TRADUCTOR-TRANSLATE

OSEAS, PROFETA DE LA MISERICORDIA – CAP. 34: SALIR DE EGIPTO, Dr. Stephen E. Jones


07/01/2017



Oseas 11:1 dice,

1 Cuando Israel era muchacho, yo lo amé, y de Egipto llamé a mi hijo.

El profeta ahora hace un llamamiento a Israel / Efraín, mostrando la historia de amor de Dios, la compasión y la misericordia desde el comienzo de la nación, cuando Dios redimió a Israel de la casa de servidumbre en Egipto. En esencia, el profeta profetiza que Dios redimirá a Israel de nuevo, esta vez de Asiria. En Oseas 7:11 el profeta une Egipto con Asiria, que muestra cómo Egipto se ha convertido en una metáfora de la servidumbre y EL cautiverio.

Por lo tanto, hemos de entender que si Dios pudo redimir a Israel de Egipto, Él también podría redimir a Israel de Asiria. Es un mensaje de esperanza, aunque la cautividad iba a ser larga y difícil, un yugo de hierro. Pero el juicio nunca es sin esperanza, porque el juicio divino es siempre limitado y es siempre de naturaleza correctiva. El juicio de faltas se limita a cuarenta latigazos (Deuteronomio 25:3), y el juicio por delitos de largo plazo está limitado por la Ley de Jubileo (Levítico 25:13). Incluso la pena de muerte termina con la resurrección y con una llamada al Gran Trono Blanco, donde toda rodilla y toda lengua confesará que Jesucristo es Señor (Isaías 45:23; Filipenses 2:10,11).

Con el fin de ser llamado a salir de Egipto, uno debe primero estar en Egipto. José traicionado y vendido como esclavo por sus hermanos fue el primero en ir a Egipto. Los propios hermanos fueron a Egipto, por invitación de José, en la intención de Dios de traer la igualdad de juicio sobre ellos. Allí también se convirtieron en esclavos en los últimos años. Pero su esclavitud no sería interminable, porque Dios ya les había prometido establecerlos libres 400 años después del nacimiento de la descendencia de Abraham, Isaac (Génesis 15:13).

Por tanto, la simiente de Abraham fueron "extranjeros en una tierra que no es suya" desde el nacimiento de Isaac hasta el éxodo de Israel de Egipto. Isaac mismo vivió en Canaán como extranjero y peregrino toda su vida, y su familia se trasladó a Egipto sólo diez años después de su muerte. Pasaron 190 años como extraños en Canaán, que estaba bajo la hegemonía de Egipto, y luego pasaron otros 210 años como extranjeros en el propio Egipto. El tiempo total de su peregrinación, que data del convenio de Abraham, fue de 430 años (Éxodo 12:40 KJV), porque este pacto se dio 30 años antes del nacimiento de Isaac.

El juicio de Dios sobre los hijos de Israel, que se les impuso por su tratamiento a José, llegó a su fin de este modo, y luego Dios los llamó de Egipto.

En el camino de Egipto (carnal) del pensamiento, el juicio de Dios sobre Israel nunca debía cesar. Pensaron que los de Israel debían ser esclavos para siempre. Por lo tanto, debido a su propio interés, se opusieron a la limitación justa de Dios de la esclavitud de Israel, permaneciendo en el camino del justo juicio. Por esta razón, Egipto fue juzgado por no liberar su esclavo -hijo de Dios- a la hora señalada. La lección que aprendemos aquí es que uno no debe oponerse a la misericordia de Dios que limita el juicio. Porque enseñar un juicio sin fin sobre los pecadores conlleva ciertas penas y plagas, como demuestra la historia.

Fue lo mismo cuando Babilonia se negó a liberar a Judá después de 70 años (Jeremías 50:33,34). Dios tuvo que derribar a Babilonia, usando a Ciro y Darío, con el fin de liberarlos. En nuestro tiempo, ya que vinimos bajo del yugo de Misterio Babilonia, el mismo patrón verdadero se mantiene, que es la razón por la que Revelación 17 profetiza la destrucción de este sistema mundial de esclavitud a través de siete plagas (Apocalipsis 15: 8).


