TRADUCTOR-TRANSLATE

OSEAS, PROFETA DE LA MISERICORDIA – CAP. 28: COMER CARNE, Dr. Stephen E. Jones


28/12/2016



En Oseas 9:1-4 el profeta prosigue el tema de "comer" que inició en Oseas 8:13. La palabra "comer", que se utiliza en los versículos 3 y 4, es de la palabra hebrea akal. La misma palabra se utiliza más adelante en Oseas 10:13, donde el profeta les dice, "habéis comido fruto de mentira". Oseas 9:1-4 dice,

1 ¡No te alegres, oh Israel, no te regocijes como las demás naciones! Pues has fornicado, abandonando a Tu Dios. Has amado ganancia de ramera en todas las eras de trigo. 2 La era y lagar no los mantendrán, y el mosto les fallará. 3 No permanecerán en la tierra de Yahweh, sino que Efraín volverá a Egipto, y a Asiria donde comerán alimentos impuros. 4 No van a derramar libaciones de vino a Yahweh, sus sacrificios no le agradarán. Su pan será como pan de duelo; todos los que coman de él serán contaminados.

Si Israel hubiera seguido realmente al Señor, Dios de Israel, luego de comer los sacrificios ofrecidos por el pecado esto habría tenido un efecto positivo sobre ellos, debido a que su pecado habría sido cubierto. Pero el profeta dice que Israel estaba comiendo y bebiendo "ganancia de ramera". En otras palabras, ellos estaban comiendo del árbol erróneo, y esto es una metáfora que se refiere al Jardín del Edén. Porque comer del árbol prohibido era comer "el fruto de la mentira" mencionado por la serpiente, que les hizo después seguir a ídolos (dioses extranjeros), lo que hizo a Israel una ramera.


Comer alimentos impuros en el desierto
El resultado fue que Israel "no permanecerá en la tierra de Yahweh", sino que será enviada a "Egipto" y "Asiria", donde "va a comer alimentos impuros". En otras palabras, la comida de la idolatría, que habían deseado en la tierra de Israel, sería convertida en su alimento durante su cautiverio. Es un principio espiritual que Dios nos juzga dándonos los deseos de nuestros corazones impuros. Recuerde de Números 11:4 y 10 cómo la gente lloraba como niños, deseando carne para comer. Estaban cansados del maná y lo despreciaron, sin darse cuenta de que en realidad estaban despreciando al mismo Jesucristo, porque Él dijo a la gente en Juan 6:48-51,

48 Yo soy el pan de vida. 49 Sus padres comieron el maná en el desierto, y murieron. 50 Este es el pan que desciende del cielo, para que el que coma de él y no muera. 51 Yo soy el pan vivo que ha bajado del cielo ... "

Al preferir la carne (es decir, la religión carnal gobernada por los hombres), rechazaron a Cristo. Así que Dios le dio a ellos carne todos los días durante un mes entero (Números 11:18,19,20). El resultado se ve en en Números 11:33,34,

33 Pero mientras la carne estaba aún entre sus dientes, antes que fuese masticada, la ira del Señor se encendió contra el pueblo, y el Señor hirió al pueblo con una plaga muy grave. 34 Así que el nombre de aquel lugar fue llamado Kibrot-hataava, por cuanto allí sepultaron a los que habían sido codiciosos.

El nombre del lugar significa "tumbas de la lujuria" (o de la codicia). Kibroth significa "tumbas", y hataavá significa "lujuria, deseo, anhelo del corazón, codicia". Codicia, que es equivalente a la idolatría como Pablo nos dice Colosenses 3:5 KJV. El alimento carnal nos contamina, porque Oseas 9:4 dice, "todos los que coman de él, serán contaminados". Los comentarios del salmista de Israel sobre el deseo, anhelo, de carne (carne), en el Salmo 106:13-15, dicen:

13 Se olvidaron rápidamente de sus obras; no esperaron su consejo. 14 Se entregaron a un deseo desenfrenado en el desierto, y tentaron a Dios en la soledad. 15 Entonces El les dio lo que pidieron, pero envió mortandad [razown, "delgadez, escasez, pérdida de masa"] entre ellos.

Porque alimentar los deseos de la carne es llevar a debilidad y flaqueza al hombre espiritual dentro de nosotros. Pero si deseamos religión carnal, Dios nos dará un montón de ella, y va a contaminarnos. Experimentaremos flaqueza espiritual hasta que aprendamos a reconocer los resultados desfavorables de esos deseos. Los entendidos reconocerán que esta condición espiritual magra no es realmente lo que quieren, y van a buscar la solución. Los que le busquen de todo corazón lo encontrarán. En Jeremías 29:10,12-14 Dios dice,

10 "Porque así dice Yahweh:" Cuando los setenta años se hayan cumplido en Babilonia, os visitaré y cumpliré mi buena palabra a vosotros, para traeros de vuelta a este lugar … 12 Entonces me invocaréis, y vendréis a suplicarme, y yo os escucharé. 13 Y me buscaréis y me hallaréis, cuando me busquéis de todo vuestro corazón. 14 Y seré hallado por vosotros", declara Yahweh …

Tal es el caso para todos los que verdaderamente le buscan. Sin embargo, nadie realmente le busca a menos que Dios implante el deseo dentro de su corazón. Ese deseo se implanta dentro de los corazones de los vencedores, pero no en la población en general, ni siquiera en la iglesia como un todo, que (como regla general) prefiere las formas religiosas carnales.

