TRADUCTOR-TRANSLATE

¿QUIÉN ES EL ANTICRISTO?, "La Lucha por el Derecho de Nacimiento" - Dr. Stephen E. Jones

NOTA ADMINISTRADOR: 

Se nos presenta aquí, anuestro parecer, el concepto de un hombre de destrucción (anticristo liderazgo sionismo-judaismo) y un hijo de perdición (Judas-cristianismo apóstata sionista) colectivos, que, a nuestro juicio, encaja muy bien con el Cristo Corporativo o Colectivo (el Señor y Sus Vencedores). ¿Estaremos viendo el escenario del tiempo final: los pies de hierro y barro de la estatua de Nabucodonosor, frente al los pies del Cuerpo de Cristo?


El significado literal del Anticristo

El término griego "anticristo", se compone de dos palabras griegas: contra y christos. En Mat.02:22 tenemos una ilustración del significado de la lucha. Dice así:

22 Pero oyendo que Arquelao reinaba en Judea en lugar de [griego: contrasu padre Herodes, tuvo miedo de ir allá.

La palabra contra significa "en lugar de" en el sentido de alguien que sustituye a otro. Es algo más que actuar en nombre de otro, como un vicepresidente que actúa en nombre del presidente durante su ausencia. El vicepresidente no se atrevería a hacer nada que el presidente ausente no haría, porque si él presume de hacerlo, entonces el vicepresidente de hecho sería un usurpador. La palabra anti, tal como se aplica en Mat. 2:22 arriba, quiere decir que Arquelao reemplazó a su padre Herodes, que había muerto. Si, por el contrario, Arquelao habría destronado a su padre Herodes y luego gobernado Judea "en lugar de" su padre Herodes, los hombres dirían que había usurpado el trono de forma ilegal.

Juan usa el término "anticristo" en este último sentido. El pueblo había usurpado el trono del verdadero Rey, Jesucristo. Ellos estaban gobernando "en lugar de" o contra Cristo. Es por esto que Juan describe al anticristo en términos de los que rechazan el Rey, negando que Jesús es el Mesías que el Padre le había enviado para gobernar la tierra.

Judas apoyó a los líderes judíos y traicionó a Jesús. Judas se llama por eso "el hijo de perdición" en Juan 17:12. Pablo dice en 2 Tes. 02:034,

3 Que nadie en modo alguno os engañe; porque no vendrá a menos que la apostasía [apostasía, "arrojando'] venga primero, y el hombre de pecado [anomiase manifieste [apokaluphthe, "revele"], el hijo de destrucción[es decir, de perdición], 4 el cual se opone y se levanta contra todo lo que se llama Dios o es objeto de culto, tanto que se sienta en el templo de Dios, presentándose como si fuera Dios.

Pablo habló de este evento, que tendrá lugar en el futuro. Se lo vincula con el "día del Señor", que, según Pablo, no se llevará a cabo hasta que primero la "apostasía" y la presentación del hombre de pecado se lleve a cabo. Sabemos por esto que el "día del Señor" aún no había ocurrido cuando Pablo escribió su epístola. El "día del Señor" era el momento de que serían derrocados los enemigos de Cristo, y a Cristo se le daría su merecido lugar como heredero de todas las cosas. Es decir, a Él se daría tanto el mandato de dominio de Judá, como el mandato de la fecundidad de José.

Pero para que esto ocurra, el usurpador debe ser expuesto, derrocado, y echado fuera. Es evidente que en todo esto hay una "apostasía". Pero la palabra apostasía significa literalmente "un extrañamiento (una selección afuera)", no una "apostasía," como si alguien cayera de forma pasiva. La palabra apostasía se utiliza de nuevo en Hechos 21:21 , donde Pablo fue acusado de enseñar a la gente a "renunciar" a Moisés. La palabra significa literalmente "echar fuera" a Moisés. En ese sentido, la palabra puede referirse a una apostasía de la ley de Moisés. Pero significa literalmente desechar a Moisés.

Así que en 2 Tes. 2:03 Pablo usa el término nuevo. Algo se debe primero echar a un lado antes de que el día del Señor pueda venir. ¿Qué es lo que debe ser desechado? Pablo parece estar diciendo que el "hombre de pecado" y "hijo de perdición" deben ser echados fuera primeroEl hombre de pecado no es lo mismo que el hijo de perdición. El hijo de la destrucción es obviamente una referencia a JudasJuan 17:12 ). El hombre de pecado parece referirse a los propios líderes judíos, quienes habían usurpado el trono de una manera anárquica.

En Hechos 2:23 Pedro dice en su sermón pentecostal,

23 este hombre [Jesús], entregado por el determinado consejo y anticipado conocimiento de Dios, clavado en una cruz por manos de  hombres inicuos [anomos, "SIN LEY"] y disteis muerte.

