TRADUCTOR-TRANSLATE

(FFI) JONÁS - Parte 2: Dos palomas y dos machos cabríos, Dr. Stephen E. Jones



Jonás - Parte 2: Dos palomas y dos machos cabríos

Fecha: 01/03/2017
Edición No. 344


Jonás fue llamado a predicar la Palabra de advertencia a la ciudad de Nínive, pero él corrió en la dirección opuesta. Él sabía que Dios es compasivo y sospechaba que la ciudad podría arrepentirse y ser salvada. No quería que la ciudad se salvase, porque sabía que los asirios finalmente conquistarían Israel.

Mientras iba en el barco a Tarsis (España), Dios envió una tormenta que amenazaba con hundir el barco. Jonás 1:7 dice entonces,

7 Y cada uno dijo a su compañero: "Vamos, echemos suertes para que podamos aprender a cuyo cargo esta calamidad nos ha golpeado". Y echaron suertes y la suerte cayó sobre Jonás.

Aquí empezamos a ver cómo la Ley de Dios se explica por los profetas.


Dos palomas y dos machos cabríos (cabros)

En Levítico 14:1-7 leemos acerca de la Ley de Limpieza de Leprosos, que requería dos palomas. La primera era sacrificada, y la segunda se liberaba a campo abierto. Dado que la lepra es un tipo de muerte lenta, representa la mortalidad. Esta Ley nos da los principios legales por los cuales se ha obviado la muerte.

En Levítico 16:1-22 leemos acerca del Día de la Expiación, donde el pecado del pueblo se limpiaba por dos machos cabríos. El primero se mataba para cubrir el pecado, y el segundo se liberaba para quitar el pecado.

Jesucristo cumplió con las dos palomas y los dos machos cabríos, primero por Su muerte en la Cruz, y en segundo lugar por Su liberación en el mundo (una obra viva). La Ley establece el principio espiritual, porque "la ley es espiritual" (Rom. 7:14). Los profetas luego llevan a cabo estos principios por la intercesión. Jonás, cuyo nombre significa "paloma", fue llamado para ilustrar el principio de las dos palomas y los dos machos cabríos, interpretando así la Ley.

El nombre de Jonás significa "paloma", pero echaron suertes sobre él como si fuera uno de los machos cabríos. Así Lev. 16:8-10 dice,

8 Y echará suertes sobre los dos machos cabríos, una suerte por Yahweh y otra suerte por Azazel [el chivo expiatorio]. 9 Y ofrecerá Aarón el macho cabrío sobre el cual la suerte por Yahweh cayó, para que sea una ofrenda por el pecado. 10 Pero el macho cabrío sobre el cual la suerte para Azazel cayó, se presentará vivo delante de Yahweh para hacer la reconciliación sobre él, para enviarlo al desierto como Azazel [el chivo expiatorio].

La primera paloma y el primer macho cabrío eran sacrificados en el templo con el fin de profetizar de la muerte de Cristo venciendo la muerte y el pecado. El primer llamado de Jonás (a predicar a Nínive) le llevó a huir a Tarsis, pero al hacerlo se convirtió en un tipo de Cristo en Su Primera Venida. Por esta razón, Jesús se identificó a Sí mismo como el cumplidor de la profecía de Jonás, diciendo en Mat. 12:39,40,

39 ... La generación mala y adúltera demanda señal; y sin embargo, no le será dará ninguna señal, sino la señal de Jonás el profeta; 40 porque así como Jonás estuvo tres días y tres noches en el vientre del monstruo marino, así será el Hijo del Hombre tres días y tres noches en el corazón de la tierra.

Jesús se refería al primer llamado de Jonás a predicar la Palabra, que lo puso en el vientre de la ballena. Así también Jesús estuvo "en el corazón de la tierra", mientras yacía en la tumba. Las experiencias de muerte de ambos, Jonás y Jesús, a su vez, hacen referencia de nuevo a las leyes en Levítico 14 y 16.


La Segunda Obra de Cristo

Debido a que había dos palomas y dos cabros, vemos que se llamó a Jonás para que fuera a Nínive en dos ocasiones. El segundo llamamiento cumplía con la segunda paloma y el segundo cabro. Del mismo modo, vemos a Jesús que tiene dos venidas y dos obras distintas que lograr en la Tierra. La Primera fue una obra de muerte; la Segunda será una obra viva de algún tipo. Ambas encuentran su cumplimiento en los evangelios, y el libro de Hechos revela más detalles sobre la Segunda Obra de Cristo.

