TRADUCTOR-TRANSLATE

EL AUGE DEL TERRORISMO JUDÍO, "La Lucha por el Derecho de Nacimiento" - Dr. Stephen E. Jones

La masacre del poblado palestino de Deir Yassin, abril de 1948, por el Irgun y el Lehi.
http://es.wikipedia.org/wiki/Masacre_de_Deir_Yassin 

Capítulo 11
El Auge del Terrorismo Judío


En 1936, el muftí de Jerusalén, Haj Amin el-Husseini, llamó a una huelga general entre los árabes. Se comprometieron a hundir la economía, pero sólo lograron desocupar puestos de trabajo que se llenaron rápidamente por nuevos inmigrantes judíos, que estaban en necesidad de empleo. Enfurecidos por el fracaso de la huelga, recurrieron a medidas más violentas, y en Palestina explotó la violencia una vez más. El muftí fue corto en sabiduría y largo en odio.

Vladimir Jabotinsky: Padre del terrorismo judío

A mediados de los años 1930 la situación estaba madura para el siguiente nivel de violencia. El hombre perfecto para el trabajo era un hombre llamado Vladimir Zeev Jabotinsky. Jabotinsky fue el primer comandante de la Haganá, la organización judía de defensa fundada en 1919 por la Organización Sionista Mundial. En 1923 fundó Betar, el nombre de la fortaleza donde Bar Kocha hizo su última batalla en su revuelta contra Roma. La revuelta mesiánica del 135 dC de Bar Kocha fue la razón de que Roma prohibiera a todos los judíos poner un pie en Jerusalén. Bar Kocha, un falso mesías, fue el modelo de Jabotinsky y el héroe de todos los terroristas judíos en la década de 1940.

En este contexto, Jabotinsky fundó el movimiento revisionista, que pronto dio a luz al Irgun Zvai Leumi ("Organización Militar Nacional") en abril de 1937. Poco después, una segunda organización terrorista fue fundada el Lohamei Herut Yisrael ("Luchadores por la Libertad de Israel"). Su sigla Inglés era FFI, mientras que su acrónimo hebreo era LEHI. Nombrado también después de su fundador, Abraham Stern, también es conocido por sus amigos como el Grupo Stern y por sus adversarios como el Informe Stern Gang.

Jabotinsky mismo murió en Nueva York en 1940. En cuanto a Avraham Stern, pronto fue encontrado por la policía británica e inmediatamente ejecutado sin juicio en 1942. Tanto Shamir como Begin denunciaron esta ejecución como un "asesinato". Tal vez lo fue, pero en los últimos años, el gobierno israelí ha ejecutado a muchos terroristas árabes en forma similar sin juicio. Los árabes también llaman a esto asesinato. Los israelíes, sin embargo, operan en un doble estándar y no tienen en cuenta la ejecución de terroristas árabes ser como asesinato. Es sólo un asesinato si el terrorista es un judío.

Jabotinsky es el padre del terrorismo judío, que pretendía continuar con el nacionalismo mesiánico del pasado, cuyos mesías militares siempre han encontrado simpatía entre los judíos. En 1935 salió de la corriente principal del movimiento sionista y estableció la Organización Sionista Revisionista radical en contra de la Organización Sionista Mundial, encabezada por Chaim Weizmann. Jabotinsky fue, de hecho, la modalidad de la "ciudad sanguinaria", principio de la antigua Jerusalén.

El ex primer ministro de Israel, Menachem Begin, escribió en 1951 acerca de Jabotinsky en su libro, La Revuelta: Historia del Irgun, p. 40,

"La revuelta surgió de la tierra... La renovada fuerza que llegó a nosotros, y especialmente a nuestros jóvenes, por el contacto con el suelo de nuestra tierra antigua, no es una leyenda, sino un hecho. Los funcionarios de la Oficina de Relaciones Exteriores británica no tenían concepción de esto cuando hicieron sus planes... No podía medir el carácter de los judíos que vinieron a la Tierra de Israel. Asumieron que en Eretz Israel, también, los judíos continuarían existiendo con suplicas tímidas de la protección... Pero aquellas fuerzas invisibles, que han guardado siempre al pueblo judío de la obliteración, demolieron la suposición británica. Vladimir Jabotinsky apareció, la educación de toda una generación de resistir, para estar listos para el sacrificio, para la revuelta y la guerra. David Raziel apareció, la mente militar judía más grande de nuestra generación, para llevar a cabo el acto decisivo, el primer ataque con armas judías".

