TRADUCTOR-TRANSLATE

EVIDENCIA DE COSAS OCULTAS 30: Ochos y Sietes, Joseph Herrin





Dios se deleita en hablar a mi a través de los números, y Él nos dio en este tiempo algunos significativos. Después de recibir el dinero del hermano en Canadá, pagué nuestra cuenta de teléfono, la factura de electricidad y todas las demás cuentas fueron actualizadas, así como comprar algunos comestibles. Cuando balanceé nuestra chequera para ver cuánto dinero nos quedaba para usar para mudarnos, el saldo era la inusual cantidad de $ 888,77. Me sorprendió inmediatamente que el Padre eligiera hablarme a través de este número, así que fui a un sitio en línea donde se encuentra el libro de E. W. Bullinger sobre la importancia bíblica de los números, y me sorprendió encontrar una entrada llamada Ocho y Siete Juntos. De estos dos números juntos, escribe:

Siete significa, como hemos visto, de acuerdo con su etimología, lo que es espiritualmente
completo o satisfactorio; mientras que ocho denota lo que es superabundante o saciante. Por lo tanto, a menudo encontramos estos dos números asociados con estas distinciones. No entendí por qué estos dos números deberían ser importantes para nosotros en ese momento, pero el Señor continuó poniendo estos dos números delante de nosotros, unidos uno con otro en formas que no pudimos ignorar. El primer día que nos fuimos a esta nueva casa que los Sargeants nos habían reservado, doblamos por el camino que bordea un lado de la propiedad, que debe atravesarse para llegar a la casa. Cuando pasé el letrero de la calle, tuve que detenerme y preguntarle a mi familia: "¿Viste eso?" Conduje hacia el cartel y vi escrito CR 87 para County Road (Carretera del Condado) 87. Una confirmación más de que Dios nos hablaba a través de estos números en este momento fue que nos mudamos oficialmente a nuestro nuevo hogar, y pasamos nuestro primera noche allí el 8 de julio, que es el 7º mes y el 8º día. Solo en retrospectiva he podido entender lo que significaban estos números.

Mi rechazo por parte de los ministros de este cuerpo, que declaró mi enseñanza como herejía y quienes me dijeron que ni siquiera se me permitiría participar de la comunión con ellos, ocurrió el mismo día después de que escuché a mi arrendador que su hijo se iba a mudar y necesitaban que nos fuéramos en dos semanas. La tentación de sacudir el polvo de mis pies y alejarme de esta área y nunca tener comunión con esta gente otra vez, estuvo presente. Sin embargo, no estaba en mi corazón hacer estas cosas, así que rápidamente rechacé estos pensamientos que el enemigo había traído a mi mente. Realmente me encantaba este grupo de personas, y no estaba dispuesto a abandonar mi esperanza de que Dios los guiaría hacia Su herencia en Cristo. Esperaba que ellos aún no se apartarían de un camino de fe y vida en el Espíritu.

La mañana después de mi reunión con los ministros, le conté a mi familia todo lo que había pasado. Les dije, que a pesar del hecho de que sería considerado un hereje, y sin importar mi impedimento de realizar ningún rol de enseñanza entre ellos, todavía deseaba quedarme e interceder por esta gente. Le pregunté a mi familia si estaban dispuestos y deseosos de permanecer bajo estas circunstancias y todos dijeron que lo estaban. Como familia, nos comprometimos a seguir asistiendo a los servicios y amar a la gente y orar por ellos, aunque sabía que las noticias de que me había reunido con los ancianos pronto llegarían, y el resultado de la reunión sería conocido.

Mi familia y yo nos habíamos postrado ante el Padre y le dijimos que estábamos dispuestos a permanecer e interceder por este cuerpo de creyentes, y le pedimos que si esto era agradable para Él, nos lo dejara saber abriendo un lugar adecuado para que nosotros nos mudáramos a esa misma área. Fue una cosa notable que la primera casa haya estado disponible para nosotros y había sido tan adecuada. Fue algo aún más notable cuando encontramos una segunda casa en esta misma comunidad rural, y una vez más no tuvimos que buscarla, sino que Dios nos lo trajo a manos de una pareja que había manejado todo el camino desde Illinois. Dios reveló de una manera profunda que estaba muy satisfecho con nuestra solicitud de permanecer e interceder.

