TRADUCTOR-TRANSLATE

PRIMERA CORINTIOS 7 (1): El matrimonio y el celibato, Parte 1, Dr. Stephen E. Jones


23/03/2017



Después de haber completado su análisis de la pureza y la moral de la iglesia, se necesitaba una orden definitiva de observar la Ley y abstenerse del pecado. Pablo ahora vuelve su atención a dos cuestiones de menor importancia: el matrimonio y la comida sacrificada a los ídolos. Como veremos más adelante, ninguna de estas cuestiones eran cuestiones de moralidad, sino más bien de la conveniencia.

Pablo dice en 1 Corintios 7:1,

1 En cuanto a las cosas de que me escribisteis, bueno es para el hombre no tocar mujer.

Una vez más vemos que Pablo estaba respondiendo a la carta de Cloe, fuera que ella hubiera dado su propia opinión o la de otro en el grupo: Es bueno para el hombre no tocar mujer. Estas palabras no son de Pablo, sino que es la cuestión planteada por la carta de Cloe, que Pablo sintió obligado a abordar. A menudo, las palabras han sido asignadas a Pablo, porque después defiende el celibato como un derecho natural tanto como el estado marital mismo. Esto es importante entenderlo, porque muchos han pensado que el mismo Pablo recomienda que las personas no se casen.

Parte del problema es que la puntuación gramatical aún no se había inventado en el siglo primero. Las frases todas corrían juntas, no había mayúsculas o minúsculas que señalaran cuando comenzaba una oración, y ciertamente no había comillas para que Pablo las pudiera utilizar. Todas estas comodidades y aclaraciones son de origen más moderno. Para entender el versículo 1, debemos puntualizar que la siguiente manera:

1 En cuanto a las cosas de que me escribisteis: “Es bueno para el hombre no tocar mujer”.

Después de haber declarado la cuestión, observamos que también es poco clara, ya que podemos decir el tipo de cuestión únicamente por la respuesta de Pablo. Es la cuestión de si el matrimonio es o no una buena cosa, porque tocar mujer era un lenguaje para las relaciones sexuales y/o el matrimonio en general. El hecho de que la respuesta de Pablo sea una “concesión” en lugar de un “mandamiento” (1 Corintios 7:6) sugiere que la cuestión no fuera acerca de las relaciones inmorales, sino específicamente acerca de si el matrimonio era una ventaja o un obstáculo para la vida espiritual.

Los versículos 1-9 tratan con el matrimonio y el celibato. Los versículos 10-24 con el matrimonio y el divorcio. Los versículos 25-38 tratan con el matrimonio y el servicio cristiano. Los versículos 39, 40 son sobre la Ley de Matrimonio.


Deberes del matrimonio
Pablo comienza su discusión en 1 Corintios 7:2, diciendo:

2 Pero a causa de las fornicaciones, cada uno tenga su propia mujer, y cada una tenga su propio marido.

Desde el principio, Pablo defiende la relación matrimonial, no para perpetuar la especie, no para dejar un heredero para la propia finca, ni como si se tratara de una orden de Dios, sino debido a las inmoralidades, o fornicaciones. Esto no fue un intento de participar en una terapia de pareja, porque entonces Pablo habría planteado el tema del amor, como lo hizo en Efesios 5:25-33. En cambio, Pablo estaba tratando con las obligaciones legales, si el matrimonio en sí era o no legal, y las obligaciones legales específicas de matrimonio.

El primer problema legal, por supuesto, se centró en la inmoralidad en sí. La respuesta de Pablo en el versículo 2 es que los cónyuges deben tener una relación exclusiva entre sí. Luego Pablo dice en 1 Corintios 7:3,

3 El marido cumpla su deber para con su esposa, y asimismo la mujer con el marido.

Si tuviéramos en cuenta que se tratara de una sesión de terapia de pareja, sería de hecho bastante estéril. El matrimonio es mucho más que una cuestión sobre deber legal y responsabilidad. Sin embargo, la propia Ley no trata de participar en la terapia de pareja, que no sea poniendo el amor al mando en todos los asuntos.