Begin más tarde se convirtió en el jefe del Irgun Zvai Leumi, la organización terrorista judía más importante y eficaz en la década de 1940. Otro ex primer ministro israelí, Yitzhak Shamir, alaba Jabotinsky con entusiasmo, así, en la página 9 de su libro, Resumiendo,

"Sin duda, Jabotinsky fue el más dinámico y polémico de los muchos hombres talentosos que han dejado su huella en el movimiento sionista y, posteriormente, en el Estado de Israel... Para siempre el blanco de fuertes sentimientos, fue a la vez odiado , adorado, temido y admirado y aceptado como líder supremo por algunos, fue rechazado por los demás como un peligroso extremista cuyos conceptos y simpatizantes, si se les permite que prevalezcan, sería degradar y destruir la esencia de la causa sionista...
El nombre y el espíritu de Jabotinsky se mantienen hoy vivos en su mayoría a través del Partido Likud, que, en un grado significativo, representa y articula su filosofía básica y es, por así decirlo, ejecutor de su testamento político".

El Partido Likud se ha convertido en el partido político más poderoso en la política israelí en los últimos años. Era el partido concebido por Ariel Sharon y formado principalmente por Menachem Begin. Es la parte a la que Yitzhak Shamir pertenece. Debido a que este partido lleva la filosofía de Vladimir Jabotinsky, es el partido del terrorismo judío. En la página 11 Shamir resume diciendo de él,

"Esencialmente, la visión de Jabotinsky del sionismo logrado se puede comprimir en una frase: una mayoría judía en un estado judío en el conjunto de la tierra bíblica de Israel".

El Sr. Shamir fue el segundo más importante líder terrorista judío en la década de 1940, encabezando el LEHI (la Banda Stern). Jabotinsky fue la inspiración espiritual detrás del terrorismo judío librado contra los británicos tanto por Begin como por Shamir durante la década de 1940. De 1943 a 1948, los terroristas del Irgún fueron dirigidos por Menachem Begin, el hombre que se convirtió en el primer Primer Ministro de Israel del Partido Likud en 1977.


Peones judíos en manos de sus líderes

Durante el gobierno del Mandato británico en Palestina (1922-1948), el judío promedio fue atrapado en el medio, pues estaba siendo usado como un peón en un juego más grande de lo que pensaba. En 1941 y 1942 la Gestapo alemana se ofreció para transportar a todos los judíos de España por 1.000 dólares por cada familia, a condición de que estos judíos se movieran a Palestina. La Agencia Judía declinó la oferta de que debían trasladarse a Palestina o sufrir en sus propios países.

En 1944 una oferta similar se hizo en lo que respecta a los judíos de Hungría. Una vez más, la Agencia Judía declinó la oferta de que debían trasladarse a Palestina o sufrir en sus propios países, para presionar la propaganda de los gobiernos europeos. Alemania y Gran Bretaña, durante la Segunda Guerra Mundial, incluso acordaron evacuar a 500.000 judíos de Europa y reubicarlos en las colonias británicas. Fue la Agencia Judía que rechazó la oferta, de que debían trasladarse a Palestina o sufrir en sus propios países.

El gobierno británico concedió a 300 rabinos y sus familias visas a la Colonia de Mauricio, con el paso a través de Turquía. La Agencia Judía detuvo este plan, también, diciendo que los 300 rabinos y sus familias deberían ser "gaseados" por su deslealtad para con el sionismo. Es de suponer que era más aceptable para la Agencia Judía que sus peones judíos fueran "gaseados" con el fin de poner más presión sobre Gran Bretaña.

A lo largo de la década de 1900, miles de judíos fueron convencidos para ir a Palestina ilegalmente con el fin de forzar un cambio en la política británica. Cuando se detenían en la frontera (o puerto), entonces el juego se volvía sangriento y macabro. Cuando el SS Patria llegó al puerto de Haifa en Palestina lleno de inmigrantes judíos, las autoridades británicas se negaron a permitir que entraran en el país. Ordenaron al buque dejar el puerto, y en ese momento la Agencia Judía en Palestina ordenó que la nave fuera dinamitada con el fin de hacer que el gobierno británico se viera mal. El autor judío, Alfred Lilienthal, escribe en la p. 359 de su libro, La Conexión Sionista II,

"La violencia se utilizaba a menudo en contra de su propia gente, ya que el 25 de noviembre de 1940, cuando el SS Patria fue volado en el puerto de Haifa, matando a 276 pasajeros inmigrantes judíos ilegales. En el momento del incidente estas muertes se atribuyeron a los británicos, y no fue hasta diez años después de que la responsabilidad de este desastre fue colocado en la puerta de los sionistas. David Flinker, corresponsal israelí del judío Diario de la mañana (el mayor diario yiddish) describió lo que había sucedido:

..."Fue entonces que el Haganah Mayor General tomó una decisión de la que sus líderes se estremecieron. La decisión no era permitir al Patria dejar Jaffa. Al Inglés debe dar a entender que los judíos no podrían ser expulsados ​​de su propio país. El Patria debe ser volado... El número de víctimas fue colocado oficialmente en 276. Los sobrevivientes fueron permitidos quedarse en la tierra por el Alto Comisionado'.

