TRADUCTOR-TRANSLATE

CASA DE JUDÁ Y CASA DE ISRAEL versus PRIMERA Y SEGUNDA VENIDAS, God's Kingdom Ministries


El Acertijo del León Muerto de Sansón

Este mismo tema del león muerto que se levantó de los muertos se expone en el enigma de Sansón en Jueces 14. Sansón mató a un león con sus propias manos por el poder de Dios ( Jueces 14:05 , 6 ), y más tarde algunas abejas hicieron una colmena en cuerpo muerto del león. Sansón tomó la miel de esa colmena, comió un poco y dio también a sus padres. Poco después, se fue a Timnat a su fiesta de bodas de siete días, porque tenía la intención de casarse con una mujer filistea que vivía en Timnat. Al inicio de la fiesta, él propuso un acertijo a los filisteos. Si ellos lograban resolverlo, él daría a cada uno de sus treinta amigos un nuevo vestido. Pero si ellos no podían resolver el enigma, cada uno de ellos darían a Sansón una nueva prenda. El enigma se da en Jueces 14:14,

14 Del que come salió comida y del fuerte salió dulzura.

Los filisteos no podía entender el significado de la adivinanza, porque no habían visto al león muerto, de cuya muerte vino la miel. Tampoco sabían su significado -que el secreto de la tierra prometida que mana leche y miel estaba en mirar al León de Judá muerto, “el cual fue entregado por nuestras transgresiones, y resucitado para nuestra justificación"( Rom. 4 : 25 ); la revelación del enigma traería la recompensa de nuevas prendas, las "vestiduras de salvación" ( Isaías 61:10 ). Pablo habla de estas prendas como un "tabernáculo" con el que deseamos ser revestidos, para que podamos obtener la inmortal idad ( 2 Cor. 5:1-4 ).Esta historia es, pues, otra profecía de cómo ser salvo y obtener la inmortalidad, el vestido de un nuevo y glorificado cuerpo. Esto es en realidad el propósito de la Fiesta de los Tabernáculos, que hemos descrito en el Capítulo Siete de nuestro libro, Las Leyes de la Segunda Venida.

El enigma de Sansón nos dice cómo interpretar la bendición de Jacob sobre Judá. Judá fue llamado para dar a luz al Rey-Mesías, el León de la Tribu de Judá, quien moriría y resucitaría de entre los muertos. A eso fue llamado Judá, y Jesús de hecho nació de la tribu de Judá. Por lo tanto, Judá cumplió su llamado. Pero no podemos esperar que Judá traiga el mensaje de la Filiación, porque eso está reservado para José. No podemos esperar en Judá para cumplir con el llamado de la primogenitura, porque se le dio a Efraín, el hijo de José. Tampoco Judá tiene el derecho de usar el nombre del derecho de nacimiento, Israel, que se le dio a los hijos de José.

El incumplimiento en el Reino de Roboam

La separación del mandato de fecundidad del mandato de dominio sembró la semilla de la violación que había de venir sobre la nación de Israel después de la muerte de Salomón. Salomón pudo haber sido el hombre más sabio que jamás haya existido, pero no estaba lo suficientemente maduro en su carácter para utilizar su sabiduría sabiamente. Por esta razón se volvió muy corrupto, y con esto vino la tontería. Le encantaba construir, pero sobrecargaba a la gente para apoyar sus proyectos de construcción.

Después de la muerte de Salomón, el pueblo vino a su hijo, Roboam, y se le pidió que redujera la presión fiscal sobre el pueblo. Roboam consultó a sus asesores. Los sabios le aconsejaron reducir la carga tributaria; los jóvenes asesores, sin embargo, le aconsejaron aumentar los impuestos y no permitir que la gente dictara sus políticas. Esto causó una brecha en el Reino, donde diez tribus se rebelaron contra Roboam y establecieron su propia nación con su propio rey efrateo llamado Jeroboam. Esto había sido profetizado en 1 Reyes 11:28-39 por el profeta Ahías,

30 Y tomando Ahías la capa nueva que tenía sobre sí, la rompió en doce pedazos. 31 Y dijo a Jeroboam: Toma para ti los diez pedazos; Porque así dice el Señor, Dios de Israel: He aquí que yo rompo el reino de la mano de Salomón y le daré diez tribus... 34 Sin embargo, no quitaré todo el reino de su mano, sino que lo haré príncipe todos los días de su vida, por amor a mi siervo David a quien escogí, el cual guardó mis mandamientos y mis estatutos; 35 pero quitaré el reino de mano de su hijo y te lo daré a ti, es decir, las diez tribus.

Tome nota en especial de que era "el reino" que Dios quita del rey de Judá. Esto constituía una separación del Rey y del Reino. Esta fue la gran brecha en la tierra. Debido a las diez tribus incluidas las tribus de José (Efraín y Manasés), que eran los custodios del nombre de Israel, la nación diez tribus del norte fueron los que se les permitió legalmente a utilizar este nombre de primogenitura. Por lo tanto, se les llamaba "La Casa de Israel", mientras que las dos tribus del sur (Judá y Benjamín) sólo podrían ser llamadas "La casa de Judá".

Esto es muy importante. A partir de ahora, los profetas hablan de estas dos naciones distintas por sus nombres oficiales. Cuando se habla de las tribus del norte, se refieren a ellos como "La Casa de Israel". Cuando hablan de las dos tribus del sur, se refieren a ellos como "la casa de Judá". Los profetas nunca confunden las dos cuando profetizan de los destinos por separado de estas dos naciones.

Históricamente hablando, las otras naciones extranjeras también consideraron a Israel y Judá siendo naciones distintas y también se hace referencia a ellas con nombres diferentes. La mayoría de las naciones conocían la casa del norte de Israel, no por el nombre de Israel, sino por el nombre del constructor de Samaria, el rey Omri. En aquellos días, el nombre de este rey fue en realidad se pronunciaba "Gomer" o "Ghomri." Los asirios, que luego deportaron a Israel, los llamaron oficialmente Bet-Ghomri o Bet-Khumri, "la casa de Omri". Este es el nombre tal como aparece en el Obelisco Negro de Salmanasar, rey de Asiria que conquistó Samaria ( 2 Reyes 18:09 ). Estos jumri más tarde emigraron a los bosques en gran parte deshabitados de Europa, donde eran conocidos como los celtas, sajones, y por otros nombres también. Ellos formaron el grueso de la población europea.

Para un estudio más completo de los nombres de Israel en su cautiverio, y cómo migraron bajo esos nombres en Europa, véase el libro de William Bennett, The Story of Celto-Saxon Israel. El Obelisco Negro de Salmanasar se discute, con fotos y texto, en el Apéndice Dos de ese libro.

Israel entró en el cautiverio asirio y nunca regresó a la vieja tierra; Judá tenía que ir a una cautividad babilónica de tan sólo 70 años y luego regresar para que el Mesías pudiera nacer en el lugar designado en Belén de Judea ( Miqueas 5:2 ).


El destino de la Casa del norte de Israel era para que se cumpliera la primogenitura. El destino de la Casa del sur de Judá era para dar a luz al Rey-Mesías. En la primera venida de Cristo, El vino de la tribu de Judá, y nació en Belén, la ciudad de David, con el fin de cumplir, como el Mesías, el llamado de Judá. Pero en Su segunda venida, tiene que venir de una manera diferente, para cumplir el llamado derecho de nacimiento de la Casa de Israel y llevar muchos hijos a la gloria. Ya hemos hablado de esto en su totalidad en los capítulos diez y once de nuestro libro, Las Leyes de la Segunda Venida, por lo que no vamos a continuar esta labor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario