TRADUCTOR-TRANSLATE

OSEAS, PROFETA DE LA MISERICORDIA – CAP. 16: EL CONOCIMIENTO DE DIOS, Dr. Stephen E. Jones


09/12/2016



Cuando los hombres no tienen el conocimiento de Dios, por lo general es porque no entienden la revelación de Su carácter como se expresa en la Ley. Pueden leer la Ley y hasta memorizarla, pero no tienen la revelación de la misma. Dios es Espíritu, y para conocerlo se requiere una iluminación espiritual, no sólo una comprensión por la mente del alma de las Escrituras.

Pablo discute esto en 1 Corintios 2:6-8, diciendo:

6 Sin embargo, hablamos sabiduría entre los que han alcanzado madurez; pero una sabiduría, no de este siglo, ni de los príncipes de este siglo, que van desapareciendo. 7 sino que hablamos sabiduría de Dios en misterio, la sabiduría oculta, la cual Dios predestinó antes de los siglos para nuestra gloria; 8 la que ninguno de los príncipes de este siglo conoció; porque si la hubieran conocido, nunca habrían crucificado al Señor de gloria.

Si los líderes religiosos en Jerusalén hubieran entendido la sabiduría de Dios, Pablo dice, "no habrían crucificado al Señor de gloria". Podríamos añadir también que si el mismo Pablo, mientras estudiaba bajo Gamaliel en sus primeros años, hubiera entendido la sabiduría de Dios, él no habría perseguido a la Iglesia. Pablo conocía por experiencia la falta de la sabiduría de Dios, incluso en aquellos que habían aprendido de memoria toda la Ley de Dios. Pablo continúa diciendo en 1 Corintios 2:9,10,

9 Antes bien, como está escrito: "Cosas que ojo no vio, ni oído oyó, y que no han subido en corazón de hombre, son las que Dios ha preparado para los que le aman". 10 Pero Dios nos las reveló a nosotros por medio de su Espíritu; porque el Espíritu todo lo escudriña, aun lo profundo de Dios.

En otras palabras, esta sabiduría de Dios no se percibe a través de los ojos y los oídos del hombre en un entorno de clase normal, sino "por medio de su Espíritu". La sabiduría de Dios es locura para la mente del alma del hombre, independientemente de lo inteligente que sea. Pablo concluye en 1 Corintios 2:14,

14 Sin embargo, el hombre natural [psukikos, anímico] no percibe las cosas que son del Espíritu de Dios; porque para él son locura, y no las puede entender, porque se han de discernir espiritualmente [anakrino, "juzgado, discernido, o entendido"].

Estudiar de la Biblia es lo que hace el alma. El alma también se llama el viejo hombre, el hombre carnal interior, en el que está la intención de la carne. Uno sólo puede conocer la sabiduría de Dios a través de la mente de nuestro espíritu (humano), que es nuestro verdadero punto de contacto con el reino espiritual o celestial. El Espíritu Santo de Dios nos enseña la sabiduría de Dios en el espíritu humano. Es por esto que es importante escuchar Su palabra hablándonos y no solamente leer la Biblia.

Los que se limitan a estudiar la Biblia, no tiene oídos para oír y ojos para ver, no son diferentes de los príncipes de este siglo que buscaban al Mesías, pero crucificaron "al Señor de gloria". Pablo identificó la causa principal de tal ceguera en su carta de seguimiento. 2 Corintios 3:12-14 dice,

12 Así que, teniendo tal esperanza, hablamos con mucha confianza en nuestra forma de hablar, 13 y no somos como Moisés, que ponía un velo sobre su rostro para que los hijos de Israel no fijaran la vista en el fin de lo que había de ser abolido. 14 Pero el corazón de ellos se endureció; porque hasta el día de hoy en la lectura del antiguo pacto el mismo velo permanece sin alzarse, pues sólo en Cristo es quitado.


La ceguera, o la falta de entendimiento, es causada por un velo de Antiguo Pacto a través del cual los hombres estudian la Biblia; tratan de ver la verdad y la sabiduría, pero se ven obstaculizados por el velo. El velo se levanta cuando uno ve y oye con una perspectiva de la Nuevo Pacto, por el cual el poder del Espíritu Santo revela a los ojos de nuestro entendimiento. Tal vez la clave principal para el conocimiento de Dios es saber que el Nuevo Pacto se basa en las promesas de Dios, en lugar de los votos de los hombres.


¿Por qué la tierra está de luto
Oseas 4:3 dice,

3 Por lo tanto, la tierra llora, y todos los que viven en ella languidecen junto con las bestias del campo y las aves del cielo; y también los peces del mar desaparecen.