Por lo tanto, en la práctica, vemos que el cautiverio es un momento en que la mayoría de las personas, incluso personas religiosas -son entregadas a los deseos de la carne hasta que su tiempo de cautiverio es completado. Para Judá fueron setenta años, pero para Israel sería mucho más tiempo; porque ellos fueron condenados a una cautividad de "siete veces", o 2.520 años. Durante ese tiempo, como Amós 8:12 dice, "irán de aquí para allá a buscar la palabra del Señor, pero no la encontrarán".

Esto no quiere decir que estarían sin religión, ni siquiera que estarían sin religión cristiana. Muchos de los israelitas dispersos emigraron a Europa después que Asiria cayó en el año 612 aC. Allí fueron convertidos al cristianismo como una religión. Uno podría argumentar que esto resolviera algunos de los problemas asociados con su cautividad, pero la historia de la Iglesia muestra que la mayoría de ellos continuaron siguiendo a los hombres, en lugar de a Cristo. Juraron lealtad a los líderes de la iglesia en el nombre de Jesús. Su destino eterno dependería de su relación con la organización y la jerarquía de la iglesia, más que del mismo Jesús. Por lo tanto, ellos no buscan a Cristo con todo su corazón, porque a Cristo se le dio el segundo lugar después de la iglesia misma.

La marca de un vencedor no es la perfección, sino un deseo de buscar a Dios con todo su corazón.


¿Qué hará usted?
Oseas 9:5 continúa,

5 ¿Qué haréis en el día de la solemnidad y en el día de la fiesta de Yahweh?

El profeta no especifica ninguna fiesta particular de Yahweh aquí. Es una pregunta retórica acerca de cómo se tratan estos días de fiesta. Podríamos preguntar más específicamente, "¿Qué van a hacer con la fiesta de la Pascua? ¿Qué van a hacer al respecto Pentecostés? ¿Qué van a hacer al respecto Tabernáculos? ¿Guardarán estas fiestas en la manera en que Dios ha decretado? Son estos sólo los días festivos religiosos, o los guardan en su corazón?"

En primer lugar, estas fiestas se supone que todos las guardarían en el lugar donde Dios escogió para poner Su nombre. Este es mandamiento en Deuteronomio 16:2,5,6, en relación con la fiesta de la Pascua, en Deuteronomio 16:11, en lo que respecta a Pentecostés, y en Deuteronomio 16:15, en lo que respecta a Tabernáculos. Cuando Israel entró en Canaán, tenían que ir a "Silo, donde hice mi nombre a habitar al principio" (Jeremías 7:12). Cuando esa ubicación se corrompió, Dios la movió a Jerusalén y colocó allí Su nombre (Jeremías 7:10).

Cuando esa ubicación se corrompió, Dios la movió de nuevo, finalmente, colocando Su nombre en un templo espiritual en la Nueva Jerusalén. Nuestros cuerpos son ahora los templos en los que Dios ha puesto Su nombre (1 Corintios 3:16), y por esta razón, Su nombre ahora está en la frente (Apocalipsis 22:4). Este, entonces, es el único lugar legítimo hoy donde se puede celebrar una fiesta. Aquellos que no entienden esto tratan de celebrar las fiestas en la antigua Jerusalén o en algún otro lugar, como si Su nombre estuviera todavía en habitaciones externas de bienes raíces.

Así que la pregunta de Oseas es aún muy relevante. ¿Qué van a hacer con respecto a las fiestas señaladas? ¿Las guardarán en la forma de la Antigua Alianza, matando corderos en la Pascua y poniendo sangre en las jambas de la puerta?¿Van a ofrecer a Dios el pan de trigo integral con la levadura al horno en Pentecostés? ¿Van a vivir en una tienda de campaña por una semana durante Tabernáculos?

No hay nada malo per se con hacer estas cosas, si tratamos estas acciones como herramientas de enseñanza o como reuniones convenientes. El problema viene cuando hacemos rituales religiosos carnales, pensando que estamos guardando las fiestas de esta manera. No, para celebrar la Pascua, hay que aplicar la sangre del verdadero Cordero de Dios a nuestra propia "casa" en el altar del corazón, con el fin de recibir la justificación por la fe en Su sangre; la sangre de los animales es ahora insuficiente para agradar a Dios. Para celebrar Pentecostés, uno debe ser lleno del Espíritu; una ofrenda de pan es insuficiente. Para celebrar Tabernáculos, uno debe ser transformado a Su semejanza, y tener la Ley escrita en su corazón. Muchos han celebrado las dos primeras fiestas, pero la tercera aún no se ha cumplido; mientras tanto, nos preparamos para cumplir con los Tabernáculos mediante el estudio de la Ley y los principios de la Filiación; cuando verdaderamente comamos la Palabra, ya no podremos ser contaminados, porque Jesús dijo que la Palabra es lo que nos hace limpios (Juan 15: 3).

Etiquetas: Serie Enseñanza
Categoría: Enseñanzas

Dr. Stephen Jones

No hay comentarios:

Publicar un comentario