de las Escrituras
Por lo tanto, Pablo concluye, si alguno se cree que es sabio con la sabiduría del alma, hágase necio. Que aprenda una nueva sabiduría que parece una tontería a los ojos de los hombres. Pablo entonces apoya su punto de vista citando dos pasajes. 1 Corintios 3:19,20 dice,

19 ... Porque está escrito [Job 5:13]: "Él es el que prende a los sabios en la astucia de ellos"; 20 y otra vez [Salmo 94:11], "El Señor conoce los razonamientos de los sabios, que son inútiles [hevel, "aliento, vanidad"]".

Esta es la única vez que el Nuevo Testamento cita el libro de Job. En cuanto a la cita del Salmo 94:11, el salmista dice que la sabiduría que se encuentra en el razonamiento humano es "inútil". El texto hebreo dice hevel, que significa "aliento, vapor, vanidad, vacío". Esta palabra debe ser contrastada con ruaj, "aliento, espíritu".

Tanto hevel como rúaj significan "aliento", pero con connotaciones muy diferentes. Si el salmista hubiera dicho que la sabiduría del alma del mundo era rúaj, habría estando abrazando la comprensión griega de que el alma era espiritual. En cambio, dice que la sabiduría del alma es hevel, algo vano y vacío. Job 7:16 usa la misma palabra, diciendo, "mis días son un soplo". Hablando de la destrucción de Jerusalén, Jeremías dice en Lamentaciones 4:17, "… esperando en vano nuestro socorro".

Así que Pablo cita el Salmo 94:11 para apoyar su argumento de que la sabiduría del alma no era espiritual. Era hevel, no ruaj.


Nuestra herencia, -un inventario
Pablo termina esta sección con una advertencia acerca de la jactancia. 1 Corintios 3:21-23 dice,

21 Así que nadie se jacte entre los hombres, porque todo es vuestro, 22 ya sea Pablo, sea Apolos, sea Cefas, sea el mundo, sea la vida, sea la muerte, sea lo presente, sea lo por venir; todo es vuestro, 23 y vosotros de Cristo; y Cristo de Dios.

Aquí Pablo hace un inventario en las cosas que pertenecen a los hijos de Dios. Los creyentes no pertenecen a los apóstoles; los apóstoles, todos ellos, pertenecen a los creyentes. Pablo, con su profundo conocimiento de la Ley y de los dos pactos, pertenece a todas las personas. Apolos, con su conocimiento de la Escritura y la enseñanza elocuente, pertenece a todas las personas. Cefas (Pedro), con su experiencia personal en el seguimiento de Jesús, después de haber visto Su gloria en el monte, pertenece a todas las personas. A éstos cosas podríamos añadir muchos otros que han vivido y muerto en los siglos posteriores, algunos de los cuales se convirtieron en fundadores de denominaciones. Ninguno de ellos eran perfectos, y ninguno de ellos tenía la comprensión completa de la verdad, pero sin embargo, trajeron verdades a la Iglesia que no se entendían antes. Lutero no es propiedad exclusiva de los luteranos. Wesley no es sólo para los metodistas y wesleyanos. Parham y Seymour no son sólo para los pentecostales. Branham no es sólo para los branhamitas. Hawtin no es sólo para la gente de la Lluvia Tardía. Todos estos hombres son la herencia de cada creyente que se cuida de reclamarlos como parte de su herencia espiritual.

Al dividir la iglesia en facciones, todos somos empobrecidos, porque nos separamos de nuestra herencia. Pablo dice en Efesios 4:8 que "cuando ascendió a lo alto, llevó cautiva la cautividad, Y dio dones a los hombres". Pablo explica los dones dados por Dios en Efesios 4:11,12, diciendo:

11 Y él mismo constituyó a unos apóstoles, a otros profetas, a otros evangelistas, a otros pastores y maestros, 12 a fin de perfeccionar a los santos para la obra del ministerio, para la edificación del cuerpo de Cristo.

Todos los que han sido llamados como ministros, pertenecen a la Iglesia (los creyentes) en su conjunto. Si ellos o sus seguidores se segregan y reivindican la exclusiva de cualquiera de los dones de Dios, es un signo de la sabiduría del alma y del espíritu de sectarismo. Del mismo modo, cuando Dios levanta a los ministros y les da una nueva revelación de la Verdad, la Verdad no puede ser apropiada o patentada por hombres o por denominaciones. Los libros y la música pueden ser propiedad, aunque hay que tener cuidado de no limitar la propagación de la Palabra de Dios. Por otro lado la Verdad no puede tener derechos de autor, ya que fue libremente dada por el Espíritu al ministro, y por lo tanto se le debe dar libremente a todos los que tengan oídos para oír.

El espíritu de sectarismo, también conocido como el espíritu religioso, es el primer y principal problema de la Iglesia en la Edad de Pentecostés. Pero el poder de Pentecostés fue diseñado para superar este espíritu religioso. Es la unidad del Espíritu. Las denominaciones son evidencia de la dependencia del alma, donde los hombres siguen a la voz de las almas de los hombres, en lugar de a sus espíritus iluminados.

Desafortunadamente, la historia demuestra que Pentecostés ha fracasado en gran medida. Queda, por tanto, una tercera y última unción a través de la Fiesta de los Tabernáculos, que tendrá éxito donde fracasó Pentecostés. Esta unción pondrá en marcha la Edad de Tabernáculos que queda por delante. Los que estén dotados con esta gran unción no establecerán denominaciones, sino que atenderán a todo el mundo libremente de acuerdo a su llamado y dones. Ellos serán mayordomos de todo lo que les haya sido dado, sabiendo que en el panorama general son propiedad de Jesucristo.

Etiquetas: Serie Enseñanza
Categoría: Enseñanzas

Dr. Stephen Jones

No hay comentarios:

Publicar un comentario