"Quince meses después, el SS Struma explotó en el Mar Negro, matando a 769 inmigrantes judíos ilegales. La Agencia Judía lo describió como un acto de "protesta masiva y suicidio en masa", y los medios de EE.UU., una vez más colocaron la responsabilidad de estas muertes en la puerta de los británicos y su política de inmigración palestina".

La Haganá ("Defensa") es la organización oficial de defensa de la Agencia Judía en Palestina. A pesar de que funciona como un grupo militar subterráneo, los británicos le permitieron operar un tanto libremente, siempre y cuando no atacaran objetivos británicos. Pues bien, por la voladura de la Patria (y tal vez el Struma también) sabemos que la Haganah era plenamente capaz y dispuesta a sacrificar a su propio pueblo para ejercer presión sobre el gobierno británico para permitir una mayor inmigración. La Agencia Judía lo llamó "masiva protesta y suicidio en masa". Es más exacto verlo como "suicidio asistido".
El ex primer ministro Menachem Begin escribe sobre el hundimiento del Patria en las páginas 35 y 36 de su libro, La Revuelta, diciendo:

"La Patria nunca zarpó. 'Terroristas' judíos colocaron una bomba para evitar su salida. La bomba explotó y más de dos centenares de judíos fueron asesinados o se ahogaron. Las autoridades británicas señalaron el hecho de que no se trataba de una operación Irgun Zvai Leumi,... fue la Haganá, quien había colocado la bomba".

Obviamente, la Agencia Judía, dirigida por David Ben-Gurion, cree que el fin justificaba los medios. Incluso el gran Archi-terrorista Menahem Begin no habría asesinado deliberadamente a cientos de judíos para alcanzar su meta de un Estado judío, aunque su bombardeo del hotel Rey David mató a 17 judíos de un total de 91 años. Pero la Agencia Judía necesitaba otra atrocidad "Británica" con el fin de ayudar a su causa. Los británicos no eran al parecer lo suficientemente despiadados, por lo que el Haganah tenía que ayudarles con el asesinato de 276 judíos y luego culparles por la atrocidad.

Pero con una mentalidad Haganah así, no podemos dejar de preguntarnos ¿cuántos otros judíos asesinó la Haganah a fin de generar simpatía y promover su causa?

Sionista Asesinato de Lord Moyne

El bombardeo de la Struma tuvo otra consecuencia. Yitshak Shamir, quien luego se convertiría en uno de los primeros ministros de Israel, era en ese momento un terrorista judío que llevaba el LEHI. En su biografía, resumiendo, páginas 41 y 52 describen el hundimiento del Struma y cómo afectó la decisión del LEHI de asesinar al británico Lord Moyne.

El periódico de Toronto Globe and Mail del 06 de agosto 1994 realizando una revisión de Shamir, recapitulaba, declarando:

"Shamir ha participado en la decisión de matar a Lord Moyne, y ayudó a planificar la operación audaz y compleja. La experiencia le sirvió bien después. Durante sus años con el Mossad de Israel, y el servicio de inteligencia, según los informes, dirigió un escuadrón de asesinos. Shamir dice que también ordenó la ejecución de un miembro del LEHI, un fanático que amenazaba con desbaratar la organización. ¿Cuántas otras matanzas ordenó, él no lo dice. Shamir insiste en que no se arrepiente de sus acciones".

Los periódicos rara vez mencionan el hecho de que el Estado de Israel fue fundado por terroristas judíos. Los israelíes no se opusieron al terrorismo hasta después de que se indultaron a sí mismos y se convirtieron en los hombres de estado de su Estado judío recién creado. Luego, por supuesto, prohibieron el terrorismo, porque no quieren que los terroristas traten de derrocar al nuevo gobierno israelí.

El 06 de noviembre 1944 dos jóvenes terroristas de LEHI de Yitzhak Shamir (Stern Gang) asesinaron al ministro británico de Asuntos de Oriente Medio, Lord Moyne, en El Cairo, Egipto. Los asesinos fueron capturados, juzgados y ahorcados el 23 de marzo de 1945.
En un libro publicado en 1963 titulado La Escritura, por Gerold Frank, se nos da una descripción detallada de este asesinato y los responsables del mismo. Él escribe en la p. 35,

"Para explicar la naturaleza del terrorismo individual, Itzhak Yizernitsky, que como Shamir, el comandante de operaciones del grupo Stern, planeó la muerte de Moyne, dijo una vez: 'Un hombre que sale a tomar la vida de otro a quien no conoce, debe creer una sola cosa: que por su acto se va a cambiar el curso de la historia' ".