Israel: Mi Hijo Primogénito
Cuando Dios envió a Moisés a Egipto para sacar a Israel de la casa de servidumbre, le dio un mensaje a Faraón en Éxodo 4:22,23,

22 Y dirás al faraón: "Así dice Yahweh: 'Israel es mi hijo, mi primogénito. 23 Así que te digo que dejes ir a mi hijo, para que me sirva'. Sin embargo, te has negado a dejarlo ir. He aquí, voy a matar a tu hijo, tu primogénito".

Si Israel era el hijo primogénito de Dios, entonces Dios era Padre de Israel y Egipto era la madre de Israel. Israel, entonces, era un ismaelita espiritual, que tenía una madre egipcia. Desde que el ángel llamó a Ismael un pereh-awdawm, "un hombre asno salvaje" (Génesis 16:12), vemos que Israel era una nación de asnos salvajes. Los burros son animales impuros, y los primogénito de asno no se permitía que se dieran a Dios como primeros frutos. Un burro primogénito tenía que ser redimido (o sustituido) con un cordero. Éxodo 13:13 dice,

13 Pero cada primer nacido de asno redimirás con un cordero, pero si no lo rescatas, entonces, le cortarás la cabeza; y todo primogénito de hombre de entre tus hijos, lo canjearás.

Los primogénitos entre los israelitas tuvieron que ser redimidos, porque eran burros espirituales en su carácter, que tenía a Egipto como su madre. Del mismo modo, como nación, Israel no podía salir de Egipto para convertirse en el ovejas de su prado hasta que hubieran sido redimidos por el cordero de la Pascua. Hay un gran principio espiritual para ser visto en esta Ley. En primer lugar, muestra que el nacimiento natural produce hijos carnales, que, incluso si tienen la fe de Abraham, son todavía parte de Egipto con su servidumbre. Son hijos de la esclava, es decir, el Antiguo Pacto (Gálatas 4:25).

La buena noticia, por supuesto, es que nadie debe permanecer en ese cautiverio. Dios ha hecho una manera de ser redimidos por el Cordero de Dios por medio de la Nueva Alianza, para que nadie está atrapado para siempre en una posición de un burro espiritual. Uno de genealogía carnal ha sido puesto en la esclavitud que Adán incurrió, pero uno de genealogía espiritual, cuando es engendrado por la semilla espiritual del Evangelio, nosotros, -y en última instancia toda la creación- es traído "a la libertad de la gloria de los hijos de Dios" (Romanos 8:21).


Jesús fue llamado de Egipto
En Mateo 2:13-15 leemos,

13 Ahora, cuando [los magos] se habían marchado, he aquí un ángel del Señor se le apareció a José en sueños y le dijo: "Levántate, y toma al niño y a su madre, y huye a Egipto, y permanece allá hasta que yo te diga; porque Herodes va a buscar al niño para matarlo". 14 Y él despertando, tomó al niño y a su madre de noche, y partió para Egipto; 15 y estuvo allá hasta la muerte de Herodes [Murió un mes después], Para que lo que fue dicho por el Señor por medio del profeta se cumpliese, cuando dijo: "De Egipto llamé a mi hijo".

La profecía de Oseas, entonces, aplica también para el mismo Jesús, porque Él también fue llamado "Hijo de Dios". Era necesario, entonces, que Él fuera llevado a Egipto, no para ser esclavizado por los egipcios, sino para escapar de la servidumbre y la muerte a manos del rey Herodes. Herodes murió un mes más tarde a finales de enero del año 1 aC, y cuando José oyó la noticia, regresó con María y Jesús a Nazaret, probablemente a tiempo para la Pascua en abril del año siguiente.

