TRADUCTOR-TRANSLATE

ANTECEDENTES PARA PRÓXIMA CAMPAÑA DE ORACIÓN "DEJA IR A MI PUEBLO"- Parte 2: La higuera maldita no dará fruto sino hojas, God's Kingdom Ministries


Antecedentes de una campaña de oración que viene pronto, Parte 2

30 de Mar, 2017

Los judíos hoy en día son de dos ramas principales: sefardíes y askenazíes. El askenazíes son de Europa del Este y, de acuerdo con la Enciclopedia Judía, son convertidos turco-mongoles al judaísmo en (640-760 dC). Los judíos sefardíes (“españoles”)  tienen sus raíces en Judea y Jerusalén, que fue destruida en el año 70 dC.
Estos judíos sefarditas fueron dispersados ​​después de la destrucción de Jerusalén y se dispersaron por muchas de las naciones del Medio Oriente. Una gran parte de ellos se trasladó a España, donde permanecieron hasta ser expulsados por la reina Isabel en 1492.
Debido a que la rama sefardí tiene sus raíces en la era del Nuevo Testamento, ellos fueron los que entraron en conflicto con Jesús durante Su ministerio. Judea estaba representada proféticamente por la higuera en Jeremías 24, donde encontramos dos tipos de “higos” (es decir, judíos), algunos malos y algunos buenos.
Cuando el tiempo del ministerio de Jesús se acercó, un profeta llamado Juan el Bautista fue enviado a predicar el arrepentimiento para preparar el camino. También anunció que una queja se había interpuesto en contra de Judea en la Corte Divina, y que una “visitación” (o investigación) había empezado para ver si los cargos eran ciertos. Leemos acerca de esto en Lucas 3:8,9,
8 Haced, pues, frutos dignos de arrepentimiento, y no comencéis a decir dentro de vosotros: “Tenemos por padre a Abraham”, porque yo os digo que puede Dios de estas piedras dar hijos a Abraham. 9 Y también el hacha ya está puesta a la raíz de los árboles; todo árbol que no da buen fruto, es cortado y echado en el fuego.
Juan fue ejecutado por el rey Herodes antes de la conclusión de la visitación, por lo que Jesús continuó la investigación por los próximos tres años. Hacia el final del tiempo, Él dijo una parábola en Lucas 13:6-9,
6 Y él empezó a contar esta parábola: “Un hombre tenía una higuera que había sido plantada en su viña; y fue a buscar fruto en ella, y no encontró ninguno”. 7 Y dijo al viñador: "He aquí, hace tres años que vengo a buscar fruto en esta higuera, y no encuentro ninguno. ¡Córtala! ¿Por qué ha de inutilizar el terreno?" 8 Y él respondió, y le dijo: "Déjala tranquilo, señor, también por este año, hasta que yo cave alrededor de ella, y le eche abono; 9 y si da fruto el año que viene, bien; pero si no, la cortarás".
La higuera todavía no dio fruto, porque Jesús sabía que la nación lo rechazaría, rechazando de este modo el arrepentimiento, como Juan había ordenado. Finalmente, en la última semana antes de Su crucifixión, cuando Jesús se encontró una higuera con muchas hojas pero sin fruto, vio proféticamente que representaba a la nación de Judea. Así que Él puso una maldición sobre ella, diciendo: Ya no salga nunca ningún fruto de ti (Mateo 21:19). Y el árbol se marchitó a la mañana siguiente.
Unos días más tarde, Jesús se refirió a la higuera, diciendo en Mateo 24:32,33,
33 aprended la parábola de la higuera; Cuando ya su rama está tierna, y brotan las hojas, sabéis que el verano está cerca; 34 Así también vosotros, cuando veáis todas estas cosas, sabed que está cerca, a la puerta.
Jesús había estado hablando acerca el momento de Su regreso, la tribulación, y la destrucción de Jerusalén. Estaba dando a entender que el calendario de estos eventos se relacionaba con el regreso de la higuera a la vida, y sobre todo a cuando “brotan las hojas”. La mayoría de los cristianos evangélicos y pentecostales entienden que se trata de la creación de Israel en 1948, y estoy de acuerdo con eso. En lo que difiero con el pensamiento dominante es donde muchos creen que esta higuera profética llevará fruto. Tal como lo veo, Jesús profetizó sólo que traería más “hojas”. Si llegara a dar fruto, como muchos dicen, entonces Jesús profetizó falsamente en Mateo 21:19.
Dios no está satisfecho con las hojas. Las hojas de higuera han sido un problema desde Adán (Génesis 3:7), ya que representan una auto-justificación carnal hecha por el hombre para tratar de encubrir por el pecado. Dios está buscando el fruto, no hojas.
Por lo tanto, desde 1948 la higuera profética, conocida como el estado de Israel, no ha dado fruto a Dios, ni la nación ha acudido al llamado al arrepentimiento que Juan Bautista emitió. Hay, por supuesto, judíos individuales que se han arrepentido, así como Jesús mismo tuvo discípulos en el primer siglo, pero los individuos no constituyen la nación misma. Para que la nación diera Sus frutos, el propio gobierno tendría que emitir una proclama oficial de que Jesús es Rey. Eso no se ha hecho, ni se va a hacer.
El propósito de la segunda oportunidad -profetizada por la higuera volviendo a la vida- es dar a la nación una oportunidad más para arrepentirse antes de la destrucción final y permanente profetizada en Jeremías 19:10,11Si Jerusalén hubiera sido totalmente destruida en el año 70, la higuera nunca podría haber vuelto a la vida en un momento posterior. Por lo tanto, el establecimiento del Estado de Israel era necesario para cumplir la profecía de Jesús en Mateo 24:32,33.
