TRADUCTOR-TRANSLATE

DEUTERONOMIO - DISCURSO 5 - Cap. 12: Los límites espirituales del Gobierno del Reino, Dr. Stephen E. Jones



El quinto discurso de Moisés es acerca del Gobierno del Reino. Después de hablar sobre el papel de los reyes y sacerdotes en el Gobierno de Dios, Moisés vuelve su atención a las formas ilegales de gobernar. Hay límites espirituales que no deben ser cruzados como reyes o sacerdotes, para tomar decisiones sobre cómo gobernar o qué curso de acción tomar.


El detestable gobierno religioso cananeo


9 Cuando entres a la tierra que el Yahweh tu Dios te da, no aprenderás a imitar las abominaciones de aquellas naciones.

Había ciertas prácticas que los cananeos estaban haciendo, que no eran legales ante los ojos de Dios. Lo que sigue es una lista parcial de las prácticas que Dios encuentra "detestables".

10 No sea hallado en ti quien haga pasar a su hijo o a su hija por el fuego, que utilice la adivinación, que practique adivinación, ni agorero, ni hechicero, 11 o uno que lance hechizo, o médium, o espiritista, ni quien consulte a los muertos. 12 Porque cualquiera que hace estas cosas es abominable a Yahweh; y por estas abominaciones Yahweh tu Dios expulsará a esas naciones de delante de ti.

En primer lugar, los israelitas no debían sacrificar a sus hijos, al igual que los cananeos. Los templos cananeos eran centros de vicio sexual, esto a menudo resultaba en que el primer hijo o hija eran engendrados por un sacerdote del templo en la ceremonia de "purificación" que preparaba a las mujeres para el matrimonio. Como se decía que el sacerdote representaba a su dios, el niño engendrado por él se reconocía como un "hijo de Dios", y por lo tanto él se sacrificaba por su pecado.

Ellos aún desde el principio poseían un vestigio de la verdad y de revelación de que el hijo de Dios moriría por el pecado, pero su comprensión religiosa se volvió deformada en años posteriores. El Manual de la Biblia de Halley dice,

"Por lo tanto, los cananeos adoraban, por la complacencia inmoral, como un rito religioso, en presencia de sus dioses; y luego, con el asesinato de sus hijos primogénitos, como un sacrificio a esos mismos dioses" (p. 157).

Los israelitas, en primer lugar, recibieron la verdadera revelación de que tal inmoralidad no era permitida por la Ley de Dios y, en segundo lugar, que sus hijos primogénitos no tenían que ser sacrificados en nombre de su pecado. En su lugar, debían sacrificar solamente animales, que profetizaban de la venida del único verdadero sacrificio, "el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo" (Juan 1:29).

En el mundo actual, en el que hemos hecho a un lado la Ley de Dios en favor del espíritu de Canaán, la revolución sexual de los años 60 estableció la inmoralidad como un derecho natural, y sobre sus talones llegó el derecho de matar a los hijos de uno por el aborto. Lo segundo sigue naturalmente a lo primero, ya que con el aumento de embarazos fuera del matrimonio, entonces el aborto se justifica llamándolo un "embarazo no deseado". La gente quería el derecho a ser inmorales sin ser molestados por los hijos, y después de 40 años, el número de muertos ahora ha llegado a más de 55 millones de bebés que son sacrificados en los altares de Baal y de Moloc, que los hombres llaman "clínicas de aborto". El aborto es la forma moderna del culto cananeo, aunque sin duda, la mayoría de la gente piensa en ello en términos seculares; pero los satanistas lo saben mejor y se regocijan de que su religión sangrienta es ahora una práctica corriente en la sociedad.

Jeremías 19 nos dice que esta práctica era una de las principales razones por las cuales Dios contrató a los babilonios para destruir Jerusalén y el templo de Salomón.

4 Porque me han abandonado y han hecho extraño este lugar y han ofrecido sacrificios en él a otros dioses que ni ellos ni sus antepasados ni los reyes de Judá habían conocido nunca, y porque han llenado este lugar de la sangre de inocentes, 5 y han edificado los lugares altos de Baal para quemar a sus hijos en el fuego como holocaustos a Baal, cosa que nunca se haya mandado o hablado, ni tampoco subió en Mi mente; 6 por lo tanto, he aquí que vienen días, dice Yahweh, cuando este lugar ya no se llamará más Tofet ni valle del hijo de Hinom, sino valle de la Masacre.

