TRADUCTOR-TRANSLATE

SEGUNDA DE CORINTIOS, Cap. 3 / 1, Dr. Stephen Jones





21 de abril de 2018



La iglesia de Corinto era la principal prueba de apostolado de Pablo. El hecho de que Pablo había establecido que la iglesia no necesitaba pruebas, porque esto no fue discutido, ni siquiera por sus enemigos. Pablo no necesitaba ninguna prueba escrita de la existencia de la iglesia. Entonces comenzó en 2 Corintios 3:1-3 diciendo:

1 ¿Estamos empezando a recomendarnos a nosotros mismos otra vez? ¿O necesitamos, como algunos, cartas de recomendación para vosotros o de parte de vosotros? 2 Vosotros sois nuestra carta, escrita en nuestros corazones, conocida y leída por todos los hombres; 3 siendo manifiesto que sois una carta de Cristo, escrita por nosotros, no con tinta, sino con el Espíritu del Dios viviente, no sobre tablas de piedra, sino sobre tablas de corazones humanos.


Pablo usa esto para presentarnos el concepto de los dos pactos y los métodos por los cuales estas cartas son escritas en la Tierra. Al hacerlo, Pablo se remite al tiempo de Moisés cuando la Ley estaba escrita en tablas de piedra, una forma de Ley que se adecuaba al Antiguo Pacto.


Estudio de la Biblia vs. revelación del Espíritu Santo
Cuando estudiamos la historia de Israel, descubrimos la razón por la cual la Ley fue escrita en piedra, en lugar de en las tablas del corazón. Dios primero pronunció los Diez Mandamientos en el Monte Horeb, y todas las personas escucharon Su voz de manera audible; pero la gente era demasiado temerosa y no estaba preparada para escuchar la voz de Dios en ese momento, por lo que enviaron a Moisés al monte para recibir el resto de la Ley (Éxodo 20:19,21).

Si la gente hubiera podido escuchar la voz de Dios, la Palabra habría sido escrita en sus corazones por la Palabra hablada. Pero debido al temor, la ley NO fue escrita en sus corazones (a no ser en el corazón de Moisés). Por lo tanto, Moisés tuvo que recibir la Ley en tablas de piedra, para que la gente pudiera leer y recibir la revelación más tarde a su propio ritmo. Leer la Ley en las tablas de piedra les dio solo una revelación parcial de la verdad, porque, como veremos en breve, la leyeron a través del velo del Antiguo Pacto.

Leer la Ley es bueno, pero imparte solo un conocimiento anímico de la verdad. El alma puede así estar convencida de la verdad, pero no tiene verdadera fe, que "viene por el oír" (Romanos 10:17). La Palabra escrita es inspirada por Dios, pero esa inspiración hace poco para un hombre que no tiene oídos para escuchar la voz de Dios. A los tales, la Palabra escrita les enseña la Ley, pero terminan siendo personas religiosas, no espirituales. Un hombre religioso trata de mejorar su espiritualidad a través del fanatismo, más que por revelación.

Un hombre espiritual, por otro lado, es alguien que ha aprendido a escuchar la voz de Dios mientras lee la Palabra escrita. Las tablas de piedra, o las páginas escritas en tinta, simplemente transmiten palabras escritas en el pasado como una revelación del presente. Las palabras escritas brindan a todas las generaciones la oportunidad de escuchar la voz de Dios como si hubieran estado presentes en el momento de la revelación original. Al escuchar la voz de Dios, la Ley se escribe así en sus corazones, como si las palabras se transfirieran de unas tablas a otras, de una Biblia externa a una Palabra revelada interna. Solo cuando la Biblia externa se transfiere a las tablas internas del corazón, puede decirse que nos estamos convirtiendo en la Palabra viviente. Las palabras en papel o piedra están "muertas" para nosotros hasta que el Espíritu Santo las resucita de entre los muertos mediante un proceso espiritual llamado "oír".


