TRADUCTOR-TRANSLATE

OSEAS, PROFETA DE LA MISERICORDIA - CAP. 20: GABAA Y RAMÁ - P-1, Dr. Stephen E. Jones




15/12/2016



[Dejé mi NASB Biblia en una reunión a la que asistí anoche, así que voy a utilizar KJV aquí.]

Dibujando un paralelo con Mizpa, Oseas nos dice que Dios está decidiendo un caso judicial entre Israel y Asiria para ver si Israel debe volver a "Labán" como un esclava o si Israel debe permanecer libre. Oseas 5: 5 dice,

5 La soberbia de Israel le desmentirá en su cara; Israel y Efraín tropezarán en su pecado, y Judá tropezará también con ellos.

Aquí Dios es mal traducido por "el orgullo de Israel". Se debería leer "La gloria de Israel", que es comparable a la forma en que un juez o rey hoy podría ser abordados como "Su Excelencia". Una frase similar se encuentra en Amós 8:7, "El Señor juró por la gloria de Jacob".

Así debemos entender que Oseas está diciéndonos que el Excmo. mismo está testificando contra Israel, Efraín, e incluso Judá. Por esta razón, todos ellos "caen". Van a perder su caso, dice el profeta, y las naciones caerán. Oseas 5:6 continúa,

6 irán con sus ovejas y con sus vacas andarán buscando al Señor; pero no le hallarán; Él mismo se habrá retirado de ellos.

Una vez que el veredicto se ha rendido, un pecador condenado deberá someterse al juicio divino o hacer frente a una pena peor. Sin embargo, someterse al juicio significa que el pecador está de acuerdo con el juez. Muchos pecadores no lo están, y piensan que Dios es injusto al sancionarles. Los únicos que están de acuerdo con Dios son aquellos que ya conocen Su mente. Pero Israel como un todo no conoció a Dios. Al final, sin embargo, hay esperanza, porque Dios se ha comprometido hacerles Su pueblo. La única manera de hacer esto es forzarles a que se arrepientan, cambien sus mentes y corazones, de modo que realmente entren en total acuerdo con la mente de Dios.

Así leemos en Deuteronomio 4:29,30

29 Mas si desde allí has de buscar al Señor tu Dios, lo hallarás, si tú le buscares de todo tu corazón y con toda tu alma. 30 Cuando estuvieres en angustia, y todas estas cosas hayan venido sobre ti, si en los últimos días te vuelves a Yahweh tu Dios, y oyeres su voz.

Mientras tanto, Dios retira Su presencia a Israel, lo que les permite adorar a los falsos dioses e ídolos que ellos desean, mientras que están la vieja tierra. Esto, también, era parte de la Ley de la Tribulación en Deuteronomio 28:64. Oseas 5:7 continúa,

7 prevaricaron contra el Señor; porque ellos han engendrado hijos bastardos [zur, "extranjeros"]; ahora en un mes [la luna nueva, jodesh] los devorará a ellos con sus heredades.

El profeta continúa su tema básico del adulterio espiritual. En este caso, la nación tenía hijos engendrados por otros dioses. Debido a que la propia relación matrimonial de Oseas estaba ligada a la condición de la nación, implica que sus propios hijos podrían haber sido engendrados por uno de los socios adúlteros de Gomer. La solución, por supuesto, es que el Espíritu Santo engendre a los hijos de Dios. Cualquier otro "hijo de Dios," engendrado por la carne, es sólo un pretexto.

Por esta razón, dice el profeta, el juicio vendría en un corto período de tiempo, "un mes", o mejor, "luna nueva". Esto probablemente no es una referencia a un tiempo de 30 días de juicio. La palabra jodesh también se refiere a una "luna nueva", y esto a menudo se refiere a la séptima "luna nueva", que era el día del sonido de las Trompetas (Levítico 23:24). ¿Se haría caer a Samaria en la Fiesta de las Trompetas? ¿En nuestro tiempo, Jerusalén también caerá en la Fiesta de las Trompetas de algún año, en cumplimiento de Jeremías 19:10,11?


Las trompetas tocadas en Gabaa y Ramá
La vinculación de este "mes" con la séptima luna nueva, la Fiesta de las Trompetas, parece ser la forma en que Oseas hace su próxima declaración en Oseas 5:8,

8 Tocad el cuerno [shofar] en Gabaa y la trompeta [khatsotsera] en Ramá; llorad en voz alta en el Bet-Aven, alerta, oh Benjamín.

Este es un paralelismo hebreo, por lo que la tensión no está sobre la diferencia entre el shofar y la trompeta, sino más bien en su similitud. Aún así, los dos se utilizaban para diferentes propósitos. El shofar se utilizaba en el Día de la Expiación para anunciar el comienzo de un año de Jubileo (Levítico 25: 9), la trompeta (khatsotsera) estaba hecha de plata y era larga y con forma de campana. Moisés hizo dos de estas trompetas para ser tocadas en la Fiesta de las Trompetas (Números 10:2), que profetizaban de la resurrección de los muertos.

Gabaa era la casa de Saúl, mientras que Ramá era el hogar de Samuel (1 Samuel 15:34). Las ciudades estaban a menos de dos millas de distancia, y ambas se encontraban a sólo unas pocas millas al norte de Jerusalén.