La importancia de los números ocho y siete es que Dios aceptó nuestra disposición a dejar de lado toda ofensa, para poder interceder por estas personas, para que fueran algo satisfactorio a Su ojos. Él aceptó nuestra disposición a despreciar la vergüenza y soportar el oprobio, mientras le pedíamos al Padre que trajera a estas personas a Su herencia en Cristo, para que fueran personas completas y maduras. Estábamos dispuestos a sufrir por el bien de los demás, y esto satisfizo el corazón de Yahweh. La etimología de estos números testificó que nuestro estar en este hogar para este propósito era una ofrenda aceptable a los ojos de Dios. Fue algo "espiritualmente completo o satisfactorio" al Padre, y el aroma de este sacrificio fue "superabundante y saciante" para Él.

Dios testificó aún más sobre este asunto de ser una ofrenda intercesora para esta gente. Nuestro asombro creció cuando vimos otros testimonios que Dios había establecido de nuestra obediencia permaneciendo aquí para orar por la gente, en lugar de elegir irnos con un corazón ofendido. La casa estaba ubicada en 308 Levie Road, y era imposible no ver el nombre de la tribu sacerdotal en este nombre. El apellido del dueño era King. Así que esta propiedad llevaba el notable testimonio de reyes y sacerdotes.

Apocalipsis 1:5-6
5 y de Jesucristo el testigo fiel, el primogénito de los muertos, y el soberano de los reyes de la tierra. Al que nos amó, y nos liberó de nuestros pecados con su sangre, 6 e hizo de nosotros un reino, sacerdotes para su Dios y Padre; a él sea la gloria y el dominio por los siglos de los siglos. Amén.

Era el deber de los sacerdotes presentar los sacrificios a Dios y, como nación de reyes y sacerdotes, el llamado de todos los elegidos de Dios es ofrecer a Dios sacrificios que sean aceptables y muy agradables a Él. Cristo es el precursor de todos los elegidos. Él le pide a Sus discípulos seguirle por donde Él camina. Como el tomó la cruz, también a todos Sus discípulos se les ordenó tomar su cruz y seguirlo. Si Él voluntariamente portaba el reproche como un malhechor, también se le pedirá a Sus discípulos que tengan el mismo reproche. Si Él dio Su vida por aquellos que lo trataron con pesar y mala voluntad, entonces también los elegidos de Dios son llamados a dar sus vidas por aquellos que los rechazan.

Dios me habló mucho sobre este llamado a interceder por otros mientras vivíamos en esta casa en Levie Road. Él me enseñó mucho sobre el llamado de los santos a dar sus vidas por otros. Diariamente fui llevado a orar por los ministros que me habían rechazado. Cuando les veía en la iglesia, seguí abrazándoles el cuello y bendiciéndoles. No quite mi amor de ellos, ni pedí fuego del cielo para consumirlos. Yo continué pidiéndole a Dios que los trajera a su herencia en Cristo.

Debíamos experimentar mucho dolor mientras vivíamos en esta casa, y debíamos soportar algunas tormentas más. Como testimonio de lo que iba a ocurrir en nuestras vidas espiritualmente, Dios una vez más proveyó señales naturales, para dar fe de lo que vendría. En las primeras semanas allí hubo repetidas tormentas eléctricas, que pasaron por el área. Los vientos fueron tan severos que desprendieron la parte inferior de la casa, y tuve que ponerla de nuevo en su lugar y volver a conectarla. Esto sucedió dos o tres veces, ya que las tormentas pasarían el área rápidamente.

En la última ocasión en que esto ocurrió, mi hijo Josías había ido al granero a conseguir algunos huevos de las gallinas antes de que llegara la tormenta. El viento comenzó a soplar, con rayos golpeando en las cercanías acompañados por fuertes retumbos de truenos. Josías, sin embargo, no había regresado, y estaba pensando en buscarlo cuando mi esposa gritó y dijo que Josías estaba arrastrándose por el patio. Ella pensó que había sido alcanzado por un rayo. Yo volé por la puerta y estaba a su lado en un instante. Fue una vista lamentable arrastrándose a través de el patio a cuatro patas. Le pregunté qué había pasado y él dijo que cuando vio el rayo había decidido apresurarse a la casa y fue a cambiar de andar a correr, apoyándose de repente en una pierna, cuando su rodilla se torció. Cayó al suelo y dejó los huevos en la hierba y procedía a arrastrarse hasta la casa. Tony y yo lo ayudamos a entrar a la casa. Su rodilla estuvo sensible durante un tiempo, y caminó cautelosamente durante una semana, más o menos, pero él sanó rápidamente. Este evento fue un presagio de una tremenda tormenta espiritual por venir donde mi hijo una vez más jugaría un papel central.

