TRADUCTOR-TRANSLATE

PRIMERA CORINTIOS 4 (2): ¿Adquirieron una herencia anticipada?, Dr. Stephen E. Jones

13/03/2017



En 1 Corintios 4:6 Pablo identifica el orgullo como la fuente de divisiones y facciones. El orgullo hace que se vaya más allá (o transgreda) los mandamientos de la Escritura, cuando en realidad se debe andar en estricta conformidad con la Palabra. Luego les hace algunas preguntas indignadas en 1 Corintios 4:7,

7 Porque ¿quién te distingue como superior? Y ¿qué tienes que no hayas recibido? Y si lo recibiste, ¿por qué te jactas como si no lo hubieras recibido?

Tal vez el pensamiento se expresa mejor esta manera, si se me permite parafrasearlo:

7 Entonces, ¿qué te hace tan especial? Y ¿qué tienes que no sea un don? Pero si lo ha recibido como un don, ¿por qué presumes como si te lo hubieras ganado?

Cualquiera que sea la revelación o el don espiritual que uno tenga no son auto-derivados, ni siquiera ganados. Dios ha dotado a todos con lo que tienen, y el propósito de cada don es para edificar la Iglesia. En otras palabras, sólo somos administradores de los dones de Dios, como dice el versículo 2. Ellos son para el beneficio del cuerpo y no deben utilizarse para la propia ventaja personal.

Los que reclaman los dones de Dios, como si fueran distinguidos y especiales, no están actuando como administradores, sino como propietarios. El orgullo ha sustituido el espíritu de administración, y por lo tanto, el orgullo, no la verdad, es la raíz de la división. Es muy fácil llegar a ser orgullosos de la propia revelación de la verdad. Pablo entendía esto muy bien, porque él también había recibido gran revelación. Él escribió en 2 Corintios 12:7,

7 Y para que por la grandeza de las revelaciones no me enalteciera desmedidamente, me fue dada una espina en la carne, un mensajero de Satanás que me abofetee para que no me enaltezca.

Muchos han especulado sobre la naturaleza del "aguijón en la carne" de Pablo, pero nuestro punto aquí es mostrar que Dios lo usó para recordar a Pablo que no era más que un administrador de la revelación, no su propietario. De ahí también, que no tenía derecho a exaltarse por encima de otros líderes o cualquier otro creyente.


El sarcasmo de Pablo
Pablo entonces se involucra en algún sarcasmo mordaz en 1 Corintios 4: 8,

8 Vosotros ya estáis saciados, os habéis hecho ricos, habéis llegado a reinar sin nosotros; y me gustaría que de hecho hubierais llegado a reinar, para que nosotros también pudiéramos reinar con vosotros

Pablo no tenía la intención de que sus lectores lo fueran a tomar en serio o literalmente. Cualquiera que fuera la persona sin nombre que tenía en mente estaba actuando por presunción. Pero su sarcasmo se revela en su declaración, "os habéis convertido en reyes sin nosotros", es decir, antes que nosotros. El Comentario de la Biblia Wycliffe dice,

"La era mesiánica, que debía comenzar después de que el tribunal de Cristo y su Segunda Venida a la Tierra, ya se había iniciado por los corintios, escribió Pablo en tono de reproche. 'Ellos (tuvieron) consiguieron un milenio privado por si mismos' (ICC, p. 84). El verso proporciona algunas pruebas del concepto de Pablo del Reino" (p. 1236).

Podríamos añadirla a la lista de declaraciones sarcásticas de Pablo: "Ya os habéis perfeccionado; ahora tenéis toda la verdad; vosotros sois seres resucitados, que ahora han alcanzado todos los premios que se dan en el tribunal de Cristo".

Los que piensan que han alcanzado ahora lo que ha de ser dado como una recompensa después, padecen de orgullo espiritual, dice Pablo. Quisiera Dios que, efectivamente, hubieran comenzado a reinar ya, porque entonces todos los vencedores estaríamos reinando con ellos como reyes. Juan explica esto, por supuesto, al final de Apocalipsis 20:4, que dice de los resucitados, "Volvieron a vivir y reinaron con Cristo mil años".

Una vez más, Juan dice en Apocalipsis 20:6, "que serán sacerdotes de Dios y de Cristo, y reinarán con él mil años".