Es importante saber que Azazel se refiere al diablo, no a una cabeza de turco. La mayoría de los traductores no han entendido lo que la Ley estaba diciendo, por lo que lo tradujeron mal como "cabeza de turco". En hebreo, azaz significa "cabro", y el significa "dios". Por lo tanto, Azaz-el significa "dios-cabra", en referencia a un sátiro o fauno, imagen del diablo.

Cuando el sumo sacerdote enviaba el segundo cabro al desierto, el cabro no era un cabeza de turco como tal. Lev. 16:21,22 dice de este cabro:

21 Luego pondrá Aarón sus dos manos sobre la cabeza del cabro vivo, y confesará sobre él todas las iniquidades de los hijos de Israel, todas sus rebeliones y todos sus pecados; y poniéndolos así sobre la cabeza del macho cabrío, lo enviará al desierto por mano de un hombre destinado para esto. 22 Y aquel cabro vivo llevará sobre sí todas las iniquidades de ellos a tierra inhabitada; y dejará ir al cabro por el desierto.

Una verdadera cabeza de turco es uno a quien se culpa por el pecado de otro y luego paga la pena por ese pecado. Si hay alguna cabeza de turco aquí, será el primer cabro, no el segundo, porque el primer cabro es el que moría. El segundo segundo era mantenido con vida, ya que tenía una obra viva que hacer.

La sangre del primer cabro era rociada sobre el propiciatorio en el Lugar Santísimo para expiar (kaphar, "cubrir, tapar") por el pecado de la gente. Y el pontífice ponía el pecado y la iniquidad sobre el segundo cabro y lo enviaba al desierto, para quitar (eliminar) el pecado.

Para hacer frente a los grandes problemas del pecado y la muerte se requieren dos pasos. Por esta razón, Cristo debía venir dos veces. La muerte de Cristo en la Cruz terminó la Primera Obra, pero debe venir de nuevo para completar el cometido al completo.

Hay una enseñanza conocida hoy en día como "la obra terminada de Cristo" que se basa en la declaración de Jesús en la cruz: "Todo está cumplido", (Juan 19:30). Ciertamente, terminó Su Primera Obra en ese momento, pero de ninguna manera quiso decir que el cometido completo se terminó. La Ley deja claro que hay dos obras de Cristo, no sólo una, y el profeta Jonás presta su voz profética a esta verdad también.

En cuanto al problema de la muerte, la primera paloma moría para limpiar a todos los mortales (en la imagen) como leprosos. Sin embargo, es evidente que incluso los creyentes aún mueren. La mortalidad no fue vencida por la primera paloma. En cambio, la Primera Obra de Cristo puso el fundamento legal para la inmortalidad, que nos da la promesa de la vida perpetua y la garantía de que en efecto vamos a alcanzar la inmortalidad. Cuando Cristo regrese al mundo ("campo abierto" en Lev. 14: 7), Su obra como la Segunda Paloma cumplirá Su promesa y nos concederá la inmortalidad.

El problema del pecado requiere también dos obras de Cristo. Su muerte en la Cruz cubrió nuestro pecado, proporcionando expiación. Pero es evidente que incluso los creyentes siguen pecando, ya que incluso el propio Pablo lo reconoce en Rom. 7: 23-25. Porque cubrir el pecado nos da la perfección legal a través de la justicia imputada, por la que Dios llama a lo que no es como si fuera (Rom. 4:17 KJV). Por lo tanto, Pablo cita del Salmo 32:1 en Rom. 4:7, diciendo:

7 Bienaventurados aquellos cuyas iniquidades son perdonadas, y cuyos pecados han sido cubiertos. 8 Bienaventurado el varón a quien el Señor no tomará en cuenta ningún pecado.

El versículo 8 admite que tales creyentes todavía tienen pecado, pero que el Señor no tomará en cuenta el pecado; es decir, Él no sostiene a los hombres como responsables de su pecado, el pecado de ellos se ha cubierto. Los que tienen fe en Cristo son perdonados, pero no perfeccionados; su pecado es cubierto, pero no se elimina. Se necesita una Segunda Obra de Cristo para eliminar la maldad de nuestros corazones y hacernos realmente justos.

