TRADUCTOR-TRANSLATE

LOS DIEZ MANDAMIENTOS: 4º MANDAMIENTO (Reposo-Shabat), Dr. Stephen E. Jones

¡UN ESTUDIO IMPORTANTE PARA TOMAR MUY EN CUENTA!


Capítulo 4
El Cuarto Mandamiento


El Cuarto Mandamiento establece la estructura de toda la profecía. Es la base de todo el calendario hebreo, por el cual se organiza todo el plan de Dios. Es la clave para ciclos de tiempo proféticos y organiza la forma en que se cumplirá la profecía.


La Ley del Sábado prohíbe la esclavitud absoluta

La historia de la Tierra es la historia de la esclavitud. Los esclavos de los hombres son todos víctimas de la injusticia. Los esclavos de Dios, sin embargo, son verdaderamente libres.

Las Leyes del Sábado establecen las leyes fundamentales contra la esclavitud involuntaria. Entre las naciones, se exigía a los esclavos trabajar todos los días sin ningún día de descanso. Las Leyes del Sábado dan a todos los ciudadanos del Reino un día de descanso cada siete días, e incluso dan a la Tierra un período de descanso de un año cada siete años. Además de esto, después de siete años de sábados llegaba un año de liberación, en el que se cancelaban todas las deudas, lo que garantizaba que la esclavitud perpetua debida a la deuda, no sería tolerada en el Reino de Dios.

La única esclavitud era permitida por decreto judicial a causa de la deuda pendiente, ya sea incurrido por la incapacidad de pagar una indemnización por el pecado cometido o por algún tipo de desastre financiero. Pero incluso entonces la esclavitud era estrictamente regulada, y los esclavos no debían ser objeto de abuso. Toda la esclavitud llegaba a su fin cuando la trompeta toaba a Jubileo.


El propósito del sábado (día de reposo)


5 Guardarás el día del sábado para santificarlo, como Yahweh tu Dios te ha mandado. 13 Seis días trabajarás, y harás toda tu obra; 14 mas el séptimo día es sábado a Yahweh tu Dios; ninguna obra harás tú, ni tu hijo, ni tu hija, ni tu siervo, ni tu sierva, ni tu buey, ni tu asno, ni ningún animal tuyo, ni el extranjero que está dentro de tus puertas, para que descanse tu siervo y tu sierva como tú.

Esta Ley se estableció por primera vez en Éxodo 20:8-10 sin cambios significativos. Sin embargo, el propósito del día de reposo cambia entre la primera Ley y la segunda en Deut. 5:15. Compare estos dos versos:

"Porque en seis días hizo Yahweh los cielos y la tierra, el mar y todo lo que hay en ellos, y descansó en el séptimo día; por lo tanto, [para este propósito] el Señor bendijo el sábado y lo santificó".

"Y te acordarás que fuiste esclavo en la tierra de Egipto, y que Yahweh tu Dios te sacó de allí con mano fuerte y brazo extendido; Por lo tanto, [para este propósito] al Señor tu Dios te ha mandado que guardes el día de reposo".

Así, en la primera Ley, dada poco después de que Israel salió de Egipto, tenían que guardar el sábado como un recuerdo de reposo de Dios en Génesis 2:3, que dice:

3 Y bendijo Dios el día séptimo y lo santificó, porque en él reposó de toda la obra que había hecho en la creación.

Todos los días festivos conmemoran algún acontecimiento del pasado. Su propósito era recordar ese evento específico. En la Ley de Éxodo, se dio el día de reposo para recordar el descanso de Dios después de trabajar seis días para crear todas las cosas. Pero en Deuteronomio, cuarenta años después, vemos que el propósito de celebrar el día de reposo se había desplazado desde el reposo de Dios a la liberación de Israel de Egipto.

¿Qué había ocurrido en el ínterin para provocar este cambio? Fue el hecho de que Israel aún no estaba lista para entrar en el Reposo de Dios, por lo que el tiempo se alargó y se rompió en tres etapas sucesivas.


El Reposo de Dios es el Jubileo

Una pista se encuentra en Hebreos 3:17-19,

17 ¿Y con quiénes estuvo él disgustado cuarenta años? ¿No fue con los que pecaron, cuyos cuerpos cayeron en el desierto? 18 Y a quiénes juró que no entrarían en su reposo, sino a aquellos que desobedecieron? 19 Y así que vemos que no pudieron entrar en [el reposo de Dios] a causa de incredulidad.

Esta es una referencia a la negativa de Israel para entrar en la tierra prometida en Números 13 y 14 cuando los espías dieron su informe. A causa de su incredulidad (falta de fe), Dios juró que morirían en el desierto. Después de trabajar en Egipto durante muchos años como esclavos, no se les permitiría entrar en el Reposo de Dios en la Tierra Prometida.

En otras palabras, no se les permitiría participar en el Reposo de Dios (sábado), como se da en Éxodo 20:11. Se les dio una alternativa de reposo temporal especial, pues leemos en Heb 4:9 y 10,

9 Por tanto, queda un reposo para el pueblo de Dios. 10 Porque el que ha entrado en su reposo, también ha reposado de sus obras, como Dios de las suyas.

¿Hay más de un día de reposo? Si por supuesto. En primer lugar, hubo un día de reposo, un año de reposo, y un Jubileo, que profetizaron de tres niveles o grados de entrar en el Reposo de Dios. Estos pueden ser superpuestos con los tres días de fiesta principales, Pascua, Pentecostés y Tabernáculos.

Estas tres fiestas se pueden aplicar personalmente como una medida de nuestra propia madurez espiritual, o pueden ser aplicados en un ambiente histórico y profético a más largo plazo. Cuando se aplican en el nivel personal, hablan de nuestra justificación, santificación y glorificación, que son las tres principales etapas de la salvación. Cuando se aplica históricamente, vemos una Edad de la Pascua de Moisés a Cristo, seguido de una Edad de Pentecostés, seguida de una Edad de los Tabernáculos (comúnmente llamada el Milenio o la Era del Reino).

Cada fiesta conmemoraba un evento diferente en la historia de Israel, que era un modelo o patrón para la profecía a largo plazo. La Pascua conmemora la salvación de Israel de la esclavitud en Egipto. Pentecostés conmemoró la voz de Dios que se oyó en el monte cuando Él dio los Diez Mandamientos. Tabernáculos habría sido el momento de la entrada de Israel en Canaán y la conquista de la Tierra por el poder del Espíritu, si el pueblo hubiera tenido la fe para cumplir con ella en ese momento.

Sin embargo, en este contexto particular, Joshua (Josué) fue incapaz de dirigir a Israel al Reposo de Dios, a causa de su falta de fe y su negativa a entrar en la Tierra a la hora señalada. Ellos simplemente no estaban listos, y por esta razón Dios extendió el tiempo durante miles de años mediante la fragmentación de cada etapa y lo convirtió en tres edades.


