TRADUCTOR-TRANSLATE

EL ANTICRISTO - Cap. 1, J. Preston Eby



Estudios Bíblicos del Reino
Enseñando las cosas concernientes al Reino De Dios...”

El Anticristo
Por J. Preston Eby


Tabla de Contenidos

Capítulos Página
Capítulo 1       3
Capitulo 2     14
Capítulo 3     26
Capítulo 4     38
Capítulo 5     50
Capítulo 6     62
Capítulo 7     74
Capítulo 8     86
Capítulo 9     98


Capítulo 1
Se han escrito innumerables obras, se han predicado innumerables sermones y han circulado miles de folletos sobre el tema del Anticristo. Sin embargo, el único rasgo sobresaliente que atrae la atención y que debe ser muy desconcertante para el individuo medio es la confusión que existe y que caracteriza todos esos esfuerzos. En términos generales, cada erudito tiene una doctrina diferente, y cada maestro tiene una comprensión diferente de quién es o será el Anticristo. Y, por lo tanto, como todas las doctrinas no pueden ser correctas, todas deben estar equivocadas, con la excepción de una.
Durante años, los maestros de la Palabra han estado especulando sobre la identidad del Anticristo y la fecha de su aparición en la escena mundial. Desafortunadamente, estas especulaciones han resultado ser erróneas, cuyos errores deben cambiarse y revisarse continuamente para adaptarse a las condiciones cambiantes. Es muy humillante que los acontecimientos mundiales sigan continuamente un curso exactamente opuesto a lo que ha sido trazado por la enseñanza profética de uno mismo, y que sus predicciones hayan probado ser falsas casi antes de que la tinta se seque en su papel. La Iglesia de hoy está llena de predicadores y maestros enérgicos, sinceros que están llenos y borboteando acerca de las cosas que van a suceder. Nos dicen que, en algún momento, después de que ocurran ciertos acontecimientos o antes de que ocurran otros acontecimientos, habrá un súper engañador que se levantará para mostrar grandes señales y prodigios, ganando poder político sobre todas las naciones de la Tierra y abriendo paso a un reinado de terror y un tiempo de tribulación sin precedentes en la historia del mundo.
Algunos de mis lectores, que son lo suficientemente viejos, recuerdan cuando el mundo se tambaleó bajo el peso de la gran depresión de los años treinta. El planeta y todas las cosas en él parecían de repente fallar. Miles de santos sinceros y bien intencionados creyeron que éste era el heraldo seguro del final de la edad. Los predicadores se volvieron ocupados eligiendo a hombres como Mussolini, Hitler y Stalin como anticristos, y de hecho lo fueron, pero estos tiranos, como tantos antes de ellos, perecieron y el mundo siguió su rumbo normal.
En los días de mi aceitada juventud, uno de los primeros libros que estudié seriamente sobre temas proféticos fue uno que establecía la "prueba indiscutible" de que ¡Mussolini era el Anticristo! El único problema fue que el libro entró en mis manos en el año 1949, y he aquí, Mussolini ya había muerto de una muerte violenta en las calles de Milán, su nombre fue despreciado en toda Italia, y su mundo y su "imperio" se disolvieron. Hace sesenta y ocho años (desde 1982) los predicadores estaban diciendo cómo el Káiser era el anticristo e iba a molestar al mundo. Entonces, cuando eso no se materializó, desperdiciaron mucho tiempo y desperdiciaron mucho papel bueno y tinta de impresora que nos decían que Mussolini era el único. Entonces los falsos profetas declararon que Hitler era seguramente el hombre de pecado que vendría montado en el poder del mundo en la parte posterior de los diez de cuernos del Imperio Romano. Pero el día de Hitler, terminó también en un suicidio en su búnker bajo las ruinas de Berlín. Por supuesto, algunos de estos maestros, demasiado avergonzados de admitir su error, inventaron todo tipo de cuentos ingenuos para mantener viva la ilusión, diciendo que la muerte de Hitler era un "engaño", que todavía estaba vivo en algún lugar de Sudamérica y que a su debido tiempo reaparecería en escena para el asombro de todo el mundo. Una cosa es cierta. Nunca volvió a aparecer, y si no murió en Berlín en 1945, y todavía está vivo, ahora será un hombre muy anciano ¡de más de 100 años! Algunas personas incluso pensaron que Roosevelt erara el anticristo.
Algunos estudiantes de profecía, a falta de cualquier otra cosa a especular, hace varios años tomaron la historia de un famoso príncipe árabe que fue representado teniendo poderes sobrenaturales, y que los ignorantes y los engañados estaban desfilando delante de los perennemente crédulos como el superhombre que viene. Este príncipe fue informado por un conocido evangelista de haber creado una fabulosa ciudad celestial de oro en medio del desierto sólo por su palabra, haber llamado fuego desde el cielo, y haber realizado una serie de otras hazañas fenomenales. Según la propia palabra del príncipe, según lo citado por este evangelista, él se revelaría al mundo como dios y gobernante durante los años 60’s. No pudo hacer su aparición. Pero ciertos santos en California, tras una investigación, descubrieron que el hombre que inventó el cuento grande acerca de este príncipe árabe estaba trabajando como un humilde secretario en San Francisco California, durante el tiempo en que se suponía que había estado en Arabia, como huésped de este príncipe.
En los últimos años hemos escuchado algunas enseñanzas de que Henry Kissinger es el anticristo, o David Rockefeller, o Anwar Sadat (ahora fallecido), y otra persona dijo que esperaba que viniera del espacio ultraterrestre ¡en cualquier momento! "Oh pueblo mío, los que te conducen te hicieron errar" (Isaías 3:12, 9:16). Pero ahora sabemos las respuestas a todas estas predicciones. No eran nada más que las suposiciones presuntuosas de pastores ociosos que estaban destituidos de la verdad. Y la increíble realidad es que muchos cristianos son tan crédulos y tan susceptibles a este tipo de basura sensacional, que no tienen mejor sentido que gloria en ello, a pesar de que las declaraciones son falsas, una tras otra, por los acontecimientos reales ocurriendo ante sus propios ojos.