Es importante que los creyentes entiendan cómo funciona esto, para que no se decepcionen cuando descubran que su fe en Cristo no ha eliminado la iniquidad, el deseo carnal de pecar. Algunos dan la impresión de que la simple fe en la muerte de Cristo en la Cruz tiene el poder de eliminar todo deseo de pecar. Si bien tal fe sin duda puede ser útil y de motivación, el primer cabro no puede hacer la obra del segundo cabro.


El bautismo de Cristo

Creo que Jesús nació en la Fiesta de las Trompetas, el 29 de septiembre del año 2 aC. Él cumplió 30 años el Día de las Trompetas del 29 dC (recuerde en su cálculo que no hay año cero). Después de que Jesús cumplió 30 años de edad, fue a Juan para el bautismo nueve días más tarde en el Día de la Expiación. Su bautismo era necesario "para cumplir toda justicia" (Mat. 3:15) y para cumplir la profecía sobre el Día de la Expiación que se establece en la Ley (Levítico 16). El bautismo significa la muerte y la resurrección (Rom. 6:4). Cuando Jesús fue bautizado, se presentó a Sí mismo al Padre como alguien que estaba dispuesto a morir por el pecado del mundo, sabiendo también que Él se levantaría de los muertos. Juan lo bautizó mientras que el primer cabro estaba siendo sacrificado en el templo y su sangre era rociada sobre el propiciatorio para cubrir el pecado. La paloma entonces revoloteaba sobre Su cabeza, para que supiéramos que Él también fue llamado a cumplir la profecía de las palomas en Levítico 14. Así leemos en Mateo 3:16,17,

16 Y después de ser bautizado, Jesús subió luego del agua; y he aquí los cielos le fueron abiertos, y vio al Espíritu de Dios que descendía como paloma, y venía sobre él, 17 y he aquí una voz de los cielos, que decía: "Este es mi Hijo amado, en quien tengo satisfacción".

Vemos, entonces, que el momento del bautismo de Cristo fue determinado por la Ley que establecía las actividades del templo para el Día de la Expiación, pero que estaba siendo dedicado también a hacer la obra de la Primera Paloma.


La tentación de Cristo

Mat.4:1 dice:

1 Entonces Jesús fue llevado por el Espíritu al desierto para ser tentado por el diablo.

Aquí vemos el inicio de la Segunda Obra de Cristo, al menos en la medida en que el mismo Jesús la cumplió. Siendo tentado por el diablo cumplió la Ley, por la que el Segundo Cabro era entregado a Azazel, el dios-cabro o "diablo". La Ley era oscura en cuanto a la finalidad del Segundo Cabro que se entregaba por Azazel, y esta oscuridad causó que los hombres lo tradujeran mal, como una "cabeza de turco". Una cabeza de turco tiene poco o nada que ver con ser tentado por el diablo. Pero la manera en que Jesús cumplió la Ley demuestra su significado.

Cuando el sumo sacerdote enviaba el Segundo Macho Cabrío vivo al desierto "por Azazel" por la mano del hombre que estaba dispuesto para ello, él estaba profetizando del día en que el Espíritu de Dios llevaría a Cristo al desierto, para ser tentado por el diablo. Jesús era el macho cabrío. El hombre dispuesto para este caso era el Espíritu de Dios. Azazel era el diablo.

Esto no quiere decir que el Segundo Macho Cabrío pasara a ser propiedad del diablo, ni tampoco quiere decir que el Segundo Macho Cabrío representara a hombres que no pudieron ser salvados (como una vez escuché a un hombre enseñar). Esto significaba que el Cristo (y después Su cuerpo) tenía que ser probado en el desierto antes de que Su ministerio pudiera comenzar.

El principio de la prueba en el desierto ha visto más de un cumplimiento. Israel fue probada cuarenta años (Núm. 14:34). Jesús fue probado cuarenta días (Mat. 4:2). La Iglesia fue probada cuarenta Jubileos del 33 al 1993 dC. Todos estos tiempos de prueba, aunque desagradables, utilizaron el llamado del diablo para un buen propósito.


La recompensa por vencer la tentación

Nuestra palabra tentación no le hace justicia al concepto que se establece en la Escritura. Se traduce mejor por ensayo o prueba. Mientras que tanto Israel como la Iglesia no lograron pasar las pruebas, Jesús tuvo éxito donde ellas fracasaron. Sin embargo, tanto Israel como la Iglesia han tenido sus vencedores, hombres y mujeres que han tenido éxito donde la mayoría han fracasado. Israel tuvo a Caleb y Josué. La Iglesia ha tenido a sus fieles, y aunque muchos fueron martirizados por su testimonio, recibieron la promesa de "una mejor resurrección" (Hebreos 11:35).