Calendario alternativo del Jubileo de Israel

Si Israel hubiera entrado en la Tierra, a instancias de Caleb y Josué, lo habrían hecho en el 50º Jubileo de Adán -o, más específicamente-, a los 50 Jubileos del descanso de Dios después de haber terminado la obra de la Creación. (Como prueba de esto, vea Secretos del Tiempo, capítulo 2, en castellano: http://josemariaarmesto.blogspot.com.es/2015/10/libro-secretos-del-tiempo-traduccion.html). Este era un Jubileo de los Jubileos, el año 2450 (50 x 49 años = 2450). Su entrada histórica a Canaán habría coincidido con el Reposo de Dios por el Calendario del Jubileo de la Creación.

Esta era su hora señalada para recuperar todo lo que Adán había perdido. Este era su momento para entrar en el Reposo de Dios (Jubileo). Sin embargo, carecían de la fe, por lo que no pudieron entrar en el Reposo de Dios y vencer el problema que comenzó con Adán. En su lugar, se mantuvieron otros 38 años en el desierto (Dt. 2:14) y entraron en Canaán, no en Tabernáculos, sino en la Pascua (Josué 5:10).

TenCommandmentsChapter4-1.png

En otras palabras, entraron en la Tierra Prometida 38 años después del 50º Jubileo desde Adán. Esto no era ni siquiera un año de séptimo día de reposo. Por lo tanto, cuando se inició su calendario del Reino, empezaron a contar los años de reposo y Jubileos desde su cruce Jordán, su punto de referencia no coincide con el inicio de un ciclo de Jubileo en el Calendario del Jubileo de la Creación.

Al estar fuera de sincronía con el Sistema del Calendario Reposo-Jubileo significaba que serían incapaces de cumplir con los propósitos de Dios hasta que Dios interviniese y trajera corrección. En otras palabras, el corazón de la nación estaba fuera de sincronía con la mente y la voluntad de Dios, y esto entonces se reflejó en su calendario.


Los reposos de la tierra comenzaron con el Cruce del Jordán

Mientras que Israel permaneció en el desierto, no se exigieron los reposos de la tierra, porque los israelitas no cultivaban la tierra mientras vagaban por el desierto. Por lo tanto, la tierra no necesitaba ningún reposo. Pero Dios le dijo a Israel por medio de Moisés que cuando salieran del desierto y entraran en la Tierra Prometida, tendrían que comenzar a contar sus años de reposo y jubileos a partir de ese punto de referencia. Levítico 25 dice,

2 Habla a los hijos de Israel y diles: "Cuando entréis en la tierra que yo os daré, entonces la tierra guardará reposo para Yahweh. 3 Seis años sembrarás tu tierra, y seis años reunirás su cosecha, 4 pero el séptimo año la tierra tendrá el reposo del sábado, día de reposo para el Señor … 8 Y también contaréis siete semanas de años, siete veces siete años, es decir, cuarenta y nueve años.

Vemos, entonces, que el Calendario del Jubileo de Israel debía comenzar cuando entraron en la Tierra Prometida y comenzaron a sembrar y cosechar la tierra. Cada siete años era un año de reposo de la tierra, y al final de 49 años tocaban la trompeta del Jubileo, santificando el 50º año como el Año del Jubileo.

Su punto de referencia marcó la diferencia. Si hubieran entrado en la Tierra a la hora señalada en Números 14, su Calendario de Jubileo se habría aparejado con el Calendario General del Jubileo de la Creación, porque habrían comenzado a contar los años de reposo y los Jubileos comenzando con el 50º jubileo de Adán. En otras palabras, el primer Jubileo de Israel en la Tierra habría coincidido con el 51º Jubileo desde la Creación.

Pero al entrar a la Tierra con 38 años de retraso, su Calendario de Jubileo se convirtió en un calendario de jubileo alternativo, que no se alineaba con el calendario y el propósito de Dios. Esta desajuste de 38 años era una señal de que era imposible para el pueblo entrar en el Reposo de Dios hasta el momento en que los acontecimientos históricos se realineasen con el calendario de Dios.

Así que después de 14 ciclos de Jubileo en la Tierra, la casa de Israel fue deportada a Asiria y su capital, Samaria, fue destruida en el año 721 antes de Cristo. La casa de Judá continuó usando ese calendario hasta que fueron deportados a Babilonia más de un siglo más tarde.

TenCommandmentsChapter4-2.png
Judá estuvo 70 años fuera de la Tierra (604-534 aC) y luego regresó por el decreto del rey persa Ciro. Entonces, una vez que estuvieron de vuelta en la Tierra de sus antepasados, se reavivó su calendario. Sabemos que comenzó en el año 534 antes de Cristo, ya que la historia registra los Años Sabáticos en 163-162 aC, después, en el 37-36 aC, y, finalmente, en el 69-70 dC durante el sitio romano de Jerusalén.

A partir de estas fechas, se puede demostrar que los judíos utilizaron el año 534 antes de Cristo como punto de referencia, el inicio de su calendario. Debido a que su calendario incluía Años de Sábado a partir de ese momento, no es posible que mis cálculos tengan un año de reposo o tal vez dos o tres años faltantes. Cualquier error debería ser por un total de siete años. Por lo tanto, las únicas fechas alternativas para el inicio del calendario de Judea después de la cautividad serían el 541 antes de Cristo, que es demasiado pronto, o el 527 antes de Cristo, que es demasiado tarde.

TenCommandmentsChapter4-3.png


El ciclo de limpieza de 76 años

Los judíos no tenían manera de saber que Dios requeriría un ciclo de 76 años de limpieza después de su regreso de Babilonia. Por esta razón también, algunos maestros de la profecía, incluso de sólo hace un siglo, enseñaron que las Setenta Semanas de Daniel comenzaron con el Edicto de Ciro. Pero para hacer esto, tuvieron que participar en alguna "historia creativa", que hiciera que Ciro conquistara Babilonia mucho más tarde de lo que realmente ocurrió. Ellos basaron su afirmación en la idea de que el rey Ciro fue catalogado bajo muchos nombres, por lo que cuando la lista reyes persas mostraba múltiples reyes, eran en realidad sólo diferentes nombres para Ciro.

Este punto de vista fue refutado en la década de 1930, cuando los arqueólogos desenterraron Persépolis, la capital de Persia y encontraron tumbas y palacios separados de estos reyes. Por lo tanto, Ciro no estableció al pueblo libre en el 458 antes de Cristo, sino en 534. El error, sin embargo, se perpetuó en las notas del Dr. Bullinger en la Companion Bible (Biblia Compañera), que fue publicada décadas antes de que la arqueología demostrara que estaba equivocado. Por esta razón, su cronología es inexacta, aunque la mayoría de sus otras notas tienen valor.

La historia demuestra, por lo tanto, que mientras Ciro permitió a Judá volver a la Vieja Tierra en el 534, la cuenta atrás de las Setenta Semanas de Daniel no comenzó hasta el decreto de Artajerjes en el 458 antes de Cristo. Esto fue 76 años más tarde, lo que ilustra el Principio de Limpieza que se ha descubierto en los últimos años. No se nos dice en la Escritura la razón de esto, pero debido a que ocurrió, sin embargo hay que tenerlo en cuenta. El hecho es que Dios requirió un período de 76 años antes de que Su Calendario comenzara de nuevo. Las Setenta Semanas de Daniel representan el reinicio de la observancia del Calendario de Reposo del Jubileo de Judá, estableciendo una cuenta regresiva de diez Jubileos hacia la muerte del Mesías en la Cruz, como Daniel profetizó en Daniel 9:24. Lo he explicado con más detalle en mi libro, Secretos del Tiempo, cap. 8, (en castellano: http://josemariaarmesto.blogspot.com.es/2015/10/libro-secretos-del-tiempo-traduccion.html).

