TRADUCTOR-TRANSLATE

OSEAS, PROFETA DE LA MISERICORDIA – CAP. 18: LA IDOLATRÍA CIEGA, Dr. Stephen E. Jones

13/12/2016



Oseas 4:14 continúa,

14 No castigaré [pakad, "visitar, prestar atención a"] a sus hijas cuando se prostituyan o a sus nueras cuando adulteren, porque los hombres mismos van aparte con prostitutas y ofrecen sacrificios con prostitutas del templo [Qadesh, "sodomitas, (masculino) prostitutos del templo"]; por lo que el pueblo que no tiene conocimiento está en ruinas (perecerá) [lavat, "tirarse de cabeza al suelo, caer"].

En el culto de Baal, las mujeres eran "purificadas" por tener relaciones sexuales con los sacerdotes. Pero los hombres también podían ir al "culto" a Baal, y tenían a su elección las prostitutas masculinas o femeninas. El profeta nos dice que cuando la sociedad se vuelve tan sin Ley que los hombres mismos se les permite tener relaciones homosexuales con los sodomitas en los altos de Baal, entonces Dios apenas puede prestar atención a las mujeres que han llegado a ser prostitutas.

Cuando la sociedad alcanza este nivel de degradación sin Ley, el pecado de fornicación sencillo ya no es la principal preocupación de Dios. Quizás, también, el profeta estaba haciendo el punto de que muchos maridos eran homosexuales, por lo que difícilmente podría culpar Dios a sus esposas por la búsqueda de satisfacción sexual en otra parte.

En cualquier caso, "por lo que el pueblo que no tiene conocimiento está en ruinas (perecerá)". Las personas sin el conocimiento de Dios, que han olvidado la Ley de Dios, no tienen entendimiento (discernimiento) del bien y el mal, el pecado y la justicia, y por lo que se lanzan de cabeza hacia el suelo. El apóstol nos dice en 1 Juan 3:4, "el pecado es infracción", es decir, el pecado es una violación de la Ley de Dios. Pablo afirma esto en Romanos 3:20, diciendo, "por la ley es el conocimiento del pecado".

Pablo dice más adelante en Romanos 6:23, "la paga del pecado es muerte". Tenga en cuenta que el pecado de Adán nos trajo la mortalidad, que es el primer tipo de muerte, lo que nos hace pecar personalmente. El pecado personal se juzga por la segunda muerte, que es el Lago de Fuego (Apocalipsis 20:14). El Lago de Fuego es la "ley de fuego" de Deuteronomio 33:2 KJV. La Ley no nos juzga por ser mortales, tal muerte ya es el juicio sobre Adán y toda su hacienda. Las sentencias de la Ley que se aplican a cada individuo se dirigen contra nuestros pecados personales que se derivan de la condición de muerte o maldad.


La apelación a Judá
Oseas luego se desvía en su profecía de Gomer-Israel a Judá, la nación del sur, diciendo en Oseas 4:15,

15 Si fornicas tu, Israel, que al menos no peque Judá; y no entréis a Gilgal, ni subáis a Bet-Aven, ni toméis juramento: "¡Por la vida del Señor!"

El profeta esperaba que Judá no sería culpable de la misma ilegalidad que afectó a Israel. Pero Judá también era culpable, como leemos en Jeremías 3:8-11,

8 Y vio que por todos los adulterios de la infiel Israel, yo la había despedido y le había dado un certificado de divorcio, sin embargo, su hermana Judá la pérfida no tuvo temor; sino que ella fue y se hizo una ramera también … 11 Y el Señor me dijo, "La apóstata Israel ha resultado ser más justa que la desleal Judá".

Israel era una ramera abiertamente, pero Judá era una ramera en secreto, que se hizo pasar por mujer felizmente casada con Dios. Increíblemente, Dios prefiere prostitución flagrante de Israel a la hipocresía y la traición de Judá.

Oseas hace un llamamiento al pueblo, "no entréis a Gilgal, ni subáis a Bet-Aven". En otras palabras, no vayan a los templos paganos que habían sido erigidos. Jeroboam había construido un templo pagano en Gilgal, donde la gente ofrecía sacrificios (Oseas 12:11). Bet-Aven, "casa de maldad", era el nombre profético de Betel, "casa de Dios", donde Jeroboam había construido un santuario para uno de sus becerros de oro.