Entonces, ¿qué estaba profetizando Oseas aquí? La referencia a Gabaa es a Jueces 19, donde leemos de la atrocidad cometida contra la concubina de un levita que había estado pasando a través de Gabaa. Su concubina fue abusada hasta la muerte por los hombres bisexuales en Gabaa, y como resultado, el levita dio la voz de alarma para todas las tribus para obtener justicia. No tocó una trompeta, pero picó a su concubina muerta en doce pedazos y envió un pedazo de ella a cada una de las tribus, para dar testimonio del delito (Jueces 19:29; 20:4,5,6).

Esta evidencia impactante precipitó una guerra civil, en la que toda la tribu de Benjamín fue casi destruida. Todavía 700 hombres sobrevivieron al desastre, y años más tarde el rey Saúl, que era de esa tribu, fue coronado rey de Israel. Aún más tarde, el apóstol Pablo (Saulo o Saúl) fue coronado espiritualmente cuando experimentó Pentecostés al ser lleno del Espíritu (Hechos 9:17). En efecto, el rey Saúl era un patrón negativo de la levadura en Pentecostés, mientras que el apóstol Pablo fue el patrón positivo de los pentecostales verdaderos que llevan a la visión de los Tabernáculos.

La referencia de Oseas sobre tocar un shofar en Gabaa es primero para hacer sonar una alarma de guerra o juicio por el pecado, pero también acerca de un Jubileo, que trata de perdonar el pecado y la deuda. El doble aspecto de esta profecía es, pues, un recurso de arrepentimiento (Día de Expiación), así como del perdón (Jubileo). Por lo tanto, Oseas estaba sonando la alarma de la guerra con Asiria, pero al mismo tiempo era un presagio de un momento en el futuro cuando se restauraría a Israel.

En cuanto a Ramá, el nombre era bastante común, ya que había más de una Ramá. El nombre significa "altura, alto", que por lo general se refiere a la cima de una colina o montaña. Algunas cimas tenían ciudades, y otras lugares altos para Baal. Por lo tanto, Ramá tenía una profecía doble asociada a ella también. Era el hogar de Samuel, pero también se refiere a los lugares de idolatría.

Ya que Oseas asocia una trompeta con Ramá, nuestra pregunta es ¿cómo podría profetizar Ramá de la Fiesta de las Trompetas y la Resurrección de los Muertos?

Como he dicho anteriormente, la sentencia de Samaria (y posiblemente Jerusalén en nuestro tiempo) parece haber llegado a la séptima luna nueva, la Fiesta de las Trompetas. Ese sería el momento del certificado oficial de la muerte de Israel. Pero cuando se tocaba la trompeta para cumplir con el objetivo principal de este día de fiesta, señala también la Resurrección.

Un evento profético diferente se llevó a cabo en otra Ramá, quizás una colina, que estaba situada en las afueras de Belén en Efrata. Era donde Raquel murió y fue enterrada (Génesis 35:19). El libro de Jaser nos dice que pocos años después de su muerte, cuando José fue vendido por sus hermanos como esclavo, los madianitas lo llevaron más allá de la tumba de Raquel. Jaser 42:29-40 cuenta la historia.

29 ... Y los hombres procedieron en el camino, y que pasaban por el camino de Efrata, donde fue enterrada Raquel. 30 Y José llegó a la tumba de su madre, y José se apresuró y corrió a la tumba de su madre, y se echó sobre la tumba y lloró. 31 Y José lloró en voz alta sobre la tumba de su madre y le dijo … 35 "Levántate, oh madre mía, levántate, despierta de tu sueño y ve a mi padre cómo su alma está conmigo este día, y consuela y alivia su corazón". 36 Y José continuó hablando estas palabras, y José lloró en voz alta y lloró amargamente sobre la tumba de su madre; y él dejó de hablar, y de la amargura del corazón se volvió quieto como una piedra sobre la tumba. 37 Y José oyó una voz que le hablaba desde debajo de la tierra, que le respondió con amargura de corazón, y con una voz de lloro, y orando con estas palabras: 38 "Hijo mío, hijo mío José, yo oí la voz de tu llanto y la voz de tu lamento; y he visto tus lágrimas; he conocido tus problemas, mi hijo, y me duele por tu causa, y se añade abundante tristeza a mi dolor. 39 Ahora, pues, hijo mío, hijo mío José, esperanza de Yahweh, espera a Yahweh, y no temas, porque Yahweh está contigo, Él te libre de toda aflicción".

A esta historia se hace referencia en Jeremías 31:15,

15 Así dice el Señor; "Voz fue oída en Ramá, llanto y lloro amargo; Raquel que llora a sus hijos, no quiso ser consolada acerca de sus hijos, porque perecieron".

Esto también profetizaba de la masacre de los niños de Belén poco después de que Jesús nació, como leemos en Mateo 2:17,18.


El punto es que Jeremías se refiere a llanto de Raquel en la tumba como procedente de Ramot, en lugar de desde Efrata o Belén. Esto demuestra que Raquel fue enterrada en una colina, que la gente del lugar llamaron Ramá. Aunque no era la ciudad con ese nombre, sin embargo, desde un punto de vista profético, se superpone sobre la profecía de Oseas de tocar la trompeta en Ramá. Muestra cómo Ramá no sólo fue un lugar de enterramiento, sino también un lugar de resucitar de entre los muertos.

Etiquetas: Serie Enseñanza
Categoría: Enseñanzas

Dr. Stephen Jones