El horror de Dios por esta práctica detestable sólo es igualado por la falta de conciencia que se encuentra en el pueblo. Incluso hoy en día, muchos de los que se llaman cristianos se han endurecido por la propaganda moderna, de modo que incluso están dispuestos a votar por los candidatos políticos que abiertamente promueven tales asesinatos y prometen perpetuarlos. Obviamente, estos cristianos son ignorantes de la ley bíblica y entran en la categoría que Jesús menciona en Mat. 7:23,

23 Y entonces les declararé: "Nunca os conocí; apartaos de mí, hacedores de maldad".

Los israelitas que habían aceptado a Cristo como su Rey y aceptado asumir Su mente y Su forma de vida debían establecer el modelo del Reino de Dios; debían ser un ejemplo, luz de las naciones. Por desgracia, más a menudo que no, los cananeos fueron los que sirvieron de ejemplo a seguir para los hijos de Israel. Es lo mismo hoy en día, en que vemos cómo la Iglesia sigue el ejemplo del mundo y "se adapta" con el fin de ser vista como "progresista" y "en sintonía con el mundo". Sin embargo, la palabra del Señor sigue en pie: "No debéis imitar las abominaciones de aquellas naciones".


Adivinación

La segunda cosa en Deut. 18:10 que Dios encuentra detestable es "quien utilice la adivinación". La palabra hebrea para adivinación es qecem. Tiene ya sea un significado positivo o un negativo, dependiendo de cómo se utilice. En el sentido negativo que se refiere a la brujería o la adivinación, por la cual los hombres trataban de predecir el futuro sin consultar a Dios. Vemos, sin embargo, que la palabra que se usa en un sentido positivo en Prov. 16:9-11,

9 El corazón del hombre traza su camino; pero el Yahweh dirige sus pasos. 10 Un oráculo [qecem] está en los labios del rey; en el juicio no errará su boca.

En otras palabras, la determinación del futuro o de la voluntad de Dios no es algo que Dios encuentra detestable. El pecado está en consultar a otros dioses o en tratar de descubrir el futuro que Dios elige ocultar. La Ley de Dios regula la profecía y determina Su voluntad. Cuando los hombres se apartan de Dios y buscan otros caminos, no están a la altura del nivel de la medida de Dios, y es por esta razón que Prov. 16:11 viene de la mano del uso válido de qecem (adivinación u oráculo) en los labios del rey:

11 Peso y balanzas justas pertenecen a Yahweh; todas las pesas de la bolsa son obra suya.

La Ley de Dios es la norma por la cual se mide todo comportamiento. Jesucristo nunca pecó, nunca violó la Ley, sino que continuamente actuó de acuerdo con ella, cumpliéndola así perfectamente. La mente de Cristo es nuestro estándar de medida. Hemos de tener sólo un estándar de medida en nuestra "bolsa". No hemos de actuar de una manera en las iglesias y de otra en el mundo.

Así también es con qecem. Si consultamos a otros dioses, o tratamos de eludir a Cristo, o tratamos de conocer lo que Dios no quiere revelar en el momento, entonces no es adivinación permitida por la Biblia. Sin embargo, si consultamos a Dios en la forma correcta, como lo hicieron Moisés y los profetas, entonces Dios está contento con nuestra qecem (adivinación).


¿Son malas las señales?

En el libro de John D. Davis, Un Diccionario de la Biblia, escribe sobre la adivinación,

"La tentativa de leer el futuro y, predecir por completo, ya sea por una especie de inspiración o inspiración divina (Hechos 16:16), o bien por medio de señales. En este último sentido, se incluye el augurio o predecir el futuro por medio de señales naturales, como el vuelo de las aves, la disposición de las entrañas (Ez 21:21); hidromancia o predecir a partir de la aparición de agua que se vierte en un recipiente o de objetos arrojados al agua (Gn. 44:55); la hechicería, en su sentido original de predicción de un montón de fundición (Ez 21:21); así como la astrología o la determinación de la supuesta influencia de los astros sobre el destino de una persona (cp. Is. 47:1313)".

Los señales no son ni buenas ni malas en sí mismas. Dios dio muchas señales (Gedeón, etc.), una de ellas dada al rey Ezequías en 2 Reyes 20:8-11,

8 Ezequías dijo a Isaías: "¿Cuál será la señal de que el Señor me sanará, y que subiré a la casa de Yahweh al tercer día?" 9 Y dijo Isaías: "Esta será la señal para ti de Yahweh, que Yahweh hará lo que ha dicho; ¿se avanzará la sombra diez grados o retrocederá diez grados (en el reloj de sol)"? 10 Y Ezequías respondió: "Es fácil que la sombra decline diez grados; pero no que la sombra vuelta atrás diez grados". 11 Entonces el profeta Isaías clamó al Señor, y Él hizo volver la sombra de la escalera trasera diez pasos por los cuales había ya descendido en el reloj de Acaz.

