TRADUCTOR-TRANSLATE

DEUTERONOMIO - DISCURSO 5 - Cap. 8: Varias esposas y riqueza para los reyes, Dr. Stephen E. Jones



Moisés sigue sus instrucciones para reyes por tratar con múltiples esposas. Se lee en Deut. 17:17,

17 Ni aumentará para sí mujeres muchas, para que su corazón no se desvíe; ni podrá aumentar en gran medida la plata y el oro para sí mismo.


La cuestión de la poligamia

Esta advertencia no especifica cuántas esposas podía tener un rey, a no ser que lo tomemos literalmente en el sentido de algo más de una esposa. Esta fue la Ley que el apóstol Pablo debió haber tenido en cuenta cuando instruyó a Timoteo acerca de los supervisores u obispos, que eran gobernantes de la Iglesia. Él escribió en 1 Tim. 3:1 y 2 ,

1 Es una declaración de confianza: si alguno aspira al cargo de supervisor (obispo), buen trabajo desea hacer. 2 Un supervisor, entonces, debe ser irreprochable, marido de una sola mujer

En aquellos días, la poligamia se practicaba en toda Judea, incluso entre los sacerdotes. Pablo, sin embargo, exige al obispo ser "irreprensible, marido de una sola mujer". El hecho de que Pablo no expone más sobre eso y, sin embargo, afirma su caso, muestra claramente que ya había discutido este tema con Timoteo y la iglesias en general. Este es un simple recordatorio, no es una defensa de su posición.

Del mismo modo, Pablo extiende esta prohibición a los diáconos en los versículos 12 y 13, diciendo:

12 Los diáconos sean maridos de una sola mujer, y que gobiernen bien sus hijos y sus hogares. 13 Porque los que sirven bien como diáconos ganan para sí un gran prestigio y una gran confianza en la fe que es en Cristo Jesús.

Algunos en años más recientes han intentado aplicar estos versículos al divorcio y el nuevo matrimonio, como para decir que un funcionario de la iglesia debe haberse casado sólo una vez. Pero esto no es lo que Pablo decía. El problema era la poligamia, no volver a casarse. Además, así como Moisés no intentó limitar la poligamia para todos los hombres, así también Pablo no se extiende más allá de su prohibición a obispos y diáconos. Sin embargo, Pablo define la prohibición de Moisés en el sentido de una sola mujer, y este es un ejemplo de cómo la unción de Pentecostés imparte una mayor comprensión de la ley por la mente de Cristo bajo el Nuevo Pacto.

Es evidente que los vencedores son llamados a gobernar y reinar con Cristo (Apocalipsis 5:10; 20: 6). Por lo tanto, el principio se aplica a ellos también, y cualquiera que aspire a ser un vencedor debe considerar cuidadosamente esta ley.


Las esposas del rey David

Uno podría preguntarse, entonces, sobre las esposas de David. Antes de que David fuera rey, tenía dos mujeres, Ahinoam y Abigail (1 Samuel 30:5 y 2 Samuel 2:2). Después que comenzó a reinar, reclamó también a la hija de Saúl Mical (2 Sam. 3:14), porque Saúl se la había prometido a David muchos años antes. Más tarde, leemos en 2 Sam. 5:13,

13 Mientras tanto tomó David más concubinas y mujeres de Jerusalén, después que vino de Hebrón, y más hijos e hijas le nacieron a David.

En 2 Samuel 11 leemos cómo Betsabé se convirtió en la esposa de David. A pesar de que esto se produjo en medio de circunstancias menos que ideales, sin embargo, su hijo Salomón se convirtió en el heredero del trono de David. Muchos han señalado cómo varias esposas causan múltiples problemas familiares. David tuvo muchos de esos problemas, al igual que Salomón después de él. 1 Cron. 3:1-9 nos da una lista de las esposas e hijos de David.

Aun así, el hecho de que David tuvo más de una esposa, no sólo antes de convertirse en rey, sino también después, indica que la poligamia en sí no estaba prohibida por la Ley, ni siquiera para los reyes. La ley no especifica cuántas eran demasiadas, sino que lo dejó a la persona para ser guiada por el Espíritu. Esto sólo cambió bajo el Nuevo Pacto.

Debido a que los dos pactos eran en realidad convenios de matrimonio, el tema de la poligamia debe ser vista a la luz de estos pactos. El Antiguo Pacto fue un pacto de matrimonio legítimo, pero eso también representa a la esposa como una esclava. El Nuevo Pacto revela un tipo diferente de matrimonio, tipificado por la relación de Sara con Abraham, pero visto con mayor claridad en la Iglesia.

Por esta razón, no podemos simplemente tomar las varias mujeres de David como un arreglo ideal bajo el Nuevo Pacto. Ha habido ciertos cambios que han tenido lugar desde el Antiguo al Nuevo Pacto. Uno de los cambios fue en la relación real entre los cónyuges, como he explicado en mi libro, Antigua y Nueva Alianza Matrimonial (en castellano: http://josemariaarmesto.blogspot.com.es/2014/09/folleto-antiguo-y-nuevo-pacto.html). El otro cambio fue de la poligamia a la monogamia, para implementar esto era necesario un cambio en la relación entre marido y mujer.


Las esposas de Abraham

En el libro de Génesis Abraham se encontró en problemas con sólo dos esposas, Agar y Sara. Los problemas parece que se centraron en torno a la transferencia de la autoridad. En el caso de Agar y Sara, cada una quería que su hijo fuera el heredero de la primogenitura. Al final, Agar tuvo que ser expulsada para que el hijo de Sara pudiera establecerse como el heredero. Esto también hizo a Abraham marido de una sola mujer. Debido a que su historia fue el establecimiento de una "alegoría" para aquellos después de él, esto sugiere que la monogamia es la norma en virtud del Nuevo Pacto.


