TRADUCTOR-TRANSLATE

¿CUÁNDO DEBE UNA MUJER USAR UN VELO-COBERTOR?, Joseph Herrin





Estimado Sr. Herrin,

He estado leyendo detenidamente los artículos en su sitio web, y también sus libros. Son escritos maravillosos y he estado estudiando los problemas que usted ha planteado.

La primera vez que leí sobre los velos en su libro haciendo referencia a las hijas de Sara, estaba ... enojada. Sí enojada. Algo de eso tenía que ver con el material, pero mucho de esto era mi propio sentido de falta de valor para Dios como mujer. Eso no tiene nada que ver con los temas que planteó en su libro, pero no puedo evitar sentir que, en gran parte, las mujeres se sienten secundarias cuando las Escrituras se examinan superficialmente. Hoy todavía estoy intentando encontrar mi lugar como hija de Dios. Hay mucho que habla sobre ser un hijo de Dios, pero muy poco sobre ser mujer en las epístolas de la Iglesia. Excepto que estén en silencio, y se vistan modestamente, parece que nada fue escrito para las mujeres.

No todas nosotras estamos casadas. Muchas son solteras por elección, algunas son viudas, otras son divorciadas, ya sea por su elección o no.

Las mujeres que viven en casa tienen a sus padres por cabeza. Las mujeres casadas tienen a sus maridos por cabeza. ¿Quién es la cabeza de las viudas y de las divorciadas? ¿Se supone que debo usar un velo o no? Y si es así ... debo confesar, no tengo idea de qué tipo. Yo nunca he visto usar velos apropiadamente. No tengo ningún tipo de ejemplo ante mí de cómo usar o no usar uno correctamente. Es como los pañuelos que las mujeres musulmanas usan en público? ¿O como los sombreros que solían verse hace 60 años? ¿Usa uno en la casa al hacer las tareas del hogar? ¿O solo en público? ¿¿Qué es lo correcto??

Estoy haciendo estas preguntas muy honestamente, porque no tengo a nadie más a quién preguntar. Estoy dispuesta a usar uno, pero no tengo idea si debería, o cómo hacerlo. Es bastante humillante admitir esto.


Respuesta :
Ir al enlace ...

Enlace: 


ADMINISTRADOR:
Teníamos bastante claro que la mujer debe usar un velo cuando ora o profetiza, pero aquí Herrin, apoyado en los versículos 'Ya que se nos dice "orad sin cesar", y que debemos "estar listos siempre para dar una respuesta con mansedumbre y reverencia a quienes nos pregunten acerca de la esperanza que hay en nosotros" ', sugiere llevar esto a un uso más continuo. Joseph Herrin aquí expresa su opinión y cómo enfrentaron este asunto su esposa e hija, admitiendo que es el Espíritu Santo a quien la esposa debe acudir en busca de dirección sobre este asunto, buscando igualmente la opinión de su esposo o autoridad al respecto; esto, obviamente, si es una mujer que quiere agradar al Señor y está dispuesta a ser crucificada a su yo y su carne.


Artículos relacionados:





No hay comentarios:

Publicar un comentario