Por lo tanto, es bastante confuso el porqué los judíos empezaron a contar sus años de Reposo a partir del 534 aC, pero las Setenta Semanas (de años) de Daniel no comenzaron hasta el 458 aC después de pasar otros 76 años. Esto fue en el séptimo año de Artajerjes (Esdras 7:8). Setenta Semanas (de años sábados) después, Jesús murió en la cruz en el 33 dC, poniendo fin a ese ciclo profetizado.

Muchos han entendido muy mal las Setenta Semanas de Daniel y han construido una estructura de tiempo profético sobre esos muchos malentendidos. Me dirigí sobre estas preguntas con más detalle en mi libro,Las Setenta Semanas de Daniel (en castellano: http://josemariaarmesto.blogspot.com.es/2014/04/libro-las-70-semanas-de-daniel-ya.html), porque no hay manera de desentrañar el plan de la profecía sin comprender el calendario de Dios y cómo se cuentan los años sabáticos.

La verdadera pregunta, sin embargo, es cómo se revivió el Calendario de Jubileo de Judá alineado con el Calendario del Jubileo de la Creación. Mediante la comparación de los dos, nos encontramos con que el 70º jubileo de Adán fue el año 465-464 aC, que fue el primer año de Artajerjes. Por lo tanto, cuando Esdras llegó a Jerusalén para hacer sacrificios por Judá y por el rey en el 458, ya estaba siete años en ese ciclo.

Así que en ese punto el calendario profético fue alineado faltando sólo 7 años, en lugar de los 38 años originales de discrepancia. Esto representó una mejora, pero todavía no una solución total. 70 años sabáticos después son 10 jubileos (10 x 7 años), por lo que el 80º Jubileo cayó en el año 26 dC, mientras que la Semana 70ª de Daniel no terminó hasta el 33 dC. El ínterin fue la 70ª semana de Daniel entre el 26 y el 33 dC. Parte del motivo de su distinción y tratamiento especial en Daniel 9 fue debido a que es la diferencia entre el Calendario del Jubileo de la Creación y Calendario del Jubileo de Judá.

Debido a que esta falta de alineación continuaba, estaba claro que el Reino de Dios aún no se había programado para comenzar con la Primera venida de Cristo, sino que tendría que esperar hasta una corrección final de siete años cerca del momento de la Segunda Venida de Cristo.

La Edad Pentecostal de la Iglesia comenzó en el año 33 dC y terminó en el 1993. Este fue un período de 40 ciclos de jubileo. Sin embargo, la discrepancia de 7 años aún existía, porque el 120º Jubileo debería haber comenzado con el sonido de la trompeta en octubre de 1986.

TenCommandmentsChapter4-4.png

Nadie con autoridad tuvo la revelación en 1986 para declarar el Jubileo en octubre de 1986. Sin embargo, Dios ya había ideado un plan por el cual el Jubileo podría ser declarado diez años más tarde. El patrón profético se estableció en los días del rey Ezequías en 2 Reyes 20:9-11. En los días de Ezequías, Dios volvió atrás el reloj "diez grados" (es decir, 10 "pasos" en el reloj de sol de Acaz) manipulando el tiempo. Esa historia es demasiado larga para nosotros detallarla aquí, pero, abreviando, esto nos llevó a declarar el Jubileo en el Día de la Expiación en 1996, siendo retroactivo a 1986, volviendo así atrás el tiempo 10 años para cubrir la discrepancia de 7 años. El resultado fue que 1996 fue en realidad 1986, según el Calendario de Dios, de acuerdo con el factor de Ezequías (como ahora lo llamamos).

Una descripción más completa de esto, que muestra cómo el tiempo bíblico coincidió con la historia de América, se dijo en los capítulos 14 y 15 de mi libro Secretos del Tiempo (en castellano: http://josemariaarmesto.blogspot.com.es/2015/10/libro-secretos-del-tiempo-traduccion.html).

Creo, pues, que en 1996 Dios nos alineó totalmente con el Calendario de Jubileo de la Creación,aparejando así el camino para la preparación final de la Segunda Venida. El año 1996-1997 también coincidió con el 3000º aniversario de la coronación de David sobre todo Israel en 1004-1003 aC.

Es claro, entonces, que el tema de los sábados y los Jubileos es bastante complejo y no es para los débiles de corazón. No obstante, hay que tener cierta comprensión del hecho de que hay ciclos alternos de reposo en cada nivel. Es demasiado simplista decir que sólo hay un ciclo verdadero, porque Dios reconoció el Calendario de Jubileo alternativo de Israel, que se estableció en su cruce del Jordán, a pesar de que no era el calendario original "perfecto".

Así también el libro de Hebreos reconoce que las personas no entraron en el descanso de Dios, sino que sin embargo seguía habiendo un reposo para el pueblo de Dios, que era mayor que lo que habían experimentado en el pasado. Aun así, como individuos, cada uno de nosotros entramos en el reposo de Dios en diferentes niveles y en diferentes grados. Cuanto más fuerte es nuestra fe, y cuanto más entendemos la soberanía de Dios, más probable es que vayamos a ser capaces de "descansar" en una forma mayor.


Los tres días de reposo

Había tres niveles de reposo sabático en la Ley: el día de reposo, el año de reposo, y el Jubileo. Esto nos da tres niveles de entrar en reposo en la forma que Dios quiso para nosotros.

El primer nivel de reposo, tal como se practica en la vida diaria, es descansar un día en siete. Nuestros cuerpos necesitan tales reposos. El segundo nivel es un año de reposo, un descanso de la tierra que pocas personas hoy en día han puesto en práctica, debido a que nuestra cultura babilónica, que hace que sea casi imposible seguir esta Ley. En tercer lugar, está el Jubileo, algo que nunca se ha puesto en práctica como nación.

Cuando vemos estos tres niveles en términos de nuestra relación personal con Dios y nuestro crecimiento espiritual, podemos verlos en términos de la Pascua, Pentecostés y Tabernáculos. A medida que crecemos, experimentamos un mayor reposo, o sábado. La madurez espiritual por lo tanto se puede medir de acuerdo con nuestra capacidad para descansar en Dios, independientemente de las circunstancias de la vida.

Cuando somos justificados por la fe experimentamos la Pascua y entramos en el primer nivel de descanso en Dios, que es la justificación; podemos descansar en Él, sabiendo que nuestros pecados han sido cubiertos; ya no tenemos que luchar con la culpa y la condenación; sabemos que la justicia nos ha sido imputada por la fe, y que Dios nos ve perfectos, llamando a lo que no es como si fuera (Rom. 4:17).

Cuando se procede a la experiencia de Pentecostés, recibiendo el Bautismo del Espíritu Santo, entramos en el reposo del segundo nivel, que es la santificación. Es aquí donde empezamos a aprender a escuchar Su voz con el fin de que la Ley pueda ser escrita en nuestros corazones: así comenzamos a ser verdaderamente guiados por el Espíritu y recibir la formación que nos llevará a la madurez y prepararnos para el reposo final de los Tabernáculos.