Porque llorar tenía connotaciones de lamento (luto) por los muertos en un funeral. También significaba arrepentirse e incluso ayunar. Por ejemplo, el día de la expiación era un día de ayuno y luto y arrepentimiento. Cuando Jesús dijo en Mateo 5:4, "Bienaventurados los que lloran, porque ellos recibirán consolación", Él se refería no sólo a la tristeza general, pero más a los que ayunaban y oraban. A éstos les sería dado el Consolador, es decir, el Espíritu Santo. Esta promesa fue dada en Isaías 40:1, "Consolad, consolad a mi pueblo, dice vuestro Dios".

Por lo tanto, cuando Oseas nos dice que la tierra estaba de luto a causa de la falta del conocimiento de Dios, retrató una imagen verbal de ayuno. Hubo hambre en la tierra, un hambre de oír la Palabra (Amos 8:11,12), porque pocos hombres entienden la sabiduría de Dios. El Espíritu Santo no estaba impartiendo la revelación de la Palabra, porque pocos estudiaban la Ley y los que la estudiaban a través de sus mentes anímicas fueron cegados por un velo de Antigua Alianza.

No sólo las personas, sino a toda la Creación gimió de trabajo. El profeta dice que las bestias, las aves y los peces todos sufrían cuando los hombres no tenían el conocimiento de Dios. Los hombres se supone que son administradores de la Creación de Dios, ejercen dominio según la mente de Dios. Pero cuando los hombres se rigen por su propia comprensión del alma, reina la muerte. La contaminación espiritual dio lugar a la contaminación terrenal, y el pecado llevó muchos animales a la extinción.


La causa de tropiezo
Este problema en el tiempo de Oseas no se limitó a los líderes o a los sacerdotes. Las propias personas vivían bajo el mismo hándicap de Antigua Alianza. Por lo que el profeta dice en Oseas 4:4-6,

4 Que nadie entre en pleito ni reprenda a nadie, porque tu pueblo es como los que ponen pleito al sacerdote. 5 Tropezarás en pleno día, y tropezará también contigo el profeta de noche; y a tu madre destruiré. 6 Mi pueblo fue destruido porque le faltó conocimiento. Por cuanto desechaste el conocimiento, yo te echaré del sacerdocio; y porque olvidaste la ley de tu Dios, también yo me olvidaré de tus hijos.

Él le dice al pueblo que no culpen a los sacerdotes o traten de reprenderlos por su falta de entendimiento, porque los israelitas tienen el mismo problema. No sólo el pueblo tropieza, sino que los profetas también. El gran obstáculo es Cristo y su propósito o misión. 1 Corintios 1:23 dice,

23 pero nosotros predicamos a Cristo crucificado, para los judíos tropezadero, y para los gentiles locura.

Ellos no tropiezan en la idea de un Mesías, sino en la idea de que Él vendría para ser crucificado. El tropiezo ocurrió mucho antes de que el Mesías llegara, debido a que la misma falta de conocimiento era evidente a lo largo del tiempo de la Antigua Alianza. La generación que crucificó al Mesías sólo demostró su falta de sabiduría y de inteligencia divina.


El fracaso de los Profetas
Hubo muchos profetas en su tierra, pero sólo unos pocos que realmente fueron inspirados por el Espíritu Santo. Los que escribieron las Escrituras fueron iluminados de manera que otros profetas no lo eran. Es evidente que hubo muchos profetas que funcionaban bajo una mentalidad de Antigua Alianza, estos fueron los profetas que tropezaron en la noche (Oseas 4:5). Es importante tener en cuenta que estos no están etiquetados como falsos profetas, sino que sólo son llamados profetas.

También debemos señalar que el clásico profeta Balaam era falso, y algunas de sus profecías se registraron en Números 23:18-24 y de nuevo en Números 24:3-9 y 15-19. ¿Puede un llamado falso profeta dar la verdadera profecía? Ciertamente. Su problema no era la falta del don profético, sino que había sometido ese don a su codicia y rebelión. Hay muchos de estos profetas incluso hoy en día. Muchas de sus profecías son verdaderas y deben ser reconocidas, aunque hablen a través de un velo de Antigua Alianza.

En Ezequiel 14 leemos cómo "algunos ancianos de Israel" llegaron a Ezequiel, con la esperanza de que iban a recibir una palabra de Dios que confirmaría sus propias creencias o deseos anímicos. Antes de que llegaran, Dios habló al profeta y le hizo una pregunta a él en Ezequiel 14:3,

3 Hijo de hombre, estos hombres han puesto sus ídolos en sus corazones y han puesto delante de sus caras el tropiezo de su maldad. ¿Debería ser consultado por ellos?