El problema viene cuando los maestros de la Biblia proclaman que la nación de Israel pronto producirá el fruto que Dios requiere. Si esto llegara a suceder, Jeremías 19:11 fallaría, y la maldición profética de Jesús en Mateo 21:19 también fracasaría. Tanto Jeremías como Jesús resultarían ser falsos profetas. Eso, por supuesto, nunca sucederá.
La confusión radica en la ceguera del hombre en no ver la diferencia entre Israel y Judá. Ellos asumen que los judíos son Israel, cuando en realidad el término “judío” es la abreviatura de “Judá” (o de Judea). Los israelitas eran de las diez tribus que se separaron de Judá en 1 Reyes 12:16,19La casa del norte de Israel más tarde fue llevada cautiva a Asiria. Los judíos de Judá sobrevivieron a la cautividad, pero fueron llevados a Babilonia 120 años más tarde. A partir de entonces, los dos pueblos se separaron y se mantuvieron distintos hasta el presente día.
Los profetas dan Israel muchas profecías de restauración, incluyendo la de Jeremías 18:1-10, donde Israel es representada como un trozo de arcilla húmeda siendo conformado por un alfarero. El barro se quebró, por lo que fue aplastado y rehecho como otro recipiente útil. Pero en Jeremías 19, cuando el profeta comienza a profetizar acerca de Judá y de Jerusalén, esa nación es descrita como una vasija de arcilla endurecida, que luego fue quebrada en el valle de Ben-Hinom, para no poder ser reparada o reconstruida.
El contraste no puede ser más obvio. En 1948 se estableció un estado judío, pero se llamó Israel con el fin de hacer que pareciera que se estaban cumpliendo las profecías de las diez tribus, es decir, la arcilla húmeda de Jeremías 18:1-10En realidad, sin embargo, estaban abriendo el camino para el momento en que la vieja vasija se rompiera en el valle de Ben-Hinom.
La caída del Estado de Israel, entonces, no hará que la profecía falle. Los judíos no pueden cumplir las profecías de la Biblia de la restauración Israel. Cada uno tiene su propio conjunto de profecías que cumplir. Pero Dios ha cegado los ojos de la Iglesia con el fin de permitir que la higuera estéril volviera a la vida y para ver si podrá dar fruto. La Iglesia ha orado y orado por “Israel” durante casi 70 años, fertilizando el árbol con fidelidad y con la esperanza de que va a dar sus frutos. Si hubieran sabido la verdad, no podrían haber encontrado la motivación para fertilizar el árbol durante tantos años. Sus esfuerzos han tenido un pequeño grado de éxito en la medida en que concierne a judíos individuales, pero no hay ninguna profecía bíblica que indique que la nación misma se salvará.
Ahora estamos en 2017, que es el 70º año desde la Resolución Palestina de la ONU (29 de noviembre de 1947). Creo que Dios ha dado al estado judío 70 años para dar frutos. En efecto, se les han dado de vuelta los 70 años que pasaron en Babilonia. Pero en vez de arrepentirse, trataron de tomar el control del sistema de Babilonia, y de ese modo se convirtieron en parte de la propia bestia. No hicieron caso de la advertencia de Jesús en Mateo 21:44, por lo que serán aplastados por la piedra que golpea la imagen de Babilonia en sus pies y dedos de los piesEl momento de la destrucción de Jerusalén, entonces, está ligada a la destrucción del propio Sistema de la Bestia, que, como hemos demostrado, está prevista a finales de 2017. Uno no puede separarlo. Este es un evento de Jerusalén tanto como un evento de Babilonia. Dios tiene la intención de liberar a Su pueblo de todas las formas de servidumbre, sea cual sea su fuente -Babilonia, Sodoma, Egipto, Jerusalén, o la propia carne.
El llamado de Dios sigue siendo el mismo. Él está buscando el fruto -el fruto del Espíritu. La profecía de Isaías 27:6 nos dice a través de quienes este fruto vendrá:
6 En los días venideros Jacob echará raíces, Israel florecerá y brotará; y sllenarán todo el mundo con el fruto.
Sí, Israel va a dar sus frutos, pero Judá tendrá sólo las hojasNo se deje engañar por la etiqueta que el Estado Judío ha elegido para llamarse sí mismo. Se puede llamar a sí mismo Israel, pero no es el Israel bíblico. Israel y Judá eran dos naciones separadas. Las tribus de José estaban en Israel, y el titular específico del Derecho de Nacimiento fue Efraín, “fructífero”. Su padre José recibió el Mandato Fecundidad, porque Génesis 49:22 dice: “José es una rama (ben , “hijo”) fructífera. El Mandato de Dominio, o Cetro, fue dado a Judá (Génesis 49:10temporalmente “hasta que venga Siloh”.
Así que ahora hemos llegado al año 2017, cuando nos estamos preparando para ver el acto final en el gran escenario de la historiaComo nosotros también somos participantes, somos partidarios de que Israel de frutos, o partidarios de la higuera que sólo tiene hojas de Judá, que se hace llamar IsraelSe trata de un conflicto entre Jesús y los principales sacerdotes para ver quién es reconocido verdaderamente como el Rey-Mesías.
Vamos a estar del lado de Jesús en este conflicto, de manera que evitemos convertirnos en otro Judas, el que traiciona a Jesús ante aquellos que usurpar Su trono.

Dr. Stephen Jones

No hay comentarios:

Publicar un comentario