De los dos jóvenes asesinos, Frank escribe en la p. 36,

"Cada uno hizo su recorrido por distintos caminos hasta la misma conclusión: que el Reino Unido no renunciaría a Palestina a no ser obligado; que la libertad sería ganada sólo por luchar por ella y que si iba a ser ganada, zelotes judíos seguirán el modelo de los que hace veinte siglos se levantaron contra el poder de Roma y deben ahora levantarse contra el poder británico".

Menachem Begin estaba molesto con Shamir, no por el acto de terrorismo, sino porque Shamir no había advertido a Begin de antemano, lo que habría permitido comenzar a prepararse para la reacción británica y sus medidas enérgicas contra los terroristas. En su libro, La Revuelta, en las páginas 150, 151, Begin reprendió a la Banda Stern, diciendo:

"Como compañeros en la revuelta y socios en peligro, deberíamos haber sido informados por los jefes de FFI de lo que estaba en el futuro. Pero nos habíamos permitido ser tomados completamente por sorpresa".

La FFI representaba a los "combatientes por la libertad de Israel", que eran Gang Stern Shamir.
La Agencia Judía, siempre jugando la política, no se preocupaba tampoco por el asesinato, pero se preocupaba por su posición política y por las represalias británicas que vendrían. Aun así, había muchos judíos individuales que estaban indignados por este flagrante acto de terrorismo. Gerold Frank escribe en la Escritura, en la página 32,

"En Palestina, cuando se confirmó la terrible verdad, el grito se elevó: La Agencia Judía exhortó a la población a excomulgar a los terroristas: expulsarlos de sus lugares de escondite, desollarlos desde sus puestos de trabajo, arrebatarlos de las escuelas, arrancar este cáncer, que nos avergüenza ante el mundo!"

La Agencia Judía debería haber tomado sus propias palabras en serio.

La Agencia Judía se une con los terroristas

A pesar de toda su retórica, Ben-Gurion pronto se fue a los Estados Unidos para recaudar dinero para armas, para luchar contra el gobierno británico. Se reunió el 1 de julio 1945, con diecisiete ricos judíos de América, que formaron el Instituto secreto Sonnenborn, para asegurar las armas y pasarlas de contrabando a Palestina. Cuando todo estuvo listo, Ben-Gurión envió una carta a Moshe Sneh, jefe en Palestina de la Haganá ("defensa"), diciéndole que se iniciara el levantamiento del terrorismo y coordinar sus operaciones con el Irgun y la Banda Stern.

Esto deja claro que Ben-Gurion y la Agencia Judía en sí creían en el terrorismo contra los británicos. No fue por  razones morales por las que se abstuvieron del terrorismo la mayor parte del tiempo. Su restricción se basó en consideraciones políticas, a sabiendas de que el terrorismo abierto sería perjudicial para la opinión y el apoyo mundial.

Esta fue la base del "estadista" Ben-Gurion . Él apoyó y perpetró mucho el terrorismo, pero por lo general lo hizo en secreto, a fin de no dejar que el mundo supiera que él también era un terrorista. Una vez que había recaudado dinero para las armas en el verano de 1945, la Agencia Judía se unió abiertamente con los terroristas Stern e Irgun por cerca de nueve meses en un régimen de terror en toda Palestina. Este "Movimiento de Resistencias Unidas" duró desde noviembre 1945 a julio 1946, terminando sólo con el más espectacular acto terrorista: la voladura del Hotel Rey David, el 22 de julio de 1946.

Tropas de choque de la Agencia Judía, llamadas el Palmaj, se organizaron por primera vez en 1941 pero permanecieron relativamente inactivos durante el tiempo de la Segunda Guerra Mundial. Pero la Segunda Guerra Mundial había terminado en 1945. Con veintitrés años de edad, Yitzhak Rabin fue nombrado segundo al mando del Primer Batallón. Durante este tiempo, se coordinaron sus ataques con el Irgún y con la Banda Stern, como Ben-Gurion había ordenado. Esto fue menos de un año después de la Banda Stern había asesinado a Lord Moyne y Ben-Gurion había emitido su llamado a "excomulgar a los terroristas".