Gilgal sí tenía una larga historia como un lugar de culto. Cuando Israel entró por primera vez la tierra, tomaron doce piedras del río Jordán y las colocaron en un círculo en Gilgal como testigos de su paso milagroso por la tierra seca (Josué 4:20). Muchos años más tarde, Samuel fue un juez y profeta que estableció tribunales en Betel, Gilgal y Mizpa, además de tener una corte en su ciudad natal Ramá (1 Samuel 7:15-17).

Gilgal fue también el lugar donde Saúl fue coronado rey (1 Samuel 11:15), mostrando su importancia en la historia política de Israel. Se podría pensar en Gilgal como la primera ciudad capital de Israel. La coronación de Saúl se produjo cuando la gente rechazó el gobierno directo de Dios y quisieron ser gobernados por los hombres (1 Samuel 8: 7). Esta parece haber sido la primera vez que la apostasía comenzó a introducirse en Gilgal.

Gilgal fue también el lugar donde Saúl fue posteriormente rechazado por Dios como el rey de Israel. El usurpó el sacerdocio, ofreciendo un sacrificio, y esto aseguró que no tendría una dinastía perdurable de reyes (1 Samuel 13:12-14). Luego, más tarde, cuando salvó al rey Agag y preservó algunos de los rebaños como botín de la guerra contra los amalecitas, Dios lo rechazó totalmente como rey (1 Samuel 15:9,11,12,22,23).

Oseas menciona Gilgal tres veces en su profecía. En Oseas 9:15 Dios dice de Israel,

15 Toda su maldad apareció en Gilgal; de hecho, ¡llegué a odiarlos allí! ¡A causa de la maldad de sus obras, los echaré de mi casa! No los amaré más; todos sus príncipes son rebeldes.

La ira divina se dirige principalmente a Gilgal y Betel, que el profeta identifica con Bet-Aven a causa de las dos ciudades que están en las proximidades. En años anteriores, Bet-Aven estaba justo al este de Betel (Josué 7:2), pero tal vez en el momento de Oseas se habían fusionado las dos ciudades. Ciertamente, el profeta las considera ser la misma ciudad, y porque Jeroboam había colocado uno de los becerros de oro en Betel, el lugar fue llamado mejor Bet-Aven, "casa de maldad".

Aven es una palabra hebrea que significa "vacío, vanidad, iniquidad, mentira". Así que Oseas apela a Judá e Israel para que no queden bajo el juicio de prostitución por ir a Gilgal y Bet-Aven.


Idólatras ciegos
En Bet-Aven el pueblo iba a jurar lealtad al becerro de oro, diciendo: Por la vida del Señor!" Literalmente, esto se lee, "¡Vive Yahweh!"

Es quizás sorprendente que fueran a jurar lealtad al becerro de oro en el nombre del Señor. Parece que la gente pensaba que el becerro de oro representaba a Yahweh. Recordemos de Éxodo 32:8, cuando Israel adoró por primera vez al becerro de oro en la base del Monte Sinaí, dijeron:Israel, este es tu dios, que te sacó de la tierra de Egipto!" Parece que en su ceguera creían que el becerro de oro era sólo una representación física de Yahweh. En su opinión, ellos no estaban adorando a otro dios, sólo estaban haciendo a Yahweh visible y tangible.

Puede ser difícil para nosotros comprender cómo las personas podrían participar en la idolatría y al mismo tiempo creer que adoraban a Yahweh, pero vemos esto más adelante en la denuncia de Jeremías de la apostasía de Judá. En Jeremías 2:23 Dios le pregunta al pueblo de Judá,

23 ¿Cómo puedes decir: "No soy inmunda, nunca anduve tras los baales?" ¡Mira a tu proceder en el valle! ¡Sabes lo que has hecho! Tú eres joven camella ligera que tuerce sus caminos.

El profeta no podía creer que el pueblo realmente negara que iban tras los baales, es decir, los dioses de los cananeos. Sin embargo, es claro que las personas no estaban de acuerdo con la evaluación espiritual del profeta sobre su vida religiosa. Lo que parece obvio para nosotros hoy en día no era en absoluto obvio para ellos. Una vez más, Jeremías 2:35 dice,

35 Sin embargo, dices: "Soy inocente; de cierto su ira se ha apartado de mí". He aquí, yo entraré en juicio contigo porque tú dices: "No he pecado".