ANTICRISTO - “EN LUGAR DE” U “OPUESTO A” CRISTO
En I Jn. 2:18 leemos: Hijitos, es la última hora, y así como oísteis que el anticristo viene, también ahora han surgido muchos anticristos; por eso sabemos que es la última hora.
El escribano de Dios, hace 1900 años, escribió que la venida del anticristo anunciaría la última hora, por tanto, puesto que había en aquel tiempo "muchos anticristos", este hecho demostró que él mismo vivía entonces en la "última hora". Y si él, Juan el amado, vio muchos anticristos en su día, después de sólo unas pocas décadas de progresión desde la dispensación del Espíritu, ¿cuánto más podemos hoy decir que hay "muchos anticristos" después de 1900 años de apostasía y vergüenza? Tiempo durante el cual Dios también dijo que "los hombres malos y seductores empeorarán cada vez más, engañando y siendo engañados" (II Timoteo 3:13). ¿Cuánto más debemos hoy esperar encontrar a la Iglesia llena de estos anticristos, ya que Dios también prometió que en esta misma época "habrá un tiempo en el que no soportarían la instrucción sana, pero, teniendo picazón de oír, acumularán para ellos mismos maestros según sus propias concupiscencias; Y apartarán el oído de la verdad, y se volverán a las fábulas" (II Timoteo 4: 3-4).
Juan vio muchos anticristos en su época. El número ha ido aumentando constantemente, a través de los años, hasta que ahora nos encontramos rodeados con estos hombres. Pero, ¿quiénes son? ¿qué son? y ¿cómo los reconocemos?
Primero, consideremos el significado de la palabra. Proviene de una palabra griega compuesta de la preposición "anti" y la palabra griega para Cristo que es "Christos". "Anti" es una palabra griega que significa "opuesto a" o "en lugar de" o ambos significados. La palabra griega "Christos" significa "ungido". Cuando "anti" se compone con un sustantivo que significa un agente de cualquier tipo, o funcionario, el compuesto significa un vice-funcionario, o un funcionario del mismo tipo a lo que se opone, o a veces ambos. Algunos aplican sólo el primer significado -una persona "contra" Cristo. Pero esto no sería un punto muy específico de identificación. Millones de personas han estado en contra de Cristo. Pablo, antes de su conversión, estaba "en contra" de Cristo. Los judíos, los paganos, los comunistas y los miembros de las religiones no cristianas de todo tipo han estado contra Cristo. Pero una aplicación tan amplia de la palabra no podía ser lo que quiso decir Juan, ¡porque su descripción es mucho más definitiva que eso!
Cuando Juan habló de ciertas personas que eran un tipo de Anticristo que habían de venir, no se refirió a todos los opositores de Cristo. En su lugar, se refirió a una cierta clase de personas -¡los apóstatas que estaban enseñando cosas que eran contrarias a la revelación impartida por el Espíritu Santo! No estaban abiertamente en contra de Cristo, eran profesantes cristianos y aparentes ministros de Cristo.
Por lo tanto, encontramos que la palabra "anticristo" significa apropiadamente aquel que se opone, o quien se apropia de algunos de los atributos de Cristo. Es decir, el anticristo aparecería como Cristo y, al hacerlo, estaría en contra de Cristo, ¡usurpando ese lugar que justamente pertenece solamente a Cristo! Cualquier cosa que se coloca en lugar de Cristo, es literalmente anticristo. Hemos contenido y practicado muchas actitudes, ideas, creencias, doctrinas, rituales, ceremonias, sacramentos, ordenanzas, formas religiosas y tradiciones babilónicas, que han tomado EL LUGAR DE LA VERDAD Y LA REALIDAD en nuestras vidas. Éstos pudieron haber contenido pedazos y sombras de la verdad y de la vida, pero ¡NUNCA FUERON LA REALIDAD VIVA DE CRISTO MISMO! Eran sombra, pero no sustancia; forma, pero no esencia. Cualquier pequeña forma de SUSTITUCIÓN que disminuye su VIDA INDIVIDUAL es ANTICRISTO.
Si en algún momento aceptamos un "en lugar de" en lugar de SU PALABRA Y VOLUNTAD Y VIDA QUE TRABAJA EN NOSOTROS, hemos aceptado lo que es "anticristo". No es solamente aquello que está en oposición directa a Cristo, sino que también incluye cualquier cosa, la cual por sí misma puede ser buena, pero que se pone EN LUGAR DE Cristo. Y, amados santos, la batalla no es tanto exterior, sino un CONFLICTO INTERNO, hasta que somos purificados por Su sangre, tan purificados del espíritu y caminos de Babilonia, que Cristo en nosotros se convierte en nuestra única esperanza de gloria. Alabado sea Dios, el fuego consumidor de los tratos y procesamientos de Dios en nuestras vidas está siendo usado para remover todos estos "sustitutos" y "falsificaciones" y llevarnos a la verdadera y única realidad encontrada en el CRISTO VIVIENTE.

