TRADUCTOR-TRANSLATE

"FIJACIÓN BAJO LA LEY": 18- Escrituras difíciles de entender, Joseph Herrin




Muchos santos que han adoptado la opinión de que la Ley sigue como el guardián y tutor de los santos de hoy, llegan a este punto de vista debido a una mala interpretación de diversas Escrituras. Aunque su convicción podría ser sincera, el error siempre dará lugar a consecuencias indeseables. Si usted ha considerado pacientemente todo el material anterior en esta serie de enseñanza, he presentado la verdad de que la Ley no fue hecha para hombres y mujeres espirituales. El testimonio de los apóstoles de Cristo que se encuentra en las Escrituras es que los que están en Cristo han muerto a la Ley con el fin de unirse a Otro. La Ley con sus sombras, su debilidad y su incapacidad para hacer cualquier hombre perfecto, ha sido reemplazada por lo que es importante, potente y capaz de presentar a los hombres perfectos.

¿Qué, pues, haremos con varias Escrituras que citan a menudo los hombres para defender la continuidad de la Ley?

Muchas de estas Escrituras provienen de la vida de Cristo. Son Sus propias palabras. Se deben entender precisamente donde terminó la Ley. La Ley aún conservaba su autoridad cuando Cristo nació.

Gálatas 4:4, Pero cuando vino el cumplimiento del tiempo, Dios envió a su Hijo, nacido de mujer, nacido bajo la ley ...

El Pacto de la Ley continuó a lo largo de los años del ministerio de Cristo. El Hijo de Dios declaró que Él vino a cumplir la Ley.

Mateo 5:17-20: "No penséis que he venido para abrogar la ley o los profetas. No he venido para abrogar, sino para cumplir. Porque de cierto os digo que hasta que pasen el cielo y la tierra, ni una jota ni una tilde de ningún modo pasará de la ley, hasta que todo se haya cumplido. Cualquiera que quebrante uno de los menos de estos mandamientos, y enseñe a los hombres, muy pequeño será llamado en el reino de los cielos; pero el que haga y los enseñe, éste será llamado grande en el reino de los cielos. Porque yo digo, que si vuestra justicia no fuere mayor de los escribas y fariseos, no entraréis en el reino de los cielos".

Muchos santos hacen una lectura superficial de este pasaje del Evangelio de Mateo y concluyen que Cristo dijo que la Ley seguirá siendo mientras existan los Cielos y la Tierra. Esto no es lo que dijo. Yahshua declaró que la Ley no pasaría "hasta que todo se haya cumplido". Inmediatamente antes de esto declaró que Él vino a cumplir la Ley.

El santo debe responder a la pregunta: "¿Logró Yahshua hacer lo que dijo que vino a hacer? ¿Cumplió la Ley?" El testimonio de las Escrituras es un rotundo Sí.

Mateo 3:13-15, Entonces Yahshua vino de Galilea a Juan al Jordán, para ser bautizado por él. Y Juan se le oponía, diciendo: "Yo necesito ser bautizado por ti, ¿y tú vienes a mí?" Pero Respondió Jesús y le dijo: "Déjame hacer ahora, porque así conviene que cumplamos toda justicia". Entonces le dejó.
Lucas 24:44, Entonces él les dijo: "Estas son las palabras que os hablé, estando aún con vosotros: que todas las cosas que estaban escritas en la ley de Moisés, en los profetas y en los salmos deben ser cumplidas".

El Hijo de Dios no sólo cumplió cada profecía del Mesías, sino que cumplió con todos los requisitos justos de la Ley.

Hebreos 4:15, Porque no tenemos un sumo sacerdote que no pueda compadecerse de nuestras debilidades, sino uno que fue tentado en todo según nuestra semejanza, pero sin pecado.

Yahshua hizo lo que el Padre le envió a hacer. Él cumplió la Ley. La Ley no podía pasar hasta que todo se hubiera cumplido. La Ley terminó cuando el Hijo de Dios estaba en la cruz. Se terminó muy parecido a como empezó, con oscuridad y terror, y las rocas partiéndose.