El ejemplo de Salomón

Los hijos de David se convirtieron en rivales por el trono. David había especificado a Salomón para el trono, pero tanto Absalón como Adonías trataron de reclamar el trono en diferentes momentos. Era común que los príncipes se matasen entre sí en su pugna por el trono. (Véase 2 Reyes 10:7).

Así también en los años posteriores de la Iglesia, encontramos obispos dispuestos a pelear unos contra otros e incluso a matarse entre sí con el fin de tomar posesión del cargo de obispo. Tal carnalidad no se puede detener mediante la prohibición de los matrimonios múltiples, pero el problema puede limitarse siguiendo la prohibición de Moisés. En última instancia, el problema es la intención de la carne y se puede resolver sólo cuando las personas se niegan a apoyar a los líderes de la Iglesia que se ocupan de la carne.

Al parecer, ni David ni Salomón sintieron la necesidad de limitarse a una sola mujer. Salomón tuvo 700 esposas y 300 concubinas (1 Reyes 11:3), lo que superó con creces el número de mujeres de su padre. Está claro que la Escritura al registra esto no aprueba sus acciones, sino que lo representa como un ejemplo de exceso. Deut. 17:17 dice: "Ni aumentará para sí mujeres, para que su corazón se desvíe". De Salomón, leemos en 1 Reyes 11:3, "y sus mujeres desviaron su corazón".

Cuando llegamos a Jesucristo, el verdadero y último heredero al trono de David, vemos el ejemplo de la verdadera legalidad. Aunque no se casó con una novia terrenal, vemos que la Nueva Jerusalén se dice que es su novia (Apocalipsis 21:2,9,10; Gal. 4:26) bajo el Nuevo Pacto. Al igual que Abraham, Jesús en realidad ha tenido dos esposas, la Antigua Jerusalén y la Nueva Jerusalén, y al final, Él también tuvo que echar fuera a la esclava. El resultado fue que Jesús tiene sólo una novia, no dos, como algunos han enseñado.

Cristo tuvo sólo una esposa bajo el Antiguo Pacto. En otras palabras, él primero se casó con "Agar" en el Monte Sinaí, un matrimonio que finalmente fracasó y terminó en divorcio (Jer. 3:8). Más tarde, comenzó a preparar una nueva novia ("Sara"). Actualmente estamos en los días finales de su preparación para el matrimonio.

Y así, aunque la Biblia no prohíbe específicamente la poligamia, tampoco la tolera. En el caso de los reyes, la Ley en Deut. 17:17 revela la mente de Cristo y su descontento con multiplicar las mujeres. Pero es sólo más tarde en el Nuevo Pacto que la Ley se clarifica más a través de los escritos de los ungidos por Pentecostés. Estos muestran que los líderes y gobernantes deberían tener una sola mujer. Esto sigue el ejemplo de Cristo mismo, cuya única novia es la Nueva Jerusalén.


Ganancia de riqueza por los Reyes

La parte final de Deut. 17:17 dice, "ni podrá aumentar en gran medida el oro y la plata para sí mismo". Una vez más, Moisés no especifica cuánto es demasiado, pero esto dice algo sobre la mente de Cristo. Cuando los reyes y líderes se hacen ricos como el resultado de su cargo, por lo general indica una ventaja injusta sobre la persona promedio. Tal riqueza puede ser el resultado de honesto trabajo o puede obtenerse por soborno y robo. La mente de Cristo nunca legisla contra el trabajo honesto, sino contra el amor al dinero (avaricia) que es la raíz de todos los males (1 Tim. 6:10).

Como muestra el ejemplo de Salomón, una gran cantidad de oro y plata no es suficiente para satisfacer el corazón. 1 Reyes 10 dice:

14 El peso del oro que vino a Salomón en un año era de 666 talentos de oro … 23 Entonces el rey Salomón llegó a ser más grande que todos los reyes de la tierra en riquezas y en sabiduría … 27 Y el rey hizo la plata como las piedras en Jerusalén …

Aun así, aumentó los impuestos sobre las personas con el fin de pagar por una multitud de proyectos de construcción. Esto indica la posibilidad de que él estaba gastando demasiado, o que estaba acaparando la riqueza para sí y obligando a la gente a pagar impuestos que estaban más allá del mandato bíblico. Esto llegó a un punto después de la muerte de Salomón, porque entonces la gente pidió una rebaja tributaria a su hijo, Roboam (1 Reyes 12:4). El se negó, y el reino se dividió.

Tal vez la lección que debemos aprender de este ejemplo es que cuanto mayor riqueza un rey recibe, más cree que él necesita y merece. La riqueza en sí no es mala, sino que tiende a magnificar la carnalidad y aloja la codicia en su corazón. Tal vez la razón por la que la plata y el oro, junto con el número de esposas que un rey pueda tener, se limitan se debe a que tanto la riqueza como las múltiples esposas desvían el corazón de los reyes de servir a Dios. Parece que la intención de la carne considera la riqueza y/o esposas como una validación de su llamado divino. Esto puede desviar fácilmente el corazón de los reyes y les enseña a usurpar el trono para su propio uso, en lugar de verse a sí mismos como administradores del trono de Dios.

http://www.gods-kingdom-ministries.net/teachings/books/deuteronomy-the-second-law-speech-5/chapter-8-multiple-wives-and-wealth-for-kings/


No hay comentarios:

Publicar un comentario