Aquí el profeta de nuevo casi no puede creer que la gente pensara que eran inocentes de todos los cargos. De alguna manera, en su ceguera, habían justificado su construcción de imágenes en violación del segundo mandamiento. No hay duda de que afirmaban que no estaban adorando a los iconos en sí mismos, sino al dios que esos iconos representaban. Eran lo suficientemente sofisticados como para saber que los iconos y las imágenes eran solo imágenes muertas. En realidad, nadie adoraba esas imágenes. Creían que habían construido las imágenes con el fin de ayudarles a centrarse en el Señor durante su tiempo de adoración. Así que afirmaban ser inocente de todos los cargos de idolatría.

Podemos extender el problema de la idolatría para incluir la idolatría del corazón, como se describe en Ezequiel 14:3. La idolatría puede ser tanto espiritual como física. Un ídolo es una "imagen tallada", lo cual está prohibido porque ninguna imagen es una representación exacta de Yahweh. Una imagen del hombre es su comprensión de Dios y su naturaleza. Algunas imágenes representan a Dios como malo o que asusta o compasivo. Pero todas ellas son inadecuadas. Todos debemos aprender a no depender de nuestro propio entendimiento (Proverbios 3: 5). Hay que distinguir siempre entre Dios y nuestro limitado entendimiento de Dios. Hay muchos que nunca se construirían una imagen de Dios, pero adoran libremente su comprensión de Dios. La idolatría corazón es un fuerte deseo u opinión o creencia que se origina en la mente carnal de la comprensión del hombre. Cuando los hombres adoran a un ídolo del corazón, se vuelven críticos de los demás que ven a Dios de una manera diferente. Esto lleva a la división innecesaria e incluso al comportamiento violento, cuando los hombres buscan tenazmente imponer sus propios ídolos a los demás. (1 Samuel 15:23)


Israel es obstinado
Oseas 4:16 dice,

16 Puesto que Israel es terco como una vaca obstinada, ¿puede el Señor ahora apacentarla como un cordero en un campo grande?

La respuesta es no. Su terquedad les impide arrepentirse. Así que Dios es impedido por los términos de la Antigua Alianza de bendecirlos como a corderos en un campo grande, cubierto de hierba. En lugar de ello, la Ley exige justicia. Los términos de la alianza incluyen el juicio por violar la Ley. Estos juicios son prometidos en Levítico 26 y en Deuteronomio 28.

Oseas 4:17-19 concluye,

17 Efraín es dado a ídolos; déjalo. 18 Cuando se les pasa la embriaguez, se prostituyen continuamente; sus gobernantes cambian la gloria por la ignominia [qalown, "vergüenza, deshonra, pudor"]. 19 El viento los envolverá en sus alas, y se avergonzarán de sus sacrificios.

El profeta esencialmente se da por vencido en Efraín. La gente es demasiado obstinada y ciega para cambiar. Ellos han bebido todo su vino, y están más allá de la razón y el entendimiento. El vino ha aflojado su moral hasta el punto en que se "prostituyen continuamente". Cuando el profeta dice: "sus gobernantes cambian la gloria por la ignominia", él usa la palabra qalown, lo que conlleva una implicación sexual, que se ve más claramente en Jeremías 13:26,

26 Yo, pues, descubriré también tus faldas delante de tu rostro, y se manifestará tu ignominia.

Esta idea se remonta a la época de Adán y Eva, que, antes de su pecado, estaban desnudos y no se avergonzaban (Génesis 2:25). Sin embargo, después de haber pecado, sintieron una sensación de vergüenza por su desnudez (Génesis 3:7). Por lo tanto, la "vergüenza" se asocia con la exposición y la desnudez.


Oseas 4:19 dice "el viento los envolverá en sus alas". En otras palabras, ellos están vestidos sólo por las alas del viento, que no ofrecen mucha cobertura.

Etiquetas: Serie Enseñanza
Categoría: Enseñanzas

Dr. Stephen Jones

No hay comentarios:

Publicar un comentario