Éxodo 19:16-19, Entonces sucedió que al tercer día, por la mañana, que vinieron truenos y relámpagos y una densa nube sobre el monte; y el sonido de la trompeta era muy alto, y todas las personas que se encontraban en el campamento se estremecieron. Y Moisés sacó al pueblo del campamento para ir al encuentro de Dios, y se detuvieron al pie de la montaña. Todo el monte Sinaí humeaba, porque Yahweh había descendido sobre él en fuego. Y el humo subía como el humo de un horno, y todo el monte se estremecía en gran manera.

Mateo 27:50-54, Más Jesús, habiendo clamando de nuevo a gran voz, entregó el espíritu. Entonces, he aquí, el velo del templo se rasgó en dos, de arriba a abajo; y la tierra tembló, y las rocas se partieron ..., Por eso, cuando el centurión y los que con él estaban custodiando a Yahshua, al ver el terremoto y las cosas que habían sido hechas, temieron en gran manera, diciendo: "¡Verdaderamente éste era el Hijo de Dios!"

El ministerio de la Ley fue aterrador para el alma del hombre desde su comienzo hasta el final. La Ley fue un ministro de condenación y muerte. Su comienzo aterrorizó a todos los que observaban, al igual que su final. ¿Quién podría observar el juicio de la Ley sobre el Hijo de Dios y no ser sacudido hasta sus profundidades? La Ley no mató a Cristo por Sus pecados, sino por los pecados de la humanidad. Aquellos que fueron testigos de la crucifixión observaron el justo juicio de la Ley sobre el hombre. Todos debemos estar de pie con temblor por entender que deberíamos haber estado nosotros en la cruz. Yahshua aceptó la resolución completa de la Ley en nuestro nombre, y con esta sentencia, la Ley terminó.

Gálatas 2:19-20, Porque yo por la ley soy muerto a la ley, a fin de vivir para Dios. He sido crucificado con Cristo ...

Mientras el hombre adánico vivió, la Ley tuvo jurisdicción sobre él. El pacto sólo se podía terminar con la muerte. Los que están en Cristo han muerto. Cuando fue crucificado Cristo, ellos fueron crucificados. Cuando Yahshua murió, ellos murieron. Cuando el Mesías resucitó a una nueva vida, también lo hicieron todos los que son partícipes de Su vida.

Romanos 6:3-8, ¿O no sabéis que todos los que hemos sido bautizados en Cristo Yahshua, hemos sido bautizados en su muerte? Porque somos sepultados juntamente con él por el bautismo en la muerte, a fin de que como Cristo fue resucitado de entre los muertos por la gloria del Padre, así también nosotros andemos en novedad de vida. Porque si fuimos plantados juntamente con él en la semejanza de su muerte, así también lo seremos en la semejanza de su resurrección, sabiendo esto, que nuestro viejo hombre fue crucificado juntamente con él, para que el cuerpo del pecado sea destruido, a fin de que que ya no seamos esclavos del pecado. Porque el que ha muerto, ha sido justificado del pecado. Ahora bien, si hemos muerto con Cristo, creemos que también viviremos con Él ...

Para Cristo la Ley terminó cuando murió. Para el cristiano la Ley termina en el momento que se convierte en un participante de la vida de Cristo (Traductor-administrador: Al creer o en la Filiación, cuando Cristo es formado en nosotros?). Es con este entendimiento de que todas las palabras de Cristo deben ser discernidas. La vida del Hijo de Dios sirve como punto de transición de la Ley a la Gracia; de la prohibición legal a la libertad; desde un código escrito a la vida en el Espíritu.

En la Cruz, la pretensión de la Ley sobre la humanidad fue satisfecha.

Colosenses 2:13-14, Y a vosotros, estando muertos en pecados y en la incircuncisión de vuestra carne, os dio vida juntamente con él, perdonándoos todos los pecados, después de haber cancelando el acta de los decretos que había contra nosotros, que nos era contraria. Y la ha quitado de en medio clavándola en la cruz.

