TRADUCTOR-TRANSLATE

GÁLATAS - Parte 3: LA CARNALIDAD DEL JUDAISMO, Dr. Stephen E. Jones

Capítulo 3


La carnalidad del judaísmo


Comenzando en Gálatas 1:10, Pablo nos da su opinión acerca de su vida anterior como judío en buen estado. Tenga en cuenta que Pablo acababa de afirmar que el evangelio distorsionado, que se limitaba a añadir a Jesús a la Antigua Alianza, daría lugar a la maldición de Dios, no a Su bendición.

10 Porque ¿busco ahora el favor de los hombres o el de Dios? ¿O me esfuerzo para agradar a los hombres? Pues si todavía agradara a los hombres, no sería siervo de Cristo.

Pablo sabía que iba contra el judaísmo en sí, y que los judaizantes se habían puesto del lado de los judíos en prácticamente todos los temas, excepto en negar a Jesús como el Mesías. La revelación de Pablo era que todos son justificados por la fe por igual y sin parcialidad. Había sido la revelación de Pedro antes que la de él, por supuesto, como leemos en Hechos 10 y 11. Sin embargo, la misión de Pedro fue a la circuncisión, y por lo que tendía a restar importancia a la revelación anterior. Pablo, en cambio, era valiente y sin miedo a afirmar la verdad. Él buscó el favor de Dios, más que el de hombres.

11 Porque quiero que sepáis, hermanos, que el evangelio que ha sido anunciado por mí, no es según hombre. 12 pues yo ni lo recibí de hombre, ni me fue enseñado, sino que lo recibí por revelación de Jesucristo.

Pablo había pasado tres años en el monte Sinaí en Arabia, orando y contemplando esta nueva revelación y cómo afectaría a toda su manera de pensar. Luego, al regresar a Jerusalén, habló con Pedro, que sin duda confirma la revelación contándole la historia de Cornelio y quizás también cómo Felipe predicó a los samaritanos. Cuando entendemos la importancia absoluta de estas historias, podemos ver por qué Pablo habría instruido a Lucas para registrar esas historias en el libro de los Hechos. Ellas sirvieron como testigos de enseñanza fundamental de Pablo.

13 Porque ustedes han oído hablar de mi conducta en otro tiempo en el judaísmo, cómo solía perseguir a la iglesia de Dios sin medida, y trataba de destruirla; 14 y yo estaba avanzando en el judaísmo aventajando a muchos de mis contemporáneos entre mis compatriotas, siendo mucho más celoso por mis tradiciones ancestrales.

En sus primeros días, cuando era conocido como Saulo, el joven fanático del judaísmo sabía cómo avanzar en el judaísmo. Los perseguidores más celosos de la Iglesia eran vistos como los más justos a los ojos de los líderes religiosos.


La persecución judía

En los últimos años ha habido un esfuerzo concertado para culpar a la Iglesia por su persecución de los judíos, pero tal persecución no existe desde hace siglos. Los judíos fueron los perseguidores originales, como muestra claramente el registro, y la Iglesia simplemente tomó represalias contra ellos cuando llegaron a posiciones de favor y poder en el Imperio Romano.

La Iglesia no debería haberlo hecho, porque no es una virtud cristiana devolver mal por mal. Pero el problema de la carnalidad en la Iglesia es otro tema para otro momento. En el primer siglo el problema era la persecución judía de los cristianos. El problema del odio era unilateral. Un ejemplo elocuente de esto se encuentra en Diálogo con Trifón, de Justino, escrito en el siglo II:

Porque de cierto tu mano es alta para cometer el mal, porque vosotros matasteis al Cristo, y no os arrepentís de ello; sino que hasta el momento de eso, odian y asesinan a los que han creído a través de Él en el Dios y Padre de todos, tan a menudo como os es posible; y vosotros lo maldecís sin cesar, así como a los que están con Él; mientras que todos nosotros oramos por ti, y por todos los hombres, como nuestro Cristo y Señor nos enseñó a hacer, cuando Él nos ordena orar incluso por nuestros enemigos, y amar a los que nos odian, y bendecir a los que nos maldicen.

Justino fue un filósofo griego de la escuela de Aristóteles, que se convirtió al cristianismo después de discutir filosofía con un anciano sin nombre. Trifón era un judío que había luchado contra los romanos en la segunda gran revuelta de Roma en 132-135 dC. Esa rebelión fue liderada por Bar-Cochba con la ayuda del Rabí Akiba.

La actitud de perdón de Justino, como se expresa en la cita anterior, es tanto más sorprendente cuando entendemos que durante esta revuelta, los judíos odiaban y perseguían a los cristianos con gran vigor. El profesor H. Graetz, historiador judío y autor, escribió en su Historia de los Judíos, Vol. II, pp. 411, 412,

"Sin perjuicio del profundo odio entretenido por los judíos para sus enemigos, ellos mismos no se vengaron cuando cayeron en sus manos. Fue sólo en contra de los cristianos judíos que vivían en Judea que Bar-Cochba muestra su hostilidad, porque eran considerados como blasfemos y como espías. Este odio contra los cristianos judíos se incrementó porque se negaron a tomar parte en la guerra nacional, y fueron los únicos espectadores ociosos ante el espectáculo terrible".