El Jubileo es el día de preparación para la Fiesta de los Tabernáculos. Esta fiesta final nos lleva a la Manifestación de los Hijos de Dios y la glorificación del cuerpo. Es sólo a través de esta fiesta que podemos entrar plenamente en el reposo de Dios. Esto es a lo que Israel se negó en Números 13 y 14, cuando los doce espías dieron su informe en el 50º Jubileo de Adán. Sin embargo, esto era parte del Plan de Dios, porque Dios había reservado esa experiencia para un tiempo después de la Cruz. A pesar de ello, ahora nos encontramos en el final de la era de Pentecostés, y los que han preparado sus corazones y han llegado a la madurez espiritual son elegibles, en el último momento, para calificar como Hijos de Dios Manifestados en esta oportunidad histórica.


Los tres días de reposo definen tres edades

La Edad de la Pascua comenzó con la salida de Israel de Egipto en la Pascua. La "iglesia en el desierto" israelita tuvo suficiente fe para salir de Egipto, y por lo tanto fue justificada por la fe en la sangre del cordero pascual. Sin embargo, no pudieron avanzar más allá de la Pascua a Pentecostés, porque lo rechazaron al negarse a escuchar la voz de Dios (Ex. 20:18-21). Sin el beneficio de Pentecostés, no estuvieron seguros de tener suficiente fe para entrar en Canaán en el tiempo oportuno, por lo que se negaron a tocar la trompeta del Jubileo cuando los 12 espías dieron su informe y se les negó la entrada en Canaán en el momento de la Fiesta Tabernáculos.

Existió el potencial en Israel para tener una muy corta Edad de Pascua, seguida de una muy corta Edad Pentecostal antes de entrar en la Tierra Prometida en Tabernáculos. El momento habría sido alrededor de los 490 días entre el ardiente descenso de Dios en el Monte Sinaí hasta el informe de los doce espías en Cades Barnea. Era la Voluntad de Dios que en este corto tiempo pudieran lograr la plena madurez espiritual, pero era el Plan de Dios que fallaran con el fin de extender estas edades para períodos de tiempo mucho más largos.
Y así, Israel entró en Canaán 38 años más tarde en el momento de la Pascua y no en Tabernáculos, demostrándose que se habían quedado atascados en ese primer nivel de fe para entrar en Su Reposo. La suya era un Reino del nivel de Pascua, y esto duró hasta la 1480º Pascua, cuando Jesús murió en la cruz en el año 33 dC.

El valor numérico de Cristo en griego es 1480. Por lo tanto, la 1480ª Pascua marcó el momento en que el verdadero Cristo se convertiría en el Cordero de Dios, poniendo fin a la era de la Pascua. Su resurrección y la presentación al Padre en la tercera hora del día de la Ofrenda de la Gavilla comenzó una cuenta regresiva de siete semanas hacia Pentecostés. En cada uno de esos días, las personas habitualmente contaban los granos de un omer de cebada. La palabra hebrea Omer se escribe ??? (ain-mem-resh). La ain representa un ojo, y significa ver o viendo. La mem significa agua. La resh significa una cabeza. Por lo tanto, cuando se contaba el Omer, profetizaban que durante estas siete semanas estaban viendo por el agua en la cabeza. En otras palabras, era una cuenta atrás hacia el derramamiento del Espíritu Santo se derramaba como lluvia.

Pentecostés ocurría siete semanas después de la Ofrenda de la Gavilla. Por lo tanto, era conocido en el Antiguo Testamento como la Fiesta de las Semanas (Ex. 34:22), siete semanas para ser exactos. Lev. 23:15,16 dice:

15 Y contaréis desde el día después del sábado, desde el día en que ofrecisteis la gavilla de la ofrenda mecida; habrá siete semanas completas. 16 Contaréis cincuenta días hasta el día siguiente del séptimo día de reposo; a continuación, se presentará un nuevo grano a Yahweh.

Debían contar siete días de reposo, utilizando como punto de referencia el día de la Ofrenda de la Gavilla. Ese día, por supuesto, era "el día después del sábado", o lo que llamaríamos hoy domingo. En otras palabras, esto profetizaba de un cambio en el día de reposo, una nueva forma de contar sábados basada en el nuevo punto de referencia. Las siete semanas (es decir, "días de reposo"), que datan desde el día después del sábado, establecieron un nuevo día de reposo que se asoció con la Edad de Pentecostés, a diferencia de lo que fue en la anterior Edad de la Pascua. Uno de los propósitos del tiempo dedicado a "Cuenta del Omer" entre la Ofrenda de la Gavilla y Pentecostés era profetizar de un nuevo tipo de sábado. Mientras que el primero se basaba en la Pascua y la muerte del Cordero, la actualización se basaría en la Ofrenda de la Gavilla, Pentecostés, y la Resurrección de Cristo. Las primeras siete semanas después de la resurrección de Cristo sirvieron para arraigar este patrón en las mentes y los corazones de los discípulos, Jesús parece haber comido con ellos en el nuevo octavo-día-sábado a partir de entonces.

Cristo se apareció a los discípulos por primera vez en el día de Su resurrección, que fue el octavo día (es decir, el día después del sábado), como Juan 20:19 nos dice. A continuación, una semana más tarde se apareció a los discípulos de nuevo en el octavo día (Juan 20:26). Su tercera aparición en Juan 21:14 no tiene fecha; sin embargo, no es difícil ver el patrón profético que se estableció aquí; es el patrón de la comunión con Cristo que ocurre en el octavo día (domingo), aparte de la sinagoga, que continuó observando el sábado original sin fe en la resurrección de Cristo.

De hecho, si miramos más de cerca Levítico 23:15 y 16, que hemos citado anteriormente, no es difícil ver que la Ley llama ingeniosamente estos siete domingos "sábados".

15 También contaréis desde el día después del sábado [es decir, el domingo]habrá siete semanas completas.

Si se me permite parafrasear este pasaje, se leería así: "Empieza a contar desde el domingo, el día de la Ofrenda de la Gavilla, y cuenta siete semanas completas usando el domingo como el nuevo punto de referencia".

¿No profetizaba de siete ciclos de reposo semanal que comienzan y terminan con el Domingo? ¿Por qué Dios instituyó un ciclo de siete semanas, integrado en Pentecostés y en base a domingo? El cambio es evidente, ya que cambia el enfoque de la muerte de Cristo a Su resurrección, la vida.

Pero para entender este cambio, lo primero que hay que volver a ver cómo el primer sistema de reposo del sábado pascual, establecido bajo Moisés, estaba destinado a conmemorar la Pascua y la muerte de Cristo. Sólo entonces podemos ver cómo el sábado pentecostal contrasta con él cambiando el enfoque de la muerte a la vida y la resurrección.


El Sábado de la Pascua

La primera mención de alguien que no sea Dios de la observancia del sábado se encuentra en Éxodo 16. En esa historia las personas se quedaron sin comida, por lo que se quejaron a Moisés. Entonces Dios prometió enviar codornices y el maná entre la noche y la mañana. Debían recoger maná durante seis días y luego no recibir ningún maná en el séptimo día, porque en el sexto día debían recoger el doble que les duraría dos días (Éxodo 16:5); por lo que comenzaron a contar los seis días de la recolección de maná, seguido de un séptimo día de descanso. Así es como Dios estableció Sus días de reposo. Si alguno se olvidaba qué día de la semana era, siempre podían restablecer su calendario en el séptimo día cuando descubrieran que no había ningún maná en el suelo.