La primera acción del Palmaj era liberar a unos 200 judíos desde el campo de detención Atlith, que habían sido arrestados por intentar entrar ilegalmente Palestina. Rabin condujo su batallón Palmaj el 10 de octubre 1945 y los sacó con éxito fuera del campamento y los dispersó por diversos asentamientos judíos. El éxito de esta operación les animó a participar en una guerra de guerrillas sin cuartel contra los británicos, a partir de la noche del 01 de noviembre 1945, Menachem Begin, escribe de esto en la página 191 de La Revuelta:

"En la 'noche de los ferrocarriles' Haganah también hundió tres barcos patrulleros británicos. Más tarde dos veces atacaron la estación de radar en Haifa... Un ataque se realizó sobre el Puesto de Observación de la policía en Givat Olga, que fue volado... En febrero de 1946, la Haganá llevó a cabo operaciones de sabotaje contra las instalaciones de la Policía Móvil. Y en junio, la Haganah llevó su resistencia armada a su fin con ataques amplios y positivos a puentes en la frontera".

Esta "noche de los ferrocarriles" fue la primera operación conjunta importante, que ocurrió 01 de noviembre 1945. Shamir nos dice que en su parte de la operación contra los talleres del ferrocarril, once miembros de LEHI fueron asesinados. Hacia el final de este frente único vino la "noche de los puentes" en junio de 1946. En la página 203 Begin escribe de esto:

"Los grandes puentes de acero en el norte, el sur y el este, se derrumbaron bajo los golpes de los hombres de la Haganá. Esta fue la última operación militar del Movimiento de la Resistencia".

Esto resultó ser el acto terrorista final que llevó a los británicos a devolver el golpe con fuerza en el día conocido por los historiadores judíos como "El Sábado Negro". El 29 de junio 1946, las fuerzas británicas ocuparon la sede de la Agencia Judía y arrestaron a casi todos los líderes de su Haganá y Palmaj. Fueron devastadas las filas del Palmaj (fuerza de choque). Yitzhak Rabin fue arrestado, a pesar de que se estaba recuperando de una pierna mal herida en un accidente de motocicleta. Esto resultó ser de beneficio para él, porque él fue trasladado a un hospital militar, donde recibió buen trato y la terapia física. La biografía de Kurzman de Rabin, soldado de la paz, páginas 102, 103, dice,

"En realidad, los británicos trataban a sus prisioneros bastante bien. Dieron a Rabin buena atención médica, enviándolo al hospital militar en Gaza".

Uno podría querer comparar el tratamiento británico a los terroristas judíos con el tratamiento judío de hoy a los terroristas árabes.

La Agencia Judía ruidosamente proclamó que las detenciones del Sábado Negro eran nada menos que una declaración británica de guerra a los propios judíos. Para ellos, los británicos no tenían derecho a defenderse contra el terrorismo judío. De hecho, en sus mentes, la culpa era del gobierno británico por haber provocado los actos terroristas mediante la continuación de la "ocupación" Palestina. Menachem Begin escribe en la página 205 de su libro, La Revuelta:

"A lo largo del día la Agencia Judía Kol Israel ["todo Israel".-ed] vociferó: "Gran Bretaña ha declarado la guerra al pueblo judío. El pueblo judío se defenderá. ¡Salgan con los hijos impuros de Tito de nuestra Tierra Santa! ¡Abajo el régimen nazi británico en nuestro país!"

En otras palabras, cada vez que los británicos se defendieron o trataron de arrestar a los terroristas que habían volado los puentes, estaciones de policía, etc, siempre se decía que los británicos eran los agresores que habían "declarado la guerra al pueblo judío". Pero cuando los judíos declaraban la guerra, la justificaban siempre en sus ojos como una "lucha por la libertad". La víctimas judías de la lucha eran culpa de los británicos "asesinos", y las bajas británica también fueron culpa de los británicos, simplemente por estar ahí.

Del mismo modo, cuando los árabes fueron asesinados por estos mismos sionistas, era su propia culpa por estar ahí, después de que se les advirtió para que abandonaran sus granjas y aldeas y huyeran a otras naciones árabes. La ceguera moral es de no creer. El doble estándar moral no tiene una explicación racional.

En cualquier caso, la Agencia Judía no era tan comprometida con la causa como el Irgun o el LEHI. Eran demasiado políticos para aceptar bajas como un hecho de guerra, y de esta manera se diferenciaban grandemente con el Irgun y Stern Gang. Con cerca de la mitad de sus combatientes en prisión, dejaron los enfrentamientos a Begin y Shamir y volvieron a su condición política oficial. Incluso publicaron otra denuncia pública del terrorismo, a pesar de que continuaron apoyándolo en secreto. De hecho, decidieron vengarse de los británicos por detener a sus miembros, por lo que aprobaron el bombardeo del hotel Rey David. Tal era la duplicidad política de la Agencia Judía.

Destrucción del Hotel Rey David

Unos meses antes de la detención de los líderes de la Haganá y el Palmaj, ya habían comenzado a planear un ataque contra el Hotel Rey David, donde se encontraba el cuartel general militar del gobierno británico. En la primavera de 1946, el Irgún presentó un plan para la Haganá, pero la Haganah pensó que era demasiado ambicioso.