De la gloria a la gloria
Una de las cuestiones que se plantea y que bien puede merecer nuestra atención inmediata, es por qué existe tanta confusión y por qué el tema del Anticristo recibe tanta atención. Uno seguramente ha sido llevado a creer, por todo el tono y clamor que el anticristo debe ser uno de los temas principales de la Palabra de Dios y debemos ser advertidos una y otra vez acerca de su venida. Se podría suponer que los escritores de la Biblia hablaron de este hombre en términos brillantes y lenguaje articulado, dando profusas descripciones de su apariencia. Pero examinemos los hechos.
En realidad, la Biblia tiene muy poco que decir sobre el Anticristo. La palabra "anticristo" aparece sólo cinco veces en toda la Biblia. Ninguna de estas apariciones está en Daniel, Apocalipsis, o cualquier otro libro profético. Cuatro de estas cinco están en el pequeño libro de 1ª de Juan y la última está en el libro 2ª de Juan. El Anticristo se refiere al singular y plural, como ÉL y como ELLO. Juan escribió estas advertencias a los santos en algún lugar cerca del final del primer siglo d.C. Aquellos a quienes Juan escribió estaban esperando que este Anticristo vendría contemporáneo con la presencia de Cristo en esta era del Espíritu Santo. Juan les dice que sabemos que estamos viviendo en la última hora y que Cristo está aquí o si no su oponente no se habría levantado. Para Juan, el hecho de que muchas personas en las iglesias se convirtieron en anticristos en su época era prueba definitiva de que era la "última hora". Juan estaba viviendo en la primera parte de esa "última hora" y nosotros estamos viviendo en la última parte de ella, pero tanto él como nosotros vivimos en ese mismo día o dispensación del Espíritu Santo. Es el día de un Cristo presente, devuelto en poderoso Espíritu y poder en Pentecostés, y reinando sobre Su Reino de hombres redimidos, purgando y procesando un "pequeño rebaño" de fieles para convertirlos en las primicias de Su redención, y a su debido tiempo bendecir a todas las naciones, Restaurar todas las Cosas y liberar a toda la Creación de la esclavitud de la corrupción, para que Dios sea TODO EN TODOS. Naturalmente, esperaríamos que el espíritu "opuesto" se levantara en ese momento, y así lo hizo.
La carga del mensaje de Juan era para que los santos siguieran, crecieran y aumentaran en el espíritu y la gloria de Dios derramados sobre ellos desde EL PRINCIPIO de este día glorioso. Observe cómo Juan hizo hincapié en lo que habían oído y recibido en el " PRINCIPIO". "Lo que fue desde el PRINCIPIO y que hemos oído ... os declaramos ... Este es el mensaje que hemos oído de él, y os lo anunciamos" (I Jn.1: 1,3,5). Juan habla de la instrucción que habían "escuchado desde el PRINCIPIO" y de la Palabra que habían "oído desde el PRINCIPIO" (1 Jn 2:7). "Así pues, permanezca en vosotros lo que habéis oído desde el PRINCIPIO. Si lo que habéis oído desde el PRINCIPIO permanece en vosotros, también permanecerás en el Hijo y en el Padre" (1 Jn 2:24). El menciona "el mensaje que habéis oído desde el PRINCIPIO", "lo que teníais desde el PRINCIPIO" y "como habéis oído desde el PRINCIPIO, habéis de andar en él" (1 Jn. 3:11; II Jn 5, I Jn 3, 6).
El amanecer de este día trajo una revelación de Dios, más completa, más verdadera, mucho más gloriosa, que cualquiera que la había precedido. "Dios era manifiesto en la carne", los hombres vieron, oyeron y hablaron con la Deidad encarnada. "La ley fue dada por Moisés, pero la gracia y la verdad vinieron por Jesucristo". "Dios, que en muchas ocasiones y de diversas maneras habló en el pasado a los padres por los profetas, nos ha hablado en estos últimos días por Su Hijo. Ningún hombre ha visto a Dios en ningún momento, el Hijo unigénito que está en el seno del Padre, lo ha declarado". No sólo el poder y la sabiduría, la justicia y el derecho sino la bondad y el amor de Dios nuestro Salvador hacia el hombre, apareció en la vida, muerte y resurrección de Jesucristo nuestro Señor. Se demostró que Dios era un Redentor generoso, así como un Santo Legislador, y un Creador Todopoderoso. La gran salvación por tanto tiempo presagiada, se cumplió y se acercó al hombre. ¡Dios se proveyó a sí mismo un Cordero para quitar los pecados del mundo, ese Cordero, Su propio Hijo glorioso, el Señor de todos! "Aquí está el amor; no que amábamos a Dios, sino que Él nos amó, y envió a Su Hijo para ser la propiciación por nuestros pecados".
¡Qué inundación de luz cayó sobre el mundo en el ministerio de Jesús y de Sus apóstoles! El don del Espíritu Santo, con sus presentes regalos de poder, conocimiento y enunciación, siguió a la ascensión del Salvador resucitado. La Iglesia, el cuerpo de Cristo nació, y juntó, tanto de judíos como de gentiles, una vasta multitud en su seno. Las sombras de la Ley fueron reemplazadas por las gloriosas y eternas realidades de un Cristo vivo, habitando en ellos. En esos pocos años santos, Cristo era el único Jefe de la Iglesia y la unidad y la armonía fluían como un río y el cuerpo de Cristo era uno. No había gobierno sino el gobierno del Espíritu. El amor y la sabiduría brillaron como el sol de la mente de Dios. Cuando el cuerpo humano no conoce gobierno sino el gobierno de su cabeza, todo es orden y unidad, y hay salud y poder. Así también fue con el cuerpo de Cristo.
¡Y qué gloriosos días eran éstos! Uno sólo tiene que leer el libro de Hechos para ver cuánto Dios bendijo a Su pueblo en aquellos días. Señales poderosas y maravillas se realizaron, Dios confirmó Su Palabra con señales que les seguían. La Palabra de Dios, ungida por el Espíritu Santo, barrió el mundo como un fuego en la pradera. Circundaba las montañas y cruzaba los océanos. Hizo temblar a los reyes y a los tiranos temer. ¡Se decía de aquellos primeros cristianos que habían vuelto el mundo al revés! Tan poderoso fue su mensaje y su espíritu. A pesar de la persecución, creció y se multiplicó, porque Dios moraba poderosamente en medio de Su pueblo. El conocimiento de la gloria del Señor cubrió la tierra como las aguas cubren el mar. El paganismo cayó. El poderoso imperio Romano cerró sus templos idólatras, envainó su espada persecutora y se sentó como discípulo a los pies de Cristo y de Sus apóstoles.