Éxodo 21 hace una distinción entre el matrimonio de una esclava y el matrimonio de una mujer libre. Una mujer libre goza de más derechos que una esclava, y lo vemos en el caso de Sara y Agar. En Gálatas 4:22-31 Pablo muestra el significado espiritual de cada una, obviamente, recomendando que los creyentes sean parte de la esposa Sara, en lugar de una simple esposa Agar. Para ser parte de la Compañía Sara, uno debe estar casado con Cristo según el Nuevo Pacto, en lugar de según el Antiguo.

Pero en el caso de un hombre que se casa con una esclava, Éxodo 21:10,11 dice,

10 Si toma para sí otra mujer, no puede reducir su comida, su ropa, sus derechos conyugales. 11 Y si no hace estas tres cosas para ella, entonces ella saldrá por nada, sin pago de dinero.

Está fuera del alcance de este estudio para discutir la poligamia, que fue permitida por la Ley y se practicaba comúnmente. Es suficiente decir que la poligamia se basa en los principios del Pacto Antiguo. Por lo tanto, es quizás profético que los tres deberes legales del matrimonio se enumeren en el contexto del matrimonio de una esclava. La Ley define los derechos de una esposa-esclava. Para la Ley, incluso los esclavos tenían el derecho a no ser maltratados (Éxodo 21:26,27). La esclavitud bajo las leyes de los hombres, como demuestra la historia, no dieron a los esclavos ningún derecho en absoluto, e incluso la propia vida de un esclavo estaba en manos de su amo.

Pero Dios le dio ciertos derechos incluso a una esposa-esclava. Su marido estaba obligado por la Ley a darle la comida, la ropa y los derechos conyugales. Si él no lo hacía, ella tenía derecho a recurrir a un juez, y si ella ganaba su caso, ella debía ser liberada de la Ley del Marido. En otras palabras, podría obtener un divorcio sin tener que pagar por su libertad.

En este contexto, vemos como Pablo apeló a la Ley cuando habla de los deberes de los cónyuges. Había tres funciones, y Pablo ordena esencialmente a las parejas casadas a seguir estos como un requisito mínimo de matrimonio. Por supuesto, si un marido simplemente cumplía esas obligaciones sin amor, el matrimonio sería estéril de hecho.


4 La mujer no tiene potestad sobre su propio cuerpo, sino el marido; y asimismo el marido no tiene autoridad sobre su propio cuerpo, sino la mujer.

En la medida en que se refiere a estos tres deberes del matrimonio, incluso una esposa-esclava tenía un reclamo sobre el cuerpo de su marido, ya que era su derecho tener relaciones conyugales. Sin embargo, desde una perspectiva más amplia, Pablo probablemente estaba hablando desde el punto de vista de un matrimonio de la Nueva Alianza, donde una esposa-libre debía tener los mismos derechos por ser “una sola carne” con su marido. Una mujer es o bien sierva/esclava de su marido, o ella es una mujer libre. Ella no puede ser las dos al mismo tiempo, más de lo que una persona puede estar bajo el Antiguo Pacto y el Nuevo al mismo tiempo.

Pablo, en esencia, da a los cónyuges igual autoridad sobre el cuerpo del otro. La Ley de Dios contiene muchas declaraciones y principios del Nuevo Pacto, pero mucho no está claro a causa del velo del Antiguo Pacto sobre los ojos de los hombres (2 Corintios 3:15). Por esta razón, el matrimonio del Nuevo Pacto no se entendió muy bien hasta que Jesús comenzó a romper la tradición judía al hablar con las mujeres y tratarlas con honor y dignidad.

Como también mostré en mi comentario sobre el Evangelio de Lucas, que ofrece la perspectiva de Pablo al respecto, las mujeres fueron elevadas a posiciones de honor iguales a los hombres. No obstante, incluso en la Edad Pentecostal, la Iglesia ha tenido sólo un conocimiento parcial de la distinción entre los dos pactos, y su falta de comprensión ha perpetuado la relación matrimonial de la Antigua Alianza, no sólo entre Cristo y Su novia, sino también entre los esposos y las esposas.

Para un estudio más completo sobre este tema, véase mi libro, Antigua y Nueva Alianza matrimonial (en castellano: http://josemariaarmesto.blogspot.com.es/2014/09/folleto-antiguo-y-nuevo-pacto.html).