La respuesta es que Dios de hecho hablaría con ellos, pero que les respondería de acuerdo a los ídolos de su corazón. En otras palabras, Él les diría lo que querían oír, para que pudieran actuar en consecuencia, tropezar y caer. Su motivo era no conocer la disposición y la voluntad de Dios, sino tratar de convencer a Dios para darles lo que querían. Al igual que los niños que molestan a sus padres hasta que reciben su propio camino, Dios también da a la gente las respuestas que quieren, para que aprendan las consecuencias de sus propios deseos.


9 Y cuando el profeta se deje seducir y hable palabra, yo Yahweh seré quien habrá seducido al tal profeta; y extenderé mi mano contra él, y lo exterminaré de en medio de mi pueblo Israel.

El profeta tropieza y es juzgado junto con el pueblo. El hecho de que una Palabra se le dé a un profeta no significa que las personas se beneficiarán con esa Palabra. Normalmente, una Palabra es técnicamente cierta, pero se da de tal manera que los hombres seguramente la malinterpretan y aplican mal.

Sin embargo, la verdadera pregunta es cómo Dios puede ser justificado por hacer esto. Obviamente, las personas tenían la culpa por tratar de imponer su voluntad carnal a Dios. Deberían haber recabado Su voluntad en oración, en lugar de tratar de cambiar Su opinión y voluntad para adaptarse a su propio entendimiento o deseo. Pero la cuestión se reduce a si los hombres deben dar testimonio de Dios, o si Dios debe dar testimonio de las mentes carnales de los hombres.

Esto es realmente acerca de la Ley de los Testigos. Por dos o tres testigos se establecen todos los asuntos (Deuteronomio 19:15). Sin embargo, si se presentan testigos falsos, son juzgados de acuerdo con el daño que pensaban imponer sobre otros (Deuteronomio 19:18,19). El testigo falso no es solamente aquel que comete perjurio o uno que acusa falsamente a otros. El testigo falso es el que pretende dar testimonio de Dios, pero en realidad desea que Dios de testimonio de él.

Tales falsos testigos dañan a los demás y a la creación misma, porque actúan de acuerdo a los ídolos de sus corazones. La cantidad de daño, entonces, que infligen a los demás se mide de nuevo para ellos. Así es como las personas caen en la zanja, y los profetas caen con ellos.

Así que Oseas 4:5 nos dice que el pueblo "tropezarás en pleno día, y también el profeta tropezará contigo de noche". Se suponía que los profetas estaban recibiendo sueños proféticos en la noche. Esto representa un problema continuo, día y noche.


La destrucción
Dios también dice en Oseas 4:5, "y a tu madre destruiré". ¿Quién es su madre? Esto nos lleva de nuevo al tema original de Gomer, la esposa de Oseas, que era la madre de tres niños que representaban al pueblo mismo. Por lo tanto, la madre es Israel como nación, y sus hijos son los hijos de Israel (como individuos).

Oseas 4:6 concluye,

6 Mi pueblo fue destruido por falta de conocimiento. Por cuanto desechaste el conocimiento, yo te echaré del sacerdocio. Y porque olvidaste la ley de tu Dios, también yo me olvidaré de tus hijos.

Había sacerdotes de Aarón en Israel que se habían olvidado de la Ley y que no tenían revelación de la Ley por el Espíritu Santo. Pero la nación en sí también se suponía que era un reino de sacerdotes para ministrar al resto del mundo (Éxodo 19:6). Era la obligación de la nación en su conjunto recibir revelación del conocimiento de Dios y compartirlo con las otras naciones; pero en cambio, lo acumularon para sí mismos, pensando que otras naciones era menos capaces de comprender los principios superiores de la Ley. Peor aún, en su ceguera, la propia nación sacerdotal carecía de la revelación de la Ley, por lo que su orgullo espiritual no tenía ninguna base sólida en absoluto.

Oseas dice que habían "rechazado el conocimiento". No rechazaron el conocimiento del alma, rechazaron el conocimiento espiritual, que no se adquiere a través de los oídos y los ojos de uno, sino a través del espíritu(hombre o espiritual, el hombre interior, el hombre de Nueva Creación). La solución es aprender la Ley de Dios con los ojos sin velo, de modo que podamos recibir el verdadero conocimiento de Dios, Su voluntad y Su Plan del Nuevo Pacto para la Tierra.

Etiquetas: Serie Enseñanza
Categoría: Enseñanzas

Dr. Stephen Jones

No hay comentarios:

Publicar un comentario