En medio de tan preciosa caminata en el Espíritu, el apóstol Juan, lleno de sabiduría divina y agudo discernimiento espiritual, previó que la Iglesia se extendería por el mundo, y que, llegando a ser popular, muchos surgirían dentro de sus filas y apreciarían Su FORMA sin haber sido transformados por su ESPÍRITU. La Gracia había hecho una obra maravillosa, pero ¡ay! con muchos la naturaleza interior permaneció sin cambios. El hombre natural con su mente carnal estaba todavía en enemistad con Dios, y el manto del cristianismo no podía ocultar su corrupción. La hermosa y pequeña virgen Iglesia no era muy vieja antes de que comenzaran a aparecer las semillas de REBELIÓN contra Cristo. Leemos del engaño de Ananías y Safira y del murmullo de los griegos contra los hebreos porque sus viudas fueron descuidadas en el ministerio diario. Leemos acerca de viejos judaizantes endurecidos que insistían en añadir la esclavitud de su Ley a la gracia liberadora de Cristo, no percibiendo que aquellos que participan libremente de la gracia de Dios ya tienen el mismo ESPÍRITU DE LA LEY escrito y grabado en sus corazones.
En el mismo instante en que el amor de Dios y el poder de su Espíritu interior empiezan a desvanecerse de nuestros espíritus y a volar por las ventanas de nuestra alma, entonces las formas externas, los rituales y las observaciones vacías y tontas empiezan a caminar al acecho con paso altivo y audaz a través de la puerta. Entonces los hombres comienzan a llorar por algo que no sea el Cristo, o por otra cabeza en lugar de Cristo, diciendo: "Yo soy de Pablo, yo soy de Apolos, yo soy de Cefas" (1 Corintios 1:12).
No creo que haya manera de explicar, imaginar o entender las muchas formas en las que funciona este ESPÍRITU DE ANTICRISTO. Antes de que los apóstoles hubieran pasado de esta vida, un espíritu y un sistema se habían establecido entre los santos del Señor y mucha gente llevaba la vestidura babilónica. Estaban instituyendo reglas y reglamentos, estableciendo leyes, formulando credos, observando días, estableciendo sacramentos y ordenanzas, elevando el gobierno humano, convirtiéndose en discípulos de Pablo, de Apolos, de Cefas y de muchos otros. El Murmullo había comenzado y el misterioso Anticristo estaba levantando su fea cabeza.
Antes de que pasaran demasiados años, los hombres comenzaron a establecerse como "señores" sobre el pueblo de Dios en lugar del Espíritu Santo. En lugar de conquistar por el poder del Espíritu y por la verdad -como en los primeros tiempos- los hombres comenzaron a sustituirlos por sus ideas y sus métodos. Pronto la gloria y el poder, la presencia de Dios en la Iglesia de la hora de la mañana comenzó a ser eclipsada, y el poder de los hombres de mente carnal poco a poco tomó el lugar de la impresionante presencia de Dios. En consecuencia, el entendimiento carnal del hombre fue puesto por encima las Escrituras, y cuando el Espíritu de Cristo huyó de su medio, los hombres establecieron un vasto y elaborado sistema de SUSTITUTOS para tomar el lugar de la realidad. Cuando uno no posee REALIDAD entonces algo más será usado para llenar el vacío, para tomar el lugar ¡un ANTICRISTO -en lugar de!
La presencia maravillosa, poderosa y gloriosa del Cristo en su interior fue suplantada por rituales sin fin y ceremonias de limpieza y observaciones externas de fiestas, días sagrados, comuniones, vestiduras, santuarios, catedrales, santas ordenanzas, incienso, etc. Los ministros pudieron solamente enseñar y practicar estas cosas porque habían perdido la presencia de Él. Como ciegos guiaron a los ciegos, las visiones del pueblo estaban en el error y la oscuridad, la visión pura y la experiencia de CRISTO VIVIENDO Y REINANDO EN SU PUEBLO se les perdió.
Una apostasía de una naturaleza oscura y espantosa surgió, y en el progreso de los siglos asumió proporciones enormes, y un carácter tan diabólico, como para exceder en culpa TODAS las idolatrías del pueblo de Israel en los tiempos del Antiguo Testamento. La mayor luz concedida fue abusada y pervertida, hasta que se convirtió en una oscuridad que excedía cualquier oscuridad anterior - y el período central de su duración es, de común acuerdo, llamado "la Edad del obscurantismo". La religión de Cristo se convirtió gradualmente, como hemos visto, en la religión del Anticristo. Las ceremonias tomaron el lugar de la vida interior, la tradición humana oscureció la Palabra de Dios, la autoridad humana se afirmó en oposición a la dirección del Espíritu Santo, y la idolatría reemplazó al culto verdadero y espiritual.
A medida que la carne se afirmaba, el pozo de la vida espiritual se secaba, y todas las fuentes de lo que se conocía como "la Iglesia", cesaron de fluir la verdad, la vida y la luz y como la sequía aumentó, la tierra de la cristiandad se secó y se hizo dura como una piedra en vez de ser flexible, moldeable, como arcilla formada en vasos de honor, respeto y gloria al Rey. Ah, no dudo ni temo decirle que la religión estaba allí, pero era una forma burlona; la adoración estaba allí, pero consistía en un servicio de labios y genuflexiones, no era adoración en espíritu y en verdad; la Palabra de Dios estaba allí, pero encerrada en la prisión de la cegadora tradición; allí estaba la adoración, pero era adoración a los santos y los ángeles, al Papa y a la Virgen María, al cuadro y al crucifijo, a estatuas y a muñecas disfrazadas, a santuarios, altares y edificios, a conciertos y programas y al Dios barbudo del cielo. ¡Ante todos ellos se inclinaban! ¡Cuán bajos se doblegan los ciegos líderes de los ciegos, ante el Dios ídolo que crean! Vestidos de lino fino y seda preciosa, con encaje y escarlata, y albornoces de oro reluciente, llevan al pueblo de la pura vida espiritual de Jesucristo que habita y se forma en los corazones de los hombres redimidos, a “santos” sacramentos sin poder transformador, a lugares de piedra y mármol, a humos sagrados de madera quemada, a días santos de su propio nombramiento, a agua bendita que nunca puede lavar el pecado, a velas sagradas que no iluminan ninguna mente oscura, a la misa, a la confesión, a la penitencia, a las indulgencias, a la extrema unción, a una miríada más de ejercicios religiosos, a cualquier cosa, a todo, EXCEPTO al Dios el Juez de todos, y a Jesucristo el único Salvador, y a ¡CRISTO EN TI LA ESPERANZA DE GLORIA!

DIOS ES SUFICIENTE
Quiero hablar con la mayor solemnidad aquí. Amado hermano, hermana, si algún hombre sigue a Dios y camina en la luz gloriosa de la revelación fluyendo en los corazones de aquellos llamados a la Filiación en esta hora trascendental al final de la Era, no tardará en descubrir que la venida del Anticristo NO ES NINGÚN BREVE EVENTO FUTURO, entre nosotros y el amanecer de la Era Venidera; fue revelado hace 1900 años, y ha dirigido un curso largo y pomposo; pero una vez discernido por el Espíritu y abandonado por cualquier santo de Dios, es rápidamente consumido por el Espíritu de la boca de Cristo y el resplandor de Su venida.
El hecho de que la doctrina tradicional del Anticristo como individuo súper engañador-maníaco que aún no ha surgido en la escena mundial con poder político internacional, ha sido y ahora es sostenida y enseñada con fervor por los SISTEMAS DE LA IGLESIA RAMERA, en sí mismo es un argumento que DEBE SER ERRÓNEO. Si Babilonia lo cree firmemente, lo enseña arrogantemente, lo predica continuamente, lo proclama en voz alta, lo defiende dogmáticamente y decididamente lo exige -entonces, querido hijo de Dios, ¿no es probable que ésta doctrina sea equivocada?