Entonces el 1 de julio de 1946, dos días después de que los británicos habían detenido a muchos de sus líderes, aprobaron el plan por el que el Irgun explotaría el hotel. En su forma de pensar, se trataba de una "represalia" apropiada para la ocupación de la sede de la Agencia Judía del Sábado Negro. Al menos, esa era la forma en que lo justificaron más tarde.

En la actualidad, el Sr. Begin deja muy claro que habían planeado esta acción meses antes de que los británicos ocuparan la sede de la Agencia Judía. Los arrestos del Sábado Negro hicieron que los líderes de la Haganá capitularan ante los británicos y públicamente renunciaran al terrorismo, pero ellos siguieron llevando a cabo una guerra terrorista secreta contra los británicos. La única diferencia era que ahora quedaron en un segundo plano y dejaron a los Irgun hacer el trabajo sucio. Comienza a relacionar la historia completa en el Capítulo Quince de su libro.

La operación fue liderada por "Gideon" (Israel Levi). Trajeron latas de leche cargadas con explosivos al sótano a través del Regence Café del hotel. Cuando estuvo terminado, uno de ellos llamó por teléfono al hotel y les dijo que evacuaran el edificio, ya que las bombas habían sido colocadas. Estaban programadas para explotar en media hora. Sin embargo, de acuerdo con lo que el Sr. Begin cuenta, el hotel no estuvo evacuado, debido a que el alto mando británico se negó a "recibir órdenes de los judíos". Cualquiera que fuera la razón, 91 personas murieron en la explosión.

La explosión fue más eficaz que lo que cualquiera de ellos creían posible, tanto en su destrucción como en el elevado número de bajas. La Haganah entró en pánico de nuevo, y le pidió al Irgun asumir responsabilidad pública por este acto terrorista. Begin obedeció, ahorrando a la Haganá cualquier vergüenza más y arrestos.

¡No obstante, la Haganah, una vez más se convirtió en el adversario público del Irgun, incluso ayudando a los británicos en la detención de miembros del Irgún! El Sr. Begin parece en gran medida justificado en su desprecio por la Haganah y su duplicidad. Begin, que se hace llamar el "terrorista número uno" en la primera página de su libro, al menos tenía principios, porque él no era un político, sino un militar.

La Haganá no sólo sabía de la operación, sino que la aprobó por adelantado. Se le llamó "Operación Chick". Comienza a escribir en la página 218,

" 'La Operación Chick' se llevó a cabo exactamente tres semanas después de que recibimos instrucciones del Haganah para ejecutarla. Durante ese tiempo una serie de reuniones tuvieron lugar entre nosotros y los líderes del Movimiento de Resistencia. Una vez que la FFI pidió un aplazamiento, ya que aún no estaban listos para su tarea. Dos o tres veces pospusimos el ataque a petición del Comando Haganah".

El golpe en marcha del Hotel Rey David trajo el "Gran Toque de Queda" en Tel Aviv, como, resumiendo, Yitzhak Shamir lo llama en la página 63 de su libro. En la búsqueda de los terroristas, un oficial británico reconoció a Yitzhak Shamir a pesar de su disfraz y lo encarceló. En última instancia, el tribunal británico le exilió al campo de prisioneros en Eritrea en África, y estuvo fuera de la pelea hasta mayo de 1948.

La Masacre de Deir Yassin Village

Esto ocurrió nueve meses después de la destrucción del Hotel Rey David, un momento en que el gobierno británico comenzó a renunciar a mantener la paz en Palestina.

El 09 de abril 1947 por ninguna buena razón estratégica el señor Begin Irgun Gang asociado con la Shamir Banda Stern, masacró a más de 250 hombres, mujeres y niños en Deir Yassin, un pueblo tranquilo fuera de Jerusalén. La mayoría de los hombres estaban ausentes, porque estaban trabajando en Jerusalén. Los habitantes fueron sometidos rápidamente, los que se resistieron fueron asesinados en el lugar, y el resto fueron alineados contra una pared en la plaza del pueblo y fusilados. Muchas de las mujeres fueron violadas antes de que la mayoría de ellas también fueran asesinadas.

