TRADUCTOR-TRANSLATE

DEUTERONOMIO - DISCURSO 5: Cap. 5 Adorar dioses falsos, Dr. Stephen E. Jones


Capítulo 5
Adorar dioses falsos


Después de establecer el principio de los sacrificios sin manchas en Deut. 17:1, Moisés vuelve al tema de la idolatría en Israel. La Ley de Sacrificios señaló a Jesucristo en términos del Antiguo Pacto, prohibiendo a cualquier persona en el Reino de Dios inclinarse a ningún otro dios. En los días de Israel, donde un reino se había formado en el Sinaí, ellos debían hacer cumplir esto primero dentro de su comunidad (Iglesia), mientras estaban en el desierto, y luego más tarde en la propia Tierra Prometida cuando la Iglesia recibió el territorio.

La Iglesia del Nuevo Testamento también ha sido una "iglesia en el desierto", así como en los días de Moisés, excepto que el tiempo se ha ampliado de apenas 40 años a 40 Jubileos. Al igual que en los días de Moisés, la Iglesia era responsable de excluir de su seno a los que adoraban a otros dioses. Ahora nos anticipamos para recibir territorio a medida que salimos fuera de nuestro desierto, momento en el cual el Reino hará cumplir el primer mandamiento dentro de sus límites territoriales. Deut. 17:2-5 dice,

2 Cuando se hallare en medio de ti, en alguna de tus ciudades que Yahweh tu Dios te da, un hombre o una mujer que haya hecho lo que es malo a los ojos del Señor tu Dios, traspasando su pacto, 3 y haya ido y servido a otros dioses inclinándose a ellos, o al sol, la luna o a todo el ejército del cielo, lo cual yo no he mandado, 4 y te sea dado aviso, entonces indagarás minuciosamente. Y he aquí que, si bien es cierto que esta cosa detestable se ha hecho en Israel, 5 entonces sacarás al hombre o a la mujer que ha hecho esta mala acción, a sus puertas, es decir, el hombre o la mujer, y los apedrearéis a muerte.

La primera cosa a tener en cuenta es que Dios llama a tales cultos falsos una transgresión de Su Pacto. Dios redimió a Israel de Egipto y por lo tanto tenía el derecho de exigir su adoración y obediencia. Desde ese punto de vista, eran esclavos de Dios.


La idolatría es adulterio espiritual

Más que eso, Israel también se casó con Dios en el Sinaí, por lo que se esperaba que fuera obediente como esposa, sobre todo ya que en realidad era una esclava (tipo Agar), lo que limitaba sus derechos maritales de acuerdo con la Ley. El Pacto de Israel con Dios con un voto en el Sinaí, en Éxodo 19, era un pacto matrimonial. Por lo tanto, Israel no tenía derecho a seguir a otros maridos (dioses), sino que estaba ligada a su esposo en matrimonio.

Si se alegaba que nadie se había desviado, es decir, si se hubiera cometido adulterio espiritual con otros dioses, Moisés dice que iba a haber una investigación exhaustiva sobre el asunto. No había para nadie presunción de culpabilidad antes de la investigación. Si se comprobaba que el cargo era cierto, entonces el hombre o la mujer debía ser apedreada.

En tiempos pasados, los hombres han sido demasiado rápidos para juzgar, y muchas veces no han prestado la debida consideración al arrepentimiento o la oportunidad de salir de la comunidad y vivir en el exilio. Pero éstas eran sentencias alternativas disponibles para los jueces, incluso en ese momento.


Ejemplos de juicio misericordioso

Vemos aplicación misericordiosa por Dios de la Ley expuesta cuando Israel adoró al becerro de oro, que fue adulterio espiritual. Leemos en Éxodo 32:28 que 3.000 hombres fueron asesinados. Pero lo que muchos se pierden es que el resto de la gente era tan culpable como los 3.000 que murieron. En otras palabras, el hecho de que sólo 3.000 de los idólatras muriesen, muestra que Dios les tuvo compasión en su conjunto.

En años posteriores, cuando de nuevo se fueron tras otros dioses, su juicio vino en forma de cautividad en todo el libro de Jueces. Cuando Dios entregó la Tierra al control de extranjeros, se cumplió la Ley de Exilio de la manera más misericordiosa, porque este cambio de la autoridad simplemente convirtiendo a Israel en un país extranjero. En otras palabras, los israelitas se volvieron repentinamente exiliados en su propia tierra. (En Jeremías 27:11, el profeta se refiere a esto como un yugo de madera).