Una perspectiva de Nuevo Pacto
La iglesia de Corinto era una iglesia del Nuevo Pacto. Pablo había dedicado tiempo enseñando a los creyentes a escuchar la voz de Dios por sí mismos para que al leer la Ley, pudieran convertirse en la Palabra viva y no permanecer como una institución muerta de creyentes del Antiguo Pacto. Pablo confiaba en esto, pues escribe en 2 Corintios 3:4-6,

4 Tal confianza tenemos hacia Dios a través de Cristo. 5 No es que seamos adecuados en nosotros mismos para considerar que algo viene de nosotros mismos, sino que nuestra adecuación proviene de Dios, 6 quien también nos hizo adecuados como servidores de un nuevo pacto, no de la letra, sino del Espíritu; porque la letra mata, pero el Espíritu da vida.

Pablo habla de "la letra" (de la Ley) para indicar la forma (externa) del Antiguo Pacto bajo Moisés. No había nada de malo con las palabras mismas, ni deberíamos despreciar la Palabra escrita de ninguna manera. El problema es la percepción del hombre de esas palabras cuando se las ve a través de los ojos del Antiguo Pacto. Sin la revelación del Nuevo Pacto, las palabras mismas están muertas y solo pueden producir la muerte en los lectores. Por lo tanto, "la letra mata".

¿Eso significa que no debemos leer la Palabra escrita, como algunos han dicho? De ningún modo. Es más bien que debemos aprender a leer con la iluminación del Espíritu Santo. El Espíritu Santo usa la Palabra escrita para darnos vida, haciendo cambios internos a medida que nos convertimos en la Palabra viviente.

Algunos tratan "la letra de la ley" como si eso significara que no debemos tomar en serio la Ley. En otras palabras, cuando no estamos de acuerdo con la declaración clara de la Ley, los hombres a menudo usan la declaración de Pablo como una excusa para violar la Ley en favor de una supuesta dirección espiritual. Pero esto no es lo que Pablo quiso decir. Pablo estaba hablando de dos aplicaciones diferentes, basadas en las aplicaciones del Antiguo y Nuevo Pacto de la misma Ley.

Por ejemplo, la Ley nos ordena ofrecer sacrificio por el pecado. Si seguimos la letra de la Ley, entonces podemos continuar ofreciendo sacrificios de esa manera antigua. Pero habiendo sido iluminados por el Espíritu y el Nuevo Pacto, ahora entendemos que Jesucristo es el verdadero sacrificio del pecado, y que Su sacrificio no necesita repetirse diariamente. El Espíritu nos ha mostrado un mejor sacrificio que ha vuelto obsoleto el viejo sistema. No abolimos el sacrificio; simplemente abolimos las viejas formas de sacrificio que siempre fueron inadecuadas desde el principio.

Del mismo modo, la Ley en Levítico 19:32 que nos ordena que nos levantemos en presencia de uno que tenga canas, no es simplemente un mandamiento de respetar a los ancianos. Lo vemos como una Ley de Resurrección, que se aplica a toda la Tierra cuando el Anciano de los Días se sienta en el Trono (Daniel 7:9,10) y cuando los muertos son levantados para que los juzguen. Para aquellos bajo el Antiguo Pacto, levantarse es una orden; para aquellos bajo el Nuevo Pacto, es una promesa de resurrección.

Por lo tanto, no usamos las palabras de Pablo como una excusa para volvernos anárquicos o para violar cualquier Ley con la que no estemos de acuerdo (o no comprendamos). En cambio, tenemos una mayor comprensión de la Ley en una forma nueva y viviente que abarca la revelación de Jesucristo.

Entonces, nosotros como siervos del Nuevo Pacto, ¿cómo dejamos de seguir la letra en favor del Espíritu? Como Pablo continúa demostrando, vivir según el Nuevo Pacto es una cuestión de quitarnos un velo de los ojos, un velo que sólo permite una visión parcial de la verdad y una visión superficial del verdadero propósito de la Ley. Pablo no estaba dando a los creyentes un salvoconducto para violar la Ley, sino que nos estaba mostrando cómo obtener una revelación completa de la Ley para que pudiera escribirse en nuestros corazones.