Esta misma palabra griega anomos ("sin ley") se utiliza de nuevo en 2 Tes. 2:08, donde Pablo dice que "el hombre de pecado será revelado" o dado a conocer por la venida de Cristo. No sé por qué la NASB (citada más arriba) utiliza el término "ateo" en lugar de fuera de la ley. Su error de traducción tiene mucho sentido. La palabra griega para "ateo" es atheos. Esta palabra se usa en Ef.2:12, donde se habla de los "gentiles" como "sin esperanza y sin Dios [ atheos, "sin Dios"] en el mundo". Por otra parte, la palabra griega anomos viene de la palabra nomos, que significa ley. La "a" hace que sea negativa, "sin ley".
El cumplimiento de la función del "hombre de pecado" y del "hijo de perdición" ya no es un papel desempeñado por una sola persona, como Judas. En la segunda aparición de Cristo, el papel es interpretado por un grupo de personas. El hombre de pecado debe ser considerado como un sustantivo colectivo. Así que Pablo estaba basándose en su conocimiento de los acontecimientos que rodearon la traición y crucifixión en Jerusalén, cuando escribió la carta a la Iglesia de Tesalónica de Jesús. Vio al hombre de pecado como un cuerpo colectivo de los higos malos dirigidos por los jefes de los sacerdotes del templo. Pablo vio al hijo de destrucción, o al hijo de perdición, como Judas, el traidor que les ayudó a usurpar el trono y el mandato de dominio de Jesús, el Rey legítimo.

Pablo dice que este "hombre de pecado", al usurpar el trono de Dios en su templo, había sustituido a Jesucristo como Rey. Este "hombre de pecado", entonces "toma su asiento en el templo de Dios, presentándose como si fuera Dios" ( 2 Tes. 2:04 ). Los versículos 7, 8 continúan,

Porque el misterio de la iniquidad ya está en acción, sólo que aquel [Dios] que por ahora lo detiene [los higos malos] lo hará hasta que sea quitado de en medio. 8 Y entonces será revelado ese inicuo ["desvelado"] a quien el Señor matará con el espíritu de su boca, y destruirá con el resplandor de su venida;

Pablo está diciendo que los higos malos que han usurpado el trono de Dios en su templo serán expuestos, revelados, o dados a conocer en el momento de la segunda aparición de Cristo. ¿Es este el anticristo? Sí, por supuesto que lo es, pero se refiere específicamente a los líderes de la comunidad judía sionista y también a los líderes del judaísmo en general, todos los cuales están fuera de la ley por definición bíblica. Estos líderes rabínicos han cegado los ojos de los judíos comunes en apoyo a la rebelión de Absalón contra David -es decir, los líderes judíos contra Jesús.

Del mismo modo, la mayoría de los maestros de la profecía cristiana hoy ven el ascenso del anticristo como realmente algo nuevo, con muy poco precedente bíblico. Por lo general, no ven (o prefieren ignorar) la historia de Absalón y Ahitofel y cómo esta fue una alegoría profética de los acontecimientos del Nuevo Testamento. Muy pocos entienden cómo estas cosas se han repetido en el siglo XX con el surgimiento del sionismo y el "Estado de Israel". Por esta razón, gran parte de la enseñanza de la Iglesia ha engañado a la gente a convertirse en uno con Judas, y traicionar a su Amigo y Maestro.

Es Dios, sin embargo, El que ha cegado los ojos de su pueblo, a fin de que las Escrituras se cumpliesen. Tal como los ojos de Israel estaban cegados durante todos los cuarenta años que Moisés los condujo en el desierto ( Deut. 29:4 ), también la "iglesia en el desierto" ( Hechos 7:38 ) del Nuevo Testamento ha sido cegada durante sus cuarenta Jubileos de deambular bajo la unción de Pentecostés. Nada de esto podría haber ocurrido si Dios hubiera abierto los ojos de su pueblo.

Muchos están esperando un "rapto" para eliminar a la Iglesia de la tierra al principio, en medio o al final de una tribulación de siete años. Durante esta tribulación, dicen, el Anticristo aparecerá como un líder mundial y establecerá su cuartel general en un templo recién reconstruido en Jerusalén. Se demuestra en nuestro libro, Las Leyes de la Segunda Venida, que el concepto del "rapto" necesita ser redefinido en términos de la Fiesta de los Tabernáculos. No es un escape de la tierra, sino una transformación del cuerpo. Los vencedores que cumplan con esta fiesta tendrán la capacidad de hacer lo que hizo Jesús después de Su resurrección. Ellos serán capaces de "viajar" libremente entre el cielo y la tierra, primero enseñar a la gente en la tierra y luego ministrar al Padre en el cielo.

Sea o no que un solo líder judío vaya a surgir como el Anticristo, vamos a esperar y ver. No hay mucha diferencia, sin embargo. La cosa importante a saber es que toda la higuera mala no merece apoyo cristiano, ya sea financiero o político. Debe ser que los sin ley usurpen los mandatos de dominio y de fecundidad, pero debemos seguir siendo fieles discípulos de Jesucristo y estar dispuestos, si es necesario, para vivir con David en el desierto, y no en el palacio con Absalón.


En cuanto a la idea de la tribulación y de su duración, hay que reservar este tema para otro libro explicando el libro de Apocalipsis. Es lamentable que casi nunca es un tema completo en sí mismo. Pero de esto se ha escrito mucho para que sepáis y no seáis tomados por sorpresa cuando los eventos ocurran de una manera diferente de lo que los maestros de profecía cristianos están diciendo.

http://gods-kingdom-ministries.net/

No hay comentarios:

Publicar un comentario