TRADUCTOR-TRANSLATE

PRIMERA CORINTIOS 3 (3): Materiales de construcción para el templo y su prueba por fuego, Dr. Stephen E. Jones


07/03/2017



Aunque los hombres son el fundamento de las denominaciones, sólo Jesucristo puede ser el único fundamento del templo que Dios está construyendo. Por supuesto, no conozco a nadie que admita que su fundador es el fundamento de su denominación. Siempre se afirma que Jesús es el fundamento, y con frecuencia esto es cierto en gran medida al comienzo de la historia de la organización. Sin embargo, las pretensiones son tan buenas como el modo de pensar de la gente. La realidad práctica es que si Dios dice una cosa, y los líderes dicen otra, los líderes siempre se salen con la suya. Los líderes son responsables de discernir la voluntad de Dios y enseñar Su Palabra. Pero los líderes no son inmunes a la influencia de sus almas, y muchos nunca han aprendido a distinguir entre su alma y su espíritu.

He conocido a muchos buenos líderes en varias denominaciones, hombres de fe genuina y comprensión que son un tributo para su organización. Hago todo lo que puedo por compartir la revelación de la Palabra que he recibido, así como procuro conocer la revelación de ellos. Esto es, después de todo, uno de los principales objetivos de la comunión. El problema es que el alma no puede discernir la mente de Dios, porque esa es la función del espíritu. La influencia del alma nos hace creer en lo que Jesús llamó "los mandamientos de hombres" (Mateo 15:9 KJV; Isaías 29:13 KJV).

El alma no conoce la diferencia entre la Palabra y SU comprensión de la Palabra. Supone que son lo mismo, y por lo tanto el hombre anímico está cerrado en su creencia de que está a la altura de la revelación divina. Su confianza está en credos que los hombres han establecido en el pasado, por lo general votando para determinar la verdad por el poder de la mente carnal con un espíritu de violencia y fuerza.


Valor perdurable
Al final, todas las creencias y todas las obras de los hombres serán puestas a prueba por el fuego. 1 Corintios 3:12,13 dice,

12 Ahora bien, si alguien construye sobre este fundamento oro, plata, piedras preciosas, madera, heno, hojarasca …

Aquí Pablo continúa su metáfora de construcción de templos. Después de poner el fundamento de Jesucristo, muestra cómo otros hombres pueden construir sobre esa base, usando materiales buenos o malos. El "oro, plata, piedras preciosas" son las obras realizadas por la fe. La "madera, heno, hojarasca" son las obras realizadas por la propia voluntad y el esfuerzo del hombre.

Pablo nos dice en Romanos 10:17 que "la fe es por el oír", porque en la forma hebrea de pensar, oír (shema) es también obedecer. El oír requiere una respuesta para ser auténtico. La respuesta prueba la fe, porque Santiago 2:18 dice, "Yo te mostraré mi fe por mis obras". Él dice otra vez en Santiago 2:26, "la fe sin obras está muerta".

Tal fe "muerta", entonces, es la "madera, heno, paja" en la metáfora de Pablo. Cuando los hombres responden al alma, no es fe en Dios, sino fe en el hombre. La fe en el hombre no es inherentemente mala; pero no es lo mismo que la fe en Dios. Los hombres pueden hacer muchas buenas obras, porque la madera, heno y hojarasca son beneficiosas en la tierra hoy en día. El problema es que se convierten en polvo y se pueden quemar. Sabemos por 1 Reyes 6:9,10 que el templo de Salomón fue construido a partir de madera de cedro. ¿Esto destruye la metáfora de Pablo? De ningún modo. En primer lugar, el templo de Salomón era sólo un tipo y sombra tempranos del templo real que Dios iba a construir con piedras vivas. En segundo lugar, se utilizó madera de cedro debido a su calidad duradera, que simulaba muy bien el material en el verdadero templo.

El oro, la plata, y las piedras preciosas en la metáfora de Pablo representan verdaderas obras de fe, o lo que él llama la fe-obediencia (Romanos 1:5). Cuando una persona responde a la voz de Dios, sus actos son actos de fe, que, cuando se traten con fuego, soportarán. Todas las obras anímicas de los hombres son combustibles y no tienen valor permanente que pueda ser recompensado en el día.


Prueba de fuego
Pablo continúa su pensamiento en 1 Corintios 3:13,

13 la obra de cada uno se hará evidente; porque el día la declarará, ya que ha de ser revelada por el fuego; y el fuego mismo probará la calidad de la obra de cada uno.

Pablo dice que las obras de los hombres serán probadas de un modo u otro en "el día". ¿Qué día es? Obviamente, es el Día del Juicio. Pablo habla de el como un evento futuro, ya que en su día la mayor parte de las obras de los hombres todavía no se habían "hecho evidentes". Todavía quedaban diferencias relativas, porque el juicio de Dios aún no había aclarado estas cosas a todos los hombres. Es sólo en el Juicio del Gran Trono Blanco que el fuego de Dios pondrá a prueba todo lo que queda para ser probado, y en ese momento nadie podrá negar la validez de la prueba.

Hay, por supuesto, una prueba actual que se produce en nuestras vidas, si somos capaces de discernir adecuadamente. He descubierto que toda obra de fe se pone a prueba aquí y ahora. Dios tiene muchas maneras de probar Su Palabra (es decir, lo que nosotros creemos que Su Palabra es), por lo que nuestra creencia y comprensión pueden ser probadas por el fuego de Dios. Sin tal prueba, nos quedaríamos con un grado de incertidumbre, porque aun cuando nosotros supiéramos que habíamos oído de Dios, otros podrían no tener la misma seguridad.