Anteriormente, a Ezequías se le había dado una señal del jubileo (2 Reyes 19:29). En 1 Samuel 2:34 Dios dio una señal a Elí, el sumo sacerdote, al predecir el fin del sacerdocio de Finees. En 1 Reyes 13:3 se le dio una señal para predecir el nacimiento de un rey piadoso de Judá con el nombre de Josías. En 2 Samuel 5:24 Dios dio a David, una "señal natural", diciendo,

24 Y será que, cuando se oiga el sonido de marcha en las copas de los árboles de bálsamo, entonces actuarás con rapidez, ya que entonces Yahweh habrá salido delante de ti para herir al ejército de los filisteos.

Estas señales confirmaron la Palabra del Señor en lo que se refería a un evento futuro. Dios, obviamente, aprobaba tales señales, porque Dios mismo las dio para dar testimonio de la Palabra profética. Era el mal uso de las señales lo que Dios detestaba, porque en tales casos los hombres buscaban señales fuera de los límites y restricciones de la Ley divina.


Echando suertes

En la cita anterior, Davis también habla de "brujería", vinculándola a "echar las suertes". Echar suertes no era un problema en sí mismo. El problema era cuando lo hacían para consultar a los falsos dioses.

En Lev. 16:8 echaron suertes para determinar cuál cabro debía ser matado y cual debía ser liberado en el desierto en el Día de la Expiación.

En Josué 18:10 Josué les echó suertes para determinar las heredades de tierras para las tribus en Canaán. Los sacerdotes incluso echaron suertes para determinar quién debía traer la leña para los sacrificios (Neh. 10:34).

Es generalmente aceptado que el Urim y Tumim en poder de los sacerdotes eran dos piedras de diferentes colores, que fueron utilizadas para echar suertes (Ex. 28:30). Sabemos que éstas fueron utilizadas para consultar al Señor (Num. 27:21; 1 Sam. 28:6). Probablemente fue mediante el Urim y Tumim que la culpa de Acán fue descubierta (Josué 7:16-20).

Astrología y señales en los cielos

Por último, la astrología se ha utilizado durante miles de años para determinar el futuro. Originalmente, las constelaciones predijeron todo el Plan de Dios desde el nacimiento virginal de Cristo (Virgo) hasta Su venida como el León de la tribu de Judá (Leo). Se predijo Su naturaleza dual como Hijo de Dios e Hijo del hombre (Géminis) y Su muerte como el Cordero de la Pascua (Aries). Se predijo la Iglesia y los Vencedores (la Osa Menor y la Osa Mayor, los dos rediles). Se predijo del juicio venidero (Libra) y la efusión del Espíritu (Acuario).

Por desgracia, los hombres perdieron gran parte de la revelación original de las estrellas y la sometieron a sus propios dioses. Ellos utilizaron las estrellas para obtener profecía aparte de la mente de Cristo y la usaron de acuerdo a sus propios fines carnales. Sin embargo, a pesar de esto Dios tomó el crédito de haber dado nombre a las estrellas (es decir constelaciones), en el Salmo 147:4,

4 El cuenta el número de las estrellas; da nombre a todas ellas.

El Salmo 19:1 dice que "los cielos cuentan la gloria de Dios, y el firmamento anuncia la obra de sus manos". Las constelaciones eran señales de los doce hijos de Jacob (Génesis 37: 9), y cada una de las tribus representaba una constelación diferente en sus banderas cuando salieron de Egipto. Incluso su colocación en el campo de alrededor del tabernáculo se ordenó de acuerdo con el círculo de las doce constelaciones.

Los magos, también, entendían el significado profético de las señales en los cielos, y por lo tanto supieron cuándo y dónde el Mesías había nacido (Mat. 2:1,2).

Por lo tanto, vemos que es el mal uso de los Signos del Zodiaco lo que Dios aborrece, junto con el mal uso de las señales y la profecía en general. Cuando los hombres se asoman hacia el futuro de forma ilegal y con fines ilícitos, pecan contra Dios.


La hechicería y la brujería en Israel

Los que lanzan hechizos, o maldicen a aquellos a quienes Dios ha bendecido, o bendicen a los que Dios ha maldecido, o participan en la manipulación con fines egoístas, están participando en la brujería.