26 Seis días lo recogeréis, pero el séptimo día, el sábado, no habrá ninguno.

La pregunta, entonces, es ¿cuándo se inició este ciclo del maná, que se convirtió en el ciclo de reposo? El primer versículo de Éxodo 16 nos dice que era el 15° día del segundo mes. Esto fue un mes después de su salida de Egipto. Recordemos que mataban los corderos de la Pascua en el Día de la Preparación (14º día del primer mes) y luego partieron de Egipto en la Pascua, el día 15º.

El 15º día del segundo mes llegó a ser conocido como el día de la Segunda Pascua, de acuerdo con Números 9:11. Recordemos que cuando ciertos hombres enterraban a su padre justo antes de la Pascua, no eran aptos para celebrar la fiesta en razón de ser impuros. Así que Moisés recibió una sentencia del Tribunal Supremo de Dios para ese supuesto. Dios dijo:

10 Habla a los hijos de Israel y diles: "Si alguno de vosotros o de vuestros descendientes está inmundo por causa de una persona muerta, o está en un viaje distante, él puede, sin embargo, celebrar la Pascua al Señor. 11 En el segundo mes, el día catorce en el crepúsculo, que la cumplirá …

Para aquellos que no pudieron celebrar la Pascua normal, había una segunda Pascua que debían celebrar. Ellos debían matar sus corderos de la Pascua en el 14º día del segundo mes para prepararse para el día de la Pascua que comenzaba esa noche y se extendía hasta el día siguiente, el día 15º del segundo mes.

Este fallo se produjo un año después de su salida de Egipto. En otras palabras, se produjo después de que habían ido a Sinaí y después de que fueron encontrados adorando al becerro de oro. Es significativo que esta revelación de la Segunda Pascua no fue dada hasta después de que habían adorado al becerro de oro, porque ese evento es lo que quitó el ángel de Su presencia, que se suponía iba a llevarlos a la Tierra Prometida del Sur (Cades Barnea ).

Cuando perdieron la presencia de ese ángel, como Isaías 63:9,10 nos dice, Dios los estaba preparando para la falta de fe algunos meses después cuando la gente creyeron el mal informe de los diez espías. En otras palabras, su fracaso en el Sinaí en seguir conociendo la voz de Dios, seguido de su adoración del becerro de oro, aseguraron que carecerían de la fe para entrar en la Tierra Prometida a la hora señalada.


El cambio del sábado

El Calendario de Jubileo de Israel se vio alterado a causa de su demora en entrar en la Tierra Prometida. El cambio se observa principalmente en sus años de Sábado y en sus Jubileos. Sus días de reposo no cambiaron en ese momento, pero se alteró el propósito declarado de esos días de reposo. Podemos ver esto comparando Éxodo 20:11 con Deuteronomio 5:15, donde el acto conmemorativo se desplazó desde el Reposo de Dios a la redención de Israel de Egipto (es decir, la Pascua).

En Su presciencia, Dios ya incorporó este cambio en Su Plan, incluso el inicio de Sus ciclos de sábado comenzó el día en que llegó a ser llamada la Segunda Pascua. Por lo que su ciclo de días de reposo de maná, desde el comienzo, conmemora la Pascua, aunque la Segunda Pascua.

Los ciclos de tiempo, en este caso los ciclos del sábado, cuando se repiten, siempre conmemoran el evento en que se inició el ciclo. No es diferente a como se celebra los cumpleaños o los aniversarios presidenciales el 4º de julio de cada año. Cada celebración está diseñada para recordarnos algún evento original al inicio del ciclo.

Por lo tanto, los sábados de Israel desde Moisés hasta Cristo recordaban a la gente el maná en el desierto, que comenzó en la segunda Pascua. Las personas pueden no haberse dado cuenta de esto al principio; pero al final de 40 años en el desierto, cuando Moisés dio sus discursos finales, les dijo que celebrasen el día de reposo para conmemorar su redención de Egipto, que fue un acontecimiento de Pascua. El patrón de siete días de la Creación todavía se mantenía, pero la gente era incapaz de entrar en el Reposo de Dios a causa de incredulidad.

El Reposo de Dios era un reposo Jubileo, el más alto de los tres niveles de entrar en el Reposo de Dios. La gente era sólo capaz de entrar en el reposo del primer nivel, representado por la Pascua. Por esta razón, este ciclo / maná de reposo de siete días era adecuado para la edad de la Pascua. Esto terminó cuando la iglesia fue capaz de avanzar en Pentecostés, experimentar un nuevo nivel de relación con Dios hasta ahora desconocido. Mientras que Israel había fracasado en Horeb, al negarse a escuchar Su voz, los discípulos en el Aposento Alto estuvieron dispuestos a acercarse a Dios como Moisés había ordenado (Deut. 5:5). Por lo tanto, vencieron donde Israel había fracasado bajo Moisés.

Mientras tanto, Jesús había visitado a los discípulos en los días de reposo del día octavo desde Su resurrección. En cada caso, comió con los discípulos. ¿Con qué propósito? Él estaba estableciendo un precedente, por el que tendría comunión con los discípulos en el día de reposo nuevo, que fue profetizado por la Fiesta de las Semanas. Al tener comunión y comer con los discípulos semanalmente, desde el día de Su resurrección, Él estaba poniendo el siguiente patrón de comunión en la Iglesia cada domingo.

Por esta razón también, Pablo instruyó en 1 Cor. 16:1 y 2,

1 En cuanto a la colecta para los santos, haced vosotros también de la manera que ordené a las iglesias de Galacia. 2 En el primer día de cada semana cada uno de vosotros ponga aparte algo, según haya prosperado, para que no se hagan colectas cuando yo vaya.

Pablo no trata de enseñar nada nuevo aquí, así que sólo lo menciona de pasada para reunir ayuda financiera para la iglesia en Jerusalén, que era pobre.

Del mismo modo, Juan escribe en Apocalipsis 1:10,

10 Yo estaba en el Espíritu en el día del Señor, y oí detrás de mí una gran voz como el sonido de una trompeta.

Algunos insisten en que el día del Señor es lo mismo que "el día del Señor" en el Antiguo Testamento. Sin embargo, todos los escritos posteriores de la iglesia primitiva utilizan el término en la lengua vernácula común en el sentido de domingo. Algunos de ellos, como Ignacio, eran discípulos directos de Juan y lo había conocido y conversado con él durante muchas décadas. Es muy poco probable que hubieran definido el término de una manera diferente a su padre espiritual.


La Iglesia Primitiva en el sábado

Al estudiar los escritos de la Iglesia Primitiva, nos llama la atención en primer lugar por el hecho de que, después de la época de Pablo, no parecía haber ninguna discrepancia entre la mayoría de los creyentes en cuanto a qué día observar. Nadie escribió un tratado diseñado para establecer el día de la semana correcto.