Ante los ojos del Padre soportó las cargas de la Ley. Con la sangre de Su Hijo está registrado: "pagado en su totalidad". La Ley condenó al hombre y causó la enemistad que existe entre Dios y el hombre. Cristo quitó la enemistad, abriendo así la puerta para que el hombre llegara a ser participante del Espíritu de Dios.

Es el Espíritu de Cristo que reside en el hombre Quien da a conocer la voluntad de Cristo en el corazón del creyente. Los que son de Cristo, están llamados a prestar atención a todas las instrucciones que Cristo les da a conocer.

Juan 14:21-24, "El que tiene mis mandamientos y los guarda, ése es el que me ama. Y el que me ama, será amado por mi Padre, y yo le amaré y me manifestaré a él". Judas (no el Iscariote) le dijo: "Señor, ¿cómo es que te vas a manifestar a nosotros y no al mundo?" Respondió Jesús y le dijo: "Si alguno me ama, guardará mi palabra; y mi Padre lo amará, y vendremos a él y haremos morada con él. El que no me ama, no guarda mis palabras; y la palabra que habéis oído no es mía, sino del Padre que me ha enviado". (Este texto habla de la vida abundante, no de la vida inicial al creer).
Juan 15:10-12, "Si guardáis mis mandamientos, permaneceréis en mi amor; así como yo he guardado los mandamientos de mi Padre y permanezco en su amor ... Estas cosas os he hablado, para que mi gozo esté en vosotros, y vuestro gozo sea cumplido. Este es mi mandamiento: que os améis los unos a los otros, como yo os he amado".

Algunos han cometido un error en la correlación de mandamientos de Cristo con los comandos de Moisés. Del mismo modo, algunos han malinterpretado las palabras de Juan, creyendo que él hablaba de la Ley de Moisés en el siguiente pasaje:

Juan 5:2-3, En esto conocemos que amamos a los hijos de Dios, cuando amamos a Dios y guardamos sus mandamientos. Pues este es el amor de Dios, que guardemos sus mandamientos. Y sus mandamientos no son gravosos.

Juan ha hablado en otro lugar de los mandamientos de Cristo.

I Juan 2:3-5, Y en esto sabemos que nosotros le conocemos, si guardamos sus mandamientos. El que dice: "Yo le conozco" y no guarda sus mandamientos, es un mentiroso y la verdad no está en él. Pero el que guarda su palabra, verdaderamente el amor de Dios se ha perfeccionado en él.

Los mandamientos de Cristo a que Juan se refiere a son los mismos que los mandatos de Dios mencionados más adelante en la misma epístola. Cristo también testificó que Sus mandamientos son uno y lo mismo con los mandamientos del Padre.

Juan 14:24, El que no me ama, no guarda mis palabras; y la palabra que habéis oído no es mía, sino del Padre que me envió.

¿Cuáles son las palabras y los mandamientos de Cristo?

Juan 13:34-35, "Un mandamiento nuevo os doy: que os améis unos a otros; como yo os, he amado así también os améis unos a otros. Por esto conocerán todos que sois mis discípulos, si os amáis los unos a los otros".

Cristo entregó a Sus discípulos la Ley Perfecta de la Libertad, la Ley del Amor. Contra tales cosas no hay Ley.

Por otra parte, Cristo revela Su deseo a Sus discípulos a través del Espíritu, que fue enviado para residir en ellos. Cualquiera que sea lo que el Espíritu revela que es la voluntad de Cristo para nuestra vida se convierte en el mandamiento de Yahshua para nosotros. En la medida que los santos de Dios anden en el Espíritu se encontrarán guardando los mandamientos de Cristo.

Recordemos lo que hemos aprendido con anterioridad. Cuando Cristo apareció como sumo sacerdote de un Nuevo Pacto, hubo necesariamente un cambio de Ley (Hebreos 7:12). Los mandamientos de Yahshua no son los mandamientos de Moisés. Yahshua ha emitido un mandamiento nuevo. Para los santos en Cristo, la voluntad de Dios se revela a través de un camino nuevo y vivo.