Esta resurrección mejor es "la primera resurrección" (Apocalipsis 20:4-6), que es la resurrección sólo para los vencedores. No hay incrédulos (ni creyentes inmaduros) levantados en la Primera Resurrección. La Resurrección General mil años después (como se dice) verá al resto de los muertos resucitar para presentarse ante Dios en el Juicio del Gran Trono Blanco (Rev. 20:11,12). Jesús dijo que esta Resurrección General incluiría creyentes e incrédulos (Juan 5:28,29), y el apóstol Pablo estuvo de acuerdo con esto (Hechos 24:15). Por lo tanto, es evidente que la Primera Resurrección incluirá sólo una minoría de los creyentes, que llamamos vencedores. Estos reciben "una mejor resurrección", mejor que la de los otros creyentes, así como de los no creyentes.


La prueba de la Segunda Obra

La prueba en el desierto puede ser vista como el inicio de la Segunda Obra de Cristo. En el ejemplo de Jesús, es vista como Su preparación para el ministerio. Del mismo modo, los cuarenta años de Israel en el desierto fueron diseñados para prepararlos para la obra de construcción del Reino. Más recientemente, se supone que los cuarenta jubileos en el desierto de la Iglesia han sido para preparar los corazones de los creyentes para construir el Reino en el siglo venidero. Por desgracia, la mayoría de los creyentes no pudieron preparar sus corazones, tanto en Israel como en la Iglesia. Por esta razón, sólo los vencedores son bendecidos con la inmortalidad en la Primera Resurrección, y éstos están llamados a "reinar con él mil años" (Apocalipsis 20:6).

Habrá muchos otros creyentes en ese día que lamentarán su forma anárquica y ciega de vida y les pesará no haber seguido a Jesús más en serio; les pesará no haber estudiado las Escrituras por sí mismos y haber aprendido a escuchar Su voz, en lugar de confiar en los hombres o en las organizaciones de la Iglesia. El resto de los mortales morirán en su propio desierto, como los israelitas murieron sin recibir la herencia prometida. No obstante, recibirán su recompensa en la Resurrección General.

El punto es que el tiempo para comenzar la Segunda Obra de Cristo es ahora, no después. La mayor potenciación vendrá después con la Segunda Venida de Cristo, pero hay mucho que hacer aquí y ahora, a pesar de que aún estemos siendo probados y comprobados por el diablo.

Nuestra prueba de desierto es nuestra fase de "Moisés", en la que nos preparamos para recibir la promesa en la fase de "Joshua" (Josué). Todos tenemos ministerios hoy en pequeña escala, porque esto es parte de nuestra formación en el puesto de trabajo. Pero también hay que entender que esto nos está preparando para un mayor ministerio de evangelizar al mundo y traer todas las cosas bajo los pies de Cristo después de Su Segunda Venida. Esto lo vemos en el ejemplo de Jesús mismo, quien comenzó Su ministerio después de Su juicio de cuarenta días, y también en el patrón de Joshua, cuyo verdadero ministerio comenzó después de la muerte de Moisés.


Muchos han estado dando la impresión de que la Segunda Venida de Cristo marcará su retiro. Ellos piensan que entonces se sentarán en una nube y aprenderán a tocar un arpa mientras cantan canciones de alabanza por la eternidad; piensan que de repente todos los hombres estarán en el Cielo o el Infierno y que estará terminado el tiempo de evangelismo. Nada podría estar más lejos de la verdad. Isaías 2:2-4 nos dice que en ese día todas las naciones enviarán representantes para aprender las Leyes y los Caminos de Dios. En otras palabras, la mayor obra del Reino en toda la historia comenzará entonces. Entonces todo el mundo va a querer saber cómo los vencedores lograron la justicia y la inmortalidad.

El Reino de Dios será como una "piedra" que comienza siendo pequeña, pero crecerá hasta convertirse en "un gran monte que llena toda la tierra" (Dan 2:35). Este es el Reino de Dios, el quinto reino en la sucesión de los imperios mundiales. Su crecimiento necesitará tiempo; necesitará mil años. Para los vencedores, la jubilación no es una opción. ¿Por qué prepararse durante toda su vida, sólo para retirarse cuando finalmente hayan recibido el poder de participar en el llamado más grande jamás visto?