Hay quienes espiritualizan esto a fin de que sea una realidad presente. Sin embargo, Pablo claramente refuta esta enseñanza con su sarcasmo escrito a los Corintios. Podríamos preguntarnos, sin embargo, cómo esta enseñanza equivocada tuvo su inicio. La enseñanza más incorrecta tiene al menos un grano de verdad. Muchas mentiras se construyen sobre un verdadero principio que ha sido mal interpretado o mal aplicado.

La muerte y la resurrección de Cristo nos aseguran todas las cosas, incluyendo la salvación del mundo. La salvación de todos los hombres está HECHA (1 Timoteo 4:10). Pero el momento aún no se ha resuelto en la historia. Cuando uno no reconoce las Leyes del Tiempo, asume que ya ahora se han dado todas las cosas. Pero Dios no es tan irresponsable como para dar a las personas inmaduras toda Su autoridad, porque inevitablemente harían mal uso de ella, sin saber la diferencia entre la Voluntad de Dios y el Plan de Dios. De hecho, trabajarían en contra del Plan Divino e incluso destruirían el mundo.

Al parecer, había una facción dentro de la iglesia de Corinto que había reclamado su herencia completa en Cristo. Se creían que ahora eran "reyes", y que los creyentes sólo tenían que reclamar esto por fe con el fin de hacer que sea una realidad en el mundo. En muchos sentidos, esto era una enseñanza temprana de la prosperidad, que Pablo refutó con sarcasmo.


Los espectáculos
Pablo comienza a contrastar la falsa creencia de "prosperidad" en 1 Corintios 4:9, diciendo:

9 Porque pienso, Dios nos ha exhibido a nosotros los apóstoles en último lugar, como a sentenciados a muerte; porque hemos llegado a ser espectáculo al mundo, a los ángeles y a los hombres.

En el tiempo de Pablo y, posteriormente, la gente podría encontrar entretenimiento en los estadios o teatros, donde podían ver un show o espectáculo. Estos espectáculos se hicieron cada vez más sangrientos y violentos en los últimos años. Los gladiadores luchaban con las bestias salvajes y también con los criminales condenados. Cuando el cristianismo fue declarado ilegal, muchos cristianos también fueron condenados a muerte y se convirtieron en espectáculos para la gente, que los vieron siendo asesinados por los gladiadores o por animales salvajes.

Tertuliano fue un abogado romano de principios del siglo III. Escribió un tratado llamado De Spectaculis, o "Los Espectáculos". También fueron llamados "El Circo". El autor muestra sus paganos orígenes idólatras, porque el término Circo se deriva de Circe, la hija del Sol, mejor conocida por su supuesta capacidad de convertir a los hombres en animales con el movimiento de su varita. Por lo tanto Tertuliano escribe:

"... El circo se consagró principalmente al Sol ... Los que afirman que el primer espectáculo fue exhibido por Circe y en honor del Sol, su padre, como ellos lo tenían, mantendrán también que el nombre de 'circo' se deriva de ella. (Cap. VIII)

Tertuliano escribe sobre los espectáculos y cómo los cristianos fueron sacrificados en estos circos. ¡Por desgracia, después, se vuelve bastante vengativo (cap. XXX) al hacer del Gran Trono Blanco un espectáculo para los cristianos viendo a los paganos siendo ejecutados y torturados en fuego!

"¡Pero lo que es un verdadero espectáculo es que se aproxima rápidamente advenimiento de nuestro Señor, ahora propietario de todo, ahora altamente exaltado, ahora un triunfador! ... ¡Cuán vasto espectáculo luego estallará en los ojos! ¿Qué excita mi admiración? ¿Qué que mi burla? ¿Qué visión me da alegría? ¿Qué me despierta a la gloria? Cuando veo a tantos monarcas ilustres, cuya recepción en los cielos fue anunciada públicamente, que gimen ahora en la oscuridad más baja con el gran Jover mismo [Yahweh], y los que, también, han dado testimonio de su exaltación; gobernadores de las provincias, también, que persiguieron el nombre de Cristianos, en fuegos más severos que aquellos con los que en los días de su orgullo zumbaban en contra de los seguidores de Cristo".