I Corintios 2:12, Y nosotros hemos recibido, no el espíritu del mundo, sino el Espíritu que proviene de Dios, para que podamos conocer las cosas nos han sido dadas gratuitamente por Dios ...
Juan 16:14, Él (el Espíritu Santo ) me glorificará, porque tomará de lo mío y os lo hará saber.
I Juan 4:13, En esto conocemos que permanecemos en él, y él en nosotros, en que nos ha dado de su Espíritu.

Al enviar el Espíritu de Su Padre que habita en los corazones de los hombres, Cristo cambió irrevocablemente la manera en que los hombres se relacionan con Dios.

Romanos 8:14, Porque todos los que son guiados por el Espíritu de Dios, éstos son hijos de Dios. (Evidentemente, los que han creído pero todavía no andan en el espíritu, no son hijos de Dios en el sentido pleno de la filiación-adopción-madurez)

Gálatas 5:16, Digo, pues: Andad en el Espíritu, y no satisfagáis los deseos de la carne.
Gálatas 5:25, Si vivimos por el Espíritu, andemos también en el Espíritu.

Pueblo de Dios, a pesar de que estas Escrituras son familiares para los santos, pocos comprenden lo que es el cambio radical que implican. El hombre nunca había sido una morada para el Espíritu de Dios hasta que Cristo envió a Su Espíritu. Comenzando en el primer Pentecostés del cuerpo de Cristo, los santos han tenido la Palabra de Dios que permanece dentro de ellos. Al ver que el Espíritu fue enviado para desplazar la Ley, en su función de dar a conocer la voluntad del Padre, ¿qué quiso decir Pablo cuando escribió lo siguiente:

Romanos 3:31, ¿Luego deshacemos la ley por la fe? ¡Ciertamente no! Por el contrario, confirmamos la ley.

Este es un pasaje que muchos citan cuando abogan por la continuación de la Ley. En este libro hemos visto docenas de las declaraciones del apóstol Pablo. Estas declaraciones claramente proclamar que la Ley no tiene jurisdicción sobre los que están en Cristo, que hemos muerto a la Ley, que la Ley era "hasta Cristo". Por lo tanto, las palabras de Pablo aquí no pueden interpretarse en el sentido de todo lo contrario. Yahweh no es un Dios de confusión. Pablo declara que la Ley no se invalida por la fe. Cristo dijo que no vino a abolir la Ley, sino a cumplirla. La fe reconoce que la Ley tenía que cumplirse. La fe declara que se cumplió en Cristo. La fe nos enseña, además, que estábamos en Cristo, y a través de nuestra unión con Él también hemos cumplido con las justas demandas de la Ley. Por último, la fe nos dice que cuando Cristo murió, nosotros morimos, liberándonos de la Ley para que podamos caminar en la novedad del Espíritu.

Pablo no invalida la Ley. Él, sin embargo, revela su lugar y su correcta aplicación.

I Timoteo 1:8-9, Pero sabemos que la ley es buena, si uno la usa legítimamente, conociendo esto, que la ley no fue dada para el justo, sino para los transgresores …

Alabado sea Dios, nuestra fe nos informa que somos justos.

II Corintios 5:21, Hizo de Él, que no conoció pecado, pecado por nosotros, para que nosotros fuésemos hechos justicia de Dios en él.
Filipenses 3:8-9, para ganar a Cristo y ser hallado en él, no teniendo mi propia justicia, que es por la ley, sino la que es por la fe en Cristo, la justicia que es de Dios por la fe ...


Creyendo estas cosas como verdad, aquellos que perciben a sí mismos como justos delante de Dios no están bajo la Ley. Estos seres tienen el poder y son dirigidos por el Espíritu. La verdad es que es un nuevo día para aquellos que son una nueva creación en Cristo.

Publicaciones Heart4God :

No hay comentarios:

Publicar un comentario