En el Espíritu de Jesucristo te exhorto, querido lector, a que no esperes que un Anticristo enojado aparezca en la escena, porque ciertamente serás decepcionado. (1Jn 2:18) Hijitos, es la última hora, y así como oísteis que el anticristo viene, también ahora han surgido muchos anticristos; por eso sabemos que es la última hora.

Cualquier cosa que se coloca en lugar de Cristo, es literalmente anticristo. Todas las cosas que parecen tan buenas y religiosas, pero que usurpan el lugar de la VIDA DE SU ESPÍRITU, son anticristo. La mente natural siempre está buscando algo visible y tangible. A lo largo de los siglos en la vida los sistemas de la Iglesia, se han acumulado un gran número de tradiciones, ritos, credos, ordenanzas, métodos, instituciones y prácticas, cada una de ellas suplantando algo de la pureza, frescura y gloria del Espíritu de Cristo. ¡Estas cosas se han vuelto tan universales en las iglesias del mundo y en la vida de sus miembros que no se piensa nunca en poder dirigir las iglesias y sus negocios sin ellas! Generación tras generación, la gente se ha levantado en esta atmósfera desde la infancia y no tienen absolutamente ningún conocimiento de otra cosa u otra manera. Ni siquiera entra en la mente de estas personas que EL CRISTO es el Jefe de la Iglesia, es la Vida de la Iglesia y toda la Suficiencia para la Iglesia, Su pueblo, su obra y sus necesidades.
Cada iglesia debe estar constantemente creando nuevos planes, programas y actividades para mantener a la gente ocupada "haciendo algo". La idea es mantener a la gente ocupada y mantener el interés, para que puedan ser guardados en esa iglesia. En el mundo de la Iglesia esta iglesia es conocida como una iglesia "viva", y el pastor es conocido como uno de los pastores más exitosos. La espiritualidad tiene poco que ver con ella, porque todo el grupo, incluyendo al pastor y los líderes de la iglesia, son simplemente un cuerpo natural de personas, llevando lo que ellos PIENSAN que es una iglesia.
Luego están los credos que deben aprenderse, los catecismos que se deben memorizar y los servicios de confirmación que deben seguirse. Hay reuniones de oración (en las que se hace muy poca oración) a las que asisten, reuniones de comités que se celebrarán, programas de todo tipo que se desarrollarán en la iglesia y la Escuela Dominical, prácticas del coro, reuniones de jóvenes, proselitismo de puerta en puerta y la Escuela Bíblica de Vacaciones. Todas estas cosas deben ser parte de la persona si quiere seguir siendo un miembro en buen estado y considerado "espiritual" y un "cristiano maduro" por la “iglesia”.
En la mente de la mayoría de la gente de hoy, los sistemas de iglesia son vistos como la verdadera Iglesia, y todo lo que se hace o dice se considera que viene directamente de Dios o es sancionado por Dios. Debo decir que tal pensamiento es producto de la ignorancia y las densas tinieblas de casi todas las personas acerca de las cosas del Espíritu de Dios. El mundo de hoy tiene su propio diccionario religioso de definiciones de "Dios" y "Espíritu" e "Iglesia" y ellos piensan y hablan en el marco de esas definiciones. ¡Pero DIOS HABLA UN LENGUAJE DIFERENTE y tiene un diccionario diferente de definiciones por el cual Él habla a Su pueblo y según el cual Él obra!
Si todas las prácticas y métodos multiplicados por las Iglesias de hoy fueran completamente barridos, ¡con toda probabilidad, cesarían de funcionar! Si todos los predicadores y sacerdotes estuvieran obligados a dejar sus vestiduras y sus atavíos y estar delante del pueblo con ropas de calle, perderían mucho de su glamour y la mayor parte de su prestigio. Si tuvieran que derribar sus altares, sus plataformas elevadas, sus estatuas, dejar de lado su profesionalidad y su capacidad de proyección, y tiraran las velas y los libros de oración, sus servicios parecerían muy carentes de lustre, perdiendo su sentido de la belleza y pompa.
Si las iglesias tuvieran que abandonar todos sus rituales, formas, programas y ceremonias; todas sus confirmaciones, bautismos y servicios de comunión; todos sus cantos especiales, música de órgano y llamadas al altar, se sentirían como si hubieran sido desnudados y no pudieran servir a Dios de ninguna manera. Todo esto simplemente demuestra el hecho terrible de que la fe y la dependencia de las iglesias NO ESTÁ EN DIOS, sino que está en las trampas que se han acumulado para sí mismos a lo largo de los siglos. El pensamiento de que Dios es perfectamente capaz y totalmente dispuesto a dirigir Su Iglesia sin la ayuda de nada en forma de contribuciones del hombre, se encuentra aborrecible para el miembro promedio de la Iglesia.
Nunca dejaré de agradecer a Dios que, como Jonás fue vomitado fuera del vientre de la ballena, fui vomitado fuera del vientre de esta ballena religiosa y mi corazón ahora puede cantar con el dulce cantor de Israel, "Mi alma escapo como Un ave del lazo de los cazadores, la red se rompió y yo escape" (Salmo 124:7). Nosotros, como algunos de ustedes, hemos pasado por todo eso, y nos enfermamos de todo. Fue tan maravilloso estar libre de todo y simplemente adorar al Señor como el Espíritu nos llevó a hacer. Una vez que comencemos a CONOCER A DIOS POR EL ESPÍRITU, una vez que comencemos a desprendernos de todos los "apoyos" de la religión, y SU ESPÍRITU empieza a moverse y reinar dentro de nuestros corazones, dándonos un sabor de los poderes de la edad por venir. ¿Por qué volverían los hombres a aquellas cosas en las que no hay vida ni realidad? Volver a la observancia de los días, ceremonias, símbolos y espectáculo exterior, en lugar de seguir el camino puro del Espíritu. Una vez que el Espíritu ha comenzado a moverse en nuestros corazones, impartiendo la REALIDAD de todos estos símbolos, entonces en el momento en que abandonas el Espíritu, volviendo a los símbolos, esos mismos símbolos se vuelven “en lugar de” -¡son anticristos! Ese es el fuerte engaño de hoy.
Seguramente somos capaces de ver que no hay nada en estos adornos religiosos que atraigan al ESPÍRITU de un hombre. Es la CARNE que atribuye valor a las cosas externas. Para aquellos que caminan bajo la luz de Su gloria, esas cosas no tienen nada más, porque son para nosotros un oropel barato.¿Qué le preocupan al espíritu regenerado tales cosas? ¿Realmente le importa al ESPÍRITU si el coro tiene túnicas, si las ventanas son de vitral, o si el cuerpo corruptible consume un poco de pan y vino? Ah, hay algunas pruebas simples por las cuales cualquier santo de Dios puede saber si algo es de CRISTO o de ANTICRISTO. Todo lo que uno practica en su vida espiritual que no es un producto de SU VIDA QUE MORA EN NOSOTROS es anticristo. Cualquier cosa en la que haya participado o se ha haya apoyado la cual puede eliminarse SIN AFECTAR O MENGUAR EL TRABAJO INTERIOR DE CRISTO, es anticristo. Cualquier cosa que PIERDE SU ANTIGUA PRECIOSIDAD una vez que entramos en relación íntima con el Señor, es anticristo. ¡Y déjeme agregar, cualquier cosa que usted puede conseguir en adelante sin Su VIDA, y TODAVÍA CONTINUAR AVANZANDO EN DIOS, es anticristo!
La verdadera Iglesia de Dios nunca ha sido contaminada por el anticristo. Hay un pequeño rebaño, hay un cuerpo de Cristo, pero sus miembros están esparcidos y casi invisibles para la Gran Babilonia. Son los siete mil que no han doblado la rodilla a Baal, y son los llamados y escogidos y fieles que siguen al Cordero. Son aquellos que se han dirigido a Dios saliendo de todos los ídolos religiosos, para servir al Dios vivo y verdadero, y para esperar la gloria que se revelará cuando los Hijos de Dios lleguen a su posesión. Ellos son los que no tienen la FORMA, sino el PODER de la piedad, los que se mantienen sin mancha del mundo, y vencen todas las cosas por la fe. Sus ministros no están vestidos con vestiduras materiales de escarlata y oro; están envueltos en la justicia de Cristo. No están entrenados en los seminarios y enseñanzas de los hombres, sino por el espíritu de gracia, sabiduría y revelación del Dios de lo Alto. No están ocupados interpretando las doctrinas de los sistemas de iglesia; sus vidas mismas son la interpretación del Cristo entronado en sus corazones. No tienen interés en persuadir a la gente a creer lo que creen; todo su ministerio es llevar a la gente a la intimidad de comunión y unión vital con DIOS y Su CRISTO.
En otras palabras, ¡DIOS ES SUFICIENTE para esta Iglesia que Él ha colocado en el mundo de los hombres! Debido a que Dios es suficiente, porque el Cristo interior es todo-en-todo, esta Iglesia se deja completamente libre de todo gravamen, para desarrollar el trabajo que Dios le ha dado a los elegidos, para que la Iglesia puede ser la revelación de la multiforme sabiduría de Dios a todos los poderes y autoridades en los reinos celestiales, y la esperanza de toda la Creación en la liberación y restauración del Reino de Dios. ¡Que todos los que atesoran la llamada a la filiación sepan que Cristo dentro ES SUFICIENTE! ¡Todo lo demás es anticristo!
La verdad que se configura como un diamante en las páginas de la Palabra de Dios es la suficiencia absoluta y total de Cristo dentro de nosotros. Decir que el mismo Cristo no es suficiente para toda nuestra vida como hijos del Altísimo, que el Espíritu que mora no es suficiente, y que algo debemos hacer para añadir para complementar o mejorar lo que está dentro de nosotros es un insulto a Dios y a nuestro Señor Jesucristo. Sin embargo, vemos a los hombres hacer esto en cada oportunidad. ¡La mente carnal no es capaz de tomar simplemente la palabra de Dios! Busca continuamente iniciar algunas acciones o servicios adicionales en el plano natural para tomar el lugar de la realidad espiritual pura.
Los hombres no necesitan la religión, necesitan a Cristo. No necesitan saber doctrina, tienen que conocerle. No necesitan llevar a cabo rituales, necesitan experimentar a Cristo. La tradición no puede hacer nada para ellos, y por causa de ella caminan en la ceguera, pero Cristo es la luz de los hombres y la luz del mundo, y todos los que le siguen no caminarán en la oscuridad, sino que tendrán la luz de la vida. No es un servicio relajante lo que necesitan para calmar su espíritu preocupado, ¡es Cristo!
Cuando Jesús vino en la carne, Él entró en un mundo sumergido en la religión. Él entró en una condición provocada por siglos de enseñanza de la Ley, los ritos y sacrificios de la adoración en el templo. En este se habían tejido las tradiciones de los ancianos, una acumulación de varios siglos. Se había llegado a incluir también incluso el lavado de ollas y vasos, junto con las ceremonias de lavado de las manos antes de comer y una multitud de otras prácticas impuestas a las personas por sus líderes. El templo en la ciudad de Jerusalén era el símbolo de todo esto para la gente. Toda su vida giraba en torno a ese edificio, y los ritos y sacrificios de los sacerdotes que se ofrecían en él. Era el lugar sagrado de la nación y de todos los judíos dondequiera que estuvieran en el mundo. Cada judío tenía deseos de ir a Jerusalén y adorar. Este sistema de religión fue incrustado en la vida de las personas durante muchos siglos. Se había convertido en una parte de su vida y soportó todo con la esperanza perenne dentro de sus corazones que algún día el Mesías vendría y levantaría no sólo este yugo, sino el del imperio romano también.
Pero cuando el Mesías vino, ellos no lo reconocieron. Por ahí estaba toda esta gran masa de leyes, el ritual y la enseñanza farisaica y la tradición, mientras que el Mesías no era más que un hombre desconocido, de origen casi desconocido. Jesús trajo una nueva y revolucionaria forma de vida. Era una forma de creer, y no una forma de hacer. Fue la fe en el Cristo y la relación correcta con Dios y no consistió en el hacer cualquier cosa, o en la determinación de observancias externas. Fue la simplicidad establecida en el más alto grado contra el culto organizado del más alto grado. La revolucionaria forma de vida que Jesús trajo a la gente estaba en oposición exacta y completa a la servidumbre en las que las gentes ahora se encontraban.