Aquellos que invocan a los muertos (Deut. 18:11), para consultar las cosas que Dios ha ocultado de los vivos, están involucrado en el espiritismo y la brujería. El rey Saúl comenzó a rebelarse contra Dios, y Samuel le dijo que la rebelión era como la brujería (1 Sam. 15:23). La rebelión de Saúl finalmente maduró en brujería en toda regla cuando consultó a la bruja de Endor para invocar a Samuel de entre los muertos (1 Sam. 28:11).

Es interesante que Deut. 18:11 coloca a los médiums espiritistas fuera de la Ley. La palabra hebrea para "médium" es sha'al, la raíz del nombre de Shaúl, o Saúl. Significa pedir o preguntar. La gente había "pedido" un rey, por lo que se les dio un hombre cuyo nombre reflejaba esto (1 Sam. 12:17). Pero al pedir un rey, estaban rechazando el gobierno directo de Dios 1 Sam. 8: 7). Al consultar entre sí en lugar de consultar la voluntad de Dios, estaban, en esencia, participando en brujería como médiums espiritistas. Por lo tanto, su rey reflejó su propio corazón, y el problema que surgió de esto fue la consecuencia de su propia maldad.

La solicitud de Israel no estaba en conformidad con la voluntad de Dios. Estaban usando su voluntad para hacer frente a la voluntad de Dios, o para forzar a Dios Su voluntad, y esto es brujería.

No es de extrañar, entonces, que Saúl comenzara su carrera real en rebelión, y la terminara en la brujería. La noche antes de morir, él estaba desesperado por una Palabra de Dios, pero los cielos estaban en silencio. Este era su momento de la verdad. Debería haberse arrepentido de su rebelión, pero en cambio, buscó un medio para evocar a Samuel. De este modo, puso en la monarquía Tiempo Maldito, y 414 años más tarde el rey Joaquín fue enviado a una prisión de Babilonia a pagar el precio por el acto final de rebelión de Saúl.


Brujería en la Iglesia

En 1 Sam. 12:17 leemos que Saúl había sido coronado en el día de la cosecha del trigo, es decir, la Fiesta de las Semanas o Pentecostés. Era un tipo profético de la Iglesia bajo Pentecostés, porque aunque el Espíritu de Dios vino sobre él y profetizó, su corazón seguía sin Ley. Y cualquier persona que estudie la historia de la Iglesia verá una imagen sórdida que corre paralela al reinado de Saúl. Cada año en el reino de Saúl refleja los acontecimientos de un ciclo de Jubileo en el reino de la Iglesia-Saúl.

El problema con Saúl fue que reflejaba el corazón de las mismas personas que habían rechazado el gobierno directo de Dios y que querían ser gobernados por los hombres (1 Sam. 8:7). Ellos deseaban solamente una relación indirecta con Dios, una que incluía a un hombre colocado entre ellos y Dios, es decir, un vicario de Cristo.

Esto era similar al problema que Moisés mismo había enfrentado en el Monte Horeb, cuando la gente tuvo mucho miedo de escuchar la voz de Dios directamente y en su lugar exigieron que Moisés oyera la Palabra y les dijera lo que Dios había dicho (Éxodo 20:18-21). No se dieron cuenta de que una relación indirecta con Dios nunca podría traer la herencia que había sido prometida a ellos.

Podemos ver, por lo tanto, cómo las personas eran culpables de acercarse a Dios de una manera ilícita. La raíz del problema es la rebelión, que es como el pecado de adivinación (1 Sam. 15:23). El resultado directo de su rebelión fue impedir a sus oídos oír la voz de Dios directamente y exigir un hombre para decirles lo que Dios había dicho.

Oír la Palabra de Dios a través de los hombres no es un problema, siempre y cuando se sepa cómo "rumiar" de acuerdo con las Leyes Alimentarias de Levítico 11. Sólo cuando los hombres se tragan lo que los hombres dicen sin meditar sobre ello se manifiestan elementos de brujería. Hay una gran diferencia entre oír directamente a Dios y escuchar a Dios a través de los hombres. Y cuando los hombres en liderazgo demandan que su palabra o enseñanza deben ser aceptados sin discusión y sin un doble testimonio del Espíritu, simplemente están “cristianizando” la brujería.


Los cristianos nunca deben exigir que sus predicadores, sacerdotes o líderes actúen como médiums, como lo hicieron los hijos de Israel. Tampoco deben los líderes exigir que sus mandamientos o enseñanzas se sigan aparte del testimonio del Espíritu Santo. Las personas siempre deben tener el derecho a "rumiar". Cualquier otra cosa es brujería manipuladora.

http://www.gods-kingdom-ministries.net/teachings/books/deuteronomy-the-second-law-speech-5/chapter-12-spiritual-boundaries/

No hay comentarios:

Publicar un comentario