Apologistas posteriores nos dicen que fue su culpa por no abandonar cuando se les advirtió. Seguramente, estos apologistas deben estar un poco locos para pensar que unos minutos de la advertencia alivia a los terroristas y asesinos de toda la responsabilidad moral de las masacres! Begin escribe en la página 163, 164 de La Revuelta,

"Uno de nuestros oferentes que llevaba un altavoz estaba estacionado en la entrada de la aldea y exhortaba en árabe a todas las mujeres, niños y ancianos a abandonar sus casas y buscar refugio en la ladera de la colina. Al dar esta advertencia humana nuestros combatientes quitaron los elementos de sorpresa total, y por lo tanto aumentando su propia responsabilidad en la batalla. Un número considerable de los habitantes obedeció la advertencia y fueron ilesos. Algunos no dejaron sus casas de piedra, tal vez debido a la confusión. El fuego del enemigo era asesino, de lo que el número de nuestras bajas es un elocuente testimonio. Nuestros hombres se vieron obligados a luchar por cada casa para vencer al enemigo utilizaron una gran cantidad de granadas de mano y los civiles que habían hecho caso omiso de nuestras advertencias, sufrieron bajas inevitables".

Este "aviso" dado a los civiles se contradice con Alfred Lilienthal, que escribió en la página 154 de La Conexión Sionista II,

"Sin que advertencia hubiera sido dada a los habitantes del pueblo, como se ha afirmado más tarde (Beguin había declarado que a todas las víctimas de los ataques del Irgún se las había advertido de antemano), debido a que el camión blindado con su altavoz había caído en una zanja y cayó sobre su lado muy lejos de las primeras casas del pueblo. Aconsejados por un vigilante nocturno que los invasores judíos se acercaban, algunos habitantes, con sólo una bata puesta encima, lograron huir hacia el oeste".

"Jon Kimche, el escritor sionista, llama al incidente 'la mancha más oscura en el expediente judío a lo largo de los combates", dijo, "El terrorista justificó la masacre de Deir Yassin, ya que provocó la huida de pánico de los restantes árabes en el área del Estado judío. 'El escritor judío Don Peretz describe el resultado de Deir Yassin como un 'temor psicosis colectivo que abarcó a toda la comunidad árabe'. Arthur Koestler escribió, este "baño de sangre... era el factor psicológico decisivo para el espectacular éxodo de refugiados árabes". (Pág. 156)

Menachem Begin también alegó que la ciudad era de valor militar estratégico. Él basa esto en una carta del Sr. Shaltiel, el Comandante Regional Haganah, que había escrito al señor Begin:

"Creo saber que usted planea un ataque a Dir Yassin. Me gustaría señalar que la captura de Dir Yassin que sostiene es una etapa en nuestro plan general. No tengo ninguna objeción a la realización de la operación siempre y cuando sean capaces de mantener la aldea. Si usted es incapaz de hacerlo le advierto contra la voladura de la aldea que se traducirá en el abandono de sus habitantes y sus ruinas y casas abandonadas siendo ocupadas por fuerzas extranjeras. Esta situación aumentará nuestras dificultades en la lucha general. La segunda conquista del lugar nos involucrará en grandes sacrificios. Además, si las fuerzas extranjeras entran en el lugar esto alteraría el plan para el establecimiento de un campo de aviación".

¡Así que el valor estratégico de Dir Yassin (o Deir Yassin) fue que el Haganah planeaba convertirla en un campo de aviación! Ciertamente justifica la destrucción de la aldea. Y si las personas se oponen y se defienden, esto sin duda había de justificar su masacre. Después de todo, ¿quiénes son ellos para oponerse a un campo de aviación judía? ¿Tienen derechos los no judíos?

La Haganá, como de costumbre, había negado todo conocimiento de los planes del Irgun para destruir Deir Yassin. Pero Beguin deja claro que sabían de ella e incluso aprobaron su funcionamiento. Beguin dice que hizo lo "humano" al decirle a la gente de huir de sus hogares antes de su ataque. Fue culpa de los propios aldeanos árabes, piensa, porque no todos huyeron y dejaron todo a los colonos judíos que pronto iban a ocupar la aldea. Cuando ellos se defendieron, a continuación, el Irgún hizo valer su derecho a la "autodefensa".

¿Carecen los árabes del derecho a disparar contra la invasión de atacantes de Irgún y LEHI? No fue Deir Yassin el que atacó una aldea del Irgun.

El objetivo principal de esta masacre era aterrorizar a los árabes para huir de su tierra, porque sólo por su partida podrían los judíos confiscarla para sí mismos. Una vez que los árabes habían huido, incluso si iban a un pueblo cercano a la casa de unos familiares por un tiempo-no se les permitiría regresar.

Esta definición sionista de la autodefensa todavía se utiliza hoy cuando confiscan más tierras y destruyen más aldeas árabes. Vienen y dicen que todo el mundo salga de la ciudad, y luego vuelan la ciudad y mueven los colonos israelíes a la tierra, dando al nuevo asentamiento el nombre de Israel. Deir Yassin no fue la excepción. No estoy de acuerdo con ellos en sus definiciones básicas de moralidad y justicia. Este asesinato fue tan diabólico que incluso el Gran Rabino de Jerusalén, en su haber, excomulgó a los que participaron en la masacre.