Sabemos que hubo fuertes discrepancias entre Pablo y los cristianos judíos en todos los cambios resultantes de este Nuevo Pacto. Pablo tuvo que luchar con fuerza contra la continuación de la circuncisión y la observancia de las fiestas de la manera antigua. Él dice en Colosenses 2:16 y 17,

16 Por tanto, nadie os juzgue en cuanto a comida o bebida, o en cuanto a días de fiesta, luna nueva o días de reposo, 17 cosas que son una mera sombra de lo que está por venir; pero el cuerpo es de Cristo.

En Romanos 14 trató de mantener la paz entre las facciones del sábado, diciendo en los versículos 4-6,

4 ¿Quién eres tú para juzgar al criado de otro? Para su propio señor está en pie, o cae; y de pie se mantendrá, porque poderoso es el Señor para hacerle estar firme. 5 Uno hace diferencia entre día y día, otro juzga iguales todos los días. Cada uno esté plenamente convencido en su propia mente. 6 El que hace caso del día, lo hace para el Señor, y el que come, lo hace para el Señor, porque da gracias a Dios; y el que no come, para el Señor no come, y da gracias a Dios.

El libro de Hebreos fue escrito específicamente para romper el fuerte vínculo entre la iglesia de Jerusalén y el templo. Durante los primeros 40 años de la Iglesia, continuaron adorando en el templo, observando todas las fiestas de la manera del Antiguo Testamento, y ofreciendo sacrificios por medio del sacerdocio levítico. No fue hasta que Dios acarreó la destrucción de la ciudad y su templo que su argumento contra el punto de vista de Pablo fue desacreditado y abandonado.

La Iglesia Primitiva siempre fue amenazada por la persecución judía y por lo tanto los creyentes judíos en Jerusalén fueron incluso más escrupulosos en la observación de las prácticas del Pacto Antiguo que sus compañeros judíos. Pero al final, Dios intervino y destruyó ese sistema por completo. El punto es que no se puede sostener la iglesia de Jerusalén como el modelo ideal para el cristianismo de hoy, como algunos tratan de hacer. Fue un momento de transición, y al final el punto de vista de Pablo se impuso por la intervención divina. La destrucción del templo confirmó que la visión de Pablo era correcta.

Parece ser que la iglesia en Jerusalén y Judea se reunía el domingo entre sí, pero también siguió guardando el sábado con sus judíos contemporáneos. Ya que el libro de Santiago es la única Escritura que tenemos de esa iglesia, y él no menciona el problema del sábado en absoluto, sólo podemos tratar de adivinar cuánto conocimiento pudieran tener sobre el tema.

Pero cuando Pablo llevó el evangelio al mundo griego, nos encontramos con que esto invocó algunos acalorados debates sobre la manera de guardar la Ley de una manera de Nueva Alianza. El sábado era sólo una de esas cuestiones, ya que muchos judíos intentaron simplemente añadir a Jesús a su judaísmo, como si fuera el mediador de la Antigua Alianza.

Pablo ministró casi 20 años hasta su muerte en el 67 dC. La revuelta contra Roma comenzó en la Pascua del 66, y la guerra consumió la atención de la Iglesia hasta su final en 73. La iglesia de Jerusalén había evacuado Jerusalén durante una pausa en los combates, tal vez en 68-69 después de que Nerón murió y varios generales trataron de asegurar su posición como emperadores. En las secuelas de la guerra, tanto la Iglesia como el judaísmo, se vieron en la necesidad de repensar sus prácticas religiosas fundamentales. Ambos habían perdido su centro de culto. El trauma afectaba judaísmo en una forma mayor, debido a que los cristianos judíos podrían volverse al recientemente escrito libro de Hebreos para encontrar una nueva comprensión del culto espiritual que no dependía del sistema antiguo.

De ahí que en las próximas décadas, nos encontramos con el punto de vista judío-cristiano cada vez menor, no sólo porque se habían convertido en pocos en número, sino también porque Jerusalén dejó de ser la Iglesia Madre. Cuando Pedro y Pablo fueron martirizados en el año 67, Juan surgió como el líder reconocido hasta su muerte en el 100. Él fue el que llevó la paz a la mayor parte de las facciones, cuando su estatura hizo de él una especie de sumo sacerdote de los cristianos.

Philip Schaff nos dice,

"Pero la teología de los siglos II y III presupone, evidentemente, los escritos de Juan y comienza a partir de su cristología en lugar de desde la antropología y la soteriología de Pablo, que fueron casi enterradas fuera de la vista hasta que Agustín, en África, las revivió". (Historia de la Iglesia Cristiana, Vol. 1, página 426)

Por lo tanto, la influencia de Juan difícilmente puede exagerarse. Y el hecho de que Juan fuera durante mucho tiempo el mentor espiritual y el padre de Ignacio de Antioquía hace los escritos de Ignacio de singular importancia. Él representa la transición de la época apostólica a la próxima generación de líderes de la Iglesia.

Todavía quedaba una línea ininterrumpida de obispos de la iglesia en Judea, aunque no en la misma Jerusalén después de la destrucción de esa ciudad. Sin embargo, su influencia disminuyó, sobre todo porque no dejaron escritos y sólo fueron mencionados por otros.


Enseñanzas del sábado en las generaciones siguientes

La Didajé, o "Enseñanza de los Doce", es uno de los primeros escritos de la Iglesia a parte de los propios escritos del Nuevo Testamento. La mayoría coloca este escrito alrededor de 65-90 dC. Se dice en el capítulo 14,

"En el Día del Señor del Señor reunirse y compartir el pan y dar gracias, añadiendo la confesión de vuestros pecados, para que su sacrificio sea puro".

El término, "el día del Señor del Señor" probablemente se utiliza para distinguirlo de los "Día del Señor" del emperador. El calendario romano llamaba la totalidad de sus días de acuerdo a varios dioses. El sábado era el nombre de Saturno, y el domingo fue llamado por el Sun. El domingo también se llama comúnmente "El día del Señor", que era en honor al Sun. La Iglesia Primitiva encontró necesario el uso de los términos comunes del día con el fin de ser entendida por otros, pero la Didajé registra este pequeño intento de oponerse a la referencia romana al Sol como Señor. Sin embargo, al final el autor(es) tuvieron que usar el lenguaje de la época para ser entendidos por todos.

Otro de los primeros escritos de la Iglesia es una Epístola de Bernabé, que algunos creen que fue escrita por el que Bernabé fue compañero de Pablo en su primer viaje misionero en Hechos 13:2. Este Bernabé era también un levita natural de Chipre (Hechos 4:36). Se convirtió en el escriba oficial de los evangelios, firmando con la Cruz Bernabé (firma), como se ve en el Codex W que se encuentra actualmente en exhibición en el Instituto Smithsonian. Una descripción más completa de estos manuscritos está escrita en mi libro, Lecciones de Historia de la Iglesia, vol. 1, capítulo 24 (en castellano: http://josemariaarmesto.blogspot.com.es/2015/01/libro-lecciones-de-historia-de-la.html).