Así que debido a que los cristianos se sometieron a Roma, como Jesús había hecho, el líder de esta revuelta judía los odiaba. En esta revuelta, Graetz nos dice, el ejército judío mató a un gran número de civiles.

"Los judíos de Egipto. . . primero atacaron a los pueblos vecinos, matando a los romanos y los griegos, y vengando la destrucción de su nacionalidad en sus enemigos más cercanos" (p. 395).

"Las tropas judías conquistadoras se sintieron llenas de un deseo de venganza. En la desesperación invadieron los territorios egipcios, encarcelaron a los habitantes, y reembolsaron crueldades con crueldades frescas. . . En Cirenaica 200.000 griegos y romanos fueron muertos por los judíos, y Libia, la franja de tierra al este de Egipto, fue devastada tan completamente que, algunos años más tarde, nuevas colonias tuvieron que ser enviadas allí" (P. 396).

"En la isla de Chipre. . . Los chipriotas judíos se dice que han destruido Salamina, la capital de la isla, y que han matado a 240.000 griegos" (P. 397).

"La competencia, sin embargo, debe haber sido amarga, por un odio mortal que surgió en Chipre contra los judíos. Este odio se expresó en una ley bárbara, según la cual ningún judío podría acercarse a la isla de Chipre, aunque sufriera naufragio en esa costa" (P. 398).

Tal vez fue una "ley bárbara" que prohibía todos los judíos poner un pie en Chipre, pero difícilmente se puede culparles por la aprobación de esta legislación, después de que los judíos habían matado a 240.000 de ellos. Si la situación se hubiera invertido, los judíos habrían hecho mucho más que una mera legislación para los griegos de Chipre. Uno se pregunta si el Profesor Graetz habría llamado a sus acciones "bárbaras".

Según Eusebio (Ecl. Hist., IV, ii) el lado judío fue dirigido por Lucuas, a quien reconoce como su "Rey de los Judíos." Todos estaban muy dispuestos a seguir a un Mesías que tenía la capacidad de matanza de medio millón de griegos y romanos. Ellos admiraban estas características en un judío, pero cuando estas cosas fueron perpetrados sobre los judíos, se quejaron. Esta doble moral es, sin duda, otro aspecto más de la naturaleza humana, pero esta historia deja claro, al menos para los no-judíos que el judaísmo no había hecho nada para cambiar las percepciones morales entre sus adherentes.

Es importante señalar que los cristianos no participaron en estas masacres. Se sometieron a l Reino de Hierro y no hicieron ningún intento de derrocar a los romanos. Incluso en medio de la persecución por parte de Roma, se sometieron como a Dios mismo. Y cuando los judíos se rebelaron y pusieron a la muerte a muchos cristianos por su negativa a tomar las armas contra Roma, no tomaron ninguna respuesta violenta contra ellos tampoco. Uno tendría difícil encontrar una sola historia de un cristiano matando a un judío.

Tal es la naturaleza distinta entre el judaísmo y el cristianismo como Jesús lo enseñó. Pablo sabía tanto del odio judío personalmente, porque se consumió en él como judío celoso, y también después, cuando fue perseguido por sus compatriotas.

Pablo comenta sobre la persecución que la Iglesia ha recibido de manos de judaísmo en 1 Tes. 2: 14-16,

14 Porque vosotros, hermanos, vinisteis a ser imitadores de las iglesias de Dios en Cristo Jesús que están en Judea, pues habéis soportado los mismos sufrimientos a manos vuestros propios compatriotas, las mismas cosas que ellos de los judíos, 15 los cuales mataron al Señor Jesús y a sus profetas, y a nosotros nos expulsaron. No son agradables a Dios, sino hostiles a todos los hombres, 16 impidiéndonos hablar a los gentiles para que éstos se salven; con el resultado de que siempre colman la medida de sus pecados. Pero la ira ha venido sobre ellos al máximo.

Pablo dice que los judíos eran "hostiles a todos los hombres", pensando en la forma en que despreciaban a los no-judíos, incluso prosélitos del judaísmo. La hostilidad hacia los demás era simplemente un reflejo de su hostilidad hacia Dios, como Moisés había profetizado en Lev. 26. En este capítulo se habla de cómo Dios juzgaría a Israel si dejaban el pacto y se negaban a cumplir con sus votos de obediencia: los términos de la bendición divina.