Dos ministerios
Pablo dice en 2 Corintios 3:7-9,

7 Pero si el ministerio de muerte grabado con letras en piedras fue con gloria, tanto que los hijos de Israel no pudieron fijar la vista en el rostro de Moisés a causa de la gloria de su rostro, que se desvanecía, 8 ¿¿cómo no será aún con más gloria el ministerio del Espíritu? 9 Porque si el ministerio de condenación tiene gloria, mucho más el ministerio de justicia abunda en gloria.

El Antiguo Pacto en sí mismo es un "ministerio de muerte". El Antiguo Pacto, basado en el voto del hombre a Dios, solo puede terminar en la muerte, porque ningún hombre ha podido cumplir su promesa de ser totalmente obediente. Como medio de salvación, el Antiguo Pacto solo puede fallar, porque "todos pecaron" (Romanos 3:23).

Pablo equipara "el ministerio del Espíritu" con el Nuevo Pacto, mediante el cual Dios hizo un voto a los hombres, tomando el juramento de salvar a toda la humanidad. Tal juramento solo puede tener éxito trayendo vida a todos.

Por extensión, Pablo vincula el ministerio de muerte con la Ley escrita, ya que esa era la forma de la Ley que tuvieron que recibir cuando se negaron a escuchar Su voz. Teóricamente, si la gente no hubiera tenido tanto miedo, y si hubiera podido escuchar Su voz en ese momento, no habrían necesitado la Ley escrita, ya que la ley habría sido escrita en las tablas de sus corazones a través de la palabra hablada.

En otras palabras, cuando Dios pronunció los Diez Mandamientos, las personas podrían haber recibido el Nuevo Pacto en ese momento, si hubiera sido posible. Sin embargo, ya era previsible que eso no sucedería. Por lo tanto, la proposición del Nuevo Pacto les asustó.

Pablo nos dice que incluso "el ministerio de muerte ... vino con gloria". Por lo tanto, no debe ser despreciado, sino respetado por lo que fue. Pero en lugar de enamorarnos de la gloria del Antiguo Pacto, debemos seguir avanzando hacia la mayor gloria del Nuevo Pacto. Las dos glorias, en sí mismas, no difieren, ya que ambas representan la gloria de Dios. Lo que hace la diferencia es cuando hay un velo ocultando esa gloria. Así como la gente estaba demasiado llena de temor para escuchar la voz de Dios al dar los Mandamientos ( Éxodo 20:19), también más tarde tuvieron miedo de la gloria que se vio en el rostro de Moisés (Éxodo 34:30). El miedo ha sido siempre el problema, primero apareciendo en el jardín (Génesis 3:10).

La gloria en la cara de Moisés no era el problema. ¿Cómo podría ser la gloria de Dios el problema? El problema surge solo cuando los hombres están motivados por el miedo, que emana de la iniquidad en su corazón. Pablo también señala que la gloria en el rostro de Moisés se estaba "desvaneciendo". No duró por el resto de la vida de Moisés. Por lo tanto, no tuvo que usar un velo por el resto de su vida. Al igual que con Jesús, su carne misma sirvió como un velo, ocultando la gloria interna de Dios residiendo en el "templo" (cuerpo) de Moisés.

Entonces Pablo escribe en 2 Corintios 3:10,11,

10 Pues en verdad, lo que tenía gloria, en este caso ya no tiene gloria por razón de la gloria que lo sobrepasa. 11 Porque si lo que se desvanece fue con gloria, mucho más es con gloria lo que permanece.

En comparación con la gloria de Cristo bajo el Nuevo Pacto, la gloria que se ve en Moisés no es "gloria". ¿De qué sirve una gloria que es solo temporal? Recibir un sabor de gloria solo para verlo desvanecerse trae desilusión. Así debemos ver el ministerio de Moisés cuando se lo compara con el de Cristo. Y tenemos razón en estar insatisfechos con la gloria del Antiguo Pacto, mientras buscamos la mayor gloria de lo que vendrá.


Categoría: Enseñanzas

Dr. Stephen Jones

No hay comentarios:

Publicar un comentario