El punto a ser hecho aquí es que Bernabé era un escritor conocido en el primer siglo. Por lo tanto, habría sido inusual para él no escribir ninguna carta por sí mismo. Y así, aunque algunos creen que la Epístola de Bernabé era de un pseudo-Bernabé, escrita entre 115 y 140 dC; pero nadie tiene pruebas sólidas para esto. Sin embargo, cuando comparamos el conocimiento de gematría en las notas marginales del Codex W con el uso de gematría en la Epístola de Bernabé, vemos que el estilo es el mismo. Esto le da credibilidad a la idea de que el propio Bernabé era el autor de la epístola que lleva su nombre.

En esta carta escribe en Bernabé 13: 9, 10,

9 Por último, les dice: "Vuestras lunas nuevas y vuestros días de reposo no puedo soportarlas". Considera lo que quiere decir con ello; los días de reposo, dice él, que vosotros celebráis no son aceptables para mí, sino los que yo había hecho; cuando descanse de todas las cosas voy a comenzar el octavo día, es decir, el comienzo de otro mundo. 10 Por lo cual se observa el octavo día con alegría, en el que Jesús se levantó de entre los muertos; y habiéndose manifestado a Sus discípulos, ascendió al Cielo.

Ni la Didajé ni Bernabé sintieron la necesidad de demostrar la práctica de la observancia del domingo, señalando solamente que conmemora el día en que Jesús se levantó de entre los muertos, es decir, la Ofrenda de la Gavilla y, por extensión, la fiesta de Pentecostés que se produjo siete días de reposo después. Ambos textos asumen que todos los creyentes genuinos observaban el domingo y no vieron la necesidad de defender su punto de vista.

Ignacio de Antioquía, también, escribió acerca de este cambio de día de reposo. Era el niño que Jesús destacó en Mateo 18:2, tenía cerca de tres años de edad en aquel momento. Él testifica que él fue uno de los 500 (1 Cor. 15:6), que vieron a Cristo después de Su resurrección, y él seguía siendo un discípulo de Juan desde hacía muchas décadas. Juan murió alrededor del 100 dC, mientras que Ignacio murió mártir en el año 113 dC. La Epístola de Ignacio a los Tralianos en el capítulo IX nos informa del momento de la muerte, sepultura y resurrección de Cristo:

"En el día de la preparación, y luego, en la tercera hora, se recibió la sentencia de Pilato, el Padre permitió que esto sucediera; a la hora sexta fue crucificado; a la hora nona entregó el espíritu; y antes de la puesta del sol Fue enterrado. Durante el día de reposo continuó debajo de la tierra en la tumba en la que José de Arimatea le había puesto. En los albores del día del Señor se levantó de entre los muertos ... El día de la preparación, entonces, comprende la pasión; el sábado abraza el entierro; El día del Señor contiene la resurrección".

Esto, entonces, nos da el marco para el cambio en el día de reposo, de acuerdo con la profecía en Levítico 23:15, como he dicho anteriormente. Ignacio menciona explícitamente el problema del sábado en su Epístola a los de Magnesia, diciendo:

"No se dejen engañar con doctrinas extrañas, ni con fábulas antiguas, que no son rentables. Porque si todavía vivimos de acuerdo con la ley judía, reconocemos que no hemos recibido la gracia" (Cap. VIII).
"Si, por lo tanto, aquellos que se criaron en el antiguo orden de cosas han llegado a la posesión de una nueva esperanza, no guardando ya el sábado, sino que viven en observancia del día del Señor, en el cual también nuestra vida ha surgido de nuevo por Él y por Su muerte ... " (cap. IX).

Por lo tanto, Ignacio continúa la práctica de observar el domingo que se expone en la Didajé y Bernabé. No tenemos ninguna razón para pensar que su opinión difiera de la de Juan. Está claro que Ignacio ya no observaba el sábado judío, sino que observaba el día del Señor, que conmemora la resurrección de Cristo.

En la generación posterior a Ignacio, Justino, filósofo griego que encontró a Cristo y más tarde murió como un mártir alrededor de 165 dC, se hace eco de la misma enseñanza que sus predecesores, diciendo:

"Y en el día llamado domingo, todos los que viven en las ciudades o en el campo se reúnen en un solo lugar, y se leen las memorias de los apóstoles o los escritos de los profetas, siempre y cuando el tiempo lo permite ... El domingo es el día en el cual todos tenemos nuestra asamblea común, porque es el primer día en el que Dios, después de haber efectuado un cambio en la oscuridad y la materia, hizo el mundo; y Jesucristo nuestro Salvador en el mismo día se levantó de entre los muertos. Porque Él fue crucificado en el día anterior al de Saturno; y en el día después del de Saturno, que es el día del Sol, después de haber aparecido a Sus apóstoles y discípulos, les enseñó estas cosas, que hemos presentado a vosotros también para vuestra consideración" [Primera Apología de Justino, LXVII ].

Justino no sintió la necesidad de convencer a nadie para observar el domingo, sino que lo trata como una práctica de larga data que fue aceptada universalmente entre todos los creyentes. Simplemente estaba informando a sus lectores acerca de su práctica normal en la iglesia en la mitad del siglo segundo. Los oponentes ven esto como un signo de apostasía, pero en realidad sólo refleja la opinión de todos los otros líderes de la Iglesia hasta ese momento. Tampoco sus contemporáneos lo contradicen o desacreditan.

Después de Justino llegó Ireneo de Lyon, en la Galia, que gozaba de tal estatura que él era capaz de enviar una carta de corrección a Víctor, obispo de Roma. Un trabajo posterior, Quaes Et Resp. ad Othod., se refirió a Ireneo, citándolo libremente,

"Esta [costumbre] de no doblar la rodilla al domingo, es un símbolo de la resurrección ... Ahora esta costumbre tuvo su origen desde los tiempos apostólicos, como el bendito Ireneo, mártir y obispo de Lyon, declara en su tratado Sobre la Pascua, en la que hace mención también de Pentecostés; en la que [fiesta] que no se doblan las rodillas, ya que es de igual importancia con el día del Señor, por la razón ya alegada de la supuesta relación con ella" (Fragmento VII).

Después de él vino Tertuliano, el abogado romano, cuya opinión era consistente con sus predecesores. Al responder a ciertos conceptos erróneos paganas sobre el cristianismo, escribió,

"Otros, de nuevo, sin duda con mayor información y muy similitud, creen que el sol es nuestro dios ... De la misma manera, si dedicamos domingo para la alegría, por razón muy diferente de la adoración al sol, tenemos cierto parecido con aquellos de ustedes que dedican el día de Saturno al confort y el lujo, aunque ellos también van mucho más lejos de maneras judías, de las cuales de hecho son ignorantes". [Apología, XVI]

Una vez más, refutó la acusación de que algunos habían hecho contra los cristianos diciendo que ellos estaban adorando al sol, escribiendo,

"Otros, con mayor respeto con las buenas maneras, hay que confesarlo, supongamos que el sol es el dios de los cristianos, porque es un hecho bien conocido que oramos hacia el este, o porque hacemos del domingo un día de fiesta ... es que, en todo caso, incluso han admitido que el sol en el calendario de la semana; y que que tú has seleccionado su día como el más adecuado en la semana, ya sea para toda una abstinencia hasta la noche, o para descansar y para banquetear ... Por tanto, para que pueda devolver esta digresión, ustedes que nos reprochan con el sol y el domingo deben tener en cuenta su proximidad a nosotros. No estamos muy lejos de su Saturno y sus días de descanso". [Ad Nationes, XIII]

Podríamos continuar con una serie de otros testimonios así, que hablan de la observancia del domingo, por lo general contestando los cargos de los judíos que habían seguido observando el sábado. Clemente de Alejandría escribió de ello alrededor del 190 dC. Orígenes habló de ello poco después del 200 dC, al igual que el obispo Cipriano alrededor del 250, junto con otros escritores de menor importancia.