Tertuliano fue uno de los padres de la Iglesia latina que tomaron el Lago de Fuego como un lugar literal de tortura, al contrario de la mayoría de sus contemporáneos griegos. En el turno posterior del poder religioso de Roma, su visión fue adoptada como "verdad", y de esto vino la práctica de la quema de herejes en la hoguera.

Pero en el primer siglo, Pablo no tiene ninguna actitud vengativa hacia los idólatras. Él sólo habla de la persecución contra los cristianos, y especialmente contra los mismos apóstoles. Algunos de los apóstoles ya habían muerto, aunque ninguno (que nosotros sepamos) en un circo. Pablo parece prever que el momento estaba a punto de venir, donde tales espectáculos serían comunes.


La confrontación con la realidad
Pablo entonces continúa su sarcasmo en 1 Corintios 4:10,

10 Nosotros somos insensatos por amor de Cristo, pero vosotros prudentes en Cristo; nosotros somos débiles, pero vosotros fuertes; vosotros sois honorables, pero nosotros despreciados.

De nuevo se estaba dirigiendo a sus críticos que creían que el Juicio del Gran Trono Blanco ya se había producido (probablemente espiritualmente), y que ya se habían convertido en Hijos Manifiestos de Dios. Los apóstoles eran todavía "insensatos", pero estos Hijos Manifiestos de Dios eran "prudentes". Los apóstoles eran todavía "débiles", pero estos Hijos Manifiestos de Dios eran "fuertes". Los apóstoles eran "despreciados", pero estos hijos manifestados de Dios eran "honorables".

Todo esto fue dicho para refutar su afirmación, no para establecerla. Este fue un reproche, no una afirmación de su enseñanza. Estos afirmaban su herencia incluso antes de que los apóstoles hubieran sido recompensados, y al hacerlo, habían superado lo que está escrito en la Escritura (4: 6, aprendáis lo de no propasarse de lo que está escrito). 1 Corintios 4:11-13 continúa,

11 Hasta el momento presente padecemos hambre, tenemos sed, andamos mal vestidos, somos abofeteados, y no tenemos morada fija. 12 Nos fatigamos trabajando con nuestras propias manos; nos maldicen, y bendecimos; padecemos persecución, y la soportamos. 13 Nos difaman, y exhortamos; hemos venido a ser hasta ahora como la escoria del mundo, el desecho de todos.

La implicación es que Cristo no había venido a Restaurar Todas las Cosas. Los apóstoles seguían llevando en sus cuerpos las marcas de la propia persecución y el martirio de Cristo. Aún vivían en la estela de la Primera Obra de Cristo. Cristo no había hecho todo por ellos; se pidió a los apóstoles que participaran en los sufrimientos de Cristo. Cristo era Su ejemplo, y fueron llamados, no para evitar o escapar del mismo tratamiento, sino para seguir el ejemplo de bendición de Cristo, incluso aunque fueran vilipendiados.

Tertuliano no hizo un buen trabajo en esto, porque sus palabras muestran un gran deseo de venganza, deseando que llegara el día en que los idólatras fueran tratados de la misma manera como ellos habían tratado a los cristianos. Debería haber tratado de bendecirlos, no de injuriarlos.

Pero Pablo estaba hablando a ciertos creyentes de Corinto que habían comenzado a enseñar que ahora eran Hijos Manifiestos de Dios, que ya habían recibido su herencia completa en Cristo. Parece que pensaban que los apóstoles se habían quedado cortos al no aprehender todo lo que Cristo había ganado para ellos en la Cruz. En su orgullo espiritual, se habían elevado por encima de los apóstoles, cuya experiencia parecía caer muy por debajo de sus propias expectativas.

Luego Pablo dice en 1 Corintios 4:14,

14 No escribo esto para avergonzaros, sino para amonestaros como a mis hijos amados.

Por lo tanto, su sarcasmo era real, pero no fue diseñado para avergonzarles, sino para amonestarles. No hay duda, sin embargo, que su sarcasmo les dio en el blanco, ya que ellos lo habrían reconocido inmediatamente. Y cuando hoy nos damos cuenta de que Pablo estaba respondiendo a la carta de Cloe sobre los problemas en la iglesia de Corinto, entonces, podemos ver más fácilmente que Pablo estaba usando el sarcasmo.

Pablo no nos estaba diciendo que la condición de la iglesia de Corinto era buena. Él les estaba dando una prueba de la realidad.



No hay comentarios:

Publicar un comentario