El desagrado de Dios con este completo sistema religioso externo se expresó por medio del profeta cuando él había anunciado estas palabras de inspiración: (Miq. 6:7) ¿Se agrada el SEÑOR de millares de carneros, de miríadas de ríos de aceite? ¿Ofreceré mi primogénito por mi rebeldía, el fruto de mis entrañas por el pecado de mi alma?

De nuevo en Isa. 1:11: ¿Qué es para mí la abundancia de vuestros sacrificios? --dice el SEÑOR. Harto estoy de holocaustos de carneros, y de sebo de ganado cebado; y la sangre de novillos, corderos y machos cabríos no me complace.

Y de nuevo en el verso 13: (Isa 1:13): No me traigáis más vana ofrenda; el incienso me es abominación; luna nueva y día de reposo, el convocar asambleas, no lo puedo sufrir; son iniquidad (dolor, tristeza) vuestras fiestas solemnes.

¿No podemos ver con esto que, si bien Dios dio todas estas cosas a la gente, sin embargo, no eran agradables para Él? Eran un arreglo provisional e iban a ser reemplazadas con algo más en el siglo venidero. Pero los gobernantes de las personas se habían prendido en estas cosas temporales y las abrazaron como un arreglo permanente y una forma fija de culto.
Jesús instó constantemente a las personas a venir a Él y creer en Él. En Jn. 7: 37-38 leemos: "En el último día, el gran día de la fiesta, Jesús se puso de pie y gritó, diciendo: Si alguno tiene sed, venga a mí y beba. El que cree en mí, como dice la Escritura, de su interior correrán ríos de agua viva". Estas palabras fueron pronunciadas maravillosamente el último día de la Fiesta de los Tabernáculos. Este era el último de los festivales sagrados en el Antiguo Pacto. Comenzaba cinco días después del día de la expiación, y duraba ocho días. Marcaba el final de la cosecha, e históricamente conmemoraba el deambular por el desierto. Durante este festival la gente vivía en cabañas y tiendas de campaña en Jerusalén para acordarse a sus antepasados perdidos por el desierto. Los sacrificios en esta fiesta eran más numerosos que en cualquier otra.