Todos estos testimonios vienen mucho antes del nacimiento de Constantino, el emperador romano al que tan a menudo se le da crédito por el cambio de día de reposo del sábado al domingo. Constantino, un príncipe británico, cuya madre, Helena de York, era una devota cristiana y fue favorablemente dispuesta hacia los cristianos desde su infancia, cuando su padre era un general romano pagano. Cuando Constantino se convirtió en emperador, hizo del día en que los cristianos habían estado adorando durante siglos un día festivo, como un favor a los cristianos. No cambió el día, sino que simplemente lo legalizó en el año 321 dC. La ley decía:

"En el venerable día del sol dejar que los jueces y las personas que residen en las ciudades descansen, y dejar que todos los talleres se cierren. En el país, sin embargo, las personas dedicadas a la agricultura podrán continuar libre y legalmente sus actividades".

Él no prohibió a los judíos a adorar el sábado, ni tampoco prohibió a nadie seguir los dictados de su conciencia. Se limitó a encargar a los que viven en las ciudades y mercados con el cerrar la tienda los domingos. Hay innumerables acusaciones irresponsables contra Constantino en los libros hoy en día, que no tienen validez a la luz de todos los escritos de la Iglesia Primitiva que muestran que la gran mayoría de la Iglesia observó domingo en honor de la resurrección de Cristo.

Del mismo modo, algunos han argumentado que los papas romanos cambiaron el día, a causa de la enseñanza en el catecismo:

Preg.-Cuál es el día de reposo?
"Resp.-El sábado es el día de reposo.
"Preg.-¿Por qué observamos el domingo en lugar del sábado?
"Resp.-Observamos el domingo en lugar del sábado porque la Iglesia Católica, en el Concilio de Laodicea (336 dC) transfirió la solemnidad del sábado al domingo".

¿Fue cambiado el día en el 336? La afirmación es completamente ridícula. En lugar de refutar tal afirmación llanamente por motivos históricos, los hombres han creído este informe y luego rechazó la observancia del domingo. Se trata de dar la impresión de que la observancia del domingo era rara antes del siglo IV, cuando, de hecho, era la norma a excepción de algunos pequeños grupos judeocristianos que sobrevivieron a la destrucción del templo de Jerusalén.

Al final, el cuarto mandamiento no ordena ni el Sábado ni el Domingo, sino sólo "el séptimo día"- El séptimo día siempre debe contarse desde el día en el que el primer día de un evento pasado ha ocurrido que el observador está celebrando.

Bajo Moisés, el séptimo día se calculó a partir del inicio del ciclo de maná en Éxodo 17, y el punto de referencia es el 15º día del segundo mes (la Segunda Pascua). En años posteriores, como la nación entró en contacto con Roma, ese día coincidió con el día en que los romanos llamaron el día de Saturno, o el sábado.

La Ley, sin embargo, ordena un nuevo punto de referencia un día después en las semanas siguientes a la Ofrenda de la Gavilla de Pentecostés. El calendario hebreo no tenía ningún nombre específico para ese primer día de la semana, pero los romanos lo llamaron domingo. En los primeros siglos, más de la mitad de los líderes de la Iglesia hicieron alguna referencia al domingo, no para convencer a la gente para guardar ese día, ni para amenazar a la gente por no guardarlo, sino para indicar que este era el día en que las iglesias habían guardado desde los días de los apóstoles.

Su comprensión parece haberse limitado al hecho de que éste era el día de la resurrección de Cristo. Nuestro estudio de la Ley muestra que Levítico 23:15,16 profetiza de la resurrección de Cristo en el día de la Ofrenda de la Gavilla, y que este día se convirtió en un punto de referencia para las próximas siete semanas llamadas "Sábados". La Fiesta de las Semanas culminaba el domingo de Pentecostés, el séptimo y último sábado de ese tiempo profético. Pentecostés se celebraba específicamente en el día después del antiguo día de Reposo (Lev 23:16). Siempre caía en domingo, siete semanas después de la Ofrenda de la Gavilla.

Así es como Dios instituyó los nuevos ciclos de siete días, sellándolos con la presencia y la comunión de Cristo cada siete días, pero no en el séptimo sino en el octavo día de la semana, como Juan registró. Por lo tanto, el domingo cumple la Ley del Séptimo día con un nuevo punto de referencia, que apunta a la resurrección de Cristo y la Edad de Pentecostés.


¿Habrá un Reposo de Tabernáculos?

Si había un día de Reposo Pascual en la Edad de Pascua y un día de Reposo Pentecostal para la Edad de Pentecostés, entonces, ¿qué podría suceder cuando entremos en la era de los Tabernáculos? ¿Veremos otro cambio en el día de reposo para conmemorar un evento aún mayor en la progresión de la historia del Reino?

No podemos decirlo con certeza, porque todavía no hemos visto el cumplimiento de la Fiesta de los Tabernáculos. Nuestro entendimiento es todavía incompleto, pero las sugerencias de la Ley indican que viene un cambio final. Levítico 23:39 dice,

34 Pero a los quince días del séptimo mes, cuando hayáis recogido el fruto de la tierra, celebraréis la fiesta de Yahweh durante siete días, con un reposo ["sábado"] en el primer día y un reposo ["sábado"] en el octavo día.

En otras palabras, tanto el día primero como el octavo de esta fiesta iban a ser días de reposo, o días de descanso. Sin embargo, debido a que estos días eran sobre fechas fijas del calendario (15º y 22º días del mes), caían en diferentes días de la semana cada año del calendario. Aún así, fueron llamados días de reposo.

Mientras que la Fiesta de las Semanas disfrutó de una despedida de siete semanas, la Fiesta de las Cabañas sólo se extendía de un sábado al siguiente. Es demasiado pronto para que sepamos a ciencia cierta, pero es posible que cuando los Hijos de Dios se transformen en el Primer Día de los Tabernáculos y se presenten a Dios en el Octavo Día, este sea el próximo evento conmemorativo que fije los ciclos de reposo en la Edad de Tabernáculos.

Si es así, entonces el calendario de reposo puede cambiar de nuevo, ya que el Reino de Dios entrará en plena madurez. Es muy posible que la progresión del Reino se mueva del centramiento en la muerte al centramiento en la vida a la Manifestación de los Hijos de Dios. Les presento esto sólo como una posibilidad, sin embargo, cuando llegue el momento, Dios revelará Su verdad de una manera más completa.

http://www.gods-kingdom-ministries.net/teachings/books/the-ten-commandments/chapter-4-the-fourth-commandment/

2 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Gracias Gustavo, ya conocía ese vídeo y la arrogación que estos paganos disfrazados de cristianos hacen de ese cambio. Sinceramente le doy más crédito a la historia y a Stephen que a ellos. Páselo bien.

      Eliminar