Pablo dice en 1 Cor. 15:25-27, hablando del tiempo después de la Resurrección,

25 Porque preciso es que él reine hasta que haya puesto a todos sus enemigos debajo de sus pies. 26 El último enemigo que será destruido es la muerte. 27 Porque habrá sometido todas las cosas bajo sus pies …

No hay ninguna mención de Su retiro en estos versículos. Es un tiempo de someter a todos los que piensan en Jesucristo como Su enemigo. No va a someter o sujetar a todas las naciones en un solo momento del tiempo, a pesar de que sin duda tendría el poder para hacerlo. Hará falta tiempo, porque Él no tiene intención de someterlos por conquista militar, sino por evangelización y por la manifestación del ejemplo de un gobierno justo y de prosperidad entre los ciudadanos del Reino.

Así se hará "no con ejército, ni con fuerza [fuerza], sino con mi Espíritu" (Zacarías 4: 6). Así se hará, "no con palabras persuasivas de humana sabiduría, sino con demostración del Espíritu y de [ejercicio piadoso de] poder" (1 Cor. 2:4).


El segundo llamado de Jonás

Como se verá más adelante, cuando Jonás fue llamado la segunda vez, fue a Nínive y predicó la Palabra. La ciudad se arrepintió. Su conversión fue real, pero Jonás no se quedó a enseñarles los caminos de Dios, por lo que el arrepentimiento no duró. Es muy dudoso que alguna persona en la ciudad siquiera tuviera una copia de las Escrituras. No obstante, su arrepentimiento fue suficiente para profetizar de una mayor obra aún no hecha en la Segunda Venida de Cristo. No será sólo una ciudad, sino que el mundo mismo se convertirá en el objetivo de Jesucristo, el Rey de reyes. Su gloria llenará toda la Tierra (Núm. 14:21).

Todo esto va a suceder de acuerdo con el patrón que se muestra en la historia de Jonás. Jonás no llevó ejércitos para someter a Nínive; sólo llevó la espada del Espíritu, la misma espada por la cual nosotros también someteremos a las naciones. Es una espada que sale de la boca a través de la Palabra de Dios hablada con poder.

El patrón en Hechos

El Espíritu de Dios descendió sobre los discípulos en el Aposento Alto en el día de Pentecostés en Hechos 2:1-3. Este fue el cumplimiento de la Fiesta de Pentecostés, la segunda gran fiesta del Señor. Sin embargo, muchos han perdido el hecho de que hubo otro derramamiento del Espíritu Santo en Hechos 4:31,

31 Y cuando hubieron orado, el lugar en que estaban congregados tembló; y todos fueron llenos del Espíritu Santo, y comenzaron a hablar la palabra de Dios con confianza.

Esto profetiza de la efusión del Espíritu Santo que está todavía en el futuro, el Movimiento Final de Dios que está asociado con la Segunda Obra de Cristo. Se caracterizará, no por el don de lenguas, ni siquiera por lenguas de fuego, sino por hablar la Palabra de Dios con confianza.

Esto apunta la Segunda Obra de Jonás, el profeta que habló la Palabra de Dios con confianza a la gente de Nínive. Los resultados que Jonás vio en su día profetizan en un modo pequeño de los resultados que veremos en nuestro propio tiempo.


Las suertes

Así que cuando Jonás 1:7 nos dice que los marineros echaron suertes y que la suerte cayó sobre Jonás, debemos ver esto como un cumplimiento de Lev. 16:8, donde fueron echadas las suertes para determinar los dos machos cabríos. Los dos cabros a su vez profetizaban de las dos obras de Cristo, y como Jonás significa "paloma", también deben estar vinculadas a las dos palomas de Lev. 14:1-7, que profetizan de las dos venidas


El profeta Jonás es el principal profeta de la Biblia que ilustra estas leyes y nos da una historia profética que revela el significado de ellas. Sin la comprensión de la historia de Jonás, nos costaría mucho ver los dos cabros y las dos palomas en el libro de los Hechos.

http://www.gods-kingdom-ministries.net/teachings/ffi-newsletter/ffi-2017/03-01-2016-jonah-part-2/

No hay comentarios:

Publicar un comentario