El último día de la fiesta marcaba la conclusión del año eclesiástico. En este día, el último día de la fiesta, se hacía la ceremonia conocida como "el derramamiento de agua". En el cumplimiento de esta ordenanza, las personas, dirigidas por un sacerdote, marchaban a la fuente de Siloé en el momento del sacrificio, donde el sacerdote llenaba un jarro de oro con agua, y lo llevaba de vuelta al templo en medio del sonido de las trompetas y de gritos de alegría. ¡A continuación, el agua se mezclaba con el vino de los sacrificios, y avanzando hacia el altar de los holocaustos, al grito de la gente, “¡alza tus manos!", se vaciaba el cántaro junto al altar en el oeste y en el este. Cuando esto se realizaba la gente coreaba: (Isa 12:3) Sacaréis con gozo aguas de las fuentes de la salvación.
Uno de los propósitos de esta ceremonia era para implorar a Dios Su bendición sobre las lluvias del año que venía, y Sus bendiciones sobre la Tierra y su gente. Así que esta era la escena: Jesús está de pie en el templo viendo las ceremonias. Durante ocho días la gente había estado pasando por estas ceremonias y rituales y ahora habían llegado al momento en que sacaban el agua del pozo de Siloé. Tendrían la ceremonia de verter el agua a Dios, mostrando a Dios su hambre por Sus bendiciones para sus vidas. Jesús el Cristo está aquí colocándose en oposición a toda esta ceremonia, y al derramar esta agua para Dios y llevar a cabo las ceremonias, Jesús levanta Su voz y clama, diciendo: "Si alguno tiene sed, que venga a mí ¡Y BEBA!"
Algunas de las personas entendieron, pues unos decían que era un profeta; otros dijeron que él era el Cristo. Pero la gran mayoría de ellos no le creyeron. ¡Ellos prefirieron sus formas y ceremonias que el agua viva! Estas personas fueron rápidas para "derribar" el "templo" que había dicho esas palabras, pero sería "reconstruido", resucitado de entre los muertos, para convertirse en la potencia más poderosa en toda la Creación de Dios. Pero más que eso, los ejércitos romanos pronto iban a destruir por completo el templo de piedra en el que estaban retenidas todas estas ceremonias, y nunca sería reconstruido. Verdaderamente se puso en medio de ese día Uno al que no conocían.
A las personas se les enseñó constantemente y se les dio instrucciones que debían observar todas las cosas que los sacerdotes y fariseos les decían, o morirían. Jesús entró en medio de ellos y dijo que todas esas cosas no les harían absolutamente nada bueno, pero si querían vida debían venir a Él y beber -¡simplemente por creer en El! Él se estaba poniendo a Sí mismo y la fe en Él contra toda la tradición acumulada de las personas. Les aseguró que no perderían ni una SOLA COSA al venir a Él y echar lejos todas esas cosas. Y ellos ganarían LA VIDA.
Pero, ¿quién podría oír tal cosa en el día de Cristo? De hecho, Jesús mismo dijo que ningún hombre podía venir a Él si el Padre, que le había enviado, no atraía a ese hombre. ¡Esto es muy cierto también hoy en día! Ah, querido, si usted fuera a entrar en cualquier iglesia en cualquier domingo y decir a la gente: "Si dejan de lado todas sus formas, todas sus tradiciones, todos los rituales, todas las ordenanzas, todas vuestras asambleas, todas sus múltiples actividades, todos sus comités, y simplemente se acercan a Jesús y creen en Jesús y beben de Él, no perderán nada, sino que ganaran la gloriosa y eterna realidad de Dios para siempre", ¿qué clase de recepción recibiría? Porque estaría realmente pidiendo a la gente que renuncie a todo lo que están haciendo y a todas las cosas que les han sido dadas por sus ministros y los sistemas de iglesia con los que sirven y adoran a Dios, cambiándolos únicamente por Dios. ¡Que carga insoportable sería para las personas reducirse a DIOS, no poseer nada sino a Dios mismo! Usted encontrará que esto es algo casi imposible de lograr ¡Verdaderamente Cristo ha sido cambiado por ANTICRISTOS!
¡Si usted les dice que no necesitan sus formas, sus rituales, sus bautismos, sus días sagrados, sus confirmaciones, sus comités, sus programas, o cualquiera de las otras actividades a que se dedican sus iglesias, usted sería marcado como un falso profeta y se alejarían de la comunión con usted! ¡A estos mismos miembros de la Iglesia les encanta cantar y hablar que Jesús es todo lo que necesitan, pero todavía tienen que tener ¡todas estas otras cosas! Así que en realidad su fe no es en el Cristo en absoluto, sino en todas estas cosas religiosas. Jesús se opuso a toda esta orden religiosa con la que se reunió, y se opone a todas esas cosas HOY.
Santo precioso de Dios, el mundo no se preocupa por lo que creemos acerca del bautismo, la comunión, las iglesias, el gobierno de las iglesias, los servicios religiosos, las actividades de la iglesia, las escuelas dominicales, los rituales, doctrinas, credos, o ceremonias; sino que el mundo se preocupa desesperadamente por salir de debajo de la servidumbre del terrible peso del pecado, el dolor y la muerte. Ellos no necesitan nada de lo que creemos, pero lo que necesitan desesperadamente es a Aquel en quien creemos. Lo que creemos nunca, a través de las edades sin fin, salvara al mundo, o incluso cambiara su forma de vida; pero en Aquel en quien creemos traerá una nueva vida a todo el mundo, sí, a toda la Creación de Dios. ¡Cuán grande es nuestro anhelo de que los Hijos de Dios comiencen su ministerio prometido para la liberación de toda la Creación de la servidumbre de la corrupción!
Hemos probado la FORMA-ANTICRISTO durante diecinueve siglos largos, y se ha pesado en la balanza y hallada falta. ¿Es pedir demasiado por una vez echar todo eso de lado, al igual que Jesús le pidió a las personas que lo hicieran en su día, y simplemente venir a Él? ¿Vendremos a Él y beberemos?, ¿o vamos a seguir con nuestras obras, las iglesias y ceremonias, así como Él encontró en Su día? ¿Vamos a elegir la realidad, o continuar en el vacío de lo que estamos haciendo? ¿Será el Espíritu, o tendremos que seguir con las cosas? ¡En esta hora será solamente Cristo o Anticristo!


Dejando ya el “en lugar de", aprended, oh hombres de Dios, la comunión con Cristo, regocijándoos en su Espíritu Santo, en comunión con el Padre, llegando a ser uno con Él en toda sabiduría y comprensión espiritual, caminando en Su voluntad y cumpliendo Sus órdenes, siendo Sus ovejas y conociendo Su voz y no la voz de los extraños, y VAMOS A SER HIJOS DE DIOS, Y DIOS MISMO NOS RECIBIRÁ Y TAMBIÉN SERÁ PARA NOSOTROS UN PADRE.


Traducción: Byron Enrique Mansilla

No hay comentarios:

Publicar un comentario