Aún más tarde, los hijos de Israel y los hijos de Judá fueron exiliados a las naciones extranjeras en un "yugo de hierro" (Dt. 28:48; Jer. 28:13). Este fue el equivalente a una sentencia de muerte nacional. En esencia, Dios usó a naciones extranjeras para "lapidar" a Israel a muerte. En simbolismo profético las montañas son naciones (Isaías 2:2), y las montañas están hechas de piedra. Por lo tanto, Él usó estas montañas para "lapidar" a Israel.

Esto demuestra que el exilio nacional era el equivalente de la lapidación, y en el plano individual, el exilio puede servir como un sustituto de la lapidación. Dicha sentencia se emplea ya con Caín, quien fue exiliado a la tierra de Nod (Gen. 4:16). Pero también vemos esto en un contexto más pequeño en las leyes relativas al homicidio accidental, donde un hombre podía huir a una ciudad de refugio, donde debía permanecer en el exilio hasta la muerte del sumo sacerdote (Num. 35:11).


Las tradiciones sin piedad de los hombres

Con los años los hombres han intentado aplicar la Ley en formas que difieren de la mente de Cristo, que fue el autor de la Ley. En este caso leían Deuteronomio 17 y no vieron ninguna disposición de misericordia explícitamente indicada y no buscaron la mente de Cristo en el resto de la Ley. Por lo tanto, muchas personas fueron ejecutadas de forma innecesaria, y los maestros de la Ley se convirtieron en legalistas y duros de corazón. En otras palabras, su comprensión de la Ley no coincidió con la intención del Legislador.

No sólo los escribas y fariseos del primer siglo, sino que también la propia Iglesia más tarde se convirtió en legalista, en virtud de sus propias tradiciones de los hombres. Cuando sus líderes usurparon la autoridad de Dios, olvidando que eran meros administradores de la autoridad, ellos mismos fueron culpables de ir en pos de dioses falsos. Los falsos dioses en este caso se encontraban dentro. No es de extrañar, entonces, que los líderes pudieran exigir sumisión a su propio liderazgo por encima de servir a Dios mismo, y que cualquiera que se opusiera fuera susceptible de ser ejecutado y aun torturados como "idólatras".


Investigación minuciosa por la Corte

Moisés nos dice también el modo de consulta mediante el cual se encontraba la verdad en una corte bíblica de la Ley. Deut. 17: 6 y 7 dice,

6 En el testimonio de dos o tres testigos, al que ha de morir se le dará muerte; no será condenado a muerte por la declaración de un solo testigo. 7 La mano de los testigos caerá primero contra él para darle muerte, y después la mano de todo el pueblo. Así quitarás el mal de en medio de ellos.

Leemos más adelante en Deut. 19:15 que "un solo testigo no se levantará contra un hombre a causa de cualquier maldad o cualquier pecado que haya cometido". Así que esta Ley del la Doble Testigo no se limita en su aplicación a los casos de idolatría. Era un derecho fundamental de las personas no poder ser acusados de un delito por un solo testigo.

Esta ley, por supuesto, limita la capacidad del tribunal para perseguir el delito. Desde que esta ley fue escrita, los hombres se han irritado con ella en razón de que muchas personas culpables permanecen libres de persecución. Por la misma razón, los hombres han buscado el derecho a torturar a los sospechosos con el fin de obtener confesiones de ellos. Pero Dios tenía una forma diferente de llegar a la verdad y de hacer justicia en todos los casos. Cualquiera podía ser conjurado a declarar en todo caso, y no tenía derecho más a rechazar esta adjuración que el propio acusado. Aunque nadie podía ser torturado para confesión, todos estaban obligados por la Ley a confesar la verdad.

Si en algún momento no se hacía justicia, ya fuera porque había menos de dos testigos, o porque un juez injusto liberaba al culpable o condenaba al justo, siempre se podría llevar el caso ante el Tribunal Supremo de los Cielos. El acusado haría un juramento de inocencia, y el sacerdote pondría el caso en manos de Dios para Su juicio directo.