El rechazo persistente de Dios, leemos, resultaría en el juicio divino e incluso el cautiverio en un país extranjero hasta el momento en que se arrepintieran. Lev. 26: 40-42 dice:

40 Y confesarán su iniquidad y la iniquidad de sus antepasados, en su infidelidad que cometieron contra mí, y también en su actuar con hostilidad contra mí [Jesús]. 41 Yo también habré actuado con hostilidad contra ellos, para llevarlos a la tierra de sus enemigos, y entonces se humillará su corazón incircunciso, y reconocerán su pecado, 42 entonces yo me acordaré de mi pacto con Jacob, y me acordaré también de mi pacto con Isaac y de mi pacto con Abraham y me acordaré de la tierra.

La hostilidad judía hacia Jesús en Su ministerio 30-33 dC en última instancia provocó la hostilidad de Dios cuarenta años más tarde 70-73 dC. La hostilidad divina se expresó en la parábola de Jesús en Mat. 22:1-7, que culminó con su veredicto:

7 Pero el rey se enfureció y envió sus ejércitos, destruyó a aquellos asesinos, y estableció su ciudad en llamas.

En otras palabras, Jesús profetizó que los ejércitos romanos que destruirían a Jerusalén y el templo eran ejércitos de Dios. Dios los había llamado (sin su conocimiento) para llevar a cabo el juicio sobre Jerusalén y Judea por su hostilidad contra Él, Jesús.


¿Quienes crucificaron a Jesús?

Hay quienes insisten en que los romanos crucificaron a Jesús. Pablo dice lo contrario, y Pedro da testimonio de esto también en su sermón pentecostal en Hechos 2:36, diciendo, "a quien vosotros habéis crucificado". Esto se repite en Hechos 5:30, donde Pedro le dice el sumo sacerdote,

30 El Dios de nuestros padres levantó a Jesús, a quien vosotros habéis dado muerte colgándole en una cruz.

Esteban también dio testimonio de esto hacia el final del sermón que dio lugar a su martirio. Él dice en Hechos 7: 51-53,

51 hombres vosotros que sois duros de cerviz, e incircuncisos de corazón y de oídos, resistís siempre al Espíritu Santo; como lo hicieron vuestros padres, así también vosotros. 52 ¿A cuál de los profetas vuestros padres no persiguieron? Y mataron a los que antes habían anunciado la venida del Justo, de quien vosotros ahora habéis sido traidores y asesinos; 52 vosotros que recibisteis la ley por disposición de ángeles, y sin embargo no la guardasteis.

La Ley divina deja en claro que los sacerdotes de Leví fueron llamados para hacer los sacrificios. Jesús fue el Gran Sacrificio, y todos los corderos, cabras, toros, y palomas sacrificadas en la Ley profetizaban del sacrificio de Jesucristo en la cruz. Los líderes judíos desde el día de Pentecostés hasta nuestros días han tratado de desviar la responsabilidad hacia los romanos. Por desgracia, muchos líderes cristianos, que, a diferencia de Pablo, quieren agradar a los hombres, han sido inducidos a estar de acuerdo con ellos.

Si pueden conseguir que creamos que los romanos crucificaron a Jesús, entonces ellos argumentarán que Jesús no era el sacrificio final por el pecado, porque los romanos no fueron llamados a hacer sacrificios para Dios. El tipo profético se rompería, y entonces podrían destruir el fundamento del cristianismo.

Pero Pedro, Esteban y Pablo nunca dieron falso testimonio contra los romanos por crucificar a Jesús. Los predicadores modernos deben ser conscientes de que dar falso testimonio es un delito castigado con la misma pena con que uno, falsamente, intenta colocar sobre un inocente (Deut. 19: 16-19).

También hay que tener en cuenta que el mismo Jesús profetizó Su muerte a manos de los sacerdotes de Leví. Mat. 21:38 dice:

38 Pero cuando los labradores vieron al hijo, dijeron entre sí: "Este es el heredero; venga, vamos a matarlo y apoderarnos de su herencia".

Los romanos no eran los guardianes de la viña ni por imaginación. Me parece preocupante que tantos líderes cristianos nieguen a Cristo y lo llamen mentiroso para que poder complacer a los judíos. Pablo no quiso saber nada de eso, como dice en Gal. 1:10. De hecho, el libro de los Hechos muestra Pablo hablaba en las sinagogas hasta que eran ofendidos por su insistencia en que los creyentes griegos eran igualmente amados a los ojos de Dios.

Pablo reconoció que era su principal misión predicar el evangelio a las otras naciones con el fin de llevar el evangelio del Reino a una configuración mundial. Fue llamado a arrancarlo de su entorno local y (como Isaías) proclamar no sólo al Dios de Israel, sino al "Dios de toda la tierra" (Isaías 54: 5).


Esto no era una misión fácil. Se trataba de la persecución no sólo por el judaísmo, sino también del cristianismo judaizante. Pablo entendió esto y esperaba la persecución, porque sabía que el viejo modo de pensar era así, habiendo sido criado y educado en ese entorno. Pero él había decidido complacer a Dios antes que a los hombres.

No hay comentarios:

Publicar un comentario