Jacques de Reynier fue el principal representante de la Cruz Roja Internacional en el momento de la masacre. El informe de su inspección de Deir Yassin el día después de la masacre se puede ver en línea en http://www.palestinehistory.com/mass01.htm : Es una lectura sombría:

"De repente, el oficial me dice... la historia de este pueblo poblado por 400 árabes, desarmados y viviendo siempre en buenos términos con los judíos que los rodean. Según él, el Irgun llegó 24 horas antes y ordenó por altavoz a toda la población para evacuar todos los edificios y rendirse. Hay un retraso de 15 minutos en la ejecución del comando. Algunas de las personas descontentas se manifestaron y se habrían tomado prisioneros y luego se soltaron poco después hacia las líneas árabes. El resto no obedeció la orden y sufrió la suerte que merecían...

"El ex oficial de Haganah, el coronel Meir Pa'el, sen su retiro del ejército israelí en 1972, hizo la siguiente declaración pública sobre Deir Yassin que fue publicada por el diario Yediot Ahronot (4 de abril de 1972): "En el intercambio que siguió, cuatro [Irgún] hombres resultaron muertos y una decena resultaron heridos... por el tiempo del mediodía la batalla había terminado y el tiroteo había cesado. Aunque no estaba en calma, el pueblo aún no se había rendido. Los hombres del Irgun y Lehi salieron de su escondite y comenzaron a "limpiar" las casas. Mataron a quienquiera que vieron, mujeres y niños incluidos, los comandantes no trataron de detener la masacre... le rogué al comandante para ordenar a sus hombres que cesara el fuego, pero fue en vano. En Mientras tanto, 25 árabes habían sido cargado en un camión y conducidos a través de Mahne Yehuda y Zichron Yousef (como prisioneros en una "Marcha del Triunfo" a lo romano). Al final de la acción, fueron llevados a la cantera entre Deir Yassin y Giv 'a Shaul, y asesinados a sangre fría... Los comandantes también declinaron cuando se les pidió llevar a sus hombres y enterrar los cuerpos de 254 árabes. Esta desagradable tarea fue realizada por dos unidades Gadna traídas al pueblo desde Jerusalén.

"Zvi Ankori, que comandaba la unidad Haganah que ocupó Deir Yassin después de la masacre, dio esta declaración en 1982 sobre la masacre, publicada por Davar el 9 de abril 1982: 'Entré en 6 a 7 casas y vi cortados los genitales y los estómagos triturados de las mujeres. Según las señales de disparo de los cuerpos, fueron asesinatos directos".

Incluso hoy en día, hay sionistas que deploran este asesinato. Ami Isseroff, del Grupo de Diálogo de Paz en Oriente Medio, implora a sus compañeros sionistas,

"Ya es tiempo para que los sionistas israelíes, como yo, se disculpen. El gobierno israelí nunca se ha disculpado por la masacre de Deir Yassin... Los autores de la masacre de Deir Yassin nunca fueron castigados".

Como pueden ver, las raíces del conflicto actual se remontan a la época de terrorismo judío. Funcionó tan bien para ellos, que los árabes decidieron probar las mismas tácticas. El Estado judío fue fundado en el terrorismo por parte de terroristas. Esta es la verdadera base de su pretensión del "derecho a existir". Esta es parte de la razón de Dios para profetizar su destrucción.

Los violentos del Reino por la fuerza

Hemos demostrado por el profeta Jeremías, que había (y todavía hay) dos tipos de "higos" de la higuera de Judá. Hay buenos higos e higos malos. Los higos buenos son aquellos que pacíficamente se someten al juicio de Dios, y hay los higos malos que prefieren luchar y morir (Jer. 24-30). Este fue el caso en los días de Jeremías, y es de nuevo verdadero en tiempos de Jesús. Jesús dijo de estas personas en Mat. 11:12,

12 Desde los días de Juan el Bautista hasta ahora, el reino de los cielos sufre violencia, y los violentos lo arrebatan.

Jesús denunció la creencia judía de que el Reino de Dios debe ser tomado por la violencia y la fuerza. Cuarenta años más tarde, Dios trajo juicio sobre Judá y el cautiverio, esta vez a manos de Roma. Todo fue por las mismas razones que encontramos en los escritos de Jeremías seis siglos anteriores. Uno podría pensar que las personas hubieran aprendido, ya que afirmaban creer los escritos de Moisés y los profetas...

http://gods-kingdom-ministries.net/



No hay comentarios:

Publicar un comentario