Jesús mismo, fue engendrado por el Espíritu Santo (Mateo 1:18), no era un ismaelita espiritual en necesidad de un cordero redentor. Desde el principio fue un tipo de "Isaac". A pesar de ello, era necesario ir a Egipto con el fin de cumplir la profecía de Oseas. Más tarde, al comienzo del ministerio de Jesús, Él vino a Juan para ser bautizado, no por que necesitara limpieza por el pecado, sino a fin de "cumplir toda justicia" (Mateo 3:15). Su bautismo cumplió la Ley Profética del Bautismo en Levítico 14:6,7, donde las dos aves, cada una siendo tipo de Cristo, eran utilizadas para limpiar a los leprosos. Esta ley nos enseña los principios espirituales por los que somos cambiados de la mortalidad a la inmortalidad.

La concepción de Jesús por el Espíritu Santo es el modelo para todos los que aspiran a ser hechos hijos de Dios. Es la forma en que son capaces de convertirse en nuevas creaciones que tienen una nueva identidad, pasando de ser un Ismael a un Isaac. El parto natural produce un Ismael; el parto espiritual produce un Isaac. Estas son las dos identidades, que se contradicen entre sí (Romanos 7:25; 8:7). El hombre natural está en la esclavitud del pecado (ilegalidad); el hombre espiritual sirve a la Ley de Dios.


La esclavitud de Israel en Asiria
Israel fue exiliada a causa de la ilegalidad persistente. Las personas eran carnales, sin saber nada acerca de ser engendrados por el Espíritu. Por eso, su servidumbre interior se extendió hacia el exterior cuando fueron esclavizados por los asirios. Aunque siempre hubo unos pocos elegidos entre ellos, como dice Pablo en Romanos 11:4,5, la nación en su conjunto era sin ley y se ocupaban de la carne, una condición que hace que sea imposible que se sometan a la Ley de Dios (Romanos 8:7).

Sin embargo, esta condición no iba a durar para siempre, porque al final, Dios iba a llamar a Su hijo a salir de Egipto, es decir, de la casa de servidumbre. Los israelitas estaban muy al tanto de su servidumbre en Asiria, pero necesitaban darse cuenta de que era sólo una manifestación externa de su servidumbre interior al hombre natural, es decir, a la mente carnal recibida de Adán y sus padres.

Al final de la sentencia divina (2.520 años, o "siete tiempos"), un movimiento del Espíritu Santo debía venir, no sólo para poner fin al cautiverio político y económico, sino lo más importante, para poner fin al cautiverio interior al hombre natural, la identidad de la carne del Ismael interior. Sólo cuando se engendra a Cristo en nuestros corazones podemos llegar a ser verdaderamente libres, siendo liberados de la Ley del Pecado y de la Muerte. Todos debemos convertirnos en Isaacs, la verdadera y ungida "semilla" de Abraham (Gálatas 3:29) con el fin de tener una parte en el Reino de Dios, porque "la carne y la sangre no pueden heredar el reino de Dios" (1 Corintios 15:50). Jesús dijo en Juan 3:6,

6 Lo que es nacido [gennao, "engendrado"] de la carne es carne, y lo que es nacido [gennao, “engendrado”] del Espíritu es espíritu.

Igual engendra igual. Todo es "según su especie" (Génesis 1:12). Los israelitas carnales en los días de Oseas fueron engendrados por la carne y fueron esclavizados. Sólo el remanente de gracia, los vencedores, fueron engendrados por el Espíritu y se mantuvieron libres en sus corazones, incluso si fueron esclavizados exteriormente. El israelita carnal es de Ismael y no es elegido, sino que debe ser "echado fuera" (Gálatas 4:30) en favor de la semilla espiritual -Isaac- que es la única semilla escogida que puede heredar el Reino. Así que vamos todos a escuchar el llamado a salir de Egipto, y vamos a ser redimidos por el Cordero de Dios, el único que tiene el poder de transformarnos de burros salvajes para convertirnos en las ovejas de Su prado.

Etiquetas: Serie Enseñanza
Categoría: Enseñanzas

Dr. Stephen Jones

No hay comentarios:

Publicar un comentario