La abstención entre las parejas casadas
Pablo continúa en 1 Corintios 7:5,

5 No os privéis el uno del otro, salvo de común acuerdo por un tiempo, para que puedan dedicarse a la oración, y júntense de nuevo en uno, para que no les tiente Satanás a causa de su incontinencia.

Al parecer, algunos de los creyentes en Corinto había sido influenciados por la idea de que el sexo en sí era malo o, al menos, que dificultaba a la gente para alcanzar la espiritualidad verdadera y completa. Ha habido varias sectas religiosas a lo largo de la historia que enseñan y hacen cumplir la abstención en un intento de alcanzar la perfección. Afortunadamente, estas sectas se extinguieron en el plazo de una sola generación, como debía ocurrir, y sus miembros no alcanzaron ni la perfección ni la inmortalidad.

Parece que al menos una pareja en la iglesia de Corinto había decidido separarse, pensando que las relaciones conyugales obstaculizaban su avance espiritual. Pablo dijo: “¡Basta! No se deben prevenir o ignorar sus necesidades sexuales sin tentación natural”. Está bien separarse temporalmente para dedicarse a la oración”, pero debe fijar un tiempo para volver a juntarse de nuevo en uno”. Pablo pudo haber estado refiriéndose a los tiempos de ayuno y oración, pues sabía que el ayuno podría reducir el deseo natural (y capacidad) de uno para tener relaciones sexuales. Por lo tanto, el ayuno (por más de uno o dos días) hacía más fácil la abstención.

Concesión, no mandamiento
Pablo dice en 1 Corintios 7:6,7,

6 Pero esto digo por vía de concesión, no por mandamiento [o, medida cautelar]. 7 Quisiera más bien que todos los hombres fuesen como yo soy. Sin embargo, cada uno tiene su propio don de Dios, uno de esta manera, y otro de otro.

Pablo dejó claro que el estado individual o celibato no era un mandato bíblico o la Ley. De hecho, Dios mismo había establecido el matrimonio antes de que Adán y Eva pecaran; no se trató de una concesión a la carne después del pecado entrar en escena. Al preceder al pecado, está claro que el matrimonio fue instituido por Dios desde el principio. De hecho, fue para este propósito que Dios sacó a Eva de Adán, ya que sin esa separación, no podía haber matrimonio.

Ya hemos visto cómo el propósito divino para el Cielo y la Tierra era casarlos, no separarlos. Por lo tanto, el principio más básico de las relaciones en el universo se basa en el matrimonio. Así que, obviamente, Pablo nunca prohibiría el matrimonio. De hecho, en 1 Timoteo 4:3, Pablo fue muy crítico de los hombres que prohíben el matrimonio, incluyéndolo en su lista de doctrinas de demonios.

Pablo mismo se había casado en cierta época. Eusebio, obispo de Cesarea en el siglo cuarto, creía que el mismo Pablo estaba casado, junto con otros apóstoles. Él cita a Clemente, tercer obispo de Roma, en Ecl. Hist., III, xxx,

Clemente, cuyas palabras acabamos de leer, pasa desde el pasaje que he citado para refutar a los que desaprueban el matrimonio, haciendo una lista de los apóstoles que se sabe han sido hombres casados. Él dice: '¿O será que condenarán incluso a los apóstoles? Porque Pedro y Felipe tenían familias, y Felipe dio a sus hijas en matrimonio, mientras que el propio Pablo no duda en una de sus cartas en hacer frente a su compañero de yugo, a quien no llevó de gira con él por miedo a que dificultara su ministerio' “.

En la nota del editor, leemos un comentario:

Phil. iv. 3: aunque 'compañero de yugo' (syzygos), naturalmente, significa 'esposa', podría significar 'compañero' “.

En otras palabras, el syzygos de Pablo podría referirse a Lucas como “camarada”, pero el significado más natural de la palabra es esposa. Por lo tanto, el propio Eusebio toma esto como que Pablo estaba casado.


Sin embargo, cuando Pablo escribió su carta a los Corintios, parece que ya no estaba casado. En otras palabras, su esposa había muerto. Por lo tanto, cuando se habla de las viudas en los próximos versículos, abogando por que no se volvieran a casar, probablemente estaba hablando desde la experiencia personal.

Etiquetas: Serie Enseñanza
Categoría: Enseñanzas

Dr. Stephen Jones

No hay comentarios:

Publicar un comentario