Cuando los hombres no creen en Dios, o cuando piensan que Dios no quiere o no puede juzgar los casos en la Tierra sin la ayuda del hombre, entonces se buscan otras maneras de obtener justicia. Su falta de fe hacía que se erosionaran el derecho divino de los hombres a un juicio justo, o condenando a los hombres sin testigos suficientes, o torturando a los hombres para la confesión. Estas son todas prácticas artificiales, a causa de su falta de fe. Ellos no creían lo que David había dicho "la ley del Señor es perfecta" (Salmo 19:7), por lo que buscaban la manera de eludirla. Tampoco creían que como Pablo creía que "la ley es santa, y el mandamiento es santo, justo y bueno" (Romanos 7:12), por lo que crearon leyes hechas por el hombre, que decían que servían mejor a la causa de la justicia.

Pero los que tienen fe en Cristo, creen que Su palabra es verdad, están seguros de que Su Ley es buena cuando se utiliza de manera lícita (1 Timoteo 1:8), se encuentran de acuerdo no sólo con el mismo Jesucristo, sino con Moisés, David y Pablo y todos los escritores bíblicos.


La Corte Suprema

Moisés continúa en Deut. 17: 8,

8 Cuando alguna cosa te sea difícil en el juicio, entre una clase de homicidio y otra, entre una clase de derecho legal y otra, y entre una clase de herida y otra, en un litigio cualquiera en tus ciudades; entonces te levantarás y recurrirás al lugar que Yahweh tu Dios escoja;

Aquí Moisés establece el principio de la Corte Suprema. Durante el viaje por el desierto, Moisés mismo sirvió como el principal juez del Tribunal Supremo, pues dice en Deut. 1:17, "Y el caso que sea muy difícil para vosotros, vosotros deberéis informarme de ello, y yo lo oiré". Pero este discurso se da al final de su vida cuando Israel estaba a punto de entrar en la Tierra Prometida, por lo que miró hacia adelante al tiempo en que el Arca descansaría en "el lugar que Yahweh tu Dios escoja". En ese futuro lugar el sumo sacerdote debía ser consultado en lugar de Moisés, y si el caso seguía sin estar claro, debía presentarse el caso a Dios, para el juicio directo.

9 y vendrás a los sacerdotes levitas, y al juez que entonces esté en funciones, y preguntarás; y ellos te indicarán el fallo justo. 10 Y harás según la sentencia que te indiquen los del lugar que Yahweh escoja, y cuidarás de hacer según todo lo que te manifiesten. 11 Según la ley que te enseñen, y según el juicio que te digan, harás; no te apartarás ni a diestra ni a siniestra de la sentencia que te declaren.

El veredicto del sumo sacerdote era definitivo, ya que él dictara sentencia el mismo o se lo presentara a Dios. Si se presentaba el caso de Dios para el juicio, el juramento de inocencia terminaba la disputa (Heb. 6:16).

12 Y el hombre que proceda con presunción, no escuchando al sacerdote que está allí para servir al Señor, tu Dios, ni al juez, ese hombre morirá; así quitarás el mal de Israel. 13 Y todo el pueblo oirá y temerá, y no actuará con presunción de nuevo.

Este es el más alto tribunal del país, la gente debía someterse al veredicto final. Normalmente, no habría ninguna razón para rebelarse contra el veredicto final, porque si cualquiera de las partes quedaba insatisfecha con el veredicto del sumo sacerdote, siempre podían solicitar que el caso fuera entregado a Dios mismo para su resolución. Todas las controversias adicionales serían actos de rebelión contra Dios mismo, y como tal, la pena de muerte sería el fin por violación del Primer Mandamiento.

Es evidente que, a pesar del interés de Dios en el establecimiento de la justicia en la Tierra, muchas personas permanecen víctimas sin esperanza de justicia. Las naciones seculares sufren innecesariamente de tal injusticia, porque sus sistemas judiciales siempre terminan con el hombre y su limitada capacidad de conocer la verdad. Es sólo cuando una nación reconoce a Dios como el Creador y como el Juez Supremo de la Tierra que podemos descansar, sabiendo que tarde o temprano se hará justicia, aunque algunos asuntos no serán totalmente resueltos hasta que el uno como el Hijo del Hombre esté sentado en el Gran Trono Blanco en la escena final del tribunal.

http://www.gods-kingdom-ministries.net/teachings/books/deuteronomy-the-second-law-speech-5/chapter-5-worshiping-false-gods/


No hay comentarios:

Publicar un comentario