TRADUCTOR-TRANSLATE

¿ERES POBRE DE ESPÍRITU O CREES QUE YA LLEGASTE?, Gary E. Sigler en "El Carácter de Dios en Ti"

LOS QUE CREEN HABER LLEGADO NO CRECERÁN MÁS... 
¡YA SABEN TANTO COMO DIOS! 
(Foto y frase añadidas al escrito no son del autor)

SER POBRE EN ESPÍRITU ES ESTAR VACÍO 
El ser pobre en el espíritu habla de nuestro espíritu humano. ¿Qué significa ser pobre en el espíritu? Si tú eres pobre tú estas vacío. Antes de que puedas ser llenado en tu espíritu con Dios, tú debes estar vacío de cualquier otra cosa. Si quieres llenar algo, no lo puedes llenar si esta lleno; debe ser vaciado antes. Debemos ser vaciados en nuestro espíritu. Todos los días cuando venimos a Dios, debemos obtener maná fresco. Debemos vaciarnos de nosotros mismos y no sostenernos del maná de ayer y estar satisfechos con nuestras experiencias del pasado. Yo puedo haber disfrutado del Señor mucho en el ayer, pero no puedo vivir de la experiencia del mismo. Debo ser vaciado de mí mismo y ser llenado con Dios cada día. Puedo haber experimentado las alturas del Dios de Ayer, pero eso no es suficientemente bueno para el hoy. El Reino de Dios es el eterno presente del Hoy. No puedes vivir de las experiencias del pasado; debes vivir en Dios ahora. “Ahora es el tiempo aceptable; ahora es el día de salvación” (2 Co 6:2). Si la gente pudiera a prender a vivir en el eterno presente del ahora pudiera comenzar  a encontrar que es mucho más fácil caminar en el espíritu. Lo que te impide vivir y caminar en el espíritu, ahora, es que  regresas tu mirada a los fracasos del pasado o miras al futuro, pensando que algún día vas a ser mejor y de esta manera extrañas al Reino de Dios, el cual, reside en el ¡AHORA! 
Hoy, en este preciso momento, hay disponible salvación para nosotros. Si pecamos la semana pasada, o hace un momento, podemos experimentar perdón, en el ahora. Si estuvimos en la cima de la montaña ayer, podemos todavía experimentar compañerismo con Dios ahora. Podemos no siempre estar en la cima del monte, pero podemos siempre experimentar el fluir del Espíritu de Dios dentro de nosotros.

NO TE SOSTENGAS DE LOS CAMINOS DEL PASADO
Ser pobre en el espíritu también significa no sostenerse o mantenerse en las cosas viejas. Dios está siempre en un nuevo mover, constantemente trayéndote dentro de un mayor entendimiento de Su Palabra. Hoy puedes encontrar gente que está orgullosa de todavía permanecer en un movimiento pasado de Dios, todavía aferrándose a una forma del pasado y a las cosas antiguas. Para ser pobre en el espíritu, debes vaciarte tú mismo de las cosas viejas, y renunciar a la manera pasada. Debes tomar siempre el nuevo camino y el nuevo mover del Espíritu. Puedes leer en la historia de la iglesia como Dios ha usado a muchos hombres y mujeres y movimientos de Su Espíritu para recuperar de nuevo a Su gente a Su intención original de construir un tabernáculo para que su Espíritu habite en él. Dios quiere vivir, moverse y tener su existencia plenamente manifestada en y a través de su humanidad. Debemos cosechar de todos los movimientos de Dios en el pasado y entonces dejarlo a Él llevarnos a la perfección. Mucha de la gente de Dios está satisfecha con lo que tuvieron en el pasado. Se sienten plenos y piensan que  las revelaciones que tuvieron en el ayer son suficientes. “Estoy satisfecho ahora, Dios. Estoy pleno de estar en un mover del pasado. No deseo cambiar. Me siento feliz aquí; estoy ya completo”.
 Ser pobre en el espíritu es también tener una actitud apropiada hacia ti mismo. Uno que es pobre en el espíritu se da cuenta de su necesidad por más de Dios en su vida y no teme confesarlo. Puedes estar en una confesión positiva y decir, “Tengo todas las cosas y no tengo necesidad de nada”, pero necesitas decir necesito más de la realidad de Dios en mi vida diaria. Podemos dar mucho en un servicio de labios a Dios pero si no nos damos cuenta de nuestra necesidad, y de nuestros defectos, y no estamos buscando convertirnos como Él en todos los caminos, nunca conoceremos la realidad de Su vida resucitada dentro de nosotros venciendo a todos nuestros enemigos. 

Si somos verdaderamente pobres en el espíritu, nos daremos cuenta de nuestra incapacidad y nuestra desesperanza en la medida en que seamos capaces de vivir el tipo de vida que Jesús nos enseño para vivir en Mateo 5-7. ¿Cómo podemos nosotros, como simples hombres carnales, alguna vez vivir la vida de Dios? Nos damos cuenta que no la podemos vivir con nuestra naturaleza carnal.  ¡Es inútil! Esta percepción nos hace sentirnos vacíos y pobres en el espíritu y nos lleva a clamar a Dios por la realidad del Espíritu habitando en nosotros a fin de que se levanté dentro de nosotros y  nos traiga liberación de nuestra naturaleza carnal.  Cuando comenzamos a buscar a Dios, una transformación comienza a ocurrir dentro de nosotros y encontramos que fácilmente, la vida de Dios crece dentro de nosotros. Comenzamos a manifestar la vida de Dios, en un grado pequeño, al principio, en diferentes áreas de nuestra vida. El río de vida comenzará a fluir en nosotros. Seamos como Abraham, quien aprendió a confiar en Dios, Quien da  vida a la muerte, y llama a aquellas que no son como si fueran. Podrías estar muerto al tipo de vida que Jesús nos habla aquí. Puedes no estar en capacidad de caminar en la vida abundante que Jesús ofrece, pero Dios da la esperanza al muerto, y Él hará  que Su Vida se avive dentro de ti. 


Gary Sigler / Ministerio Sigler

No hay comentarios:

Publicar un comentario