El fuego de la experiencia y los acontecimientos prueban muchas cosas aquí y ahora. Sin embargo, sólo unos pocos están al tanto de esas pruebas. En el Gran Trono Blanco, todas serán evidentes. Por lo tanto, es importante ver ambas pruebas de fuego presente y futura, con el fin de ver el cuadro completo.


La naturaleza del fuego
El "fuego" en sí no es literal. Es también parte de la metáfora de Pablo como la del templo y los materiales de construcción. El carácter y la naturaleza de Dios son el "fuego", y por esta razón Dios se reveló como "fuego consumidor" (Deuteronomio 4:24). Todas las cosas carnales son combustibles en presencia de este Fuego Divino. De ahí también, que a Israel se le mandó quemar todos los ídolos y todo lo que se asocia con la idolatría (Deuteronomio 13:13,16).

La Ley de Dios es una expresión de Su naturaleza; si se lee con entendimiento, revela quién es Él. Por lo tanto, Su naturaleza es la vara de medir de todas las cosas, y lo que no está a la altura de Su naturaleza será quemado al final. Deuteronomio 33: 2 KJV habla de "la ley de fuego". Daniel 7:10 nos dice que "un río de fuego fluía" del Gran Trono Blanco (símbolo de la Ley) sobre el pueblo de los muertos resucitándolos. Este Río de Fuego es el Juicio Divino sobre toda la gente, y de acuerdo a Juan en Apocalipsis 20:14, este "río" se constituye en un "Lago".

Es el Juicio Divino de acuerdo con la Ley de Dios. Sin embargo, la Ley de Dios no prescribe la tortura de fuego como una forma normal de juicio. La única manera en que se podrá utilizar el fuego literal como un juicio es si el pecador ha quemado a otras personas. Éxodo 21:23-25 dice,

23 Mas si hubiere muerte, entonces pagarás vida por vida, 24 ojo por ojo, diente por diente, mano por mano, pie por pie, 25 quemadura por quemadura, herida por herida, golpe por golpe.

El principio divino en la mente de Dios es que el juicio siempre ha de encajar bien con el delito. Si un arreglo monetario no puede ser alcanzado entre el pecador y la parte perjudicada, entonces, la Ley dice que pecador debe ser herido en la misma forma que él hirió a su propia víctima. Por lo tanto, en el Gran Trono Blanco, quienes torturaron otros, ya sea con fuego o por otros medios, podrán ser torturados de la misma manera, por el mismo período de tiempo antes de ser liberados.

Jesús se refirió a una Ley similar (Deuteronomio 25:3), diciendo en Lucas 12:47-49,

47 Aquel siervo que conociendo la voluntad de su señor, no se preparó, ni hizo conforme a su voluntad, recibirá muchos azotes. 48 Mas el que sin conocerla hizo cosas dignas de azotes, recibirá pocos; porque a todo aquel a quien se haya dado mucho, mucho se le exigirá; y al que mucho se le haya confiado, más se le pedirá. 49 Fuego vine a echar en la tierra; y ¡cómo deseo que se haya encendido ya!

Jesús no se refería a un clásico "infierno", deseando que ya se hubiera encendido, sino que estaba mostrando cómo tales flagelaciones eran la aplicación de la Ley de Fuego de Dios. Su punto era demostrar que la ignorancia puede reducir la responsabilidad de cada uno. Por ejemplo, los obispos de la iglesia que quemaron a la gente en la hoguera durante la época medieval (que no terminó hasta la década de 1860) será tenido más responsable ante Dios que los que realizaron injusticias similares pero que no tuvieron oportunidad de estudiar las Escrituras.

Por supuesto, el proceso de juicio también incluirá los niveles de misericordia que sean adecuados. Los que mostraron piedad alcanzarán misericordia; los que no la mostraron serán juzgados de acuerdo con su propio estándar de medida (Mateo 7:2). Por lo tanto, los obispos de la iglesia que quemaron "herejes" en la hoguera sin piedad serán a su vez quemados, si "el día" demuestra que ellos también fueron herejes según la norma de la Verdad divina.

Sin embargo, el fuego es sobre todo una metáfora de la naturaleza de Dios según lo revelado por Su Ley, a pesar de que pueda haber algo de fuego literal cuando se aplique en el Juicio del Gran Trono Blanco. La idea de que "una misma medida para todos" es ajena a la norma divina de justicia. "La paga del pecado es muerte" (Romanos 6:23), no un infierno ardiente. El juicio será proporcional al delito. Por otra parte, ningún hombre puede delinquir por la eternidad, y así ningún juicio es eterno. La Ley del Jubileo siempre cancela la "deuda" en el momento apropiado.

La palabra hebrea traducida "eterno" y "perpetuo" es olam, que significa "oculto, desconocido, por tiempo indefinido". Esto no significa infinito. De hecho, hay ejemplos en la Escritura donde no puede significar eterno , como el llamado "pacto eterno" que Dios hizo con Finees (Números 25:13 KJV); pues su sacerdocio sólo duró unos 300 años (1 Samuel 2:30). En el Nuevo Testamento el equivalente griego de olam es aionian, "perteneciente a un aion (eon) o edad" y hay que darle a la definición hebrea a ella.

Pablo nos dice que todas las obras de los hombres serán juzgadas por el fuego. Se refería específicamente a los creyentes de ánimo carnal en la asamblea de Corinto, aquellos que seguían los deseos del hombre anímico, como se vio por su deseo de seguir a los hombres, en lugar de Cristo. Por extensión, por supuesto, todos los hombres serán juzgados por la misma Ley de Fuego, pero Pablo estaba advirtiendo a la iglesia que todo su material de construcción sería ser probado (o refinado) por el fuego.

Etiquetas: Serie Enseñanza
Categoría: Enseñanzas

Dr. Stephen Jones

No hay comentarios:

Publicar un comentario