Mi mente se apoderó de la imagen de mi hijo arrastrándose por el patio, y una gran compasión por él llenó mi corazón. Pensé en David llorando de dolor por su hijo, "¡O mi hijo Absalón, mi hijo, mi hijo Absalón! Hubiera muerto en tu lugar, oh Absalón, ¡mi hijo, mi hijo!" Puede parecer extraño que estas palabras vinieran a mi mente cuando fui testigo de mi hijo arrastrándose por el patio, porque la condición de mi hijo no estaba cerca de la extrema condición de ese joven Absalón. Sin embargo, Josías era mi único hijo vivo y fue una experiencia emocionalmente conmovedora para mí para verlo de esta manera.

Después de la tormenta noté que el aire acondicionado ya no se encendía. Había sido dañado por un rayo. Cuando fui a verificar este problema noté que la marca de la unidad de aire acondicionado era Payne (Dolor). Este era el mismo nombre de la ciudad en la que vivimos, donde conocimos tanto dolor. ¡Qué señal profética probaría ser esta! Aunque los propietarios reemplazaron la unidad en pocos días, la unidad anterior se dejó en el patio al lado de la casa hasta el día en que nos mudamos.

El dolor emocional que conoceríamos en esta casa y la gran lucha de alma y espíritu, iban a ser los más grandes que hubiéramos experimentado. Aunque había conocido pruebas más largas, nunca había experimentado ninguna prueba que fuera tan intensa como la que estaba por venir. Lo que es espiritualmente completo y satisfactorio para Dios a menudo viene asistido con gran lucha y dolor agudo. Dios pronunció su satisfacción cuando Abraham estuvo dispuesto a ofrecer a Isaac, y antes de que saliéramos de esta casa en Levie Road, también me encontraría con una prueba similar.

Tenía que aprender más sobre el corazón del Padre a través de las dolorosas experiencias por las que estaba a punto de caminar. Así como Yahweh quería que Abraham aprendiera más de Su carácter y corazón, también él quería que yo discerniera más de Su gran y terrible amor. Incluso en El día de Abraham, Dios ya había determinado entregar a su Hijo Yahshua como sacrificio, y quería un amigo con quien compartir el conocimiento de lo que le había costado. Pidiéndole a Abraham que realizara un acto similar, Abraham podría tocar el corazón de Yahweh de una manera que solo aquellos que están dispuestos a hacer sacrificios tan profundos pueden hacerlo. Abraham fue llamado "el amigo de Dios", y un verdadero amigo compartirá gustosamente las alegrías y las tristezas del otro.

Yahweh quiere que los demás conozcan Su corazón, Sus sacrificios, Su dolor y tristeza. Dios no es un autómata que carece de sentimientos. Él no se embarcó en el plan que llevaría a la muerte de Su amado Hijo sin emoción y dolor. Lo que experimentó es inexpresable, porque nunca el amor de un padre por un hijo ha sido más puro, y nunca ha habido un hijo que fuera más agradable para Su padre. Así como el Hijo conoció grandes agonías en el Jardín de Getsemaní mientras contemplaba beber de la copa del sufrimiento que conduciría a Su separación del Padre, así también el Padre bebió de Su propia copa y conoció Su propia agonía.

El Padre estaba a punto de darme una pequeña muestra de las profundidades del dolor que estuvo dispuesto resistir para redimir a una Creación caída. Así como estuvo en intercesión en favor del mundo que lo había rechazado a Él, así también yo estaba siendo llamado a interceder por este grupo de creyentes.


http://www.heart4god.ws/books-by-joseph-herrin.htm

No hay comentarios:

Publicar un comentario